Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

jueves, 23 de junio de 2011

El gigante embrionario

Cuando se trata el tema de formación de estado, África y en particular la región subsahariana sigue siendo motivo de gran intriga al ser un proceso que todavía trascurre ante los ojos del mundo (o de aquellos que quieran ver). Hogar de antiguas tribus que no tenían el concepto de estado-nación y que además aún parece no arraigarse, y que fueron distribuidas casi con cuadrícula haciendo que se dieran choques entre ellas (caso Ruanda), en países que se independizaron apenas hace unos años. Además de ciertas tradiciones de patrimonialismo que dan pie a regímenes autocráticos de larga duración.

Hago énfasis en este aspecto, y no en los consabidos problemas de esa región, porque poco a poco voy notando un aspecto de configuración de poder más allá que las cruentas imágenes de siempre. Posiblemente tras el ensordecedor zumbido de las vuvuzelas pudimos ver que el país con más elementos para ser potencia regional en el África Negra sufre también de los mencionados problemas referidos a la vez que puede tener el chance de superarlos. No por nada logró hace un par de meses ser la ‘S’ del grupo BRICS, el cual se ha vuelto en un club de potencias emergentes que le apuestan a una proyección distinta en el sistema internacional, sin embargo parece que las intenciones de Sudáfrica no van necesariamente tan enmarcadas en una sola visión.

Después de años de aislamiento producidos por el boicot de la sociedad internacional hacia la nefasta política interna del apartheid, en la cual dominaba en el país una reducida pero poderosa minoría blanca y se daba un efectivo aislamiento propiciado desde el gobierno que favorecía a dicha minoría. Luego del ascenso del líder negro Nelson Mandela al poder en 1994, Sudáfrica parece estar intentando mostrar una mejor cara ante el escenario mundial, y por eso muestra una línea más aperturista a diferencia de la línea un tanto más autárquica de los otros BRICS, incluso invitando a una mayor inversión por parte de Estados Unidos, lo que recientemente se ha dado con la compra del 51% de las acciones del mayor almacén de ese país por parte de Walmart, al parecer prefiriendo la inversión americana sobre la china.

Aún así, los efectos del apartheid aún se sienten en el país meridional y contribuyen a que la formación de estado en éste sea tan gelatinosa como la de sus vecinos. A pesar de los avances económicos y el haber logrado salir de la recesión, muchas de las proyecciones parecen castillos de arena al seguir siendo el desempleo uno de los mayores problemas que enfrenta Sudáfrica, siendo en buena medida la falta de educación causada por el aislamiento del apartheid una de las razones principales de su existencia. Sumado a esto sigue habiendo un problema de tierras, al ser pocos los ciudadanos negros que tienen acceso a granjas, y una alta corrupción en el gobierno.

Esto ha hecho que se dé cierta insatisfacción con el Congreso Nacional Africano (ANC por sus siglas en inglés), y por ello en las últimas elecciones regionales se vio un avance por parte de su principal opositor, Alianza Democrática (DA, ídem.), aunque el ANC sigue llevándose buena parte de la estima de los votantes al ser el partido de Mandela. Lo preocupante fue que algunos de los miembros de éste partido conminaron a varios de los votantes a no apoyar al DA basándose en una retórica de un supuesto regreso a épocas más oscuras del país al ser la líder de este partido una mujer blanca, pero a la vez olvidando que este partido tiene sus raíces en el Partido Anti-Apartheid, y que Helen Zille fue una de sus voceras más fuertes. Lo que esto demuestra que aún persisten ciertos problemas raciales que Sudáfrica deberá resolver para poder lograr un futuro más promisorio.

De todos modos, el hecho de que existan estos problemas no ha detenido a Sudáfrica en sus propósitos de establecer una zona de influencia. No sólo ha promovido la cooperación en la zona sur del continente, sino que ya algunos países responden a este llamado como es el caso de Suazilandia, quien ya pide un rescate financiero a su vecino. Lo curioso del asunto, es que Suazilandia al ser una de las últimas monarquías absolutistas en el mundo es llamada una “isla de absolutismo en un mar de democracia”, y Sudáfrica le impone para tal rescate medidas de austeridad y hay voces contrarias que afirman que tal ayuda no debe darse al ser aquella “isla”. Todo esto me recuerda a mí ciertas medidas que suelen tener algunas potencias con su vecindario, y que hoy en día acaparan más las noticias.

En suma, a diferencia de sus colegas más cercanos, no considero que Sudáfrica busque tanto ser una alternativa dentro del sistema internacional, sino ser más visible dentro de éste, y por eso vemos que se muestra muy dispuesta a participar en todo lo que pueda, pero a la vez intentando poner una agenda clara a su favor. Al igual que Brasil y Rusia parece tener la dicotomía en su interior entre ser pro-occidente o construir una propuesta distinta, pero por el momento parece estar más acentuada la primera opción. En el cenagal que ha sido hasta ahora la construcción de estados africana ya parece asomarse un nuevo gigante, y las preguntas pertinentes son ¿el mundo lo está viendo? (sí) ¿Nosotros lo estamos viendo? (no estoy seguro).

PD: Como nota final y aparte, quiere señalar la gran coincidencia que se dio hoy gracias al aporte de una amiga muy cercana que me dio a conocer la existencia de una banda de punk sudafricana, National Wake, cuyo disco reeditaron ahora 30 años después de su grabación original y además se lanzó un documental sobre la misma. Lo particular de esta banda es que sus miembros eran negros y blancos, lo cual en esa época era algo bastante riesgoso y por eso su disco ha estado en la anonimia todo este tiempo. Encontré esta canción la cual encuentro muy de mi agrado y espero disfruten ¡en especial esa percusión!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada