Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 14 de agosto de 2011

Colombia y República Dominicana


Hoy me levanté con la clara intención de presentarles el comentario de una noticia local y poner a descansar al Bastardo Realista en mí, pero no pude evitar notar una noticia que satisface ambas expectativas. De forma acorde con el “Plan Caribe” que parece adelantar el Presidente Santos junto a su canciller María Ángela Holguín, puntualmente el hecho del acercamiento entre Colombia y República Dominicana.

El hecho en sí no es sorprendente del todo, recordemos que fue en ese país donde se llevó a cabo la cumbre de la OEA donde se calmaron los ánimos causados por la Operación Fénix (sí, la del famoso abrazo), donde el Presidente Dominicano Leonel Fernández se mostró interesado en hacer las veces de mediador (que a mi parecer hubiese sido una buena opción, más que Lula), lo cual a su vez daba ciertos indicios de su interés por hacer mayores contactos con esta región. Podría pensarse también  que al ser un presidente que representa la centro-derecha de su país, tendría cierto guiño hacia nosotros, aunque esto es sólo conjetura.

De todas formas, los temas tratados fueron el comercio y el narcotráfico, y este segundo es casi que una obligación al tratarse del tema obligado por esta región, así nuestros dirigentes ya se muestren un tanto cansados, aburridos y renuentes con el tema. En cuanto al comercio, se puede ver como algo positivo (y lo es si lo sabemos aprovechar), además de ventajas no explícitas como el por fin abrirnos un poco más en nuestra propia región. Pero aquí la atención puede enfocarse en otro aspecto, y tiene que ver con el hecho de que se está propendiendo a cierta fusión de facto entre comercio exterior y relaciones internacionales, y como bien lo denota la columna citada esto tiene más implicaciones que las aparentes.

Desde que Kant escribió la “Paz perpetua”, la escuela idealista en Relaciones Internacionales ha tenido como una de sus máximas la idea de que naciones que comercian entre sí no entran en guerra, empezando porque esto se da entre entes racionales. Como lo insinué en mi publicación anterior, desde la caída del muro la teoría del idealismo ha sido la que ha imperado por lo menos en Occidente, y de ahí ese interés por globalizar la economía (no señores marxistas, no es por ninguna naturaleza expansiva de nada) por lo menos nominalmente. Aparentemente en ciertas regiones del mundo es una fórmula que ha dado buenos resultados, y por ello puede explicarse que se ha intentado implementar desde antes, pero considero que en nuestro caso no podemos caer en las ingenuidades del idealismo.

No quiero hacer otra alusión a la amnesia histórica nacional, pero recordemos que precisamente una de las cosas que se trató en la cumbre mencionada fue el bloqueo comercial que nos aplicó Venezuela, uno de nuestros principales socios comerciales por obvias razones, y que fue un tema que tardó en resolverse. Si bien los idealistas kantianos podrán mencionar la influencia que tuvo el lobby empresarial de ambos países y con ello apoyar su teoría, no se puede negar que en ese momento los dirigentes no parecían del todo actores racionales. Afortunadamente la situación no ascendió, pero por mucho comercio no se puede asegurar que el comercio sea un disuasivo 100% efectivo.

Por consiguiente este artículo no es tanto un reproche sino un llamado a la prudencia. Genial si los dirigentes dominicanos siguen la línea de Fernández y se muestran amistosos con nosotros, pero no por ello puede haber un exceso de confianza en que se va a dar una “paz perpetua”. Por último quiero señalar otro aspecto que considero positivo, como bien lo he mencionado anteriormente este discurso idealista esconde el hecho de que actualmente las esferas de influencia se dan más dentro del campo económico que militar, y aquí será clave notar cuál es el país que estará conduciendo la agenda (y  que rival le cerramos sus salidas).

(Bastardo Realista)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada