Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

viernes, 18 de marzo de 2011

Trapitos al sol

Durante el pasado cambio de año tuve el honor de hacer parte de una investigación dirigida por una prestigiosa universidad extranjera, en la cual tuve la oportunidad de entrevistar a algunos de nuestros congresistas. Dada mi filiación partidista, fue apenas obvio que quedara a cargo de los congresistas conservadores, que igual no fue fácil convencerlos de dejarse entrevistar. Comprenderán que no puedo revelar los contenidos de dichas entrevistas, pero sí les voy a dar una pequeña muestra de mis impresiones personales.

Algo que ya venía sospechando lo confirmé. En vez de encontrarme con los representantes del orden, el pragmatismo (en oposición a los excesos emocionales), la institucionalidad, y la propiedad privada; en su mayoría resultaron ser unos señores de un corte más bien servil, y que escudan su inherente socialismo en un supuesto humanismo, del cual incluso dijo se basaba en aquella tiranía pintada como paraíso por Tomás Moro, lo cual también llevaba a posturas “innovadoras” más propias de un ingeniero social. Debo reconocer que probablemente debido al tan alardeado empuje de su región, el único que parecía recordar que propiedad privada y economía de mercado van de la mano fue un congresista paisa (cosa que tendré en cuenta en futuras elecciones).

Pero digamos que la falta de congruencia es un mal menor comparado con lo que atraviesa el partido en estos momentos, pero me atrevería a decir que es una de sus causas, a las cuales me referiré luego. La cuestión es esta, ahora que Andrés Pastrana quien sabe que bríos agarró, ha arremetido contra la dirigencia del partido azul. Su mensaje no es del todo descalabrado, y de hecho tiene cosas bastante interesantes, es el mensajero quien lo desacredita. Porque si bien asocia muchos de los males actuales con la adhesión extrema de los godos hacia el ex Presidente Uribe, parece olvidársele que ese es un “monstruo” que él creó con su chasco del Caguán. Como era de esperarse, la cúpula goda cerró filas alrededor del ex presidente Uribe.

Sé que he sido algo ambiguo respecto a la figura de Álvaro Uribe, entonces de una vez quiero dejar las cosas en claro: Álvaro Uribe sí representó algunos de los valores conservadores durante su mandato, hay que tener en cuenta que se pasó por la faja a otros muy importantes como el respeto por las instituciones, y el utilizar el discurso emocional para pasar sus proyectos en vez de la sensatez y la cabeza fría. Recordemos que en toda su carrera política Uribe nunca fue conservador, de hecho hasta poco antes de llegar a la presidencia era miembro activo del Partido Liberal.

¿Cómo más podía ser? Teniendo en cuenta que los últimos presidentes azules, incluyendo a Pastrana y su papá, y por supuesto a Belisario, han parecido más unas monjitas de la caridad que realmente un partido de derecha. Y esto se debe en gran parte a esa estúpida creencia en que hay que mostrarse blandos para ganarse a los votantes, más teniendo en cuenta la fuerte presencia del liberalismo durante el siglo pasado. Error, si me preguntan a mí, lo que debe hacerse es precisamente mostrarse como una opción viable a tanto liberalismo que a la larga no ha sabido ser efectivo durante sus gobiernos.

Y lo peor del caso es que precisamente el liberalismo ha sabido salirse con la suya aprovechando ese fervor desmedido y calentura de cabeza que nos caracterizó en los últimos ocho años. No por nada el actual Presidente Santos y tres de sus ministros se reunieron en un foro del partido rojo, en el cual manifestaron sentirse “como en casa”, casi que dejando en claro que la Unidad Nacional no es más que otro avance del proyecto liberal que además aprovecha de la vista gorda que hacen los azules con tal de recibir algunas cuotas burocráticas.

Probablemente termine por fuera del partido después de estas declaraciones, la verdad tampoco es que éste haya hecho algo últimamente para ganarse mis afectos. Pero es claro que al no tener sus ideas claras, el Partido Conservador se ha dejado mangonear de cualquier figura deslumbrante, y se conforma con cualquier puestucho con tal de sentirse en el “poder”. Estar fuera del gobierno no es malo si se sabe usar con inteligencia. Es hora de una reforma partidaria ¡YA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario