Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 31 de octubre de 2010

Halloween y los impuestos

Qué mejor época que esta para explicarles a nuestros niños, y a los demás adultos seamos honestos, de como funcionan los impuestos y cual es el uso que se les da. Por suerte tenemos a Tim Slagle que lo hace de una forma muy divertida.

sábado, 30 de octubre de 2010

Política y partidos en los Estados Unidos

Normalmente lo que percibimos por los medios de comunicación de la política estadounidense es que se trata de un modelo estrictamente bipartidista, dominado por los partidos Republicano y Demócrata, los cuales representan a la derecha y a la izquierda de ese país respectivamente. Esto tiene algo de cierto, pero nos imaginamos a los demócratas como un partido liberal, pacifista, secular, y progresista, y a los republicanos como conservadores, religiosos, guerreristas y neoliberales; además, si vemos un fenómeno como el “Tea Party”, y nos dicen que se trata de una manifestación ultra-conservadora o de ultra-derecha, asumimos que se trata de un grupo racista, xenófobo, muy similar a una pandilla de neo-nazis o algo similar. Aunque tales grupos existen, tenemos una lectura errada de estas manifestaciones, y ahora que este martes hay elecciones parlamentarias en dicho país vale la pena observar lo que sucede adentro de éste.

Lo primero que tenemos que entender es que significa ser liberal o conservador en Estados Unidos. En algún momento en la historia de este país se criticó el utilizar estos dos términos, al estar los Estados Unidos fundados en ideas liberales, particularmente las de John Locke, se decía que tal dicotomía no tenía cabida. De hecho los primeros partidos políticos se distinguían más en cómo debían llevarse a cabo esos ideales, que en realidad una distancia ideológica. Fue así como en un principio el Partido Federalista liderado por Alexander Hamilton que buscaba más poderes para el presidente y un gobierno más centralizado, y el Partido Demócrata-Republicano liderado por Thomas Jefferson que se oponía a dichas medidas. Ya para mediados del siglo XIX se dio la estructura de partidos actual con la competencia entre el Partido Republicano que representaba al norte industrial y anti-esclavista, y el Partido Demócrata que representaba al sur agrario y esclavista, y fueron estos dos los que combatieron en la célebre Guerra Civil.

Fue durante el siglo pasado en que aparecieron los grupos conservadores y liberales como tal, y aunque los autores no se ponen de acuerdo en el momento decisivo de esta ruptura, siguiendo los textos de Alfred S. Regnery (editor de literatura conservadora estadounidense) se podría afirmar que ésta se dio cuando el presidente demócrata Woodrow Wilson rompió con la tradición de aislamiento estadounidense y entró a la Primera Guerra Mundial. Este presidente luego recibió el rechazo a la entrada de la Sociedad de las Naciones por parte de un parlamento mayoritariamente republicano.  Pero si algo dio pie a la creación de un grupo ideológico que se denominara a sí mismo conservador fueron las políticas del New Deal de Franklin D. Roosevelt, las cuales hicieron que el Partido Demócrata buscara el apoyo de sindicatos y minorías adoptando una plataforma económica keynesiana de intervención estatal, y enfatizando conceptos como la justicia social y la libertad positiva.

De esta manera, como lo describe “La Revolución Conservadora en los EEUU” de George H. Nash, que tres grupos ideológicos se integraron en un solo cuerpo político autodenominándose conservadores, donde precisamente aquello que se quiere conservar son los ideales originales de dicho país. Estos grupos eran: los liberales clásicos que en Estados Unidos son llamados “libertarios”, quienes inspirados por escritores como Robert Nozick y la escuela económica austriaca buscan que el gobierno se limite a sus funciones básicas tanto en lo social como en lo económico; los tradicionalistas, quienes se acogen más a los principios de Edmund Burke y a la necesidad de una moral general, y los anti-comunistas que en su mayoría eran antiguos militantes de dicha corriente que habían caído en el desencanto, y que promovían una el establecimiento de una defensa militar fuerte.

Curiosamente, lo que definiría a cada partido serían sus grandes fallas, y no sus aciertos. Así, el Partido Republicano con la cuantiosa derrota en 1964 de su candidato presidencial Barry Goldwater se consolida como el partido conservador. Es de notar que este candidato fue el autor de “La Consciencia de un Conservador” donde bajo las ideas del “fusionismo” articuló las ideas de los tres grupos conservadores, sin embargo fue percibido por los electores como un radical. Así mismo, los demócratas se perfilaron como el partido liberal con la estrepitosa derrota de George McGovern en las presidenciales de 1972, pues este candidato se adhirió abiertamente a las ideas de los movimientos sociales de la época, y también haber sido considerado por los electores como un radical.

Este aspecto es bastante interesante, pues cumple con la clasificación de sistema bipartidista de Giovanni Sartori, donde dos partidos tienen la competencia exclusiva de los cargos de poder así existan terceros partidos, y dicha competencia se da de forma centrípeta. Lo que es realmente interesante de los partidos estadounidenses es que se trata de partidos “catch-all” o de aluvión, y son sus fracciones internas, o facciones como ellos mismos las llaman, las cuales suelen ser los principales objetos de estudio en la política estadounidense. Estas se pueden dar de tipo ideológico, étnico, entre otros, y estas categorías pueden traslaparse. Para este artículo sólo se tocarán las de tipo ideológico

Una particularidad que sale a flote continuamente en la ideología política norteamericana, es que se tienen en cuenta los aspectos sociales y económicos como aspectos distintos. Así es normal encontrar que se hable de liberal en lo social y conservador en lo económico, como es el caso de los libertarios, o algún otro tipo de combinación, y se utilicen instrumentos de medición del espectro político como la Carta Nolan o la Brújula Política.

Como se anotó anteriormente, el conservatismo estadounidense lo conformaron tres grupos ideológicos distintos los cuales actualmente conforman algunas de las principales facciones dentro del partido republicano, junto con una corriente liberal o moderada. Con la caída del comunismo la facción anti-comunista desapareció por obvias razones, pero la facción tradicional toma tintes más religiosos consolidando así a la derecha religiosa, y a su vez apareció la facción neo-conservadora, la cual está conformada por antiguos liberales que se acogen a ideas más tradicionalistas pero consideran vital el papel intervencionista del Estado americano tanto dentro como fuera del territorio nacional, siendo estas dos facciones los pilares de los dos periodos de George Bush Jr. Habiendo mencionado las diferencias principales, es preciso mencionar los principios comunes del republicanismo que son una lectura estricta de la constitución política, una plataforma económica tendiente al librecambismo, una defensa militar fuerte, y prevalencia de los estados sobre el gobierno federal.

Por otro lado, los demócratas se acogen a una lectura interpretativa de la constitución política, menor gasto militar, una economía de mayor intervención por parte del gobierno, y consecuentemente una prevalencia del gobierno federal sobre los estados. Las facciones dentro de este partido suelen ser más dispersas y menos disciplinadas que las de los republicanos, teniendo un fuerte predominio histórico la facción liberal inspirada en Roosevelt y con fuertes bases sindicales, vale la pena ver otras facciones fuertes como la nueva izquierda, quienes tienden más hacia las ideas de la socialdemocracia y políticas ecologistas; los blue dogs quienes consideran que se puede seguir protegiendo a los vulnerables desde unas bases conservadoras, y los demócratas libertarios quienes nos son tan radicales como sus homónimos republicanos, considerando que el gobierno si debe intervenir con aquellos que no tienen mucho.

Estas facciones tienden a variar su predominio dentro de sus respectivos partidos, y actualmente bajo el gobierno de Barack Obama, la nueva izquierda parece llevar las riendas del Partido Demócrata, mientras que el Partido Republicano está siendo fuertemente permeado por el “Tea Party”, el cual tiene unas sólidas bases libertarias al ser principalmente una protesta más de tipo económico que de otra cosa. Precisamente lo que se juega en las primarias presidenciales en cada partido, es cuál facción va a representarlos a todos en las elecciones definitivas.´

