Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

viernes, 11 de febrero de 2011

¿Finalizó la crisis en Egipto? Dudoso

Ya hoy por fin se dio el evento clave que se viene gestando desde hace semanas, y hoy ha suscitado distintas reacciones de diversos lugares del mundo: La renuncia de Mubarak al poder de Egipto. Debido a que varios medios han estado cubriendo día a día todas las protestas y reacciones del gobierno egipcio, estaba esperando el momento propicio para decir algo al respecto, y coincidencialmente hoy asistí a una conferencia sobre África del norte. Además aprovechando para adelantar estudios porque en este semestre sí que me han dado duro. Ya antes me había pronunciado sobre lo sucedido en Túnez, pero ahora que hay algo claro con respecto al país de las pirámides.

La salida de Mubarak ha generado gran optimismo en el ciudadano común, pero una somera lectura a los medios da cuenta de una notoria incertidumbre reinante. Esto se debe a que no hay un plan cierto sobre el futuro del gobierno egipcio y por ahora lo controla el ejército de ese país, lo que trae a flote un primer interrogante ¿sería posible que los militares se engolosinen con el poder? Y de ser así ¿hubiese valido la pena dejar atrás una dictadura civil por una militar? El ejército egipcio es una institución que ha tenido una fuerte presencia dentro de su país desde hace varias décadas, y en este momento se encuentran en teoría del lado de los manifestantes, veremos si dan la salida apropiada a las demandas de éstos.

Pero la incertidumbre no sólo se produce por lo que pueda pasar dentro de las fronteras de dicho país, sino las repercusiones de este cambio en el ajedrez internacional. Ya otros países árabes han mostrado preocupación porque se den manifestaciones similares a las norafricanas, más teniendo en cuenta el alcance de las comunicaciones actualmente, o apoyan lo que sucede, pero basados en una mirada pesimista. Ahmadinejad celebra porque Mubarak fue siempre reacio con los dirigentes iraníes, y Arabia Saudí porque junto a Egipto le hace frente a Irán. El que nada debe, nada teme, y no es apresurado pensar que en estos países donde la participación política ha sido vetada por largo tiempo, ahora vean surgir entre su gente estas demandas. En tal caso, la estrategia a seguir sería darle desde ya ciertos instrumentos de participación/representación, por pequeños que sean, a sus habitantes para evitarse futuros dolores de cabeza, pero dada la terquedad de los entes establecidos, es dudoso que esto suceda.

Además de eso, es bien sabido que la salida de Mubarak tiene preocupados a Israel y a los Estados Unidos. Al primer país por no tener seguridad alguna en la manutención de los tratados de paz firmados en 1979, y si Egipto volvería a mostrarse belicoso ante él. En el caso de EEUU, es claro que el saliente Mubarak era uno de sus dictadores aliados como rezago de la guerra fría, pero al parecer en este caso Obama finalmente recibió un buen asesoramiento, y asumió su papel de líder del mundo occidental, al mostrar apoyo por parte de su país hacia los manifestantes. Mejor que tener una dictadura aliada, sería tener una democracia aliada, de esta forma podría lograr que estos eventualmente no se muestren hostiles hacia occidente, y logren curvar la influencia de la temible Hermandad Musulmana.

Con respecto a esta organización, es digno de mencionar que durante la conferencia uno de los expositores señaló que la Hermandad se encargó de aquellas cosas que el Estado había abandonado, y curiosamente lo primero que se le vino a la mente fue la palabra “subsidios”. Como era de esperarse, las políticas de dicho grupo apelan a la mogolla y leche para llevar a cabo su plan de conquista al poder, el cual sería devolver a Egipto a un islamismo retrógrado. Si bien es un miedo que persiste en occidente por justa razón, valdría la pena hacerse la misma pregunta que se hizo cuando tocamos el tema de los militares en el poder: ¿Los egipcios se manifestaron contra Mubarak para dar un paso atrás?

Por otra parte, y como era de esperarse, no faltan los que toman este evento como un caballito de batalla contra su muy satanizado “neo-liberalismo”, por el hecho de que tanto Túnez como Egipto hace poco privatizaron algunas empresas y permitieron la entrada de empresas transnacionales, como si de eso se tratara el libre mercado. Sumado a eso, niegan el que el desarrollo económico esté estrechamente ligado con el desarrollo democrático, con ello niegan casos como el de Chile, o los procesos independistas. Una vez más reitero que no sólo con hacer ciertas aperturas y unas cuantas privatizaciones se asegura un desarrollo económico si éstas no se hacen bien, y además de eso el gobierno sigue gastando a manos llenas; mantiene una burocracia y unas regulaciones bloqueadoras, y sumado a todo eso tiene una corrupción alta, como es el caso de Egipto. No por nada uno de los reclamos era contra la corrupción del gobierno.

¿Por qué se dieron los reclamos? Porque el crecimiento de estos países dio la oportunidad a la gente de poder echar mano de estos, y no que se los quedaran unos pocos, y a esto me refiero a que puedan trabajar para ganárselo. Noten como en Cuba o en Corea del Norte, donde el estado controla todo, no se dan este tipo de levantamientos; sencillo, no hay nada que reclamar.

Como siempre el futuro es incierto, y como es usual en mí, la recomendación es mirar estos sucesos con cabeza fría, ya que cualquier cosa puede darse y hay que estar preparados. Sólo queda esperar que el pueblo egipcio no caiga en una nueva tiranía, incluida la tiranía de las masas, y que sea un país que sea más una ayuda que un obstáculo. El tiempo dirá cual es el resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada