Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Reclamos azules

Si algo lamento en la actualidad sobre mi partido, entre otras cosas, es su renuencia a renovarse tanto en los planteamientos (sí, se puede ser un conservador moderno) como en sus figuras. Nada retrató de forma más triste esta situación en días pasados cuando los tres delfines del partido: Enrique Gómez Hurtado, Mariano Ospina Hernández e Ignacio Valencia López le entregaron las banderas del partido a Juan Manuel Santos en las pasadas elecciones presidenciales. Desde entonces el partido azul le confirmó a todos sus contradictores su papel como entidad que se pega de quien le convenga con tal de estar en la coalición del poder y ganarse un par de puestos burocráticos, muchas veces de poca monta.

Pero como he viniendo esgrimiendo desde el pasado 7 de agosto, la dichosa “Unidad Nacional” que tanto pregona la actual presidencia va a colapsar desde adentro y no por presiones externas, más teniendo en cuenta que el Polo, el único partido que se declara de oposición, y como bien sabemos ni ellos mismos se toman en serio. No niego que sentí cierto alivio al saber que los tres venerables ancianos le enviaron un memorial a la dirección del partido donde muestran su inconformidad con el rumbo que ha tomado la tan mentada “Unidad Nacional”, y parece que por fin alguien con voz dentro del partido se acordó de la doctrina de éste. Si bien en el documento original elaboran más sobre cada punto tratado, yo acá voy a meter mis propios comentarios sobre estos:

1. Seguridad ante todo.
El tema central desde hace años, y como no, si aún tenemos unas guerrillas anacrónicas que a su vez generan grupos paramilitares como reacción, ya es un asunto desesperante. Más teniendo en cuenta que todos los planes que pueda tener un gobierno por razonables y  loables que sean, de nada sirven si no hay control adentro. En toda su historia la guerrilla lo único que ha hecho es agravar los problemas que supuestamente iba a resolver.

2. Estabilidad jurídica.
La verdad es que este es un tema álgido, más teniendo en cuenta que nuestras cortes se están tomando atribuciones que rayan ya en el prevaricato, si bien defiendo la tridivisión del poder, y si quisiera que se le bajara a la figura del presidente (y mucho de ello es mental), no quisiera ver un país gobernado por jueces que interpretan la ley a su libre antojo. Lo más execrable del asunto es que nuestra administración de justicia sigue siendo un mal chiste, donde tenemos aún una criminalidad rampante, y todo lo que se hace para enfrentarla parecen meros paliativos.

3. Presupuesto claro y equilibrado.
¡De por Dios! ¿Hasta cuando se cree que el Estado tiene un arca mágica para pagarlo todo? Claro, nuestra última constitución política propugna por un Estado metiche y “salvador” que le arregle la vida a todos sin que estos se esfuercen siquiera un mínimo. Pero como es de esperarse, la realidad es otra, aunque aún está en proceso, esperemos que el Acto Legislativo 16 de 2010 logré pasar sin mayores modificaciones para que de una vez se establezca un gasto fiscal claro y que de paso de pie a hacerle el quite a aquellos que gustan de tener un Estado obeso e ineficiente. A esto sumaría que el mismo partido debe sacarse a la manada de socialistas que se han infiltrado aduciendo un supuesto “humanismo”, este tiene que ser el partido del Estado pequeño y fuerte.

4. Educación en lo práctico y en los valores éticos.
Acá hicieron referencia en que si bien ha habido mayor cobertura, la calidad sigue siendo deficiente ¿Y cómo no va a serlo si los sindicatos siguen teniendo control en este campo? Va a ser difícil que mejore la calidad de muchos colegios públicos si siguen estando en manos de este monopolio mafioso. Además sería bueno preguntarse e investigar si dichos colegios dan siquiera las materias básicas en una forma adecuada, como para pensar que algunos tengan materias adicionales para que sus estudiantes puedan suplir eventualmente las necesidades propias de la comunidad donde se encuentren.

5. Defensa de las Fuerzas Armadas en el combate y en los estrados judiciales.
Seguimos en línea con lo de los dos primeros puntos, si bien hay que esperar manzanas podridas y lo ideal sería que estos malos elementos comparecieran ante la justicia, ya vemos como esta gusta de hacerse la de la vista gorda o caerle con toda a la persona de la que se enamore. Hay que tener en cuenta que para obtener la tan anhelada paz tenemos que apoyar el bando correcto, y no desmoralizarlo contra un enemigo común que como bien dije ni presta el hacha ni deja rajar.

6. Utilización eficiente de las reglas.
Menos es más. Definitivamente parte del problema es que cada vez se crean más y más códigos de leyes que son sumamente engorrosos y complicados lo que hace que ya no se sepa que es legal o no, y ese tipo de confusiones no hacen ningún bien dentro de la sociedad civil. Lo adecuado sería tener pocas leyes, claras, y que su cumplimiento se haga efectivo por parte de las autoridades. 
                                      
7. Vigilancia de la campaña comunistoide encabezada por Venezuela.
Este es un tema un poco más delicado. Me sostengo en que el estilo pugilista del ex presidente Uribe podía causar más problemas que soluciones, pero a la vez el estilo excesivamente patricio del actual presidente Santos sólo es un paño de agua tibia. Chávez tal vez no dará tanta lata como antes, pero ya vemos que el vecino va de mal en peor y es muy ingenuo pensar que eso a la alarga no tenga repercusiones dentro del nuestro.

El Partido Conservador es actualmente la segunda fuerza dentro del Congreso, y como tal ya viene siendo hora que se manifieste con voz propia. El miedo a ser oposición es ridículo, pero con esos números y viendo que esta presidencia lo que está haciendo es reunificar a los hijos pródigos del Partido Liberal, no se necesita mayor coalición para poner en jaque a esta “Unidad Nacional” que lo único que está logrando es evitar los compromisos todo en aras de evitarse “polarizaciones” y “conflictos”, y hacer que todo confluya en una sola visión evitando cualquier debate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario