Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

jueves, 17 de marzo de 2011

¿Educación para qué?

Finalmente estoy saliendo de los exámenes del primer corte en este semestre. Y mientras aprovecho la calma después del despelote y que antecede a otro para adelantar cosas atrasadas, no dejó de llevarme ciertas impresiones que valen la pena señalarse. Por otro lado, muchas veces he argumentado que la intervención estatal suele ser nociva, pero la mayoría de veces he hablado de economía y no de otros temas, como por ejemplo la educación. En esta ocasión veo como de nuevo la intervención estatal causa a la larga más mal que bien.

De un tiempo para acá mis exámenes son más de opción múltiple que de análisis, cosa que me molesta por dos razones: primero, porque a menos que sean definiciones específicas, este tipo de exámenes sólo fomenta la aparición de “analfabetas útiles” que no son más que micos entrenados para hacer trabajos operativos, y segundo, porque tengo una alta proclividad de pisar las cáscaras. Pero fuera de bromas, puedo comprender por qué algunos profesores prefieren este tipo de exámenes, al ser estos bastante sencillos de calificar y no tomar mucho tiempo. Pero obviamente un profesor no va admitir esta razón, de hecho se respalda en un argumento más fuerte: el ECAES.

Desde hace no más de diez años los estudiantes próximos a ser profesionales han tenido que presentar esta prueba de estado, la cual fue creada para medir el nivel de las universidades. Aunque como es de esperarse, los estudiantes suelen preocuparse más de la cuenta por este tipo de pruebas, pensando en que si fallan la vida se les va a ir al traste; esto de manera muy similar al examen que toman los bachilleres cuando acaban el colegio. Aún así, la verdad es que las empresas no exigen el puntaje del ECAES al no decirles nada, la prueba se creó para medirle el nivel a las universidades.

Tal medida se tomó para poderse deshacer por derecha de muchas universidades de garaje quitándoles su licencia educativa, las cuales en su mayoría ofrecían carreras inexistentes o cursos de mala calidad. Pero en el proceso ha hecho que las demás universidades ahora vean de qué forma hacen que sus respectivos estudiantes saquen a flote tales exámenes para no perder su propio estatus. La realidad esto está conduciendo a generaciones y generaciones de profesionales que funcionan como entes operativos pero que no ven más allá de sus narices. Por supuesto seguirá habiendo individuos que logren sobresalir por sus cualidades académicas, además que hay que tener en cuenta que una universidad puede tener muchas o pocas comodidades, pero esta es básicamente lo que sus pupilos hagan de ella.

Si bien algo en lo que muchos concordamos es que se necesita una mayor educación en nuestro país, también cabe preguntarse qué tipo de educación cerebros. Si realmente queremos avanzar tanto en ciencia como en tecnología, no lo haremos con unas universidades que compiten por sacar la mayor cantidad de autómatas. Una vez más se ha probado que en aras de hacérnosla más fácil, el Estado se encarga de empeorar la situación.

2 comentarios: