Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

jueves, 30 de junio de 2011

La enfermedad de Chávez la padece Venezuela

Ahora que el Gorila Rojo anda en Cuba recuperándose de una complicación en su salud que lo ha frenado en sus ánimos expansionistas, muchos de los que nos oponemos fervientemente a su figura tendríamos motivo de celebración al ver que es un posible debilitamiento de su temible régimen, e incluso muchos desearan su muerte en la isla caribeña. Pero dejando lo pasional a un lado, el hecho de que Chávez esté tan ausente del poder o que llegue a morir puede tener consecuencias nefastas para Venezuela.

El lío tiene su raíz tanto en cuestiones culturales como en cuestiones prácticas. Chávez se ha mostrado como el gran salvador de Venezuela, y lo ha sabido articular con un discurso y unas prácticas populistas y demagógicas. Al crear un enemigo común (EEUU y la “oligarquía”), más las dádivas asistencialistas pagadas con el petróleo expropiado, sumado a la manipulación de la imagen de Simón Bolívar; el Gorila Rojo ha cimentado el apoyo popular que necesita para ampliar su poder dentro del gobierno, logrando así un ejecutivo bastante expandido que hace y deshace a su gusto. Por eso no es de extrañar que muchos de los seguidores de este personaje, al verlo hasta en la sopa, crean que Chávez es el único que puede manejar al país, a pesar de que la realidad muestre que Venezuela va en franco declive.

Es por ello el agujero que deja el Dictador Presidente venezolano es bastante grande, y a pesar de que en el papel el Vicepresidente Elías Jaua está a cargo, claramente éste no tiene la habilidad de su jefe para acaparar todos los asuntos del Estado y más, levando a una creciente falta de gobernabilidad. Muestra de esto son los motines en las cárceles del Rodeo, los cuales hasta ahora no han sido resueltos, y con los brotes de descontento popular que se han dado de forma más frecuente en los últimos años, los cortes de energías, y otros de los descalabros del Socialismo del Siglo XXI, es posible que Venezuela caiga a una situación de caos.

Además, recordando que no hay muerto malo, de llegar a morir Chávez en el poder es bastante factible que se le eleve al nivel de mártir por la causa del “chavismo”. Las repercusiones de esto están en que ya su hermano mayor hace un llamado por dicha causa, instando a que de “ser necesario” se tomen las armas para mantener al chavismo en el poder. Ya antes se había dado a conocer el primer grupo guerrillero chavista, y dada la permisividad del Gorila Rojo con nuestros males, es posible que los guerrilleros allá asilados también quieran ver en el juego. Pero no se puede creer tampoco que la ausencia de Mico Mandante va  a hacer que el chavismo funcione en bloque, más bien desde ya se empieza a perfilar como los sátrapas de Chávez se pelearían por quien lleva las banderas de “tan noble causa” (¿recuerdan a Stalin y aTrotsky?), lo que haría que la situación se tornase más cruenta.

Por otra parte, a pesar del adormilamiento de la oposición venezolana en años anteriores, ya parece que está sabiendo capitalizar las fallas del chavismo a su favor con la Diputada María Corina Machado al frente, aunque ella aún se muestra indecisa ante encabezar dicho bloque o no. Lo mejor (o menos peor) para Venezuela es que la oposición lograse hacer a un lado a Chávez de una forma legal y con la menor violencia posible, porque aún logrando un cambio pacífico, el reparar el agujero que deja Chávez, además de tener que lidiar con las masas hipnotizadas y un posible levantamiento armado, va a ser una tarea dura como para sumarle más descontento al convertir a Chávez en un mártir.

Maquiavelo en su gran obra “El Príncipe” comparaba los males de la política con la tisis, que en sus primeras etapas no es casi imperceptible pero se puede tratar fácilmente, pero cuando ésta ya es notoria el intentar echar para atrás sus daños es una empresa muy difícil. Chávez es una muestra de ello, luego de tantos desmadres, destrucción de la institucionalidad, desmoronamiento de la economía, y la fijación simbólica del personaje, la reconstrucción de Venezuela va a ser muy cuesta arriba. Posiblemente esto haga que pierda influencia en la zona y esto nos beneficio, pero el costo que tendrán que pagar los venezolanos por no controlar a tiempo sus problemas va a ser muy alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada