Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 13 de julio de 2011

Porca miseria

Una amiga cercana quien también  hace las veces de colaboradora de este blog llamó mi atención sobre un artículo llamado ‘Martes Negro’ en las bolsas de Europa, recomendándolo para el artículo de hoy. Lo primero que hay que notar es el sensacionalismo del título, al querer comparar la caída de las bolsas europeas en el día de ayer con el crac de la bolsa de Nueva York en 1929. No se trata de menospreciar los problemas que atraviesa el Viejo Continente en la actualidad, pero una mirada al artículo original de dónde sacaron la nota nos hace caer en cuenta que la caída no fue tan dramática e incluso algunas alzaron cabeza.

Uno de estos países que tuvo un leve repunte pero que no deja de preocupar fue Italia, y tal vez algunos lectores recordarán que en mi última entrada sobre la Unión Europea hice una leve alusión de cómo Silvio Berlusconi le está buscando el quite al problema dejándole el chicharrón a alguien más. Pero eso no significa que Italia saldrá de sus problemas, al contrario se teme que después de que caiga España, caiga Italia, lo cual sería un grave golpe para la Unión Europea y bien puede ser una estocada mortífera para el experimento de la moneda común, al ser este país pieza clave de la estructura.

Italia fue uno de los seis países firmantes en la creación de la Comunidad Económica Europea en 1957, ente creado para satisfacer las necesidades del mercado alemán y semilla de la actual UE, por lo tanto, a diferencia de Grecia, Portugal, Irlanda y España, una fractura de la Península Itálica no sólo pesará en lo económico sino también en lo psicológico al no tratarse de una periferia. Pero de haber un país propenso a las crisis económicas del Viejo Continente, ese es precisamente Italia al tener una deuda y un mercado de bonos gubernamentales que están a la par de países como Estados Unidos y Japón, llegando a veces incluso a superarlos, además de los sonoros excesos del gobierno de Il Cavalieri.

Es por ello que desde ya se están tomando todas las medidas necesarias para frenar la caída italiana, como la imposición de medidas de austeridad, impulsadas incluso desde el mismo FMI aprovechando que sigue bajo dirección europea. Precisamente al ser parte del núcleo de la UE y una de las economías más grandes del continente, a Italia no se le podrían dar los rescates que se la han dado a Grecia, causando así el quiebre de la moneda común. Lo más simpático del asunto es que a diferencia de los otros países, la oposición dentro del parlamento apoya estas medidas que pueden ser vistas como contrarias a sus principios ideológicos, siempre y cuando el tan odiado Berlusconi se vaya del gobierno.

Es difícil saber si estas medidas van a tener éxito o no, además por que los quiebres anteriores aún no han sido resueltos. De hecho, la Agencia Moody’s ya calificó la tasa de crédito en Irlanda como chatarra, cosa que ya hizo antes con Grecia y Portugal y preocupa a los intereses de la UE al espantar a los posibles inversionistas hacia estos países. Sin embargo, a raíz de esto parece que los dirigentes de la UE se reunirán este viernes próximo para fortalecer el fondo de ayuda, como para también criticar a las agencias de clasificación como Moody’s o Fitch, a las cuales acusan ya de causar el desconcierto en Italia y otros países de la Unión.

Esto último puede ser significativo dependiendo de los resultados de la cumbre de este viernes, porque las críticas por parte de los dirigentes europeos hacia estas agencias, además de asegurar la presidencia del FMI bien podrían indicar que estas crisis están siendo en cierta medida aprovechadas. Nada como los momentos de crisis para poder pasar las reformas que se necesitan con la complacencia de la multitud, y el hecho de que la UE se muestre como el ente rescatador y logré tal cometido, puede hacer que se consolide su anhelado poder al concedérsele mayor autonomía y campo de acción. Hoy en día que empieza a pesar más el desarrollo económico que el poderío militar, la salida de estas crisis puede sellar la influencia de la UE como una nueva (en todo sentido) potencia en el campo internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario