Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 6 de julio de 2011

ConservaduRRIIsmo

Algo que ha caracterizado el estudio de las Relaciones Internacionales desde sus inicios, es que se trata de una ciencia que se ha construido con base en el debate. Incluso existe un debate acerca de cuantos debates se han dado desde que se creó esta disciplina a principios del siglo pasado. Por eso no me sorprende que en el Instituto Lowy de Australia se dé una discusión sobre el papel que debe jugar el conservadurismo en las RRII, bajo una ponencia del profesor Sam Roggeveen, quien ha ocupado varios cargos relacionados con política exterior en el gobierno australiano.

En primer lugar el Profesor Roggeveen enfatiza que no hay una filosofía conservadora unificada en todo el mundo, al responder cada conservadurismo al ideario e idiosincrasia propia de cada país. Aún así, Roggeveen encuentra cuatro características clave en común entre todas las doctrinas conservadoras, las cuales sirven como eje a su planteamiento principal:

1- No existe una idea de utopía: se propende hacia el pragmatismo, y se considera que el gobierno no es el camino hacia una redención. Como establecen otros autores, se trata de la ideología de la no-ideología.

2- La idea de una tradición: Y no tanto como el apego a ideas de antaño (eso sería la ideología del tradicionalismo), sino el respeto hacia ésta como el medio de para lograr los fines. De ahí el respeto a las instituciones y la aversión a la “innovación”.

3- El principio de autoridad: Diferenciándola del poder como medio coercitivo, sino como la legitimidad del mando.

4- La sociedad como organismo: Un punto medio entre el individualismo atomista y la idea de colectivo que prepondera dentro de la izquierda.

Luego de presentar estos elementos, el ponente prosiguió en exponer las falencias de las dos tendencias en RRII predominantes dentro de la doctrina conservadora: la primera es rápidamente desechada, y es el neo-conservadurismo al cual estuvimos expuestos recientemente, al basarse en primer lugar en la escuela Idealista de las RRII, y buscar intervenir para lograr cambios radicales lo cual claramente va en contravía con lo expuesto anteriormente. La segunda es la escuela del Realismo, y esta es una relación casi obvia por las afinidades que existen entre la doctrina y la escuela, tales como la desconfianza hacia las utopías, el uso de la prudencia, y el énfasis sobre la soberanía de los estados (no por nada este blog se suscribe a dicha escuela).

Donde Roggeveen encuentra el punto de quiebre en el hecho del excesivo énfasis que le da el Realismo al poder y su uso, a la vez que plantea el hecho de que si bien si existe una anarquía en el sistema internacional, el conservadurismo en RRII debería establecer el respeto hacia ciertas instituciones que se han venido dando en la sociedad internacional, como la no-intervención y  la soberanía establecidas en Westfalia, que precisamente le dan un carácter orgánico a la sociedad internacional.  Esto a diferencia  y contrapeso de la creencia bastante extendida de que la sociedad internacional debe ser organizada por un solo cuerpo “democrático” al cual debe estar sujeto todo el planeta, lo cual por su tufillo de utopía y ataque a la soberanía no suena mucho por estos lares.

Es interesante lo que se propone en este debate, y no creo que necesariamente el asumir una posición conservadora y proyectarla desde la escuela Realista sea contradictorio, todo lo contrario. Como toda ciencia las RRII han tenido que adaptarse a los tiempos en que se estudian, y estos debates a veces pecan de ser excesivamente rígidos. Como bien lo manifestó el pensador conservador Edmund Burke: una sociedad no puede sobrevivir sin cambios mas estos no deben ser acelerados sino dados a su propio tiempo, y por lo tanto acá puede haber un indicio de donde pueden ir ambas corrientes complementándose en aras de lograr y establecer una propuesta sólida y coherente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada