Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

jueves, 2 de junio de 2011

Nuevos ricos

Hace un buen rato que no escribo una nota sobre economía. Esto debido a que he sentido de un tiempo para acá que me estaba repitiendo en este tema, o simplemente se trataría de quejas también repetidas de cómo acá la economía es amangualada por el estado, y la masa, estúpida como siempre, prefiere vivir de forma dependiente que tomar la rienda cada uno de sus propias vidas. Pero hoy me sorprendió una noticia que de seguro varios de ustedes pensarán que es mi preponderante lado cínico haciendo de las suyas, más teniendo en cuenta todas las ideas que se han tragado, pero a mí me sorprende que exista en reporte que diga que el número de ricos ha crecido.

Ya los oigo bramar: “¡Ay! ¡Eso es debido a la explotación, eso fue a costa de otros! ¡Al imperialismo!” “De seguro se ensanchó más la brecha” y todo el discurso con el que nos han venido mareando desde 1848. Lo que no están dispuestos a reconocer aquellos personajes que hacen este tipo de acusaciones es el hecho de que ha habido una mayor movilización social actualmente que en cualquier que en cualquier otra época (¿o había más en el Medioevo?). El problema es que esos cambios no se dan de la noche a la mañana, y puede más el inmediatismo y el resentimiento, por eso el discurso de muchos políticos es la “redención social”, y prometen este mundo y el otro como también venganza por “injurias pasadas”, pero vemos a la vez como países como nuestros vecinos en vez de avanzar parecen irse de culo para el estanco.

Pero no, si bien uno de los países que mostró este aumento fue Estados Unidos, al cual le imputan muchos de estos cargos, me es mucho más satisfactorio saber que fue de seguido de cerca por Singapur y Suiza. El motivo de esta satisfacción es que estos dos países están en los puestos 2 y 5 entre 179 países en el listado de economías más libres, demostrando una vez más que es lo que funciona y que no. Porque lo interesante de este medidor es el hecho que toma en cuenta el nivel de corrupción estatal, y es un medidor en el que ambos países pasan sobrados, demostrando que se puede tener un Estado fuerte Y reducido. Si esos indicadores no bastan, nomás miren como los índices de desempleo e inflación son bastante bajos, y dan señas de estabilidad. (Ver: Singapur y Suiza).

Por otra parte, menciono lo de los mitos porque hasta donde tengo entendido no ha existido ningún Imperio Helvético o una dominación colonial de Singapur en el Asia-Pacífico, ni nada que se le parezca. De hecho, Singapur fue parte del Imperio Británico y luego parte de Malasia, y no por ello mantiene las relaciones de dependencia en la que insisten algunos teóricos locales con sus antiguas metrópolis, más bien ha asumido una posición de balance de poder frente a sus vecinos a la vez integrándose al mercado internacional para suplir su falta de recursos, saliéndose de tal relación (para más información, ver: S Rajaratnam on Singapore: from ideas to reality). Y bien sabida es la neutralidad de Suiza en el campo mundial, la cual está sustentada en una buena geoestrategia.

Desde esta perspectiva yo creo que hay dos opciones, seguir con una mentalidad dependiente o propender a encargarnos de nuestros asuntos. Seguro se dirá que no tenemos la educación y la cultura para ello, pero el esperar que ésta brote por sí misma no va a suceder, y que el Estado se encargue es seguir dependiendo de éste. Tomar las riendas funciona, pueda que no todos nos hagamos ricos pero si la curva sube, aumentarán las probabilidades para que cada uno lo logre, en vez de igualar la miseria dejando que quienes nos “protegen” se enriquezcan con ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada