Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 3 de abril de 2011

¿Quién vigila a los watchmen?

Acabo de ver por segunda vez la película Watchmen basada en el cómic homónimo escrito por el genial Alan Moore. Mientras en una de mis clases en la universidad insisten en hacernos leer la melosa Ética para Amador de Fernando Savater, a la cual le hice el quite durante mi bachillerato, acá me encuentro frente a una obra que expone y compara distintas formas de ver el mundo sin casarse realmente con alguna de ellas. Para mí esta es una buena forma de acercarse a la ética sin tener que recurrir a discursos de “papá chévere”.

De entrada le salgo por delante a aquellos que piensan que leo más allá de lo que debería en una obra de arte “pop”, pero honestamente creo que esta una de esas raras oportunidades donde se puede enfrentar a este tipo de reflexiones sin pasar por un ladrillazo verborréico, o el aludido discurso que pretende llegar a los jóvenes con un discurso condescendiente. Así que detrás de esta trama de superhéroes puesta en el trasfondo de las ansiedades de la década del 80, podemos ver un poco de nuestra propia naturaleza reflejada en estos personajes, razón por la cual me detendré en cada uno de los protagonistas.

The Comedian: Como su nombre bien los sugiere la vida para él es un gran chiste. Es por ello que resuelve todas sus contradicciones viendo a la civilización sólo como una idea imposible de realizar, al considerar a la humanidad como un caos salvaje, razón por la cual no se conmueve al causar daño a sus semejantes. Pero por otro lado vemos un personaje que a la larga le duele tal situación y termina considerando a su peor enemigo como su mejor amigo.

Nite Owl II: La fuerza de la ley y el respeto por las normas, un reflejo de que este es uno de los personajes de un corte más idealista, al creer siempre que la humanidad puede ser redimida y no se necesitan grandes despliegues de brutalidad para conseguir tal fin, y por eso acepta a regañadientes la ley que prohíbe a los superhéroes. Al mismo tiempo, se nos muestra como una figura impotente en más de un aspecto, y que vive resignada pensando en un pasado esplendoroso y un mejor presente.

Ozymandias: El hombre más inteligente del mundo, mostrado como un gran filántropo y pacifista, que busca el gran ideal de unificar a la humanidad. Pero ese ideal y esa inteligencia lo llevan a reducir todo a una ecuación casi matemática, que lo lleva a razonar que se puede sacrificar a un número de personas con tal de salvar a un número más grandes, y que es preferible una paz basada en una mentira a ninguna paz.

Silk Spectre II: En una primera mirada pareciese que es el personaje cliché del que se quejan las feministas del personaje cuyo único real es ser la mujer del equipo. Pero hilando más fino se da uno cuenta que ella nos representa una mirada insegura, más teniendo en cuenta que vive a la sombra de las expectativas de su madre lo que la pone en conflicto con sus propias expectativas. Aún así, Silk Spectre II tiene una buena visión de la humanidad, y cree en su redención.

Rorschach: Como bien muestran los patrones en su máscara, no hay tonos grises con este personaje. Un absolutista moral que tiene una visión similar a la de The Comedian, pero que al contrario de este si cree que existe un estándar moral y aquellos que lo incumplen debe ser castigados a toda costa y de la forma más severa. A diferencia de sus compañeros prefiere morir antes de comprometer sus valores, y por ello no puede guardar silencio ante el resultado final de la historia.

Dr. Manhattan: Un ser tan poderoso que los comparan con el mismo Dios, y que por su capacidad de no vivir el tiempo en forma lineal es capaz de descifrar casi cualquier cosa. Lo único que es capaz de comprender es a la misma humanidad, y por eso siente que pierde cada vez más su conexión con ella y prefiere vivir en aislamiento. A pesar de ese gran poder, lo suyo no es una falta de sentimientos sino la demostración de la apatía y la indiferencia a gran escala.

En mi caso particular me identifico parcialmente con algunos de los personajes descritos en este cómic. Vale la pena preguntarse si alguna de estas perspectivas es la correcta, o si ninguna lo es. Más aún teniendo en cuenta la forma en que reaccionan a los hechos que se desenvuelven en la trama. En definitiva, una pieza recomendada para todos mis lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario