Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 6 de junio de 2011

Otro retorno del populismo

En Perú las elecciones pasadas eran entre un sífilis y una gonorrea (ustedes escojan cual es cual). En el momento en que escribo Ollanta Humala es el ganador con el 88.375% de las actas de votación escrutadas y 51.276% de los votos, esta segunda vuelta de las elecciones incas enfrentó no sólo dos candidatos, sino también dos corrientes de una misma práctica política: el populismo. Pero a diferencia de la década de 1990, esta vez no fue victoriosa su corriente neo, sino su versión original y muy propia de nuestra región.

En el diario El Comercio de dicho país se establecen cinco razones por las cuales Humala obtuvo la victoria, las cuales creo yo que se pueden resumir en tres y les añadiría una cuarta la cual podría funcionar como eje principal de estas razones, y es el mencionado populismo. Es de notar que a pesar del crecimiento económico de los últimos diez años en el Perú, estos avances no son inmediatos y el que la marea suba para todos toma su tiempo y mantener el esfuerzo. Por eso el discurso en principio cortoplacista de igualdad social y futuras utopías compra más votos que uno donde se pida mayor esfuerzo por parte de la sociedad, además porque también implica el tan anhelado paternalismo que le asegura al pueblo que no tendrá que preocuparse por nada al encargarse “papá” de todo, quien lo protegerá contra ese maligno exterior (quienes quiera que sean el “otro”). Esto a pesar de los nefastos ejemplos históricos y actuales del uso de tales prácticas.

Es por ello que Humala prefirió el estilo moderado que señala el artículo como una de las causas. Su distanciamiento tanto en la imagen como en el modo del discurso con el Gorila Rojo, tanto así que hasta el momento no ha habido manifestación de enhorabuena por parte de este último, y a la vez su acercamiento con Lula el “moderado”, aparentando una posición más centrista e incluso firmando ciertos compromisos que lo alejan de sus planes más radicales. Pero Chávez también se mostró moderado hace 12 años, e incluso públicamente se manifestó en contra de reformas radicales. Espero equivocarme, pero una vez que Humala esté en el poder no tendrá mayores dificultades para establecer su agenda al no tener un verdadero contrapeso en un Congreso conformado por partidos fraccionados y poco disciplinados.

Por otro lado, y es otra de las razones aducidas, con estas elecciones quedó claro que el temor por el fujimorismo en el Perú es real, y al haber quedado Keiko Fujimori como segunda candidata fue clave para empujar la balanza a favor de Humala, y que incluso Vargas Llosa se contradijera a sí mismo. Pero cabe anotar que aún así la segunda vuelta fue reñida y Humala gano con un literal mitad más uno, entonces contrariamente a lo que se podría pensar, esto no significa la muerte del fujimorismo. Basándome en la hipótesis que pronunció el Profesor Steve Levitsky en su paso por mi universidad, en la cual el fujimorismo se consolidaría como fuerza de perder Keiko al verse forzado en pensar en una mejor estrategia de consecución del poder. A esto le añadiría que si Humala lleva a cabo prácticas radicales que causen mucho descontento, el fujimorismo podría aprovechar para reinventarse como el grupo de mártires redentores que su país necesita, así que le toca al presidente electo andarse con cuidado.

La última causa que quiero mencionar es la falta de unión de los demás candidatos, con la cual hubiese sido probable que se dejaran atrás a los dos candidatos de la segunda vuelta. Ésta no tiene mayor misterio en sí, es simplemente una muestra de cómo cada vez más dentro de las democracias, o por lo menos las democracias presidenciales, se tiende cada vez más al personalismo en vez del trabajo de equipo. Claramente aquí hay una muestra de los resultados, a la larga gana quien logre más apariencia de salvador que un verdadero conjunto de buenas ideas.

Lo preocupante para nosotros es el hecho de que ya hay consecuencias por la victoria de Humala y su ambiguo centrismo, como el hecho de que cayera la Bolsa de Valores de Lima. Nos afecta porque ya habíamos acordado fusionar nuestra bolsa con la peruana, y pueda que más adelante veamos otros aspectos que nos afecten de forma más visible. Aún así, me mantengo en la línea de pensar que si se maneja con astucia, todo el asunto nos puede resultar beneficioso si lo aprovechamos para salir del continente y mirar a las islas y otros destinos, como también para ser tuertos en tierras de ciegos, una vez que las medidas populistas vuelvan a pasar factura. Lo que resta es tomar las medidas pertinentes para ello.

Una vez más, entre más cambian las cosas más pertenecen iguales. Las expectativas hacia las capacidades del Estado en nuestra región siguen siendo muy altas, y por eso el poder detentado por este es un bien tan codiciado. A pesar de la renuencia hacia la política por acusarla de corrupta y llena de promesa sin concreción, acá queda una vez más demostrado que entre más mogolla y leche más votos, mientras la “justicia social” que tanto se promete no parece que fuera a llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada