Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

sábado, 5 de febrero de 2011

Golazo de Cameron

Un líder político mundial que cada vez me cae mejor es el actual Primer Ministro británico David Cameron. Desde un principio se le presentó como una cara amable del conservadurismo de las islas, en contraste con aquel presentado por Thatcher de garras, colmillos y púas. Por supuesto, Cameron a diferencia de Thatcher no tuvo que pelear no sólo contra sus opositores laboristas sino con la gente de su propio partido, más el reto de ser la primera mujer peleando por el cargo de Primer Ministro, en una época que demandaba un liderazgo fuerte.

Los retos de Cameron en materia electoral fueron distintos, el hecho de tener que conformar un gobierno de coalición con los Liberales-Demócratas cuando el último gobierno de coalición se llevó a cabo durante la 2da Guerra Mundial, lo ha llevado a ser moderado en sus declaraciones, y mostrar una actitud calmada mas no por ello débil. Recibiendo un gobierno vuelto nada, enGORDado hasta ser una masa inoperante con la economía por el suelo. Manteniendo la buena línea tory, Cameron presentó un recorte presupuestal en el cual se vio en cintura hasta la realeza inglesa, y haciendo los ajustes necesarios para enfrentarse a la insostenibilidad del Estado de Bienestar europeo. Y siguiendo con esa línea se dieron las protestas que hemos visto, pero firme Cameron no se dejó amilanar por aquellos que creen tener derecho ilimitado a todo.

En el día de ayer, en una cumbre sobre seguridad en München, Alemania, Cameron arremetió contra las fallas del “multiculturalismo”. Como bien lo expuso en su discurso, dicho término se ha venido a entender hoy en día como ser permisivos, y atender cualquier reclamo sin cuestionamientos de aquellos que se autodenominan “minorías”, incluso si estos son los actos que se le han repudiado a las “clases dominantes” de un tiempo para acá. El Premier hizo bien en recordar que en su país todo el mundo es bienvenido a tener su propia fe, hizo una clara distinción entre islam e islamismo, y como el último es un extremismo que atenta contra los valores de su país.

Con su genial línea “Francamente, necesitamos mucho menos la tolerancia pasiva de años recientes y mucho más de un liberalismo activo y muscular”, Cameron hace referencia hace a una de las grandes paradojas del modelo liberal democrático. Bien hace en preguntarse si es admisible el tolerar posturas que van en contra de la libertad individual en todas sus formas y en el gobierno de las leyes, en aras de precisamente de tal libertad. Es bueno cuestionarse si tales manifestaciones realmente merecen espacios de participación, o incluso como en el caso británico, un subsidio del gobierno. Además de eso, también me trae a la mente uno de mis eternos interrogantes ¿por qué hoy en día muchos inmigrantes esperan que su país de destino se adapte a ellos, y no lo contrario?

Yo puedo enredarme, así que dejo que sea el propio Cameron el que exponga su argumento:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada