Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 1 de agosto de 2011

Pelea en el ártico

En un día caluroso en Bogotá, no deja de ser coincidencial que para hoy Bastardo Realista les traiga un evento que tiene  su raíz precisamente en altas temperaturas. Dados los cambios de temperatura en los últimos años se le ha hecho mucha bulla al deshielo polar, y las graves consecuencias que éste ocasiona. Pero algo que no se ha tratado es como este fenómeno ha sido tomado como ventaja.

Claro, al ser un país ecuatorial no estamos muy al tanto de lo que pase en los extremos, pero hoy me llamó la atención el que Canadá aproveche la temporada cálida para avanzar tropas sobre territorio ártico, y reclamar soberanía sobre éste. No sólo eso, ésta es una práctica  que Canadá realiza todos los años bajo el nombre de Operación Nanook, y donde además este país tiene una clara competencia entre los países limítrofes con el Polo Norte: Estados Unidos, Noruega, Dinamarca, y particularmente Rusia (hay un sexto que es Islandia, pero al parecer los territorios marítimos de Dinamarca y Noruega bloquean su acceso al Polo).

Dadas las condiciones físicas de los polos estos son inhabitables para los humanos, y por ello ningún país ha podido reclamar formalmente su territorio y se consideran patrimonio de toda la humanidad, sumado al hecho de que las corrientes electromagnéticas dificultan cualquier transporte. Pero ello no significa que estas zonas no sean ricas en recursos naturales, no sólo me refiero a hidrocarburos, si es verdad que las guerras del futuro serán por agua ¿dónde creen que hay una vasta reserva? No por nada estas disputas las regula la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Mar, y la pelea se da precisamente más allá de las 200 millas náuticas de zona económica exclusiva. Aunque Canadá mantiene sus avances dentro de dicha zona, eso no ha evitado que ya antes haya tenido disputas territoriales como el caso de la Isla de Hans, una isla inhóspita pero de alto valor científico reclamada también por los daneses.

Pero si bien Canadá y Dinamarca resuelven estas diferencias por vías diplomáticas, el verdadero rival en los reclamos árticos es Rusia. Algunos pensarán que desde la caída del comunismo este país va en franco declive y ya no tiene tanto poderío. Esto podrá ser verdad hasta cierto punto, pero eso no quiere decir que los rusos acepten este hecho de brazos cruzados. Una mirada a hechos recientes indica que a pesar de todo Rusia sigue compitiendo para establecerse como hegemón regional, y sigue desafiando a los países de la OTAN. Además de eso, hay que tener en cuenta el hecho de que Rusia se vio forzada a ser imperio terrestre porque nunca tuvo acceso a mares calientes, cosa que le impidieron las demás potencias europeas, entonces reclamar el Ártico puede verse como una especie de redención histórica.

Por consiguiente, Rusia es el país que más reclama territorio en el Polo Norte, y además busca demostrar que el risco de Lomonosov efectivamente se origina en su plataforma continental, lo que le daría derecho a esa zona basándose en la difusa convención mencionada. De hecho, hace unos pocos años Rusia plantó una bandera con un asta de titanio en el fondo marino de ese risco, lo cual causó una airada reacción por parte de Canadá, cuyo Ministro de Relaciones Exteriores dijo: “Este no es el siglo XV”. De todos modos, para los rusos esto fue análogo a la llegada a la Luna por parte de los estadounidenses, y con toda razón, dado que se les ha empujado históricamente hacia el norte, no veo factible que desistan de sus pretensiones en este territorio.

En un momento de la historia en que la mayoría de los límites entre países están bien definidos, y que las grandes conquistas parecen casi que leyendas de tiempos inmemoriales, es curioso ver como incluso por lo que aparentemente es un “pedazo de hielo” puede haber pelea. Además, no creería yo que los reclamos son sólo por lograr avances científicos y reclamar recursos, tal posición le daría una seria ventaja estratégica a Rusia. La historia no se ha terminado de escribir, la competencia sigue en pie pero de otra forma, y hasta un clima inhumano puede resultar ventajoso.

(Bastardo Realista).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada