Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

sábado, 4 de junio de 2011

Partido Liberal: Más rojo que nunca.

Una discusión frecuente dentro de los estudios de teoría política es ¿qué es el liberalismo? Para mí la mejor respuesta es que más que una ideología se trata de una meta-ideología propia del occidente industrializado, la cual establece un conjunto de ideas donde se puede dar un debate político e ideológico; una buena muestra de ello es la excelente obra de Raymond Aron, Ensayo sobre las libertades.

Ya en el mundo práctico es curioso ver como el término liberal y los partidos con esa denominación en el continente americano se aplican a posiciones de centro-izquierda siendo el caso más representativo el de Canadá, mientras que en el resto del mundo suelen ser o bien los principales partidos de la derecha como en Hong Kong y Australia, o son parte importante de la coalición derechista como en Alemania u Holanda (en este último actualmente son el partido principal). Como todos mis lectores de vieja data saben, suelo inclinarme por las posiciones de estos últimos.

El caso colombiano es aún más particular, los nombres de los dos partidos tradicionales eran Liberal Conservador y Liberal Rojo, donde la mesura del primero y la excentricidad del segundo degeneraron en un hispanismo retrógrado y un radicalismo cuarentayochista respectivamente. Puntualmente, el partido que mantuvo la palabra “liberal”, adquirió un carácter más social y “progresista” a principios del siglo pasado, llegando incluso a admitir entre sus filas a una figura como Gaitán. Ya mencioné como el Partido Liberal ha sido una especie de partido para “toda ocasión”, e incluso hay una interesante columna de cómo ha llegado al colmo de la indefinición.

Pero bueno, finalmente parece que se está dando una marcha clara para que el partido rojo marque posición, y además de una vez ponga las cartas sobre la mesa. Liderados por nuestro ex presidente más inepto, Ernesto Samper, 18 cachiporros congresistas se proponen refundar al Partido Liberal siguiendo lineamientos socialistas para aprovechar el “vacío inexistente en la izquierda nacional”; iniciativa que va en línea con la adhesión de este partido con la Internacional Socialista, la cual fue realizada por el mismo Bojote. De tener éxito sería el salto formal y definitivo del liberalismo social hacia la socialdemocracia (hay diferencias sutiles pero claves), porque de todos modos esa fue la línea que dirigió nuestra esperpéntica Constitución, y desde el clan López se ha tendido hacia esa dirección.

Fuera de eso, el presidente de dicho partido, Rafael Pardo, se mostró muy complacido con este documento diciendo en palabras textuales: "reafirma las bases socialdemócratas y apoya lo que estamos haciendo en el gobierno de Unidad Nacional". Entonces no se trata tanto de mostrar las cartas sino de sacar las garras, donde claramente este liberalismo rojo rojito se está reagrupando bajo la Unidad Nacional logrando así propender por un Estado aún más abarcador, grasoso e ineficiente, con la excusa de que se dará mayor igualdad y bienestar social, a pesar de los claros y sonoros fracasos que ha tenido la socialdemocracia de unos años para acá. Y lo peor, quienes deberían hacer oposición, viendo como entran a la repartición de la marrana.

Por otra parte, también me llama la atención el hecho de que al candidato para la alcaldía de dicha colectividad, David Luna, 13 de 17 senadores rojos estén haciendo un complot en contra de su campaña. Alegan el que debió haberse consultado a las bases y haberse hecho una consulta, y se rumora que esperan la llegada de Peñalosa para poder hablar con él, lo cual ya da una mala espina. Esto me invita a pensar en que finalmente se está dando una reconfiguración en nuestro espectro político, y a pesar de los engañosos nombres por fin podremos saber quién es quién. El peligro acá se da si en la derecha no tomamos acción y no sentamos una posición clara frente a estos hechos, porque hay que recordar que algo que es muy del agrado del socialismo es el igualitarismo rasero y homogeneizador, donde cualquiera que se salga de sus “solidarios” marcos es un enemigo del “pueblo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario