Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 5 de junio de 2011

Más vale maña que fuerza.

Continúo manteniendo mi posición principal frente a este gobierno: apesta hacia adentro, pero no lo hace nada mal hacia afuera. De seguro ya escucharé los berridos de algunos de mis asociados, al considerar al gobierno Santos y su gabinete una partida de traidores, y yo insistiendo que los uribistas que votaron por Santos se dejaron llevar por sus pasiones. Pero es notorio que el diario del presidente haga una nota halagando a la actual canciller, María Ángela Holguín, como también que el diario tradicionalmente conservador a la vez nos proyecte como posible líder regional.

Algunos pensarán que estoy mal de la cabeza o que soy contradictorio, nada de eso. Aunque a aquellos que seguimos la escuela realista en Relaciones Internacionales se nos asocie más por ser picapleitos y no creer en las organizaciones y las cooperaciones internacionales, y hasta cierto punto esto es cierto. Pero tampoco quiere decir que no se busque contacto con los otros países, más bien que dicho contacto no está mediado por el altruismo sino por el interés personal de cada país, el cual busca su propia supervivencia en la anarquía internacional. Por lo tanto, las organizaciones internacionales no son más que países estableciendo su esfera de influencia como es el caso de Alemania en la Unión Europea, o Brasil en Unasur y en particular Mercosur.

Es por ello que encuentro altamente positivo el que Holguín haya abierto varias posibilidades dentro de la región, particularmente en Centroamérica y el Caribe, además de aplacar a nuestros “lindos” vecinos, y todo con cierto aire de seducción, así algunos la acusen de vendida. Yo no creo que tal sea el caso, más bien ha logrado de una forma pragmática hacer creer a los locos idealistas que tenemos al lado de que están ganando, cuando en realidad sus fracasados sistemas caerán por peso propio. De nada sirvió el estilo pugilista anterior, al contrario nos estaba dejando como unos parias y aislándonos de mala manera, porque en vez de aislarnos de sus locuras idealistas, estábamos quedando por fuera de cualquier contacto, y eso es un suicido.

Hoy en día, la forma más efectiva para cambiar el escenario internacional y la distribución de poder, no es tanto el militarismo sino el desarrollo económico, y varios países en nuestra región van en picada y nosotros tenemos como lograr una posición superior frente a ellos, no sólo por recursos, sino por no tener un sistema económico tan fracasado y que es más fácil de mejorar. Pueda que Venezuela haya construido mejores relaciones en el Caribe, pero vamos a ver si las logra mantener una vez toque fondo y arrastre a esos países como un vórtice, aún teniendo su petróleo (Libia también tiene y nadie acudió a su rescate). Es por ello que debemos abonar el terreno a costa de la estupidez reinante en la región.

No estoy muy en línea con la futurología, y decir que las cosas se darán con un 100% de probabilidad, pero si hay ciertas tendencias que nos pueden indicar cuál puede ser la mejor ruta a seguir. En Perú acaba de subir otro loco el cual podemos aprovechar, al ser probable eche reversa a los avances hechos en su país, dándonos mejores posibilidades de avanzar en la región. Precisamente en esto se basa el realismo mostrado actualmente en la cancillería, saber aprovechar los aparentes obstáculos para convertirlos en ventajas.

(Este Bastardo Realista no se ha olvidado de Perú, pero hoy estaba muy cansado para hacer ese reporte).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada