Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

sábado, 13 de agosto de 2011

La era del relajo

¿Para dónde vamos? ¿Cuál es nuestro destino? ¿Se acabará el mundo pronto? Estas y otras preguntas similares nos las hemos estado haciendo los seres humanos desde el principio de nuestra historia, y al parecer han surgido con mucha más fuerza en estos últimos días con tantos giros locos que ha parecido dar la humanidad, tanto en lo político como en lo social y económico.

Lo nuevo no son los giros locos como tal, sino la rapidez y la notoriedad con que se dan, de hecho, algunos académicos de renombre señalan la interconexión de estos giros, el como un evento en un lugar específico afecta al resto del planeta. A este periodo que les ha dado por llamar “globalización”, y se ha convertido un remoquete que se usa para explicar o culpar cualquier evento o fenómeno social donde estén, o parezcan estar, dos países o más involucrados. Es más, el semestre pasado me tocó ver una clase de “globalización”, donde finalmente nunca definimos que quiere decir, y simplemente saqué la conclusión de que se trata de otro título, así como lo son “Guerra Fría” o la “Ilustración”.

Acortando un cuento largo, desde el colapso del comunismo y el “Fin de la historia” se dio cierto optimismo por el avance de los valores liberales occidentales, y como he venido argumentando en artículos previos lo que contemplamos es el desmoronamiento de este optimismo. Pero eso no quiere decir que no haya ciertos reductos de ese optimismo, y lo que vale la pena preguntarse es si éste resulta más nocivo que beneficioso. Me explico, tanto seguidores como opositores aseguran que nos encontramos en un sistema internacional unipolar con Estados Unidos fungiendo como ese hegemón luego de derrotar a la antigua Unión Soviética. ¿Será esto cierto? Estamos viendo como Estados Unidos no ha logrado tener éxito en sus intervenciones militares, y cada vez más vemos como van surgiendo nuevas potencias que quieren disputarle su supuesto liderazgo.

En ese orden de ideas, no encuentro del todo descabellado el artículo del profesor Peter van Ham del Clingendael donde presenta a la gobernanza global como un mito. Desde esta perspectiva es claro que en primer lugar pareciese que occidente, y en particular la Unión Europea, no cae en cuenta que el resto del mundo no comparte sus valores liberales, y mucho menos los postmodernos, llegando incluso abiertamente a rechazarlos. De ahí se desprende el que los líderes de occidente se muestren muy complacientes, e incluso lleguen a denotar una ausencia de liderazgo, o en el caso de Bush Jr. un idealismo ramplón y nocivo, y crean que mostrándose complacientes realmente van respetar los valores que deben defender. Como bien menciona van Ham, aún existen estados que actúan de forma decimonónica y es necesario aplicarles el balance de poder propio de esa época.

Concerniente al tema económico, aunque se le ha querido imputar todo a cierta “liberalización” de los mercados financieros, y no se ha mencionado mayor cosa de los modelos neo-clásicos que manejan la economía como una abstracción numérica y olvidan ciertos factores humanos, tampoco parece tenerse en cuenta que efectivamente se ha metido mano en las economías por los diversos gobiernos en una carrera de devaluación de monedas. Teniendo en cuenta que la posible potencia rival de EEUU le compró su deuda, intenten adivinar cuál va a ser el valor de esos bonos, y que economía se va a fregar de darse la devaluación del dólar. Además esto ha sido aprovechado para también fastidiar a ciertas economías libres, pero incluso en ese intento de dominio global se les escapan otras. (Nota: debido a cierta información recibida, esperen pronto una nota sobre el mercado financiero y la economía liberal).

Por eso esta es la era del relajo. Hay un supuesto dominio de un polo y unos valores “comunes”, pero mirando al mundo de cerca se alcanza a notar que las cosas no están bajo control, y entre más se intente controlar, más enredado es el despelote. Esas es la razón de las grandes incertidumbres, pero en vez de pensar en un colapso mundial, un humilde estudiante sugiere que estamos más en un proceso de transición mientras volvemos a un modelo bipolar o multipolar, o incluso un nuevo esquema que no hemos imaginado.

(Bastardo Realista)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada