Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

martes, 30 de noviembre de 2010

Nuestra deficiente rama judicial

Una de las victorias del Individuo frente al Estado fue la creación de la justicia independiente. Ya los individuos no estarían sujetos a los caprichos del déspota de turno, sino que habría una institución que se encargaría de interpretar las leyes escritas, reunir pruebas, y ayudar en la resolución de conflictos ya sea entre particulares o entre particulares y las instituciones. Si se mira más allá, se puede uno dar cuenta que incluso en países como el Reino Unido donde la separación entre Legislativo y Ejecutivo no es tan clara, existe un órgano judicial independiente.

Es por ello que una de las grandes fallas que muestra nuestro país en materia institucional es el hecho de no tener una justicia efectiva. Son varios y notorios los casos de impunidad, ya sea en los casos de magnicidio como en delitos comunes. Y tal vez sea por eso que en Colombia nos hemos acostumbrado a prejuzgar a la gente; a desconfiar de cualquier providencia que dicten los tribunales; que sean los periodistas, o supuestos periodistas, como “Julito” y Félix los que hagan juicios públicos y condenen y premien a su antojo, y lo que es aún peor, que el concepto de presunción de inocencia, clave en cualquier proceso justo, sea desconocido tanto por el ciudadano de a pie como por los personajes públicos.

No es que la rama judicial esté exenta de la política, al fin y al cabo se trata de una de las ramas del poder. De hecho, es común en varias democracias que los jueces de derecha tengan una interpretación más estricta de las leyes y sean más duros en sus sentencias, así como los de izquierda tengan unas interpretaciones más libres y sean más blandos en sus sentencias. Lo que es inconcebible es el hecho que los mismos jueces, sin importar su tendencia política, tengan sesgos ideológicos o de otro tipo en sus funciones, se pasen por encima de las leyes, y tengan en jaque el buen funcionamiento de las demás instituciones. Y eso es lo que hemos estado viendo desde hace unos años por parte de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), órgano encargado de la justicia ordinaria, los cuales parecen querer montar un gobierno desde los tribunales.

Empecemos con el prevaricato por omisión incurrido con la interminable prorroga en la elección de fiscal, la cual estaba diseñada para que de la terna enviada por el presidente saliera aquel que va a investigar al siguiente alto mandatario si se da el caso; en ningún lugar de la Constitución o de código de leyes alguno dice que la CSJ puede rechazar una terna si no se atañe a sus gustos, o como ellos alegaron, la encuentran “inviable”. Menos mal parece que ya mañana tendremos fiscal nuevo, pero ya el daño está hecho. Gracias a este prevaricato ahora vamos a tener que el presidente de turno va mandar la terna de donde saldrá aquel que lo investiga a él mismo. Lindo ¿no?

Ahora bien, muchos incendiados por la opinión pública claman sangre por los hechos ocurridos en la Toma del Palacio de Justicia y los escándalos alrededor del DAS. Y ese clamor por sangre se ha agravado desde que Panamá le concedió el asilo a la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, lo que muchas acusan que es otra muestra de la impunidad reinante. Claramente en los sucesos y la institución mencionados al inicio del presente párrafo tienen varias ollas podridas, y si hay pruebas fehacientes en contra de los involucrados estos deben ser enfrentados ante los tribunales, y por muy criminales que hayan sido sus actos, tienen el derecho a la presunción de inocencia, a un debido proceso y a una legítima defensa. De no ser así, estaríamos justificando la justicia del más fuerte y devolviéndonos varios siglos en la historia. Pero, con la declaración de Jaime Arrubla, actual presidente de la CSJ, donde declaró culpable a Hurtado antes de cualquier juicio, les puso en bandeja de plata a los uribistas para acusar persecución política, y que un gobierno extranjera viera precisamente esa persecución, concediendo un asilo. La verdad, viendo los antecedentes de esta corte, creo que si el río suena es porque piedras lleva.

Definitivamente no hemos podido lograr una nación donde las instituciones respondan a las leyes y no a los intereses particulares, y el resultado de ello es que cada vez más perdemos institucionalidad y volvemos a la ley de la jungla. El acercamiento que hace el actual presidente con las cortes no parece ser un llamado al orden, sino más bien ceder en sus pataletas. Mientras no se establezcan controles estrictos a las tres ramas, y que a la vez les aseguren su independencia, se nos vienen largos años de inefectividad estatal la cual afecta principalmente a todos y cada uno de los colombianos.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Que vaina con estas chinas (aunque en realidad son coreanas)

Un tema que está haciendo bastante bulla en el campo internacional es nuevamente el conflicto entre las dos Coreas, debido a los ataques producidos por la del Norte a una isla de la del Sur que tuvo como resultados heridos y muertos. Como suele suceder con estos eventos, la ilusión de la paz mundial una vez más es resquebrajada, o bueno, lo es para aquellas personas como Alicia Machado que creen que la paz es una convivencia donde todos andan agarraditos de la mano y somos “iguales” (no entiendo como más sino por la similitud de rasgos asiáticos que confundió a un país con otro).

Ahora sí en serio, el asunto con los dos países peninsulares es que si bien hay un armisticio firmado desde 1953, y hace diez años se firmó un acuerdo de reunificación pacífica, lo cierto es que la guerra no ha terminado, y cualquier repaso por las páginas de noticias internacionales dará como resultado los reportes de maniobras militares por lado y lado, aunque se ve más por parte de los norcoreanos. Todo esto me lleva a pensar que se trata de un simple y llano balance de poder entre los dos países, teniendo en cuenta que lo que puede guiñar la balanza a favor de Corea del Norte es su poderío militar, al poseer el cuarto ejército más grande del mundo, y haber logrado producir armas nucleares.

Corea del Sur no necesita hacer estas demostraciones de bravura, porque al igual que su vecina del norte quedó destrozada y devastada luego de la guerra, logró demostrar con creces cual fue el modelo político y económico que funcionó, y sólo basta con observar una foto satelital para darse cuenta de la ventaja que le lleva. De todos modos, sobran las pruebas de dicha ventaja. Por el otro lado, vemos que Corea del Norte sufre de constantes hambrunas que llevan a casos de canibalismo, y aspira pagar sus deudas con ginseng. Por eso no es del todo errado pensar que Corea del Norte realiza este tipo de acciones ofensivas con tal de presionar a su vecina del sur, y de paso al resto de la sociedad internacional, para que los abastezcan de tan preciado recurso como lo es la comida. Sobre todo, demostrando fuerza al tener ya un sucesor electo.

Como era de esperarse en estos casos, ya los respectivos aliados (EEUU en el sur, China en el norte) se han manifestado o movilizado con respecto a estos ataques, y ya se sabe que Corea del Sur presentará este hecho ante el Consejo de Seguridad de la ONU. China protegerá sus intereses al ser potencia en la región del lejano oriente, y lo que menos le conviene es una guerra que pueda echar a perder sus miras económicas. De EEUU bajo Obama, basándome en sus acciones pasadas donde les dio la espalda a los países aliados para intentar congraciarse con sus rivales o enemigos, podremos esperar una política de détente en vez de presiones reales y eficaces. Aún así, hay que tener en cuenta la extraña racionalidad (si es que se le puede llamar así) que tiene el dirigente norcoreano Kim Jong Il, bajo todos estos años de culto a la personalidad, primero en su padre y luego con él, no es de espantarse si llega a creerse una especie de dios en la tierra. Con alguien así es muy difícil llevar a cabo negociaciones satisfactorias, ahora súmenle el arsenal mencionado.

Ahora bien, no digo que se deban pasar por alto estos hechos, bien pueda ser que un día se les vaya la mano y si tengamos una guerra caliente la cual sería nefasta para todos. A Corea del Norte hay que saberla contener, y ver la forma de que al igual que su predecesora, la antigua URSS, de que colapse desde adentro; la dificultad aquí estriba en el hecho que el culto mencionado tiene a los norcoreanos con el cerebro lavado en gran parte, y por otra los soviéticos lograron desestabilizar su sistema porque Gorbachov porque esté les dio ciertos recursos para hacerlo, cosa que no se vislumbra en el futuro del régimen Juche, un problema que va para largo.

domingo, 28 de noviembre de 2010

¿Qué sucede en la godarria?

Bueno finalmente bajó la marea y ya me puedo poner al corriente con este espacio. En uno de los últimos artículos que escribí,  aquel acerca de mi reciente visita al Congreso de la República prometí que en el artículo siguiente hablaría sobre los relajos dentro de mi propio partido, el Conservador. Al haber concluido que uno de los mecanismos para mejorar el funcionamiento ya sea de la representación o la participación ciudadana, como se presenta en nuestra Constitución. Ahora que ya salí de varios compromisos estudiantiles y laborales, puedo cumplir mi promesa.

Aquellos que leen este blog se habrán dado cuenta que desde el mes pasado he tratado varios artículos sobre el conservadurismo y el mencionado partido, y no es para menos ya que se ha visto como durante estas últimas semanas ha habido movimiento, empezando por el nombramiento de un nuevo presidente, José Darío Salazar. Una vez más, es de destacar como para bien o para mal ya los medios ponen mayor atención a  los sucesos del partido, cuando por mucho tiempo pasábamos por debajo del radar, así sea que La Silla Vacía nos declare en crisis, o el pasquín Semana haya dicho en su edición pasada que se trata de un aterrizaje forzoso.

Lo que es claro en estos momentos se hacen más visibles las fisuras existentes dentro de esa farsa llamada la Unidad Nacional, cosa que vengo advirtiendo desde hace rato. Empecemos una vez más porque Santos no cañó a nadie, los votantes uribistas se dejaron cañar, al no mirar más allá de su fervor por la figura de Uribe y darse cuenta que desde un principio nuestro actual presidente proponía los principios de Tercera Vía, más acordes con las izquierdas progresistas, además de su linaje claramente liberal. Entonces, era de esperarse que tales medidas que van en línea con esa tendencia causaran cierta incomodidad en las filas azules.

Igual, lo que estamos viendo es que se mantiene esa idea de que es mejor estar en el gobierno a como dé lugar o ser “cola de león”, y cualquier excusa de esas que tienen aquellos que son capaces de pelearse por cualquier migaja. Si se habla de crisis dentro del partido, es precisamente porque varios de los que militamos dentro del partido no estamos de acuerdo con esa posición arrodillada, donde se dejan pasar muchas cosas que son contrarias al pensamiento conservador, y lo que es peor, que no se sienta un precedente de lo que es el pensamiento conservador contribuyendo así a la confusión existente sobre ideas y pensamientos políticos, y que sólo confirma que da la misma votar por un partido o por el otro. Por otra parte, una buena mención que hace La Silla Vacía en el artículo citado, es el mencionar el choque generacional dentro del partido, porque precisamente a esos “varios” a los que aludo no son precisamente “la vieja guardia” retrógrada que han dejado borrar las líneas, y se han pegado a cuanto mequetrefe les promete cuota gobiernista; y que realmente queremos un partido que se atenga a sus principios.

Y es que esto lleva a algo que en otro contexto espacio-temporal enunció Ralph Waldo Emerson en su ensayo sobre la Política, pero que creo viene como anillo al dedo a lo que sucede actualmente en nuestro país: “Nuestra desavenencia con ellos [los partidos] comienza tan pronto abandonan este firme terreno natural siguiendo mandatos del caudillo, y, obedeciendo consideraciones personales, se lanzan a sostener y defender cuestiones que nada tienen que ver con su sistema. Los partidos se corrompen perpetuamente a causa del personalismo”. Y viendo como los medios achacan las principales discrepancias dentro del partido entre “uribistas” y “pastranistas”, y no es que se equivoquen, en verdad la mayor parte de las diferencias no sólo en éste, sino en todos los partidos se deben más a intrigas personalistas, que realmente una discusión seria sobre los lineamientos y principios a los que debería acogerse el partido. Fuera de eso, nuestro nuevo presidente aprovecha para pasar una ley que lleva un título personal a nombre de todo el partido, la cual además de intentar dar reversa a algo ya discutido, lo único que va a lograr es que volvamos a ser los parias del sistema electoral.

Dicho esto, vuelvo a caer en cuenta que mi entrada al Partido Conservador no fue porque ya creyera que me representaba, sino es el más adecuado para hacerlo, y no me queda de otra que invitar a aquellos como yo que militan en el partido azul a no asumir una actitud pasiva, sino a moverse y ver como logramos el partido que queremos, de hecho, ya me estoy reuniendo con otros godos para tal fin, y todos aquellos que desean contactar me pueden contactar por este medio. Muy bien que los liberales se reorganicen y propongan una política seria, pero para ello sería bueno que tengan una oposición clara y seria, para que así los votantes tengan más de una opción a la hora de elegir.

jueves, 25 de noviembre de 2010

sábado, 20 de noviembre de 2010

El atlanticismo se actualiza

Desde que Woodrow Wilson fue presidente de los Estados Unidos ha prevalecido cierta idea de que las organizaciones internacionales son necesarias para mantener la paz y lograr la cooperación entre estados; esta idea tiene antecedentes en Kant, pero menciono a Wilson por haber sido el primero en llevarla a cabo con la fracasada Sociedad de las Naciones luego de la Primera Guerra Mundial. Desde entonces, y luego de la Segunda Guerra Mundial, hemos visto surgir cualquier cantidad de organizaciones de este tipo tales como la ONU o la Unión Europea, por nombrar a las más visibles. En su gran mayoría han demostrado ser inefectivas, o simplemente inoficiosas, principalmente debido a la lentitud de su accionar, y gastar mucho tiempo en debates mientras las cosas suceden.

No todas estas organizaciones han sido creadas con "altos ideales" en mente, tenemos también aquellas que toman en cuenta la realidad del escenario internacional, donde existe una anarquía entre estados, éstos buscan de cualquier modo satisfacer sus intereses, y la prioridad principal es la seguridad. Fue así como se creó la OTAN, basada en la doctrina del atlanticismo la cual es la alianza del mundo anglosajón que resultó victorioso en ambas guerras, y a dicha organización se unieron los demás aliados occidentales como defensa a posibles amenazas del bloque soviético. Éste respondió como era de suponerse creando el Pacto de Varsovia, dando pie a la mutua disuasión que marcó a la Guerra Fría.

Hoy en día que la URSS ya no existe, y algunos de sus antiguos miembros como Estonia pertenecen a la OTAN, existen personas que cuestionan la validez de dicha organización al no existir ya el enemigo por el cual fue creada. Ese tipo de ideas parecen contagiadas del optimismo de principios de los 1990s, cuando se pensaba que el mundo finalmente estaría en paz. Como bien sabemos la realidad es otra, y que entre más cambien las cosas, más se mantienen igual, no necesitamos inventarnos enemigos en el mundo cuando vemos su accionar en repetidas ocasiones, la diferencia clave es que este enemigo ya no se mueve tanto en la figura de los estados, sino en organizaciones invisibles con una organización más flexible.

Esa debe ser la motivación principal detrás del nuevo concepto estratégico que adoptó la OTAN en la presente cumbre realizada en la ciudad de Lisboa, Portugal. Lo curioso del asunto es que se llame a un acercamiento con el antiguo rival, Rusia; pero lo que es notable es que a pesar de tener personajes “blandos” como Zapatero o el mismo Obama, el hecho que esta organización esté liderada por el conservador danés Anders Fogh Rasmussen (de quien espero hacer un perfil pronto), demuestra la disposición de hacer un cuerpo más efectivo de acción, “recortando manteca” de su presupuesto para que deje de ser tan paquidérmico, y buscando nuevas tácticas estratégicas.

Y no es para menos en un mundo donde si bien los estados siguen siendo los actores con mayor influencia, y existen amenazas latentes en algunos de estos como Corea del Norte, Irán, Sudán o la misma Venezuela, de los cuales hay que tener precaución, y como mínimo aplicar una política de disuasión; también es claro que hay actores ocultos capaces de desestabilizar el sistema internacional, los cuales operan de forma distinta, y requieren de nuevas estrategias de contención para evitar futuros 11-s o Atochas.

Precisamente bajo este concepto de seguridad podemos ver ahora que la OTAN busca ser la policía de la sociedad internacional. Esto se evidencia en políticas como actuar en caso de que un país agreda a otro y su movilización por la red global de comunicación. Aunque esta cumbre ha pasado sin mayor pena ni gloria, supongo que no tendré que esperar mucho para que empiecen las protestas de los mamertos y todos aquellos que necesitan de cuanta excusa para tener una conspiración para justificar su lloradera. Era cuestión de tiempo que semejante zona franca que es el internet no resultara vigilada, y sí me preocupa que veamos casos de censura injustificada y que la OTAN se convierta en el monstruo el cual es su objetivo principal desde su creación, así que hay que estar pendientes de cualquier novedad.

De todos modos, es iluso pensar que los grupos terroristas desaparecerán con solo desearlo, y que la motivación tras de estos no es el poder como tal, sea en la manifestación que sea. Aún quedan por decidir en la cumbre, como el futuro de Afganistán, de cuyos errores es que se está basando el Secretario General para desarrollar estas nuevas estrategias. Por mucho idealismo que haya, la realidad nos demuestra que se deben tomar medidas de seguridad, y que así como los peligros mutan, también nos corresponde acomodarnos rápidamente para evitar futuros desastres.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Un Congreso libre

Ayer estuve nuevamente de visita en el Capitolio Nacional, con la diferencia que esta vez tuve la oportunidad de escuchar a Jaime Araujo, presidente de la Comisión Sexta de la Cámara de Representantes. Infortunadamente el Representante Araujo no tenía mucho tiempo para explicarnos con lujo de detalle el funcionamiento de la corporación legislativa, pero afortunadamente logró arrojar ciertas críticas puntuales a la forma como ésta se maneja, y la verdad la situación puede ser algo preocupante.

Dejando a un lado los casos de corrupción, los cuales son el problema más visible y requieren de mecanismos prontos y efectivos para evitarlos, aún si estos no se dieran hay serias fallas en el funcionar del Congreso. Entre lo más relevante se encuentra el hecho que el Congreso no cuenta con un presupuesto autónomo, sino que depende del ejecutivo para éste lo que encierra más problemas de lo que aparenta. Al no contar con presupuesto propio, y sumado al hecho que muchos de los congresistas que llegan no son gente preparada para tal cargo, la excepción se vuelve regla, ya que el 80% de los proyectos de ley que pasa el gobierno son aprobados, mientras que sólo unos pocos salen del Capitolio, dado que el Gobierno cuenta con una buena asesoría técnica mientras que las leyes del legislativo suelen ser chapuceras por falta de conocimientos técnicos. Es más, esa dependencia hace que el Gobierno logre presionar para que se lleven a cabo sus propuestas.

Si nos ponemos a pensar, dado el fuerte e histórico presidencialismo en nuestro país, siempre tendemos a ver al Presidente como la máxima representación de la democracia, y usualmente es al personaje que más le botamos corriente. No parece que caigamos en cuenta que la rama que en realidad tiene y debe ejercer una mayor representación de la ciudadanía es la Legislativa, al ser esta la que recibe representación de todas las regiones del país, y en teoría, de todas las corrientes políticas que en él se encuentren. Como tampoco parece que caigamos en cuenta que si un personaje ya tiene las facultades de ser Jefe de Gobierno, Jefe de Estado, Máxima Autoridad Administrativa y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, además de eso tiene una posibilidad de facto de hacer las leyes, es mucha concentración de poder, y que es por eso que cada presidente que llega parece que hace lo que se le da la gana con el país. Porque el Congreso no sólo legisla, también es el ente encargado de hacerle control político al ejecutivo, pero no será muy efectivo si está amangualado por éste.

Finalmente, cuando llegó la oportunidad de hacer preguntas o comentarios durante la conferencia, no evité preguntarle qué se podía hacer para arreglar o rectificar esto. La respuesta, como buen conservador, es que toca paso a paso darle una mano a nuestra fuerte historia presidencialista para que el Congreso obtenga el peso que se merece, y no sólo se hace votando a consciencia por gente idónea, sino también ayudando a fortalecer de buena manera a nuestros partidos para así evitar los eternos personalismos, como también para que estos cumplan su principal función: representar a la ciudadanía.

Mañana les hablaré de los nuevos relajos de mi propio partido, pero por lo pronto tenemos que ver que los países que tienen grandes avances en materia democrática, tienen corporaciones legislativas fuertes. Si queremos tener un Congreso fuerte, que nos represente, que además sea honrado, y que sea a nuestro estilo, no lo haremos quejándonos, y esperando a que otros lo hagan, se requiere de una participación activa. De no ser así, básica y tácitamente estamos dando a entender que no nos importa que una sola persona tome las decisiones que nos afectan a todos.

lunes, 15 de noviembre de 2010

De todo un poco

Yo realmente detesto las fiestas de fin de año, más aún cuando se adelantan y pareciese que el arbolito se cuelga desde Julio. La decoración ridícula, las canciones melosas, la alegría postiza y el abarrotamiento de los lugares públicos, son cosas con las cuales realmente podría vivir tranquilo si no existieran. Pero lo que realmente hace de esta época la más terrible del año no son estas bobadas que se pueden llegar a pasar por alto, sino el hecho que los mendigos y los atracadores aprovechan el desorden para llamar refuerzos y hacer de las suyas.

El viernes pasado en la noche a una de mis compañeras de trabajo la apuñalaron por robarle sus pertenencias mientras iba camino a Transmilenio, y hasta donde tengo conocimiento perdió el 80% de la sangre, y se encuentra inconsciente y entubada, aunque estable; todavía estamos deseando su pronta recuperación. Alguien podría decirme que ella debió haber sido más precavida, más teniendo en cuenta que en los últimos días desde las ventanas de nuestro sitio de trabajo hemos advertido a varios criminales cometiendo robos, y más de una vez hemos tenido que deshacernos de personajes sospechosos. Lo que este tipo de acusaciones encierran es la idea de que lo normal es que estas cosas sucedan y uno simplemente se hace a la idea. Pues les tengo noticias, esto NO es lo normal y NO tiene porque pasar, pero miremos el escenario.

Algunos dirán que el sistema económico y nuestro entorno fuerza a ciertas personas a cometer estos actos, y que las personas nacen buenas pero la sociedad los corrompe, y que por ello a los criminales hay que rehabilitarlos y ser suaves con ellos; además, si la gente recibiera lo necesario estos casos no se darían. Pamplinas. Lo primero que parecen ignorar quienes promueven este tipo de ideas es que demeritan el uso de la razón y la capacidad de tomar decisiones, características de las cuales gozamos todos los seres humanos, y así de paso demeritan a aquellos que toman la decisión de salir adelante y además lo logran de forma honrada y a punta de esfuerzo, voluntad y trabajo duro; quienes al parecer son cada vez menos, ya que se difunde cada vez más la idea de que antes de eso se necesita que el resto de la sociedad les otorgue de buenas a primeras una lista de beneficios que con el tiempo aumenta. Es entonces cuando me pongo a pensar: si las opciones son, o les damos beneficios, o  se dedican a la delincuencia ¿cuál es la diferencia entre esto y un atraco?

Ahora bien, ya antes en el instituto donde trabajo dimos aviso a la policía de las actividades delictivas, la última vez con el efecto tragicómico de que el agente salió corriendo en dirección contraria a la cual le indicamos se habían ido lo hampones. Y es que un problema que cunde no sólo en Bogotá sino en todas las regiones del país es que la actividad policial es ejercida por gente que no es oriunda o ni siquiera creció dentro de de la ciudad o municipio que se supone deben proteger. De esta forma, los policías se ven en un ambiente que no conocen, que no les es familiar, protegiendo a una población por la cual no sienten afecto alguno o por lo menos cierta pertenencia, y que ésta va a resentir que un foráneo ose imponer cierto tipo de autoridad sea cual sea.

Fuera de eso, no sobra mencionar la muy conocida debilidad de nuestras instituciones judiciales y penitenciarias, donde con ese espíritu “rehabilitador” las penas, si se dan, son bastante ligeras, y aunque no quisiera pasar ni de broma por una cárcel, para nadie es un secreto que más que un sitio de rehabilitación o de contención, son verdaderas universidades del crimen donde los reos salen con muchas más habilidades  de las que tenían. Para más piedra, en defensa por el derecho a la vida redactado en nuestra Constitución, se niega la posibilidad a las víctimas de defenderse de estos ataques contra su propiedad, su libertad, y por supuesto, su propia vida. También sucede que si se acude a la legítima defensa, resulta que no es tan legítima al ser estos casos contemplados en su mayor parte como “exceso de fuerza”. No por nada se dice que se castiga más a las víctimas que a los criminales.

No sólo la seguridad que se nos brinda es deficiente, sino que no existe la posibilidad lograble de obtener un salvoconducto para el porte de armas, armas que con dicho documento son fáciles de rastrear y requieren de ciertas normas como se requieren para un pase de conducir, por lo menos así los criminales se lo pensarían antes de tomar la decisión de agredir a sus prójimos. A cierta gente le preocupa que con armas se armen nuevos grupos paramilitares, pero lo que no alcancen a notar es que 1) los criminales obtienen sus armas de manera ilegal hayan permisos o no para el porte de armas, y 2) estos grupos paramilitares surgen precisamente de manera ilegal por el desespero de la gente al ver que no tienen protección alguna. Y así se da todo el ciclo de ilegalidad en el que estamos  metidos. No sólo estamos desprotegidos, sino que tenemos que enfrentar una criminalidad creciente. Bueno sería si se nos permitiese defendernos, y sumado a eso tuviésemos una policía y una justicia efectivas.

Por último pero no menos importante, la empresa donde trabajo decidió tomar cartas en el asunto. Pero no instalando mejores dispositivos de seguridad, sino asegurándose que todos tengamos nuestro seguro médico. Ahora bien, como yo trabajo por prestación de servicios y no por contrato, se supone que tengo que tener afiliación por mi cuenta y no por parte de la empresa, cosa que hago como beneficiario de mi esposa. Pero ahora resulta que eso no es suficiente, y pretenden que para que siga trabajando me pague con mi sueldo una afiliación, como hace cualquier con trabajo con contrato (no se engañen, no lo paga la empresa, sale de sus sueldos). Bien le dije a mi jefe que con lo poco que gano, más vale que renuncie que afiliarme a una EPS, ya que de todos modos no me quedaría mayor dinero, confirmando que este tipo de medidas hacen que las empresas desistan de contratar más personas. No sé si esto vaya a pasar (espero no), pero una vez más se demuestra en la práctica que una ley bien intencionada logra es que uno se quede sin chicha ni limonada.

Pueda que las líneas que acabo de escribir suenen a una alteración emocional, y sobre todo, tal vez suenen a impotencia; pero sería el colmo si no me sintiera afectado ante tales hechos, y de todos modos soy humano. Es triste el nivel de indefensión al que hemos llegado, y que además haya gente que lo excuse. Ya llegamos a un punto donde el mejor deseo de fin de año es que lleguemos vivos y enteros a Enero.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Destruyendo hippies

Hoy les tengo una banda que viene tocando desde hace 27 años, la cual es oriunda de Charlotte, North Carolina, tienen un estilo que ellos mismos llaman "Destructo rock". Durante su larga carrera han sido la banda de apoyo del controversial G.G. Allin y Hank Williams III (nieto del inmortal cantante de Country). Con un show bastante gráfico, letras que distan bastante de ese concepto idiota de lo "políticamente correcto", y un orgullo sureño y por la independencia, que realmente demuestra donde está lo verdaderamente desafiante. No como el caso de esos "punks" que se unen a "buenas causas", y quieren hacer de éste un "mundo mejor" yendo a marchas cuando no son siquiera capaces de hacer algo por sí mismos. Nadie mejor que Antiseen para describir a estos tipejos.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Entre tanto

Soy consciente de que las cosas se han movido: el Partido Conservador tiene nuevo presidente, el cual viene de un sector bastante tradicionalista, y que los movimientos internos del partido no han sido plenamente satisfactorios para todos los miembros, aparte de eso no tengo mayor idea por el momento. También en Centroamérica, la izquierda vuelve a mostrar su usual matoneo, particularmente el que Daniel Ortega quiera buscarle pelea a Costa Rica, un país sin ejército.

Infortunadamente, el trabajo y el estudio no me permitirán hacer las investigaciones ni la redacción de estos y otros temas, así que por un breve periodo de tiempo publicaré cosas como la banda del mes, o tal vez otra sección de humor. Ojo, el blog no finaliza, simplemente para momentáneamente sus actividades.

Nos estamos viendo.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Las dos joyas británicas

Hace poco estuve leyendo un libro acerca del Partido Conservador del Reino Unido. No sólo fue una gran fuente de ideas, sino que trajo presente a mí mente a dos grandes personajes de dicha nación, a los cuales les quiero hacer un breve homenaje hoy.



domingo, 7 de noviembre de 2010

Ojo con los altos ideales

“Los hombres cometen siempre el error de no saber poner límites a sus esperanzas.” –Nicolás Maquiavelo.

Cada vez que le muestro esta frase a alguien cercano, oigo el rechinar de sus dientes, aún más al saber quién es su autor. Por mi parte considero que la frase y las reacciones que produce son una muestra más del genio incomprendido de Maquiavelo; particularmente en esta época de “grandes ideales”, donde se ha llegado a interpretar que con sólo desear las cosas estas se dan por sí mismas. Aclaro, no se trata de no tener esperanzas o ideales, sino de darles una adecuada proporción, porque ya la historia nos ha dado varios ejemplos de los resultados debidos a los excesos de las “grandes ideas”, y ni siquiera han pasado 100 años desde que estos se dieron.

A pesar de las lecciones aprendidas, y de que generaciones anteriores acusan a las actuales de ser muy conformistas, hay que tener en cuenta que el rasgo acusado en el párrafo anterior, donde lo que parece a ratos primar es el deseo de que las cosas se arreglen con sólo apretar un botón. Eso en el plano individual no es tan preocupante, al llevar en la mayoría de casos a la frustración y a la inactividad, o en el mejor de los casos a aprender la lección y embarcarse en metas más sensatas. Lo peligroso se da es en el ámbito socio-político, donde suelen venderse grandes utopías más basadas en planes imaginarios que en la realidad.

Una de las fallas graves de este tipo de planteamientos, es que prometen grandes cosas ya sea a toda la humanidad (socialismo, comunismo) o a un grupo determinado de ésta (nazismo, corporatismo). Entre estos se encuentra: que todos van a recibir lo justo y necesario, y de esta forma se va van a ser felices, y nadie va a tener necesidad de agredir al otro al cumplirse estas dos primeras premisas. El primer error que salta a la vista acá es la idea de que todos los seres humanos tenemos exactamente las mismas necesidades, y por consiguiente que nos conformaremos a esos mínimos que alguien más ideó. Además, se parte de la premisa de que todos los seres humanos somos buenos por naturaleza, sin tener en cuenta que la experiencia tanto personal como histórica, nos enseña repetidamente que hasta el más noble puede sucumbir en un momento de grave debilidad, y otros no tienen ningún reparo en aprovecharse de la situación para beneficiarse a sí mismos, incluso teniendo lo que se podría considerar como básico para cualquier persona.

En ese orden de ideas, es de notar como los pensadores que alimentan estos ideales, ya sea Marx, Gramsci, u otros, parten de la idea de que eventualmente habrá alguna especie de revolución, lucha, u otro tipo de evento violento que lleve a tal utopía; y así lo aseveran incluso en los debates políticos serios. Pero lo que vemos en la realidad, es que tales choques no se dan, y si se dan, no es de forma espontánea, sino que es motivada por aquellos que leen y promueven dichos textos, y hemos visto como aquellos resultados son nefastos. Además, caen en otra contradicción, porque según ellos todos serán libres e iguales, pero obligan de forma violenta a hacer parte de dicha igualdad, y dicha igualdad no trae la tan anhelada felicidad sino miseria.

Por otra parte, no se trata de caer en un pragmatismo en extremo, empezando porque como he acusado antes, toda acción tiene un trasfondo ideacional. Se trata más bien de tener en cuenta que cada ser humano es distinto, y por ende sus necesidades y aspiraciones van a ser distintas a las de los demás; pero, así como cada uno tiene derecho a éstas, también tiene el deber de suplírselas, mantenerlas y cuidarlas, y es un hecho que toda persona emplea todo medio posible para lograr este cometido. Y no se trata de que cada quien corra por su lado pasando por encima de los demás y degenerar en la anarquía, cómo lo intentaron explicar los contractualistas se requiere de un gobierno que arbitre y evite los abusos entre individuos, y para tal cometido, no puede ser una institución débil a la que sea fácilmente obviar. Así mismo, tal gobierno debe ser mirado con sospecha, más aun cuando promete grandes bondades, porque a pesar de su poder, es incapaz de tener en cuenta y conocer a fondo todas las minucias de las relaciones humanas como para pretender poder dar una dirección adecuada a éstas. No puede haber libertad si no hay orden entre las personas, pero el orden por el orden lleva a las mismas consecuencias de las grandes utopías.

Por lo tanto, hay que mirar con detenimiento las grandes promesas y los grandes cambios que parecen atractivos a primera vista. Los seres humanos y sus creaciones son organismos que evolucionan, y cuya evolución se puede dirigir más no controlar o acelerar, al ser los efectos como hemos visto nefastos. Con unos ideales temperados y factibles, más trabajo duro y disciplina, es más probable que logremos mayores resultados como humanos, personas, ciudadanos, y sociedad; a que las cosas lleguen simplemente por una deducción “racional”, y se nos corte a todos con la misma tijera.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Mi partido y yo

Un recurso frecuentemente desaprovechado en las instituciones educativas son los mismos profesores. Muchas veces los estudiantes nos limitamos a conformarnos con lo que dicen los profesores en clase, y ni nos tomamos la molestia de preguntarles, consultarles, controvertirles, e incluso enfrentarles. Pueda que algunos sean empleados mediocres, pero varios de ellos están en ese lugar precisamente porque tienen un amplio conocimiento y experiencia en la materia que manejan, y una buena forma de aprender y sentar una posición, es acercarse a ellos. Por eso, dispuesto a no quedarme como un analfabeto útil, aproveché cierto evento reciente para finalmente enfrentar a uno de mis profesores.

Hace poco el presidente saliente del Partido Conservador Fernando Araujo concedió una entrevista, donde quedé algo sorprendido con sus respuestas, de las cuales voy a citar dos:

(Sobre las ideas conservadoras) “…iniciativas típicamente conservadoras basadas en la existencia de un Estado ceñido a la Constitución, pero pequeño, eficiente y firme. Un Estado que promueva el desarrollo de la iniciativa privada y las políticas de seguridad democrática.”

(Sobre el uribismo) “siempre hay algunos, que los periodistas llaman "furibistas", que tienen ese tipo de propuestas y que difieren de los conservadores que somos más institucionales...”

Estas dos declaraciones, principalmente la primera, fueron realmente un sacudón para mí, más teniendo en cuenta que son las ideas que precisamente yo he defendido, y defiendo en este blog. Y que son precisamente esas ideas sobre estado pequeño pero fuerte y defensa a la propiedad privada las que me llevaron a un choque con un profesor, que luego ratificó mi posición como el conservador orejano. Sumado a eso, algo en lo que he sido muy crítico con mi partido ha sido esa fuerte adhesión a Uribe, que si bien en algunos aspectos ha impulsado ideas conservadoras, por lo menos tuvo varias intentonas de echar al traste con la institucionalidad colombiana, y permanecer indefinidamente en el poder.

Por esta razón, decidí a acercarme a Álvaro Rendón, un profesor con mucha mayor jerarquía y tradición dentro del partido que el profesor de la semana pasada, quien de hecho fue el secretario general del partido durante el resurgimiento de éste bajo la presidencia de Holguín Sardi, y enfrentarlo con el artículo para de una vez tener clara mi permanencia dentro de éste, o si más bien sería mejor que quedara yo como un ermitaño político. Yo puse las cartas sobre la mesa frente a él, y una vez más argumenté mi influencia anglo-sajona tanto familiar como intelectual en mi posición política, y como no me siento cómodo con los movimientos carlistas y/o cuasi-fascistas dentro de éste, para así poder dejar en claro el interrogante anterior.

El profesor, una persona de gran paciencia y que sabe escuchar, tomó en cuenta mis apreciaciones y tuvimos una edificante discusión, o por lo menos para mí.  Lo primero que anotó el profesor fue el hecho que la entrevista se tomó dos páginas de publicación impresa, cuando antes el partido apenas salía en los confidenciales. Acto seguido, me manifestó sobre su labor junto con Holguín para recuperar al Partido Conservador, el cual en ese entonces era un ancianato anquilosado, el cual se dedicaba exclusivamente a hacer actas y tenía olvidados a sus electores. Por su relato, pude concluir que gracias al trabajo hecho por ellos dos y sus colaboradores, fue que los godos recuperaron fuerza en el ámbito político del país, y de cuyo trabajo aun quedan secuelas, al ser ahora en el segundo partido en el congreso, y finalmente haber mandado un candidato presidencial (así fuera Noemí).

Luego de eso, me preguntó si me era familiar el manifiesto original de Ospina & Caro de 1849, y le recordé que no sólo lo había reseñado en el blog, sino que se lo incluí en el trabajo que le presenté sobre los partidos políticos. Además de ese manifiesto, el cual insisto va muy en línea con mi concepción de lo que son los valores conservadores, le comenté al profesor que fue gracias al Ideario de Álvaro Gómez que decidí militar en el partido azul, por las mismas razones por las cuales he citado al manifiesto azul.

Habiendo dicho esto al profesor Rendón, él me confirmó que si bien mis ideales y principios responden a una tendencia particular, esta no se aleja de los principios conservadores, de hecho es algo que enriquece al partido (cosa que yo he creído desde un principio). Si bien se admitió que se sufre de caciquismo y demás males de nuestra política dentro del partido, es de notar que éste bajo la batuta de Holguín le dijo a Uribe que el apoyo lo recibiría de éste mientras se apegara a las instituciones, pero si seguía con su cuento de cerrar el congreso y demás aspiraciones dictatoriales, serían los azules los primeros en pasarle factura. Además, no soy el único azul que ve a Uribe como un semidios (cosa que es un alivio). Por lo tanto, los ideales están, es cuestión de hacerlos valer.

La cuestión del partido ahora es como bien ahora reza el título de la entrevista: se necesitan líderes. La mejor forma de lograr un partido fuerte, y que cumpla con sus votantes, es trabajando desde adentro. Así que siguiendo con la metáfora de Wolverine, parece que encontré a mi Profesor X. Es por eso, que más que quitarme de en medio lo cual sería muy fácil y débil, sentí un impulso para seguir con mi labor como representante de una tendencia conservadora en nuestro país, buscando más enriquecer que fragmentar, pero sin perder ni olvidar el espíritu orejano que he construido y me ha caracterizado.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Mirando las elecciones gringas

Finalmente no pasó. Luego de mucho bombo y carambombo, la propuesta 19 de California con la cual se quería legalizar el consumo de marihuana, finalmente no pasó. Y no es que la bulla alrededor fuese como tantas veces algo inane, y una forma de los medios de llamar la atención, la legalización de una droga, aun cuando sea “suave” o “blanda”, en uno de los estados de la unión hubiese tenido fuertes repercusiones en nuestra región en más de un aspecto. Y a pesar de esta negativa, el tema es aún vigente, principalmente porque ya se oye ruido de que la iniciativa no  termina ahí.

Lo primero a considerar es que era apenas obvio que dicha iniciativa se presentara en California, como tampoco sorprende mucho que se haya caído. California puede fácilmente ser el estado más contrastado de todo Estados Unidos. La legendaria “última frontera”, la tierra de las celebridades, donde hace sol todo el año, los hippies se reúnen en Hagiht-Ashbury en San Francisco, donde hay políticos abiertamente homosexuales, y algunos políticos son también celebridades. La tierra de los bloods, los crips y las maras centroamericanas; el nacimiento del hardcore; de los asesinatos de Manson, Ramírez y otros asesinos en serie; y donde un referendo aprobó el matrimonio homosexual, para revocarlo después de la primera unión. Estado importante al ser el que más puestos tiene en el colegio electoral (55), y donde a pesar de ser considerado bastión demócrata, se impulsó la carrera del presidente más conservador, Ronald Reagan. Por eso no sorprende que el último referendo no haya pasado.

Mi primera reacción cuando supe de la iniciativa fue esperar que se diera. Sigo firme en mi discurso al respecto, sobre el cual hace un exclente comentario Alfredo Rangel en su última columna (columnista con quien siento cierta afinidad, a pesar de su irredento uribismo):

“La libertad personal del individuo es intocable y llega hasta donde empieza la libertad y los derechos del otro, garantizados por la ley. En una democracia liberal el Estado no tiene ningún derecho a meterse en la vida privada de las personas, ni a tratar como infantes o minusválidos mentales a personas adultas y autónomas, a ciudadanos con capacidad de autodeterminación. El Estado no tiene ningún derecho a tutelar y castigar a un adulto libre por lo que haga o deje de hacer en su vida privada y con su propio cuerpo, que pertenece solamente a él, y no al Estado. Tampoco tiene derecho a proteger a un individuo de sí mismo, ni a establecer estándares de moral, ni de vida íntima virtuosa.”

Ahora bien, también está el plano económico, precisamente lo que hace lucrativo al narcotráfico es su carácter ilegal, y ahora la prensa hipócrita si trae a colación los aportes de lumbreras como Milton Friedman o Álvaro Gómez, quienes ya habían advertido sobre este problema antes que se saliera de proporción. Particularmente Gómez, quien advirtió en un discurso recopilado en su ideario (y publicado por dicha prensa) que el costo institucional de mantener la droga ilegal sería muchísimo mayor que el costo social, discurso pronunciado cuando los grandes carteles  empezaron a hacer su aparición en nuestra vida política. E infortunadamente su vaticinio fue cierto.

Ahora bien, no creo que de haberse legalizado la marihuana en California se detuviese a los grandes carteles de la droga que ahora abundan en México, pero se abastecen en nuestro país. Por lo menos hasta donde tengo entendido ellos dejaron de comerciar con marihuana hace rato, y comercian con drogas duras como cocaína y heroína. De hecho es en California donde se produce ampliamente esta hierba, y según dicen las malas lenguas, la de mejor calidad. Además, ahora que Obama logró pasar su medicina socializada, el incremento acelerado que suele darse luego de la legalización de un producto bien podría volverse un lastre para el erario y generar más controversias, ya que nadie querrá pagar las cuentas de unos drogadictos, que admitámoslo, en su mayoría no saben cuidar de sí mismos.

Aún así, me queda la sensación de que se perdió una oportunidad para pasar de la conjetura al hecho concreto.

Por otro lado, me encuentro muy feliz por la victoria republicana en las elecciones de ayer, además que se logró el cometido que era tomarse la Casa de Representantes. Esta victoria es importante porque es precisamente esta cámara por donde tienen que aprobarse la legislación federal, en particular aquellas que tienen que ver con materia fiscal, que es la naturaleza de la mayoría de medidas que ambiciona Obama, quien ahora tendrá que aprender a gobernar con un cuerpo legislativo en contra. Esto será bien interesante de observar, al ser haber llegado varios candidatos de la facción libertaria, y se espera que cumplan con las propuestas pronunciadas y apoyadas por los “Tea Parties”, para frenar los desmadres económicos que vienen desde Bush Jr. y Obama ha querido perpetuar, poniendo al gobierno federal por encima de los estados. Tienen una responsabilidad grande para demostrar cuál es la verdadera vía que se debe seguir, y espero que cumplan con las expectativas.

Otra razón por la cual era más la Casa de Representantes que el Senado el blanco principal de estas elecciones, es porque se necesita desde ya buscar por todos los medios el que Obama no repita presidencia. Por eso, además de tener que hacer un excelente trabajo por las razones aludidas anteriormente, y consolidar una buena fuerza republicana para 2012; la Casa tiene por responsabilidad elegir al nuevo presidente si en el Colegio Electoral ningún candidato gana por mayoría absoluta. Es cuestión de atacar por todos los flancos.

Finalmente la ciudadanía gringa le mostró a su actual presidente que la imagen no lo es todo en la política, y ésta sólo tiene gran relevancia durante las elecciones. Las posturas arrogantes de Obama y sus esbirros como Pelosi y Reid, quienes en su “inmaculada sapiencia” creen saber mejor que la misma ciudadanía lo que es bueno o no para ella, finalmente encontrarán un alto a sus pretensiones. Enhorabuena al partido republicano, y sólo espero que no desperdicien esta oportunidad dorada.

martes, 2 de noviembre de 2010

En memoria de un talante

Hoy infortunadamente se cumplen quince años del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado, el cual se llevó a cabo a la salida de mi actual alma mater, y aún sigue en la impunidad. Gómez fue un gran pensador que debido la fama negra propagada por el Partido Liberal, basándose en su genealogía, nunca llegó a ser presidente, y muy probablemente fue el que nos faltó en Colombia.

Ahora vale la pena recordarlo, con una gran lección que nos expone en menos de un minuto, en especial cuando el Partido Conservador se ha convertido en un grupo de lambones detrás del uribismo, y que hacen leyes y más leyes en su nombre, sin darse cuenta que fue lo que realmente dijo.

En honor a un verdadero conservador.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Elecciones en Brasil

Soy consciente de que en mis últimos artículos me he concentrado más en lo internacional que en lo doméstico, pero que le vamos a hacer, ahora la cosa se mueve más afuera que adentro. Además, el que Brasil haya tenga ya nueva presidente electa no es poca cosa, tengamos en cuenta que dicho país se perfila y tiene sus miras puestas a ser potencia regional, además de hacer parte del grupo de los BRIC, o potencias en ascenso. Dado que acá en Colombia da la misma leer un periódico o el otro, nos corresponde a los blogueros intentar ver más allá de en que urna votó cada candidato, y salir un poco de la encandelillada por ser Dilma Roussef la primera mujer presidenta del Brasil.

Lo primero que se advierte a todas luces es que Roussef ganó las elecciones, pero no tiene ganado el gobierno. Ponerse la camisa de un presidente que sale con más del 80% de aprobación no debe ser un trabajo sencillo, menos cuando muchos de los logros de dicho presidente se han dado en el campo internacional. No era simple altruismo el que Lula buscara por todos los medios mediar en las diferencias de la región, particularmente las que hay entre Colombia y Venezuela, era claro el interés por mantener ordenada la región para afianzar el surgimiento de su país como potencia. Pero tal vez algo que denotó un poco sus filiaciones políticas, fue cuando decidió darle asilo al depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya.

Precisamente Lula fue bastante hábil la mayor parte del tiempo para mostrarse como un moderado, aunque en realidad no lo fuera. Además de sus motivos internacionalistas, hay que tener presente que el sector industrial brasilero es de los más fuertes de Suramérica, el cual de seguro no se quedaría de brazos cruzados de imponérseles medidas drásticas, lo cual seguro hacía que Lula curvara su pasado sindicalista. Ahora un primer reto para la presidenta Roussef va a ser precisamente saber llevar ese equilibrio, para poder mantener el ascenso brasilero, y saber contener su pasado guerrillero. Pero algo donde yo puede verle mayor problema, es que un programa político se hereda, pero el carisma no, y hay que ver que tan bien se podrá comunicar la presidenta electa.

Por otro lado, la reciente victoria en los comicios cariocas no se debió exclusivamente a la popularidad del presidente saliente, bien pudo haber sucedido como en Chile a principios de este año donde el candidato opositor derrotó al candidato de una presidenta altamente popular. Aunque varios dirán que el enfrentamiento frontal de José Serra hacia Lula fue un error estratégico garrafal, yo añadiría que en parte se debió también a la falta de claridad de la oposición. El principal partido opositor es el Partido da Social Democracia Brasileira (PSDB), no parece proponer mayor cosa distinta al venderse como un partido de “centro”, y su mayor reivindicación es decir que Lula simplemente lo que hice fue recibir los beneficios de su antecesor, Fernando Henrique Cardoso. Entonces ¿para qué vender social democracia si eso es lo que ya se tiene? Cabe anotar que el PSDB tiene más características de partido de aluvión, se alió con Democratas 25, el cual es de los partidos relevantes en Brasil, el único en asumir un programa de centro-derecha.

Siguiendo con esta idea, no sólo hubo elecciones presidenciales el día de ayer en Brasil, sino también de gobernadores para los estados, y llama bastante la atención que en los estados de mayor población eligieron a gobernadores del PSDB y de D25, particularmente Sao Paulo el cual no sólo es el más poblado, sino también el más industrializado y el que mayor PIB genera, incluso por encima de algunos países [1]. Lo que puedo leer de esta situación es que el PT ganó la presidencia dado el sistema federal brasilero, y de seguro una que otra movida demagógica. Por eso recalco la labor de equilibrista que se le viene encima a Roussef.