Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

viernes, 13 de mayo de 2011

Melodrama burgomaestre

(este es un artículo que ya se había publicado, pero parece que algún idiota me hackeó y lo borró, de buena yo siempre guardo todo)


Ridícula. No puedo encontrar una mejor palabra ni un mejor término para describir la situación por la que atraviesa actualmente Bogotá, y en particular su alcaldía. Bien sabido es que el poder engolosina, además de que corrompe, y como bien lo han demostrado grandes mentes como Maquiavelo y Hobbes, la política es básicamente la pugna por el poder. Lo particular acá es a los niveles que llegan para acceder al poder.

Como es habitual del Polo y de la izquierda en general, ya salió a flote su instinto de n prestar el hacha ni dejar rajar. Esto lo digo porque la terna anunciada para reemplazar temporalmente a Ungenio ya tuvo su primera demanda acusándola de antidemocrática, y tal demanda surgió dentro de las mismas filas del partido obligado a presentarla: el Polo. El autor de la demanda se basa en el hecho de que tal terna supuestamente fue nombrada a dedo y no por consenso como se supone que lo estipula el reglamento interno del partido. Esto no sólo demuestra la falta de disciplina propia de nuestros partidos, sino además que no es del todo erróneo suponer que se trata de una patada de ahogado de alguien que quería conformar dicha terna.

Por otra parte, ya presenciamos los últimos pasos de la lenta muerte del Partido Verde, y precisamente a manos de la política “indie” que tanto gusta en esta ciudad, y que el partido cooptó en las pasadas elecciones. En una pelea de novias que uno de los diarios no ha tenido problema en llamar “Uribe o yo”, Antanas Mockus ya le pasa factura a Peñalosa por los coqueteos entre éste y el ex presidente. Y hasta razón tiene nuestro político colombo-lituano, porque si bien Peñalosa ha sido el menos anti-uribista de los tres tenores, el aceptar el apoyo del Caballero del Ubérrimo demostraría que la única línea coherente es bailar al mejor son que le pongan con tal de volver al único cargo en el que ha sobresalido.

Mientras tanto la ciudad sigue sumida en la incertidumbre al no tener una cabeza clara, como tampoco candidatos claros y atractivos para las próximas elecciones. Contrasta bastante el hecho de que por un lado unos sean capaces de pasar por encima de las propias instituciones que los apoyan, mientras otros que podrían ayudar prefieren dejarle el chicharrón a alguien más. Perdonarán lo breve de este artículo, pero en definitiva el futuro cercano de la ciudad es gris (por lo de obra gris).

No hay comentarios:

Publicar un comentario