Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 6 de febrero de 2011

Ronald Reagan 100 años

Hoy es día para recordar a un gran hombre, un líder como pocos… y dejando el lenguaje florido hay que decir que Ronald Reagan era todo un verraco, y es una de las personas a las que tenemos que agradecer por darle la estocada final al marxismo. Oriundo de Dixon, Illinois, de un hogar pobre y resquebrajado por el alcoholismo de su padre, Reagan aprendió a valerse por sí mismo y las lecciones que deja el trabajo duro. De su madre también aprendió el valor de ayudar a los demás, e impulsado por su padre se unió desde joven a las filas del Partido Demócrata y apoyó las políticas del New Deal de Franklin D. Roosevelt.

Fue ahí donde se dio cuenta que si bien el gobierno estadounidense tenía buenas intenciones, su aparato burocrático dificultaba el que llegase la ayuda de forma adecuada, y muchas de sus políticas lo que hacían era fomentar dependencia hacia el gobierno y no impulsar a que la gente despegara; notó ahí que era más efectiva la ayuda mutua que se prestaba la gente del común entre sí. Cosa que vio durante su modesta carrera actoral (por no decir que no fue realmente muy buena) cuando fue presidente del sindicato de actores, donde además también vio como entre la progresía se escondían comunistas, que si bien en un principio dejó en paz teniendo en cuenta la libre expresión, luego comprendió que estos, así fuese únicamente en su discurso, atentaban contra su país.

Luego de retirarse de las cámaras, Reagan fue el vocero comercial de General Electric, donde paralelamente hizo discursos apoyando la causa conservadora que se gestaba en esa época, y que posteriormente encontró un nicho dentro del Partido Republicano. Fueron sus habilidades en la oratorio lo que le ganaron el apodo de “The Gipper”. Luego de apoyar la fallida campaña presidencial de Barry Goldwater, se dejó convencer por sus allegados para lanzarse a la gobernación de California, el cual pasó de ser un estado quebrado y en déficit, a ser uno de los más prósperos bajo su batuta.


En azul: estados ganados por Reagan en 1984
A pesar del buen resultado mostrado por sus políticas económicas, la oposición a él no sólo era dura por parte de sus antiguos copartidarios demócratas, sino también dentro del Partido Republicano, el cual no abandonaba a sus vacas sagradas progresistas, de hecho Bush padre se refirió a estas políticas como “voodoo economics”. A diferencia de Goldwater, el pasado radial y actoral de Reagan le confirió una mejor forma de articular sus ideas sumando también su carisma personal, logrando en sus dos elecciones unificar no sólo a todos los grupos que conforman el movimiento conservador y a las distintas facciones republicanas, sino también a los grupos conservadores dentro de los demócratas, logrando incluso en su reelección ganar por una “avalancha”.

A pesar de un atentado contra su vida, dos crisis económicas (no muy distintas a la pasada de 2008) y una huelga por parte de los sindicatos, Reagan supo sortear a todos estos obstáculos, y de paso fue clave en el proceso de colapso de la antigua Unión Soviética, y devolverle la confianza en sí mismo a su país. Algunos lo critican por no haber hecho cambios más drásticos en sus políticas, pero Reagan no era ningún radical y supo llevar a cabo una política pragmática pero teniendo sus ideales como meta clara. Un grande del cual todavía hoy podemos aprender de sus lecciones, muchas de las cuales parecen olvidadas, y el cual es un punto de partida para mucho mayor avance.

¡Feliz Centenario Ronald Reagan!

Lea aquí las 25 mejores líneas de Reagan, cortesía de The Reaganite Republican

No hay comentarios:

Publicar un comentario