Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 29 de junio de 2011

Ordenamiento territorial.

¿Quién mejor que los costeños para saber lo que necesita la costa? ¿Quién mejor que los cafeteros para saber cómo desarrollar su región? ¿Quién mejor que los vaupenses para pensar en las necesidades del Vaupés? Esto es algo que se le ha criticado a 125 años de centralismo, y de ahí probablemente nuestra famosa expresión “la política la hacen los de ruana”. Ese ha sido el argumento del Gobernador Eduardo Verano del Atlántico, quien desde hace rato viene haciendo fuerza para lograr la Autonomía Caribe.

Ahora que después de 19 años se sancionó la Ley de Ordenamiento Territorial, la cual permite la asociación entre municipios y/o departamentos puedan asociarse tipo “empresa” para llevar a cabo proyectos conjuntos de infraestructura y demás (ver: detalles), además de poner en funcionamiento los Artículos 306 y 307 de la Constitución que contemplan esta figura. Ya a varios departamentos les suena la idea, y se propone la creación de la Región Pacífico; la Región de los Santanderes, Boyacá y Arauca, y Bogotá con Cundinamarca. Algunos aplauden, otros lloran pero ¿qué puede significar en realidad esta nueva ley?

Entre los motivos por los aplausos está el que ya será posible coordinar mejor a las distintas circunscripciones involucradas en un proyecto. Muchas veces las obras quedan sin terminar o mal hechas debido a que cada ente sólo podía trabajar en su territorio, y muchas veces se dan destiempos, ineficiencias, o incluso ha sucedido que no hay claridad en ciertos sectores sobre a cual departamento pertenecen haciendo que ninguno de los dos haga algo so pena de incurrir en prevaricato. Ya con esta nueva ley no habrá excusas para las chambonadas de siempre, y se puede hacer una mayor fiscalización de las grandes obras que aún se requieren.

También es positivo el hecho de que sean los mismos departamentos o municipios los que tomen la iniciativa, como lo insinué al principio de este artículo, esta nueva ley ya hace que sean los directamente implicados quienes se hagan cargo de estas decisiones, y así ya no tendrán menos forma de echarle la culpa a Bogotá por sus propias metidas de pata. Sumado a eso también está a que gracias a la Ley de Regalías se supone que todos arrancaran con una base igual de recursos, mostrando acá quien los aprovecha de forma más inteligente.

Y esto me lleva a las lágrimas, la cuales encabeza el propio Gobernador Verano quien al parecer esperaba que al Región Caribe se le diera carta blanca frente al centro, lo cual la verdad es una posición algo prematura. Si bien aquí hay un avance hacia la descentralización, de todos modos los proyectos que presenten estas regiones tienen que ser aprobados por el gobierno central, entonces seguirá jugando mucho quien pueda “endulzar” a Bogotá para llevar a una real concreción los megaproyectos que se están pensando.

Se dirá entonces que tal control por parte del gobierno central es necesario porque los principales departamentos que promueven la creación de regiones son a la vez donde se dan los mayores escándalos de corrupción. Pero tal argumento no deja de sonar como el papá que en pleno guayabo le impuso un castigo severo a su hijo porque lo pilló echando aguardiente con sus amigos. Al igual que la mencionada Ley de Regalías, una gran preocupación es que parece que se abrieron más canales para que se den más casos de corrupción, y el control de esta nunca es claro y levanta muchas sospechas.

Por lo pronto será tener los ojos bien abiertos para ver qué sucede. Es positivo el que finalmente se den pasos a una mayor autonomía y menor dependencia, pero queda siempre el temor de que esta autonomía no haga más sino alimentar y engordar más a los caciques locales, manteniendo los niveles de atraso de siempre. Las cosas no dan para ser muy optimistas, pero por otro lado el que ya no se pueda tan fácilmente endilgarle todos sus males al gobierno central, hará que sea más notorio quien es quien en los casos de corrupción, como también el chance de ver cuales regiones sí pueden por sí solas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada