Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

viernes, 10 de junio de 2011

La periferia europea

No contenta con las crisis económicas que afectan varios de sus miembros y salpican al resto, a la Unión Europea le ha dado por seguirse expandiendo y ahora también contará dentro de sus filas a partir del próximo año con Croacia, quien después de Eslovenia es el segundo país ex yugoeslavo en incorporarse a la organización supranacional. Y que coincidencia, esto se da justo días después de que fuese apresado y entregado al Tribunal de La Haya el líder serbio Ratko Mladic por crímenes de guerra. Guerra en la cual Croacia también tuvo parte.

Desde hace tiempo los Balcanes han gozado de una extraña dualidad de importancia – no-importancia. El mismo Bismarck desdeñó la zona aduciendo que no era de importancia para la recién creada Alemania; pero así mismo por su ubicación geográfica era la zona tapón para bloquear la entrada del Imperio Otomano a Europa como a la vez la salida de Rusia a mares calientes. Fue ahí donde fue asesinado el Archiduque Francisco Fernando dando inicio a la confusa Primera Guerra Mundial; pero luego de la caída del comunismo fue la primera muestra visible de la guerra postmoderna, donde la lucha se da más entre antiguas rivalidades étnica que entre países como tal, y la cual tuvo una respuesta tardía por parte de la sociedad internacional aparentemente reviviendo las declaraciones del antiguo canciller prusiano.

Son las actuales reverberaciones y esos viejos fantasmas los que han mantenido remota la posibilidad de la entrada a la UE de estos países, y aún generan dudas sobre Croacia a pesar de su ratificada inclusión, como también su estabilidad económica.  A pesar de la entrega de Mladic, Serbia sigue teniendo problemas para poder entrar, lo cual eventualmente puede ser interpretado como una jugada peligrosa para la UE. Desde el final de la Guerra Fría se ha dado una reconfiguración geográfica de las rivalidades, antiguos países comunistas o incluso antiguos países soviéticos como los bálticos muestran una posición pro-occidental ingresando a organizaciones como la UE o la OTAN. Pero si bien la Rusia de Yeltsin se mostró en esa dirección, ahora con Putin se revive el ideario de potencia euroasiática que haga contrapeso al otro hemisferio, y dentro de esto se encuentra el principio del paneslavismo que ya ha dado pasos con el Estado de la Unión de este país con Bielorrusia.

Es apenas obvio que dentro de Serbia sobrevivan sentimientos de este tipo donde líderes como Mladic sean considerados héroes, y hay cierto sentimiento de ser los excluidos de Europa (¿de dónde creen que viene la palabra “esclavo”?), de hecho hace unos años Serbia pidió ingreso en el mencionado Estado de la Unión. Pueda que este ente internacional aún no sea fuerte debido a los problemas económicos, políticos y militares dentro de los dos países que lo encabezan, pero si algo han aprendido en esos países es a tener paciencia, e igual Serbia aún tiene varias vulnerabilidades debido a su continuo fraccionamiento como fueron recientemente los casos de Montenegro y Kosovo. Por lo tanto cabe preguntarse si estos desplantes no llevaran a este país a unirse a una coalición dispuesta a hacerle competencia a la UE en su propio terreno, además que también están en línea otros países con esa misma disyuntiva occidente/paneslavo en su interior tales como Moldavia y Ucrania.

La Unión Europea atraviesa su primera crisis seria y a la vez está mordiendo más de lo que puede masticar. Sería bueno saber que les pasa a los dirigentes de dicha organización porque al integrar países con una economía dudosa podrían estar ganándose más problemas de los que tienen, y a la vez aceptando a unos y rechazando a otros reavivar viejos resentimientos que le pueden ser perjudiciales a largo plazo. Las buenas intenciones no lo son todo, la Guerra Fría no terminó simplemente mutó, y no estamos ante el fin de la historia, al contrario presenciamos el inicio de una nueva etapa.
(¿Muy fuerte? ¿Muy tremendo? Así será la nueva sección)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada