Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 27 de abril de 2011

Baja influencia

En estos momentos no debe ser chévere ser el Estado Alemán. De seguro, es un país influyente, admirado por muchos debido a diversas razones, además de ser una vez más el primer candidato para ser la potencia continental europea. Pero de un tiempo para acá no le ha ido bien para mantener esa potencial hegemonía: le ha tocado rescatar económicamente a países en su zona de influencia, por lo tanto su población no está contenta con ello, sus aliados más cercanos se fueron a hacer la guerra en África del Norte, y ahora salen a flote otras dos perlas.

Hungría que era un país del antiguo Pacto de Varsovia y actualmente es uno de los estados de Europa Oriental que abrazó con toda al occidentalismo. Prueba de ello fue su entrada a la Unión Europea y a la OTAN, además de intentar imponer un modelo de economía capitalista. Ahora resulta que no sólo por estos lares se adolece de cambios frecuentes de constitución, Hungría acaba de aprobar una nueva carta magna que entrará en vigencia a partir de enero del próximo año con el fin de sacar de circulación a aquella que se hizo bajo influencia de Stalin.

Lo divertido del asunto es que esta constitución al parecer choca con la carta de la UE, y miembros izquierdistas del Parlamento Europeo piden revisión de esta carta. Incluso ONGs como Amnistía Internacional han pegado el grito en el cielo, debido a que el nuevo documento incluye la protección a la vida desde la concepción, la exclusión de la orientación sexual en las medidas de protección contra la discriminación, y el definir el matrimonio como entre un hombre y una mujer (me recuerda al artículo 42 de cierta constitución). A pesar que dentro de Hungría ha habido protestas por este nuevo documento, será interesante el tire y afloje entre la UE encabezada por Alemania y Hungría, la primera bien puede disuadir a la segunda por vías económicas, pero ésta puede acusar a aquella y a la UE de intervenir con su soberanía. Sea cual fuere el resultado, quedaría al descubierto  como son la relaciones en el viejo continente.

Por otro lado, Alemania está necesitada de mano de obra calificada, y por eso está a la espera de 400.000 profesionales, los habitantes de República Checa han hecho en su mayoría caso omiso de esta invitación. República Checa sigue siendo de los pocos países en el viejo continente donde se le hace el quite a la UE, y el hecho de que estén lo suficientemente bien como para hacerles el quite a los teutones, bien puede indicar que no todos están dispuestos a aceptar su influencia.

Aunque aún no he hecho un artículo sobre Rusia (pronto, pronto, prometido con la nueva sección), pero el hecho de que las cosas no estén del todo tranquilas en Europa Oriental a pesar de las apariencias puede sugerir que pueden surgir nuevos competidores en el teatro europeo. Posiblemente no con el discurso ideológico del siglo pasado, ni las barbaridades a las que se incurrió, pero acá es donde posiblemente veremos los nuevos patrones del balance de poder que se darán en un futuro no tan lejano.

lunes, 25 de abril de 2011

¡Ay el desarrollo!

¡Ay el desarrollo! Una palabra que en estas latitudes nos suena como aquel amor único en la vida que con tanto ahínco nos venden los cuentos de hadas, telenovelas y canciones populares. Y así como ese esquivo amor único, el desarrollo parece una meta inalcanzable que se escapa cada que parece estar cerca. Caballito de batalla de más de una campaña presidencial, grandilocuente como él solo, pero a la larga parece quedarse en puras palabras. Y es que no se crean, la preocupación no sólo es acá, hay amplios textos en ciencias sociales de todo el mundo tratando de hallar una solución (tal vez para encontrar un mejor freno al problema migratorio).

Entonces llega el día en que uno se pregunta por qué esta es la hora en que no se nos da. Sería bueno entonces comprender que no necesariamente se trata de que un presidente sea incumplido, malo o incluso corrupto. Hay que recordar que a pesar de nuestro fuerte presidencialismo, todo proyecto de ley debe pasar por el Congreso para ser aprobado, y en ese proceso lo más probable es que sea modificado. Pero no como uno esperaría, o por lo menos yo, donde se corta con toda la manteca añadida y se saca un buen documento. Todo lo contrario, en vez de ser estudiado y mejorado, lo que tenemos es un documento más obeso y por lo tanto lento e inefectivo.

Porque claro, uno no vota por un representante ante el Congreso para que no haga nada ¿o sí? Admitido, yo lo hago. Y lo hago firme en mis convicciones de que un Estado que más deja hacer, más nos llevará a ese desarrollo. Lo hago también, porque el entendimiento en general es que un político que trabaja es el que más mano meta a cuanto proyecto salga, y cuantas más obras físicas realice. Para mí hace más un político que procura evaluar con cabeza fría cada proyecto que salga desde el estado y que incluso lo rechace, distinto a esta tendencia que venimos viendo de cómo quiere asegurarse “beneficios” para su región, y resulta metiendo más de un mico, y de paso haciendo que como siempre todo se quede en buenas intenciones.

Porque citando a algunos de los textos mencionados, por ejemplo la obra de Barrington Moore, donde se ve a claras luces que el desarrollo cuando es impulsado desde arriba desemboca en fascismo. Tal vez sea un poco exagerada esta apreciación, aunque en el “Camino a la Servidumbre” de F.A. Hayek se ilustra bien como podría darse, y tal vez haya mucho demente que no lo considere mala idea o incluso ideal. Yo no creo que el desarrollo deba darse pasando por encima de las libertades, mucho menos con un alto costo humano como fue el “milagro” de la economía alemana en la década de 1930. Y vamos a ver si todos aquellos que claman por un régimen de tal corte aguanta el voltaje que éste trae consigo.

Por otra parte, no faltarán aquellos que dicen que dicho desarrollo vendrá del “pueblo”, esa masa amorfa que es todo y a la vez no es nada, y lo que es peor, ahora quedó tergiversado que toda iniciativa popular necesariamente debe ser un alzamiento en armas con un discurso marxistoide. Pero una vez más caen en la trampa anterior, y la historia lo ilustra. Las dichosas “revoluciones del pueblo” lo único que ocasionaron fue regímenes iguales o peores a los mencionados en el párrafo anterior, y se tuvieron que llevar a muchos por delante para darse tal “paraíso proletario”, e incluso más en los planes quinquenales o en el “gran salto adelante”. ¿En serio están dispuestos a llevar con ese costo humano? ¿Más teniendo en cuenta que no es garantía de nada (no más miren a Cuba, Zimbabwe o Corea del Norte)?

Aquí me voy a permitir volver a mi metáfora inicial del amor único, y también hacer una referencia tangencial al zen. Así como en las relaciones sentimentales, el desarrollo como el amor único no viene de un agente externo sino que nace dentro de uno mismo. Si cada uno se pone a trabajar en lo suyo sin esperar que llegue un supuesto salvador terrenal es mucho más probable que poco a poco se vayan dando las cosas de esta manera que si seguimos dependiendo de los gruesos documentos que no llegan a nada allá en el Estado, es más, ahí sí podríamos exigirle que deje trabajar. Es decisión nuestra.

domingo, 24 de abril de 2011

Exteriorizándonos

Yo todavía detesto la Unidad Nacional del Presidente Santos. Aún me parecen disparatadas y excesivamente idealistas la Ley de Tierras y la Ley de Víctimas. Me parece el colmo que se necesite un estatuto anti-corrupción, cuando lo obvio sería que de entrada este tipo de acciones sean duramente castigadas. Pero a cada quien lo de cada quien, y algo que sí tiene esta presidencia es que está proporcionando un gran momento para aquellos que estudiamos Relaciones Internacionales en este país, al poderse decir que la política exterior colombiana está tomando un buen rumbo.

Luego de una larga recaída en nuestro particular ensimismamiento, donde a la vez sacamos a flote nuestro nacionalismo más infantil y folclórico, dando un estúpido y falso mensaje de autosuficiencia, donde el único país perdonado es España (por aquello de la “madre patria”), y por otra parte la eterna espera a que se acuerden de nosotros y nos tiren un hueso. Aunque la ratificación del TLC con Estados Unidos no es del todo de mi agrado, debido a una mala negociación anterior, es interesante ver los pasos que viene dando este gobierno, como la ayuda técnica (entre otras cosas) que se firmó con Alemania, y el acercamiento junto con otros países para conquistar el mercado asiático.

Como bien dice una de las notas referenciadas, esperemos que se logre pasar del dicho al hecho. Pero hay que resaltar el hecho de que este es un gobierno que se toma la política exterior como debe ser: de forma práctica. En vez de andarse en peleas de barrio con vecinos molestos, los pone en su lugar no cayendo en sus jueguitos de intrigas y discursos altisonantes; se puso en la tarea de prestarle atención a aquellos países en la región como Perú, Chile y México que están interesados en hacer negocios con nosotros y no caer en las ideas banales, retrógradas y regresivas que se dieron por superadas luego del fin de la Guerra Fría. Mismas ideas que esgrimirán la mayoría, si no es que todos aquellos que se opondrán a estas medidas, pero vamos a ver si tienen mejores propuestas para avanzar dentro de nuestra muralla de auto-importancia.

Pero viéndolo desde una perspectiva más tranquila, traeré a colación una pregunta honesta que me hizo una buena amiga cuando discutía estos temas con ella: “¿de qué sirve tener una buena política exterior, si adentro seguimos siendo un desastre?”. He de ser honesto, esa pregunta me tuvo cavilando un buen rato y no se la pude responder ahí mismo. Luego otro encuentro me hizo caer en cuenta ¿qué hace uno cuando recibe visitas? arregla la casa. Es posible que aquí haya un incentivo no sólo para salir del ensimismamiento mencionado, y de dejar el rezago en nuestras relaciones internacionales frente a otros países latinoamericanos, sino también de usar las ventajas que podamos sacar para arreglar la casa.

Tal vez estoy siendo muy optimista (cosa rara en mí), y todavía falta ver como se llevan a cabo estas medidas en la realidad. Pero es domingo de pascua y hoy me siento de buen genio, además si veo que algo me puede favorecer ¿por qué no ponerle algo de empeño? De sólo rajar no salen las soluciones que buscamos.

sábado, 23 de abril de 2011

La reflexión para esta semana

Ayer aprovechando el descanso de Semana Santa tuve una reunión con una de mis tías para celebrar mi pasado cumpleaños número 30. En medio de los múltiples temas que tocamos ayer, estuvimos hablando sobre el tema laboral, en el cual mi hermano comentó que se sentía cómodo trabajando como empleado, y yo dije algo similar con mi estilo free-lance. Mi tía que es una de dos tíos que se arriesgaron a formar su propia empresa, y que es la única en la familia que sigue en esa línea, nos contó como tal decisión fue producto de un consejo de mi abuelo, pero que ahora no le parecía tan buen consejo.

Es de notar el por qué mi abuelo lo consideraba un buen consejo. Él llegó a Bogotá huyendo de la violencia en su natal Boyacá, para llevar una vida acá que bordeaba con la indigencia, además que en esa época no existía la figura de los “desplazados”. Y menos mal no existía, porque mi abuelo no se puso a esperar dádivas por parte del Estado, sino que se vio obligado desde muy pequeño a buscar formas de sobrevivir. Y así de ser el botones del antiguo Hotel Intercontinental, para luego ser barman y empleado de una cigarrería, para finalmente sí, montar su propia empresa: una panadería (no todos los empresarios tienen un aspecto porcino y visten de monóculo, chistera y sacoleva).

Y para colmo de males, la panadería la abrió estando ya casado y con cuatro hijos. Y otro aspecto interesante del abuelo, es que a pesar de no haber terminado siquiera la primaria, era un hombre que se interesaba por educarse y darle la educación que él no tuvo a sus hijos. Esa es la razón por la cual su regalo predilecto eran libros, hasta el día en que empezó a fallarle seriamente la vista. También es la razón por la cual mi papá y todos sus hermanos son profesionales de buenas universidades, y la familia pudo dar pasos agigantados hacia adelante. Para aquellos que dicen que “el emprendimiento no es natural”, y que aquí la “cultura es otra”, podemos ver como un pobre niño campesino logró salir adelante principalmente por su cuenta.

Por otro lado, es comprensible que mi tía ya no le parezca un buen consejo montar empresa, y que cada vez sean menos las personas de mi generación que se atrevan a hacer empresa a pesar de teóricamente tener mejores facilidades que las que tuvieron sus antecesores. Porque si bien el abuelo no la tuvo fácil, hay que tener en cuenta en que por lo menos lo dejaron trabajar. Empezando porque logró ser el propietario del inmueble de su negocio, por lo tanto pudo hacer las modificaciones necesarias para fortalecerlo, además de no írsele su ingreso pagando un arriendo. Fuera de eso, no existían regulaciones que supuestamente protegen a los trabajadores y a los consumidores, así que el abuelo pudo deshacerse de empleados inoperantes o simplemente ladrones que le echaban a perder su empresa.

Y es que además del mal necesario en una sociedad tramposa de tener ciertas regulaciones que defiendan a los consumidores, porque si hay mucho cafre suelto, le sumamos las ridículas regulaciones de la ISO, que no son más que unos arreglos de forma que poco o nada tienen que ver con el producto final, pues es más carga para aquellos que montan una empresa. Porque si bien uno de empleado o de free-lance se olvida de su trabajo una vez llega a casa, el propietario de una empresa, por pequeña que sea, se lleva los problemas de esta a casa y tiene que poner todas sus energías en función de ésta. Y si siguen desapareciendo esas pequeñas empresas ¿cuántos empleos creen que se generarán para aquellos que le hacemos de empleados o free-lance?

Porque en este orden de ideas, algunos podrán acusarnos a las nuevas generaciones de tener una “mentalidad de empleados” al esperar por las condiciones idóneas (que nunca llegarán) para animarnos a hacer algo, y así evadir cualquier responsabilidad, y tienen razón. Pero esto es alimentado en un círculo vicioso de una “mentalidad de pobre” todavía más preponderante, en donde se cree que aquel que nos contrata necesariamente es un enemigo al cual hay que acabar a toda costa, y que por el mero hecho de nuestra existencia se nos debe todo, y por eso no nos es natural el tomar las riendas de nuestra vida, y ese es el motivo por el cual le exigimos a un Estado que no ha sido capaz aún de cumplir sus funciones básicas en todo el territorio nacional, el que nos dé aún más privilegios, causando que no pueda hacer ya nada bien. Y lo peor, es que con este esquema los que ganan son aquellos que mantienen los mismos monopolios que decimos odiar.

No es sólo que se necesite un cambio de cultura en nuestro país, es que también se ha deformado y se sigue deformando (si no es que ya venía mal) a medida que sigamos hablando de derechos y no tanto de deberes, sin caer en cuenta que ceder responsabilidades equivale a ceder libertades. Mi abuelo a la larga hizo lo que quiso, no todo lo que quiso, pero sí lo que se propuso. Lo peor es que el daño está hecho, y arreglarlo tomará tiempo, pero si se empieza desde ya, es probable que logremos salir de este lodazal antes de que sea tarde.

jueves, 21 de abril de 2011

Un abrebocas

Acá les dejo algo que me parece divertido, el encuentro de dos grandes mentes William Buckley Jr. y Hans Morgenthau, como preludio a la nueva sección de relaciones internacionales del blog.

martes, 19 de abril de 2011

Peleas de lavanderas

Existen situaciones en la vida en las cuales no me gusta entrometerme como por ejemplo una pelea de novios, un llamado de atención donde no estoy implicado, reuniones familiares ajenas, etc. Siendo específico, en situaciones donde lo más probable es que se den calenturas de cabeza y yo salga perdiendo por sapo. A eso le agrego el hecho de que los latinos preferimos usar más el corazón que la cabeza, y usarlo mal dicho sea de paso, y por eso muchos de nosotros nos tomamos ciertas cosas mínimas como afrentas personales que solamente pueden ser satisfechas con “la venganza” (y luego me pregunto por qué las telenovelas son tan populares).

Por otra parte, una cosa que a los seres humanos nos encanta es el chisme, y por ese motivo los medios de comunicación en buena parte del mundo usan más el escándalo que el análisis como estrategia de venta, y hay que decirlo con toda franqueza, los nuestros están como peces en el agua en ese estilo. Debido a eso es que están tan pendientes a lo que diga el ex presidente Uribe, quien si bien mueve todavía a masas considerables de gente, sus comentarios han sido aprovechados para generar camorra en vez de discusión seria; como también los comentarios de sus esbirros (ustedes saben quienes son).

Porque Uribe no es ningún imbécil, todo lo contrario, él claramente se dio cuenta de que debía apelar a ese impulso emocional que nos guía, y por eso cada vez que sale alguna declaración del ex presidente salen a flote comentarios altisonantes y rimbombantes tales como “el único”, “el mejor presidente”, y llegan a ser incluso temibles: “el salvador de la patria”, “nuestro máximo general”, y por ese estilo. Y no para en esos acalorados sobrenombres, precisamente por esa visión emocional todo proyecto que parezca distinto, así sea sólo en la forma, a lo propuesto por el Capataz del Ubérrimo, es acusado de traición, y ni siquiera a Uribe sino a la patria (¿?).

Pero el punto más negro de estas efervescencias es que queda en evidencia como las masas están dispuestas a pasar por encima de lo que dicen enarbolar en aras de que se les dé contentillo a sus impulsos del momento. No me refiero exclusivamente a como por poco se pasa totalmente por encima sobre el Imperio de las Leyes en nombre de la “democracia”, para terminar con una presidencia centroasiática tipo Chávez, al que supuestamente se odia en todo sentido. Sería bueno saber cuántos en serio están dispuestos a irse a la guerra o mandar a sus hijos en nombre de tan “altos” ideales, y no resultan a la hora del té haciendo “estudios en el extranjero”. Ojo, Chávez es el gobernador más ruin y antidemocrático de la región en la actualidad pero no me parece buena estrategia caer en su juego.

Por otra parte, si les parece muy traicionero el que Santos haya llevado su propia agenda una vez en el solio presidencial, vuelvo y digo: ¿quién los manda ser tan arrebatados y dejarse llevar por sus emociones? Para aquellos que nos tomamos el tiempo en leer las campañas presidenciales y pararle bolas a los discursos electorales de Santos, ya sabíamos que estaba simplemente aprovechando el impulso del uribismo para llegar a Palacio y hacer su propia presidencia. ¿Es buena la actual presidencia? ¿Es mala? Está abierto el debate, pero con razones y argumentos, y no con refriegas propias de macacos en celo. Además hay que tener cuidado con la forma en que el espíritu “vecorreydile” de nuestros medios noticiosos publica cada comentario del ex presidente, porque si bien tiene todo el derecho de opinar, vale la pena preguntarse ¿merece tanta atención?

Lo más divertido del asunto es que de todas formas aquellos que están en el poder son más estratégicos y menos calurosos que aquellos que vociferan traición y el fin de la patria (cosa en la que también caen los contradictores de Uribe, la cosa es para ambos lados). Por eso es que hoy dan aviso los integrantes del Partido de la U que no van a fraccionarse por las diferencias entre Uribe y Santos [1] [2]. Y es que no les conviene siendo el partido mayoritario en ambas cámaras legislativas, porque de fraccionarse lo único que lograrían es una ingobernabilidad que no le conviene nadie, al resultar ésta en la pronta salida de este partido del poder dejando vía libre a todos sus opositores para acceder a él.

Soy consciente de que este artículo me va a dejar con pocos amigos, además es cierto que sólo miré un lado del asunto, también es evidente que la Ola Verde aprovechó el pánico dentro del antiuribismo para hacer campaña, y  sus cánticos más parecían de procesión religiosa que de manifestación política. Es verdad que el acercarse a estos temas con cabeza fría y mirar con detenimiento los hechos puede llegar a ser aburrido para el ciudadano promedio, pero si seguimos sacando de proporción nuestras emociones resultaremos en el mejor de los casos pendientes de chismorreos de salón como pasa ahora, o metidos en un terrible berenjenal del cual nos arrepentiremos.

lunes, 18 de abril de 2011

No a la Ley Lleras

Desde hace unos días las páginas oficiales de algunas instituciones del país se han visto bombardeadas por avisos de un grupo llamado Anonymous, el cual ha tomado como emblema al popular anarquista ficticio del cómic creado por Alan Moore, V de Vendetta. El motivo detrás de estas apariciones es la controversial Ley Lleras, que el susodicho ministro ha querido pasar por el Congreso de la República, con el fin de regular los contenidos a los que se accede en internet desde las redes colombianas, teniendo como motivo la defensa de los derechos de autor. Tema de por sí espinoso y que saca a flote las crecientes pugnas por el espacio virtual.

El problema de fondo acá es el tema de los derechos de autor como también los derechos de propiedad. Teniendo yo en mi haber grabaciones de canciones compuestas e interpretadas por mí, los escritos de este blog, entre otras producciones intelectuales, y además ser un recio defensor de la propiedad privada, mi primer impulso sería entonces el que yo apoyase esta ley. Pero reflexionando un poco más a fondo, consultando algunas fuentes y siguiendo mis instintos más viscerales, me doy cuenta que todo el asunto es una real estupidez, y lo que se defiende acá no es la propiedad privada sino un monopolio (y todos saben cómo los odio).

Empecemos porque la propiedad intelectual es un bien intangible y no se crea de la nada. Fuera de eso, sólo representa un ingreso en la medida en que se hagan tangibles, es por eso que la pelea se da más por la baja de ventas de discos y libros impresos. En el primer aspecto quisiera señalar que ningún progreso se podría dar si nos pusiéramos de “justos” a otorgar patente a todos los procesos científicos, de ser así apresarían a todos los estudiantes de ingeniería por hacer uso de las leyes de Newton sin consentimiento de sus herederos, o la fundación dueña de esa patente. La obligación que sí tienen dichos estudiantes es reconocerle el mérito al físico inglés por haber sido quien las ideó, por respeto a éste y por no incurrir en engaños que pueden llegar a ser sumamente perjudiciales. Así mismo, ningún artista puede decir que no tuvo influencia alguna de sus pares y/o antecesores. Y así podemos seguir dando ejemplos.

Respecto al segundo aspecto, podemos dar casos concretos tanto en las ciencias como en las artes. En las ciencias tenemos el triste y celebre caso de las farmacéuticas que alegan el derecho de una patente (otro nombre para monopolio) para vender medicamentos necesarios a precios arbitrarios en detrimento de la sociedad, en vez de recuperar la inversión haciendo ventas a grandes volúmenes. En cuanto a las artes la hipocresía es aún mayor, al ser los que menos ganaban con las ventas de los discos los mismos artistas, y además se ven sujetos a empresas mafiosas como Sayco y Acinpro que ganan dinero con sabotear cuanto evento haya. Por supuesto, y lo digo de primera mano, lo que le genera más ingresos a un músico es su presentación en vivo, que en algunos casos hemos visto como muchas personas están dispuestas a pagar cifras astronómicas por verlos. Todo dentro del libre intercambio que a veces parece olvidarse que es la piedra angular de la economía libre.

Aparte de todo esto la Ley Lleras deja muchos huecos legales abiertos, ya que en su ejecución no queda siquiera al arbitrio de un juez, sino del autor supuestamente vulnerado lo cual más de un vivo puede aprovechar para causar más de una arbitrariedad. Sumado a esto, esto abriría el boquete para un mayor control en internet haciendo que se vulneren derechos básicos como la intimidad, ayudando al aparato estatal a tener un control indebido, imposibilitando el libre flujo de ideas, y que puede ser aprovechado por cualquier chiflado embebido de poder. A este paso me cobrarán cada vez que canto "La Jarretona" por fastidiar a la gente a mi alrededor.

Por eso Godopunk se une a la campaña NO A LA LEY LLERAS.

sábado, 16 de abril de 2011

BRICS no BRIC

Mientras sigue la expectativa por la nueva sección de Relaciones Internacionales en este espacio, sucedió algo durante esta semana que vale la pena señalarse. El pasado jueves 14 de abril en la ciudad de Sanya, China, se reunieron los líderes del grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China) más el presidente de Sudáfrica con el propósito de integrar a este país al susodicho grupo de potencias emergentes. Aunque se supone en principio que esta es una organización económica, la Declaración de Sanya deja ver que no todo es plata en la vida.

El dinero es simplemente una forma de poder, de hecho, más que un fin en sí mismo es un medio para poder acceder a ciertos beneficios ¿y qué es lo que buscan todos los estados? PODER. Por ello no me resulta sorprendente lo escrito en dicha declaración, en particular los puntos 8 y 9, y ciertos indicadores de soft power (el cual es poder de todos modos) que pasé por alto individualmente, pero que ahora en conjunto tienen mucho sentido.

Es interesante notar cómo se desarrolla la competencia por el poder entre los distintos estados, más aún cuando todo indica en que es una competencia donde no habrá un ganador claro, aunque estos últimos años den la falsa impresión de que haya un hegemón en el sistema internacional. El surgimiento de este tipo de organizaciones sólo demuestra que a pesar de haber terminado la bipolaridad anterior que mantenía cierto equilibrio en el sistema, existen países que buscan ser serios competidores de esta supuesta hegemonía.

Y es por esta razón que hago hincapié en los puntos 8 y 9 de la recién emitida Declaración de Sanya, donde a pesar de decir que los BRICS se atendrán y respetarán a la ONU como máximo órgano internacional, ya se ve la disposición de estos países por cambiar la configuración del Consejo de Seguridad. Aún más ahora, que durante este año los 5 países se encuentran conformando dicha entidad, y teniendo en cuenta hechos recientes, sólo Sudáfrica no se abstuvo de votar en la intervención en Libia, pero no es descarrilado que ya veremos a este país votando más en línea con los otros cuatro. Precisamente, al tener ahora relativamente un miembro por cada continente (faltando por definirse Oceanía y que Rusia diga de donde es), se trata de un enclave bastante interesante para competirle al atlanticismo por todos los frentes.

En cuanto al mencionado soft power, baste con ver que los últimos olímpicos fueron Beijing 2008 y el último mundial fue Sudáfrica 2010, y los próximos certámenes serán el mundial en Brasil 2014, los olímpicos de 2016 se harán en Río de Janeiro, y por supuesto ya se proponen hacer un fuerte lobby para que el mundial en 2018 se haga en Rusia. Pueda que estos eventos saquen a flote los problemas internos de dichos países, como sucedió con el pasado mundial donde se tuvo que regalar boletas para mostrar los estadios algo llenos, pero en nuestra mentalidad de “derechos y bienestar” hemos olvidados que potencias pasadas no eran precisamente paraísos terrenales, de hecho, todavía no lo son.

No importa si algunos dicen que con la globalización las fronteras se han borrado y que los estados pronto desaparecerán. En realidad, lo que ha habido es una simple reconfiguración y prueba de esto son los BRICS, los cuales nos dan buena visión sobre el regionalismo preponderante en esta época de la historia. Vamos a ver que tanto éxito tenga esta nueva agrupación de países, o como yo sospecho levemente, cuál sacará ventaja y deje a los otros atrás para que así retornemos a nuestra histéricamente recordada bipolaridad.

miércoles, 13 de abril de 2011

Sobre Alzate

Hace un par de horas salí de una de las tertulias académicas que organizamos con el grupo de pensamiento del cual hago parte. Hoy iniciamos un breve ciclo sobre ideólogos conservadores colombianos, y nuestra primera ponencia fue sobre Gilberto Alzate Avendaño para la cual invitamos a su hijo, Gilberto Mauricio Alzate, y su principal biógrafo, César Ayala. En un evento donde primó más el contexto histórico que la exposición ideológica, nos llevamos varias sorpresas, y cuyas reflexiones personales quisiera compartir hoy.

Mi primera sorpresa fue que Ayala se declaró a sí mismo como comunista. Nos comentó como llegó a hacer esta biografía de tres tomos sobre el caudillo conservador por la sencilla razón de que en Colombia no tenemos un buen archivo histórico, e hizo una buena invitación a que los científicos sociales colombianos a que escudriñemos más en nuestra propia historia. Por otra parte, tengo en mi posesión el segundo tomo de esta obra, y debo decir con toda justicia que en lo poco que he leído, Ayala hace una buena presentación de la época donde se dio la vida política de Alzate sin mayores sesgos ideológicos. Pero insisto, el evento estuvo colmado de sorpresas.

Una primera sorpresa fue como Ayala expuso que la historia nacional está contada exclusivamente, o casi exclusivamente, por autores liberales o incluso de posiciones más a la izquierda. Bien parecía que el biógrafo fuese un godo militante al argumentar que si Colombia es un país bipartidista, es necesario contar una buena historia del Partido Conservador, de hecho, llegó a demostrar cómo este partido no es tan reaccionario y retrógrado como se le suele retratar. También en este orden de ideas, expuso cómo el Frente Nacional fue una trampa de los liberales para hacer de los azules el partido débil y aguachento que es hoy en día.

Pero nada que nos contaban la postura ideológica de Alzate, más teniendo en cuenta que precisamente esta historiografía liberal lo muestra como una especie de Mussolini criollo; o el por qué de sus diferencias con otro líder conservador, Laureano Gómez. El primer aspecto tiene algo de cierto en el sentido que Alzate tuvo una fuerte influencia de los ideólogos primigenios del fascismo, en particular el nacionalismo francés. Es por eso, que su acercamiento a la política tuvo un corte más populista, y buscó apoyo en los sectores más deprimidos. Al igual que los sectores fascistas menos radicales en Europa, el discurso de Avendaño evolucionó y bajó el tono hasta promover una Democracia Cristiana en Colombia, la cual no pudo ejercer durante el Frente Nacional al que tanto atacaba, dada su temprana muerte.

Por otro lado, la pelea con Gómez la encuentro muchísimo más interesante. Empezando porque ambos bandos defendían a su inspirador como el más laico del partido (cosa que alegra saber que se toma una prudente distancia de la influencia religiosa). También de interés fue la mención de que en varias publicaciones de su periódico, Alzate atacó a Gómez exponiéndolo como un liberal camuflado de azul. Estos ataques se debían a que, según el caudillo, Gómez era un seguidor de la economía librecambista manchesteriana (¡ajá!), la cual obviamente chocaba con el modelo corporativista de intervención estatal defendido por Alzate. Es más, una de las razones por las cuales Alzate atacó el Frente Nacional, fue por la supuesta ratificación del libre mercado con ese acuerdo (no estoy del todo de acuerdo, pero sí hubo avances importantes con Lleras Restrepo). De razón Ayala se emociona al hablar de Alzate ¿recuerdan eso de que los extremos se tocan? (de hecho mencionó la posible influencia de los exitosos modelos italiano y alemán de principios de siglo XX sobre Keynes).

Fue mucho lo que se habló como para contarlo todo en un solo artículo de blog, pero por lo menos yo le voy a coger la caña a Ayala e investigar un poco más…  sobre Laureano, ya que su presidencia se vio opacada por sus afecciones de salud y el recrudecimiento de la guerra interna luego del bogotazo. También teniendo en cuenta que fue el ideario de su hijo Álvaro el que me enganchó con el conservadurismo local, y que de ser ciertas las aseveraciones de Avendaño, dudo que se haya alejado tanto del papá (lo más probable es que se deba a su estilo más democrático y menos autoritario), lo cual demuestra que no estoy tan alejado en mis ideas como algunos quieren sugerir. Así no me haya agradado el personaje, salgo con la honda satisfacción de que se me haya movido la curiosidad, y armar un mejor caso del pasado para poder seguir hacia el futuro.

martes, 12 de abril de 2011

Sin Salida

Hoy en la banda del mes quiero homenajear a uno de las bandas pioneras del hardcore en Bogotá, la cual desde un principio estableció una pauta distinta a las demás bandas de la escena local al distanciarse del rock élite bogotano de la época, a la vez de la onda neohippie-kitsch que luego establecerían ciertas bandas pecuecas en contubernio con la radio local. Así que en esta ocasión les presento una canción que marcó mi vida desde temprana edad, y que además aún tengo presente cuando me enfrento a todas las vainas que se me presentan.

lunes, 11 de abril de 2011

Las reverberaciones del caso Nule

Siguen los escándalos por los desmadres del Grupo Nule, por los cuales se ha visto afectada la ciudad de Bogotá, y es uno de los lunares más negros de la alcaldía de Samuel “Ungenio” Moreno. Con toda la cobertura que le han dado los medios, los cuales se han encargado de satanizar a estos personajes a veces olvidando el derecho al debido proceso así las pruebas sean contundentes y el cinismo mostrado por los acusados, no sentí que debía decir mayor cosa sobre este asunto. Pero una vez más caigo en cuenta de que aquí hay más de lo que se ve a simple vista.

Algo que es muy propio de la ética criminal es aquella frase que reza: “si yo caigo, no caigo solo”, y por eso los Nule se están agarrando de cuanta reunión hayan tenido con cargos públicos para encochinar a sus funcionarios, empezando por el propio presidente. Ahora, si en verdad estos funcionarios tuvieron algo que ver en los desfalcos cometidos por estos truhanes, sería genial que también los procesaran a ver si por fin nos deshacemos de tanta lacra, pero no le pongo mucha fe al asunto. Si Lleras Restrepo nunca respondió por el supuesto fraude de las elecciones de 1970, como tampoco Betancourt lo ha hecho por lo sucedido en el Palacio de Justicia ¿Ustedes creen que a Uribe le va a pasar algo por unos contratos torcidos en Bogotá? Poco probable.

Es que además hay tener en cuenta que la corrupción no sólo hace presencia al interior del Estado, que suele ser la acusación común, también nuestra empresa privada está invadida por este mal. Este es uno de tantos círculos viciosos en los que nos hemos metido en nuestro país por no aplicar ningún correctivo a tiempo. Porque como hemos visto en nuestra tímida apertura y en las timoratas privatizaciones, que lo que en realidad se ha hecho es trasladar un monopolio (con todos sus problemas) del Estado a la sociedad civil. Yo me mantengo firme en mis principios de que es preferible un Estado árbitro que interventor, y que se mejor si las cosas las manejan los particulares y no el Estado, pero soy consciente de que esto no será efectivo si el proceso para lograr tal paso de entrada está podrido.

Pero el principal problema no es si se encarga el uno y el otro, sino cómo hacer para romper este y los demás círculos viciosos. Porque el problema de raíz está en nuestra cultura del facilismo la cual hizo metástasis durante la época de los grandes carteles del narcotráfico. Cosa que toma mayor fuerza si se tiene en cuenta que desde nuestra última constitución política se han creado más cargos burocráticos, no sólo haciendo más ineficientes las labores del Estado, sino también demostrando lo que bien dijera Lord Acton: “el poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”, porque hasta se agarran de un puestucho para darse ínfulas.

En conclusión, una vez baje la marea el caso de los Nule será otro en nuestro historial de malas jugadas. Lo más probable es que en menos de 20 años nuestra amnésica sociedad se esté horrorizando por un nuevo desfalco de contratación, y unas obras mal hechas o a medio hacer (o ambas). Mientras no haya un cambio de fondo las cosas seguirán igual, y la hora del té sólo tendremos que culparnos a nosotros mismos porque esto suceda.

domingo, 10 de abril de 2011

Populismo vs. Tecnocracia

Ayer se conmemoraron 63 años del asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, hecho que produjo el bogotazo, y aún a pesar de la mayoría de los que vivieron esa época ya han fallecido, aún se piensa que las cosas hubiesen distintas de haber llegado a la presidencia este personaje. El que se piense que cierta persona inmolada fue el presidente que le faltó a nuestro país no es dolencia propia del gaitanismo, o del Partido Liberal quien también tiene una figura similar en Luís Carlos Galán. Del lado azul aún se considera una lástima que Gilberto Alzate o Álvaro Gómez no hubiesen alcanzado el solio. Ahora bien, volviendo a Gaitán, yo sí creo que el país hubiese cambiado con él en la presidencia, pero para bien, eso es otra cuestión.

Aprovecho entonces esta fecha histórica para centrarme en un debate que va más allá de la cuestión de las ideologías políticas, y que no se toca más allá de los círculos académicos, y es el de las prácticas políticas.  Es probable que el debate no se dé en círculos más amplios debido a que los dos términos que emplearé a continuación suelen confundirse por ideologías políticas, o incluso han llegado a ser considerados insultos por la sencilla razón de que acá en Latinoamérica se han exacerbado sus rasgos más extremos y desagradables, aunque no se traten de fenómenos exclusivos de nuestra región. Me refiero a las prácticas del populismo y la tecnocracia.

Ya que estábamos hablando de Gaitán, empecemos por el populismo. Varias mentes brillantes han tratado el tema, y en particular Alain Touraine hace una buena definición de esta práctica política. Dentro de ésta se ve principalmente la necesidad de integrar a toda la sociedad en una masa, el pueblo, y por lo tanto se busca la integración de todas las clases sociales. Esto en aras de lograr establecer una distancia hacia los demás países, y además un desarrollo económico propio basado en la fuerte inversión social por parte del Estado. Esas formas de integración también están basadas en definir un enemigo común, y en centrarse alrededor de la figura del líder; de ahí a que los discursos manejados dentro del populismo estén cargados una fuerte emocionalidad (“no soy un hombre, soy un pueblo”).

Una variante actual del populismo es el neopopulismo, en el cual la mayor parte de sus características se mantienen, pero en el campo económico adoptan medidas neoliberales, más específicamente aquellas expuestas en el Consenso de Washington. De todos modos, algo que se conserva en ambas versiones es el despilfarro por parte del Estado, justificado como “inversión social”. Así como la versión original del populismo produjo fuertes inflaciones y un estancamiento en la economía, hay que ver como la combinación entre populismo y neoliberalismo también es explosiva, al hacer caso omiso de los principios de austeridad fiscal, causando colapsos como el que se dio en Irlanda hace poco.

Por otra parte, la tecnocracia es tan vieja como los mismos griegos desde que Platón expuso en La República el que la polis ideal debía ser regida por sabios, cosa que a su vez refutó luego Aristóteles preguntando cómo podríamos asegurarnos de quién es sabio y quién no. Ya en la actualidad, la tecnocracia se entiende más como una especie de pragmatismo político en donde los cargos los asumen aquellos que son expertos en los temas a tratar. Así mismo, se propende por buscar la política que funcione por encima de cualquier atavismo ideológico, y consecuentemente los discursos de este tipo de práctica tienden a ser mesurados y evitar cualquier despliegue de emocionalidad o fanfarrea.

Pero es ahí donde está la parte nociva a la que puede incurrir la tecnocracia, el pensar que la toma de decisiones políticas no tiene en lo absoluto una inclinación ideológica, como bien lo demostró el tecnócrata Albert Speer durante el régimen nazi. O como sucedió en la mayoría de dictaduras del cono sur a fines del siglo pasado, sumado al terrible costo humano de aquellos regímenes, el estar desconectados del componente social y aplicar sus medidas sin tenerlo en cuenta causó a la larga más desastres de los ya acontecidos.

Como era de esperarse, dada la alta emocionalidad de nuestra gente, el populismo y sus vertientes han tomado bastante fuerza en Latinoamérica al echar mano del discurso rimbombante, además de mostrarse como la solución salvadora de las masas. Por ello mismo es que la tecnocracia entró acá con tan mal pie, que ya ha sido satanizada. Pero si me preguntan a mí, abogaría más por una tecnocracia dentro de los parámetros de la democracia y consciente de la implicación política de sus acciones, al considerarme yo alguien más bien pragmático, y mi disgusto por las expresiones altisonantes que se basan más en una emotividad rayana en la cursilería. Fuera de eso, considero que es el pragmatismo a lo que debe propender una derecha moderna, ya que a la izquierda le queda difícil dejar su imaginario idealista.

Es por ello que no creo que Gaitán hubiese sido el tan anhelado salvador, de hecho no creo que haya un salvador humano. Probablemente estaríamos como la mayoría de los argentinos quienes desde Perón esperan que todos sus problemas se los resuelva el Estado, y en una miseria moral más que física. También es por ello que a pesar de no estar de acuerdo con algunas de sus políticas al ser liberal, siento cierto fresquito en que tengamos un presidente más bien tecnócrata y que no sigamos en el discurso neopopulista que tuvimos durante 8 años, y era excesivamente pugilista con el populismo clásico que tenemos al lado.

El problema principal es que los políticos que propenden por las prácticas de mi preferencia suelen ser lo que los gringos llaman “boring candidates” (candidatos aburridos), e incluso allá vemos como la gente se deja llevar más por calenturas emocionales y de ahí salen los Obamas, los Bushes junior, y las Palins. Ergo, el trabajo va a ser un poco más complejo para lograr consolidar una política de este tipo, pero hay que ser prácticos, los hechos hablan más que las palabras.

sábado, 9 de abril de 2011

Santos y Obama

Acabo de leer el texto del acuerdo entre Santos y Obama, lo publicó hace unos días El Espectador. El caso de Makled resultó siendo una nimiedad que dará de que pelear por cual país lo pidió primero en extradición, ya tenemos a Uribe rugiendo y sólo a su antiguo séquito parando bolas, pero aún queda hoy el encuentro con Chávez (si no se le daña el avión) para decidir tal situación. El blanco principal de Santos era lograr culminar el proceso de TLC que existe entre Colombia y Estados Unidos, que llegó un fuerte frenón cuando asumió el presidente demócrata.

La excu… perdón, el argumento usado por Obama para frenar un TLC mal negociado que aventaja principalmente a su país, y que pone en evidencia las tradicionales fallas en materia de política exterior de Colombia, es la falta de protección a los trabajadores colombianos. Claro, dado que el cimiento principal de Obama durante su campaña y primeros días de presidencia era mostrarse como un líder benévolo y humanitario distinto a todos sus antecesores, principalmente George W. Bush. Por supuesto, después de leer ese texto sería fácil caer en la melosería, cuando en realidad muchos de los puntos se tratan de la defensa de derechos básicos de cualquier persona, sea esta trabajadora o no.

Pero hay algo subyacente en este enarbolado discurso, y tengan ustedes en cuenta quienes fueron los que patrocinaron la campaña del actual presidente gringo: los sindicatos. Es por ello que la primera medida grande de la actual presidencia norteamericana fue darle los famosos “bailouts” a empresas como General Motors que están diezmadas por sus sindicatos. Admitido, los republicanos suelen beneficiar a los grandes monopolios empresariales, pero en este sentido los demócratas también apoyan grandes monopolios, los cuales no sólo han quebrado a empresas sino también a ciudades enteras como es el caso de Detroit.

Por eso no sorprende tanta insistencia en nuestros asuntos sindicales. Menos mal no soy un creyente de las teorías conspiracionistas, o ya andaría pregonando quien sabe que desfachatez. Más bien toca ver cuál es la ganancia en este asunto de Obama y sus sindicatos. Porque un TLC, sea el que sea, tiene cualquier cosa menos de “Libre”, ya que el levantamiento de aranceles sólo es con determinados productos, y muchos de los que nos concedieron ni siquiera los producimos. Además de existir legislación interna en cada país que hace las veces de proteccionismo, todo el cuento es una farsa.

Más bulla que otra cosa, esa es la realidad con ese anhelado TLC al cual no se le debería dar mayor cachucha, al contrario, debería ser renegociado. De aquí a que Santos logre todo lo que le impone este texto está infortunadamente lejano, al no tener el estado colombiano un control certero sobre la seguridad ciudadana. Quisiera pensar que se trata de una cortina de humo por parte de nuestro gobierno para mantener contento a Obama mientras nos ocupamos de otras cosas, pero que me late que no es así.

viernes, 8 de abril de 2011

Elecciones en Perú ¿Qué se cuece?

Este domingo se llevarán a cabo elecciones presidenciales en el vecino país de Perú. Los resultados de estos comicios son de crucial importancia para nuestro país, porque aquí está en juego el hecho de seguir teniendo un vecino aliado o si vamos a ser excluidos aún más por políticas populistas y falsamente redentoras. Es de notar que pase lo que pase cualquier resultado trae sus ventajas y sus desventajas para nuestro país siempre y cuando, como suelo anotar, sepamos afrontarlo con inteligencia. Antes de proseguir recomiendo la lectura de este artículo de la Profesora Margarita Batlle para poder contextualizar mejor.

Como bien dice la Profesora Batlle, existe cierta tendencia en Perú donde aquel que va punteando en las encuestas gana la primera vuelta y pierde la segunda, pero el hecho de que en el caso actual el puntero sea Ollanta Humala es de preocuparse. Porque la tendencia descrita es precisamente eso, una tendencia no una norma, y algo que le da fuerza a Humala es su discurso populista no muy distinto a uno usado por cierto gorila en cierto vecino país. Y teniendo en cuenta que hay una mayor tendencia a que los discursos populistas ganen muchos adeptos dada la mentalidad de pobres que reina en nuestra región, ese puede ser otro plus para la victoria de Humala.

De darse esta victoria, ahora sí estaríamos rodeados por países cuando mínimo adversos a nuestras políticas, además de perder a nuestro aliado de larga data, dejándonos a Panamá como único escape. Y es aquí donde yo veo cierta ventaja que se puede aprovechar, aunque me parecería lamentable que Perú echase un reversazo a los avances tenidos en los últimos años, este hecho de estar rodeado de países enfrascados en el retroceso bien nos podría forzar con mas veras a llevar a cabo el Plan Caribe que reseñé hace unos días. Más si se tiene en cuenta cual es el país que nos ayudaría como vía de escape.

Ahora bien, Humala no es el único representante del populismo en los comicios venideros, él tan sólo representa la versión clásica de esta práctica política. Dentro de las elecciones incas también se encuentra Keiko Fujimori, abanderada de las políticas neopopulistas (la misma ramplonada pero con políticas neoliberales) de su padre, quien dejó la presidencia por la puerta de atrás y se encuentra actualmente encarcelado. El problema de una eventual victoria de Fujimori Jr. es lo que llamó yo el síndrome de Ícaro, es decir, alguien que vuela con alas ajenas y por ello se desploma. Porque aunque no lo crean, pueden haber gobierno peores que el de Fujimori, y recordemos que fueron las políticas neopopulistas las que quebraron a la emergente Irlanda. Aún de mayor cuidado si se tiene en cuenta la reciente fusión de las bolsas de Lima y Bogotá.

Y ya que hablamos de tendencias, es curioso notar como el primer gobierno de Alan García durante los 80 fue un desastre, y su actual gobierno ha sido más bien positivo ¿Será que a eso le apuesta Alejandro Toledo? Porque su pasado gobierno no es que sea muy bien recordado que digamos, pero igual hay que tener en cuenta que lo más probable es que le tocó hacerse cargo de todos los desmadres del fujimorismo, e incluso alguien podría argumentar que el actual éxito de García está cimentado en lo poco que alcanzó a hacer Toledo. De ser así, de llegar a ganar este candidato podría darse una buena continuidad con el gobierno anterior lo cual puede ser favorable.

Finalmente debo confesar que de ser yo un ciudadano peruano votaría por Pedro Pablo Kuczynski, también conocido como PPK. Por la sencilla razón de que es la prueba de que la derecha latinoamericana puede tener un candidato que no caiga en discursos emocionales y altisonantes como los mencionados neopopulistas, además de ser el candidato que va más en línea con lo que he expuesto por este medio desde hace más de año y medio. Ahora bien, el hecho de tener doble nacionalidad, y para más piedra que la otra nacionalidad se a gringa, es el gran talón de Aquiles de este candidato por aquello de la mentalidad mencionada. Sumado a esto, su calidad de candidato “alternativo” hace que no despegue más allá de los sectores adeptos a este tipo de candidatos.

Esperemos entonces que los peruanos tengan buen pulso y tomen la mejor decisión para su país, y de paso para el resto de la región. De ganar Humala esta primera vuelta, esperemos que se dé le tendencia mencionada, como también que suceda la otra tendencia mencionada de ganar Toledo las elecciones definitivas. Así para que de ahora en adelante sólo podamos hablar de tendencias positivas en el Perú.

jueves, 7 de abril de 2011

Movilizarse para estancarse

Hoy en varias ciudades del país el tráfico va a estar difícil, por no decir imposible, debido a las “multitudinarias” marchas que organizan estudiantes de instituciones públicas, sus profesores y las uniones sindicales. Desde hace algunas semanas son notorias las manifestaciones en los establecimientos educativos los cuales en más de una ocasión desencadenaron en hechos violentos, los cuales por supuesto fue culpa de las fuerzas antimotines o de unos pocos desadaptados que se tiraron la “fiesta”. De resto, vemos como cada vez que un sector de la sociedad se moviliza los otros ahí mismo hacen lo propio, de seguro convencidos de aquella máxima que reza “la unión hace la fuerza” ¿pero qué tan cierto es esto?

En primer lugar quiero hacer ciertas clarificaciones antes de proseguir con mi argumentación en este artículo. Yo sí considero que los individuos tienen derecho a una protesta pacífica si sienten que son vulnerados en algún aspecto, como igualmente tienen derecho a procurarse un mayor bienestar. También creo que deben existir sindicatos que defiendan los derechos de los trabajadores, y más que eso, que se articulen para negociar las condiciones de trabajo con sus jefes.

Pero resulta que los derechos no son ilimitados, y hay que ver que en ciertos casos algunas instituciones no aplican. Una diferencia fundamental entre una empresa privada y una pública, es que la primera está movida por un afán de lucro y la segunda por la necesidad de prestar un servicio a la comunidad. Por eso se entiende que en el primer caso se necesite de un organismo que vele por los intereses de los trabajadores ya que en el afán de lucro se pueden cometer muchos abusos, pero no es lo mismo cuando la motivación es prestar un servicio. Y no nos digamos mentiras, los profesores del sector público reciben 14 meses de sueldo, primas y vacaciones, y además cada vez que hay concurso docente se pelean estos puestos ¿realmente están tan mal?

Según ellos necesitan de más beneficios, o mantener los existentes, para mejorar el nivel educativo que va en franco declive. Me queda la duda al ver estos resultados en descenso, será porque soy de los que piensa que primero uno hace bien su trabajo y luego exige, y no al contrario. Además, para ser instituciones educativas no parecen tener mayor idea de cómo funciona la economía ¿De dónde creen que va a salir tanto dinero para cumplir todas sus demandas? Más teniendo en cuenta que en las universidades públicas se cuelga mucha rémora que recibe beneficios pero hace carrera de estudiante. El estado no es bueno para generar dinero, el sector privado sí, la administración de estas entidades por entes privados bien puede ser una solución para los problemas de ingresos y de paso deshacerse de tanto vago.

Otra cosa con la que no estoy de acuerdo, y creo que la he tocado antes, es con la organización entre sindicatos o por lo menos con el manejo que se le ha dado, me explico: como ya dije es razonable el que una empresa tenga su propio sindicato, pero cuando se unen todos los sindicatos de un sector económico a hacer las mismas exigencias a distintas empresas que tienen distintas condiciones, lo que se logra, como ya ha sucedido, que las pequeñas empresas quiebren al no poder cumplir con tanta demanda, manteniendo así los monopolios existentes. Agrego a esto que así como respeto el derecho a la asociación, creo que de igual forma los sindicatos no tienen derecho de obligar a todos los trabajadores de una empresa a unírseles.

Ahora bien, es posible que las demandas que se hacen el día de hoy sean loables, y algunas incluso justas, pero volviendo a lo de la efectividad de dichas acciones, quisiera tocar tres temas:

Primero, el hecho en que se están haciendo muchas demandas de un solo tacazo, y que ni siquiera el más eficaz de los sistemas políticos puede lograr articularlas todas a ese ritmo. Probablemente esto lo sepan algunos de los dirigentes de esta movilización y le apunten precisamente a lograr los puntos que les son más álgidos. Pero lamentablemente lo notorio en este tipo de manifestaciones es su marcada intransigencia, y nada más temible que una masa que se siente engañada por sus propios líderes.

Segundo, la originalidad de estas manifestaciones deja mucho que desear. Y hago énfasis en este punto porque cada vez que se dan estas manifestaciones siempre se trata de una marcha que además bloquea el tráfico de la ciudad. El problema de esto es que en vez de convocar a más personas que podrían estar interesadas en las peticiones, lo que causa es aburrimiento y escozor entre los demás individuos que llegan a ver esto como algo molesto, e incluso llegan a satanizarlo.

Lo que me lleva a este último punto. Algo que realmente causa rechazo por parte de la sociedad es el hecho que se den vías de hecho, más notoriamente pedradas, lanzamientos de explosivos y vandalismo. Algunos de los manifestantes culpan a elementos nocivos que aprovechan las marchas para hacer de las suyas, pero por otro lado uno no ve que los mismos manifestantes hagan algo por mantener el control de su manifestación y por eso se ve forzado a hacerlo la fuerza pública. Mi sospecha es que en el fondo se trata de una aplicación de aquello que “el fin justifica los medios”, y creen que es un acto de “redención” el que se den este tipo de actos violentos que terminan por deslegitimar la protesta.

Salió más largo de lo que esperaba, de hecho lo estaba cocinando para el 1ro de Mayo pero como suele suceder, se adelantaron los hechos. De todos modos, el problema de fondo aquí es el hecho que si bien los individuos poseemos derechos, muchas veces los extralimitamos o no los sabemos hacer articular (¿cierto Catalina?). Por lo pronto salgo desde ya para que me rinda el tiempo teniendo en cuenta el desmadre, para que mañana sigamos con nuestra rutina habitual.

miércoles, 6 de abril de 2011

Colombia Caribe

Mucha bulla se ha hecho desde que Colombia recibió un puesto temporal en el Consejo de Seguridad de la ONU, y mucha más desde que a partir de esta semana tiene la oportunidad de presidir dicha rama de la organización internacional. ¿Pero qué significa esto en realidad? ¿Qué nos puede importar al colombiano promedio? Mucho, si como todo en la vida se sabe utilizar.

Los discursos del Presidente Santos ante la ONU en estos días no pudieron llegar en mejor momento. Algunos pensarán que lo digo por el hecho de que Santos les “exigió” a los gringos que se fijaran más en su propio hemisferio. La verdad no, eso solamente refleja nuestra eterna lambonería en aras de obtener algún favor mientras otros son más vivos y empiezan a mirar otras opciones. Tampoco voy a tratar por ahora el encuentro Obama-Santos, el cual si bien es interesante, es mejor esperar a ver qué sucede; al darse éste luego del desaire propinado por el Gorila Rojo, y ser Walid Makled una carta que podemos jugar a nuestro beneficio. No mis lectores, me refiero al llamado de ayuda hacia Haití.

¿Cómo así? ¿Por qué? Si Haití es un estado fallido y después del temblor en serio pareciera que se lo llevó el demonio. Para comprender a donde voy permítanme antes hacer un par de citaciones, primero de nuestra Constitución Política:

ARTICULO 9º—Las relaciones exteriores del Estado se fundamentan en la soberanía nacional, en el respeto a la autodeterminación de los pueblos  y en el reconocimiento de los principios del derecho internacional aceptados por Colombia. De igual manera, la política exterior de Colombia se orientará hacia la integración latinoamericana y del Caribe.

Y ahora de los lineamientos de nuestra cancillería[1]:

·       -   Se dará continuidad a la Estrategia de Cooperación Sur – Sur de Colombia con los países de la Cuenca del Caribe y Mesoamérica.
·         - Se  proyectará liderazgo en la ayuda y la cooperación internacional en la recuperación política, económica y social de Haití

Ojo, con esto quiero llegar a que si bien podrá parecer una muestra de altruismo por parte de nuestro presidente, como en toda obra altruista, en el querer impulsar la reconstrucción de Haití hay un interés de por medio (así algunos piensen que eso no es cierto). Colombia, como bien lo señala su última constitución, tiene dentro de su proyecto de nación el establecer relaciones de “cooperación” con el Caribe, lo cual en realidad bien puede ser interpretado como el deseo de establecer una zona de influencia en dicha región. Ello no debe ser sorpresa al ser Colombia un país mejor posicionado que muchas de esas islas, y además se deben tener en cuenta las oportunidades que se presentan.

La primera de estas es el hecho de estar en el grupo de los CIVETS, los cuales se consideran los países emergentes detrás de los BRIC. Ahora la catástrofe en Haití nos abre una puerta para pasar del dicho al hecho en los propósitos mencionados, más teniendo en cuenta que una participación directa podría hacer que en dicho país la nueva organización vaya de tal forma que nos convenga. Y finalmente, tener en cuenta que México nos tiene en cuenta para los proyectos de integración centroamericana lo cual puede hacernos mirar hacia otro lado, más teniendo en cuenta que varios de nuestros vecinos en la región andina están metidos en planes idealistas sin sentido, y nos ven con malos ojos.

El hecho de lograr estos propósitos con inteligencia bien podría servirnos para salir de nuestro eterno ensimismamiento, que bien puede calificarse como una de las razones subyacentes a varios de nuestros eternos problemas. Además, como he mencionado en anteriores oportunidades, nos sirve como fogueo el impulsar mayores relaciones económicas con países pares o incluso que no están en nuestras mismas condiciones, para poder así aprender a pisar más duro en este campo y ahí sí poder lograr mejores estadios con países más duros.

Entre los muchos contrastes de este gobierno, éste es uno de esos que espero lleguen a feliz concreción. Colombia bien debería de dejar de pensar en los andes y reconocer su calidad tropical, y alegra saber que  hasta ahora parece ser una de las prioridades de esta presidencia. En definitiva, sigo firme en mi tesis de que en este país necesitamos una mirada más amplia hacia afuera, y en el proceso quemar muchos diablitos de nuestra política retrógrada. Por lo pronto, buscaré mi bloqueador solar y mi flotador.

(cada vez más cerca: nueva sección internacional en Godopunk)

martes, 5 de abril de 2011

El valor del ahorro

En este par de videos un profesor del Instituto CATO nos muestra con gráficas y con cifras como algunos gobiernos han logrado mayores avances económicos aplicando una política de austeridad fiscal, a diferencia de aquellos que propenden por el gasto. Una imagen vale más que mil palabras.



domingo, 3 de abril de 2011

¿Quién vigila a los watchmen?

Acabo de ver por segunda vez la película Watchmen basada en el cómic homónimo escrito por el genial Alan Moore. Mientras en una de mis clases en la universidad insisten en hacernos leer la melosa Ética para Amador de Fernando Savater, a la cual le hice el quite durante mi bachillerato, acá me encuentro frente a una obra que expone y compara distintas formas de ver el mundo sin casarse realmente con alguna de ellas. Para mí esta es una buena forma de acercarse a la ética sin tener que recurrir a discursos de “papá chévere”.

De entrada le salgo por delante a aquellos que piensan que leo más allá de lo que debería en una obra de arte “pop”, pero honestamente creo que esta una de esas raras oportunidades donde se puede enfrentar a este tipo de reflexiones sin pasar por un ladrillazo verborréico, o el aludido discurso que pretende llegar a los jóvenes con un discurso condescendiente. Así que detrás de esta trama de superhéroes puesta en el trasfondo de las ansiedades de la década del 80, podemos ver un poco de nuestra propia naturaleza reflejada en estos personajes, razón por la cual me detendré en cada uno de los protagonistas.

The Comedian: Como su nombre bien los sugiere la vida para él es un gran chiste. Es por ello que resuelve todas sus contradicciones viendo a la civilización sólo como una idea imposible de realizar, al considerar a la humanidad como un caos salvaje, razón por la cual no se conmueve al causar daño a sus semejantes. Pero por otro lado vemos un personaje que a la larga le duele tal situación y termina considerando a su peor enemigo como su mejor amigo.

Nite Owl II: La fuerza de la ley y el respeto por las normas, un reflejo de que este es uno de los personajes de un corte más idealista, al creer siempre que la humanidad puede ser redimida y no se necesitan grandes despliegues de brutalidad para conseguir tal fin, y por eso acepta a regañadientes la ley que prohíbe a los superhéroes. Al mismo tiempo, se nos muestra como una figura impotente en más de un aspecto, y que vive resignada pensando en un pasado esplendoroso y un mejor presente.

Ozymandias: El hombre más inteligente del mundo, mostrado como un gran filántropo y pacifista, que busca el gran ideal de unificar a la humanidad. Pero ese ideal y esa inteligencia lo llevan a reducir todo a una ecuación casi matemática, que lo lleva a razonar que se puede sacrificar a un número de personas con tal de salvar a un número más grandes, y que es preferible una paz basada en una mentira a ninguna paz.

Silk Spectre II: En una primera mirada pareciese que es el personaje cliché del que se quejan las feministas del personaje cuyo único real es ser la mujer del equipo. Pero hilando más fino se da uno cuenta que ella nos representa una mirada insegura, más teniendo en cuenta que vive a la sombra de las expectativas de su madre lo que la pone en conflicto con sus propias expectativas. Aún así, Silk Spectre II tiene una buena visión de la humanidad, y cree en su redención.

Rorschach: Como bien muestran los patrones en su máscara, no hay tonos grises con este personaje. Un absolutista moral que tiene una visión similar a la de The Comedian, pero que al contrario de este si cree que existe un estándar moral y aquellos que lo incumplen debe ser castigados a toda costa y de la forma más severa. A diferencia de sus compañeros prefiere morir antes de comprometer sus valores, y por ello no puede guardar silencio ante el resultado final de la historia.

Dr. Manhattan: Un ser tan poderoso que los comparan con el mismo Dios, y que por su capacidad de no vivir el tiempo en forma lineal es capaz de descifrar casi cualquier cosa. Lo único que es capaz de comprender es a la misma humanidad, y por eso siente que pierde cada vez más su conexión con ella y prefiere vivir en aislamiento. A pesar de ese gran poder, lo suyo no es una falta de sentimientos sino la demostración de la apatía y la indiferencia a gran escala.

En mi caso particular me identifico parcialmente con algunos de los personajes descritos en este cómic. Vale la pena preguntarse si alguna de estas perspectivas es la correcta, o si ninguna lo es. Más aún teniendo en cuenta la forma en que reaccionan a los hechos que se desenvuelven en la trama. En definitiva, una pieza recomendada para todos mis lectores.

sábado, 2 de abril de 2011

Crisis en la tierra de los elefantes

África: el continente perdido. Un chiste cruel que solemos decir en clase es que ese continente existe sólo para que en Latinoamérica no nos sintamos tan mal de nuestra situación. Célebre por contener lo que posiblemente sean los peores males de la humanidad en la actualidad: enfermedades, hambrunas, masacres, violaciones en masa, y por supuesto, Libia. Claro, se posicionó en el mapa hace poco al haber sido sede del último mundial de fútbol, y aún se espera que alguno de sus equipos logre posicionarse como potencia en ese deporte. Hablando de cosas llama la atención lo que sucede actualmente el país natal de Drogba, Costa de Marfil.

Desde las elecciones del pasado noviembre el país se encuentra en caos dado que a pesar de la victoria de Alassane Ouattara, reconocida incluso internacionalmente, el actual presidente Laurent Gbagbo, quien está desde 2000, no quiere ceder la presidente y aún la reclama como suya. El problema es que desde 2002 el país africano se encuentra sumido en una guerra civil, y aunque se ha dado un cese al fuego, las facciones que tienen al país dividido apoyan ya sea a uno o al otro. Se sospecha de que Ouattara estuvo detrás de un fallido golpe de estado que dio inicio a dicha guerra, y hay fuertes acusaciones por parte de organismo internacionales en contra de Gbagbo de apoyar a las milicias más feroces.

Visto desde un punto de vista ideológico, Gbagbo representa un discurso populista y consecuentemente con éste busca una soberanía propia para su país, aislándolo de la influencia internacional llegando a atacar su influencia, y llevando a cabo “redenciones” para el pueblo. Por otra parte, Ouattara educado en los Estados Unidos, representa las fuerzas tecnocráticas marfileñas, y por lo tanto tiene una visión más internacionalista y pro-occidental, y sus opositores lo acusan de querer vender al país.

Pero la verdad es que la cosa va más allá de una simple ruptura ideológica, de ser así se hubiese resuelto en las mismas elecciones. Aquí lo que tenemos es una lucha por el poder, y aunque suene ridículamente obvio, hay aspectos que van más allá de esta simple declaración. Dado la tardía descolonización africana, que ésta no tuvo un mayor componente ideológico fuerte como fue el caso de América, y que mayoritariamente el continente está compuesto por grupos sociales que no tienen la concepción del Estado-Nación westfaliano; es de suponer que esa construcción de nación en África tenía que ser un proceso violento y cruel.

Además, una clara muestra ese proceso en formación es que África no posee ninguna potencia regional que trate de controlar su esfera de influencia e intente poner un poco de orden a la región. Alguien me alegará que Sudáfrica le apunta eso, y yo le diría que tiene razón, pero dicho país no tiene aún la fuerza suficiente como para asegurar esa posición, mucho menos dada la distancia física con Costa de Marfil. Ahora, esto nos lleva a otra pregunta ¿por qué se interviene a Libia con el argumento de la defensa de los derechos humanos, mientras que a Costa de Marfil la dejan a su suerte? De hecho las misiones extranjeras dejaron el país en la parte más cruenta de la guerra civil.

La respuesta no es el petróleo como pensarán los conspiracionistas, de ser por eso hubiese habido una voz más activa en la separación de Sudán del Sur y la falta de claridad por parte de Khartoum al respecto. Una vez más reitero que las crisis en el norte de África afectan las zonas de influencia de Europa, como bien explica Joseph Nye los refugiados en masa pueden alterar hasta al Estado más estable, y las reacciones ya se hacen notar. Al no estar Costa de Marfil bajo la influencia ya de alguna potencia, aun cuando sea regional, veremos como de darse una intervención será demasiado tarde como fue el caso de Ruanda.

Lo que acontece en Costa de Marfil es grave y puede seguir escalando. No tendrá tanta rimbombancia como los sucesos en Medio Oriente, pero no dudo que una vez estos bajen la tensión en un futuro estaremos más pendientes de los procesos de formación dentro del África Subsahariana. Además que en estos casos vemos el peligro de que en los Estados no haya una cabeza visible ¿Tendremos dos países nuevos? ¿Se dará una resolución pacífica? ¿Se implantará un régimen no-democrático que dure décadas? Es difícil todavía dar respuesta a estos interrogantes.

(Ya pronto, la nueva sección de Relaciones Internacionales en Godopunk)

viernes, 1 de abril de 2011

Lo que viene sucediendo

Como la mayoría de ustedes saben, Colombia es un país cuya historia está marcada por la prevalencia de sus dos partidos políticos tradicionales, el Conservador y el Liberal. Y en particular durante el siglo XX es de notar que luego de la hegemonía conservadora, la cual finalizó en 1930, la mayoría de presidentes han sido liberales. Es por ello que podría decirse que guardadas proporciones el Partido Liberal Colombiano a ratos recuerda al PRI de México, no tanto por su sujeción del poder a toda costa, pero sí en el hecho de un partido que se vende como de centro-izquierda pero por el cual se han visto todo tipo de políticas.

Desde la Revolución en Marcha de López Pumarejo hasta la apertura económica de César Gaviria, y todo lo que se les pueda ocurrir en medio y a los lados de ambos programas políticos. Así como el represivo régimen de Turbay o el popular gobierno de Lleras Restrepo. Incluso si miro a los únicos presidentes azules que ha habido durante mis casi 30 años de vida, veremos que se trataban de presidentes blandos como Belisario Betancourt, y hasta pusilánimes como Andrés Pastrana. De hecho si miramos los dos anteriores no salimos bien librados.

Es que de repeso, cuando se habló durante la presidencia pasada del “resurgimiento conservador” por el acercamiento de Álvaro Uribe con los godos la gente parecía olvidar que Uribe estuvo 20 años militando en el partido rojo, cosa que recuerda el inicio de la mencionada hegemonía con el liberal Núñez. Es más, la supuesta continuidad de ese gobierno que a cargo de políticos de clara estirpe roja como los son Juan Manuel Santos y Germán Vargas Lleras, porque además da la casualidad que por andar bobeando dándoselas de “centro” y “buena gente”, los partidos que en el imaginario local se ven como de derecha, como lo son Cambio Radical y el Partido de la U, son predominantemente disidencias cachiporras.

Como buen colombiano he caído en la trampa de tener los ojos puestos exclusivamente en la figura del presidente. Si bien es difícil identificar figuras prominentes en el legislativo dada su naturaleza, a menos que sea por escándalos, y se supone que el judicial no puede tener una carga política (sí, como no), podríamos ver otras figuras relevantes como los ministros. Ahí también nos quedamos cortos, los únicos nombres de ministros conservadores relevantes que se me vienen a la cabeza en este instante son el actual Ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo, y Noemí Sanín. Con el primero digamos que no tengo mayor pelea, teniendo en cuenta que su calvicie se debe a recuperar los embarradones que recibió del gobierno de Samper.

La segunda fue la famosa Ministra de Comunicaciones que interrumpió la retoma del Palacio de Justicia durante el gobierno de Betancourt, y dentro del ministerio que más me llama la atención por el momento, Relaciones Exteriores, fue pionera en el sentido de ser la primera mujer en ocupar dicho cargo además de lograr importantes avances bajo el gobierno Gaviria, tales como resolver de una vez por todas el lío fronterizo con Jamaica. Pero lo visto en sus campañas presidenciales, en particular la última, su ambigüedad política, lo sucedido en el ministerio anterior, y su estilito rayano en lo imbécil, hace que en general sea un personaje que deja mucho que desear.

Esto no es un lamento, lo escribo más como un llamado de atención. Recién acabo de tener una conversación con uno de mis copartidarios sobre la dirección que debe tomar la derecha en Colombia, y aunque no llegamos a un acuerdo en ciertas cosas, si estamos de acuerdo en que tiene que reformarse para tomar nueva forma. Ambos concordamos en que con los viejos caciques no se va a lograr, y se necesita urgentemente un semillero de ideas y de gente dispuesta a dar un buen cauce a este lado del espectro político, por supuesto dentro de los márgenes de la cultura política occidental. Es eso o asumir que todo estará dominado de una forma u otra por un solo partido.