Además de los rasgos comunes, otra razón por la cual se podría aducir que las facciones se mantienen unidas es por el sistema federal, el cual hace muy difícil que un partido llegue al poder a menos que tenga presencia en los 50 estados, y sólo el Partido Republicano y el Partido Demócrata cumplen con dicho requisito, por lo cual tiende a mantenerse el predominio de estos partidos, y las facciones suelen considerar que es preferible elegir a alguien afín, a que gane un contrario. Pero no por eso los terceros partidos, como lo son el Libertario y el Constitucional por el lado de la derecha, y el Verde y el Socialista por el lado de la izquierda, son del todo despreciables. Al tratarse estos terceros partidos de miembros disidentes de una facción en particular, suele ocurrir que si el candidato principal de uno de los partidos grandes no sabe cautivar a todas las facciones, los miembros de éstas recurran al tercer partido de su predilección dividiendo los votos, como le sucedió a John McCain en las pasadas elecciones. Por otro lado sucede a veces que un candidato presidencial no sólo logra el apoyo de todas las facciones, sino también facciones contrarias, como fue el caso de Ronald Reagan en la década de 1980, quien además del apoyo de todos los republicanos, obtuvo el de los blue dogs.

Todo lo anterior evidencia la organización de un sistema complejo, y muy sujeto a sus particularidades. Si bien el sistema es bipartidista, esto no obedece mucho a cuestiones ideológicas, al tener cada partido en mayor o menor proporción facciones liberales, conservadoras, y libertarias dentro de los parámetros estadounidenses; y que en gran medida estas facciones desempeñan un papel importante en la política de este país, particularmente durante la temporada electoral. Así mismo, estas facciones denotan el espíritu de competencia norteamericano, al enfrentarse de forma intra e interpartidista.

viernes, 29 de octubre de 2010

Algo gotea

Existe una frase tremebunda y lapidaria la cual dice palabras más, palabras menos: “la gente no está preparada para la verdad”. Hoy en día esto parece cobrar relevancia dado el enorme crecimiento de las comunicaciones, el cual ha relativizado de forma amplia el concepto de verdad. Es tanta la información que recibimos, o que podemos recibir,  que hemos llegado a un momento de confusión; al cual se suma el fomento de la lectura crítica de los eventos, que no es nociva en sí y de hecho puede ser muy útil, pero en exceso no nos ayuda a definir certezas. Lo curioso del asunto es que con un documental de extraña procedencia publicado en alguna página de videos, se conforman movimientos alrededor de éste, y hasta ahí llega el espíritu crítico y empieza una vez más la adhesión fanática.

Una de estas páginas web que ha causado harta conmoción ha sido wikileaks, página que se ha dedicado a publicar las filtraciones de las acciones militares en Irak, particularmente las del ejército estadounidense. La gran revelación de esta página es mostrar la guerra tal y como es ¿o es que esperaban que nadie saliera lesionado cruelmente en una guerra? ¿Es que históricamente la guerra ha sido un asunto agradable?

Tristemente esa es la realidad de una situación de estas, y muchos de los actos cometidos allí, sino es que todos, son condenables, y por ello se debe recurrir a ella como último recurso. Claro está, dicha página se centra en el ejército gringo para mostrarlos como los malos del paseo, y no muestran como otros ejércitos también incurren en dichos agravios, incluidos los mismos insurgentes iraquíes, recordemos que los valores occidentales como el trato humanitario son abiertamente despreciados por los musulmanes.

Además una pregunta que surge es ¿qué piensan hacer al respecto? Como bien lo anotan los internacionalistas, entre los estados existe una anarquía, al no haber un poder por encima de estos que logre efectivamente poner orden; y seamos honestos, las organizaciones internacionales no sólo son lentas, burocráticas, e inefectivas, la verdad es que casi podríamos decir que se tratan de un mal chiste. Así que realmente no va ha haber mayor presión que realmente logre detener estas situaciones, y mucho menos si se trata de una masa desorganizada que aplica sólo parcialmente su cacareado espíritu crítico.

Y algo casi que hilarante que ha resultado de estas filtraciones, es que efectivamente sí se encontraron armas de destrucción masiva en Irak, y fueron los mismos de wikileaks los que se encargaron de divulgar tal información. Es decir, Bush Jr. SÍ TENÍA MOTIVOS PARA INVADIR IRAK, y no se trataba de la eterna conspiración petrolera a la que aducen los mamertos. Y no es que no se hayan cometido garrafales errores en la estrategia, como ejecutar a la cabeza y dejar el país hecho un relajo. Pero lo importante acá es resaltar el que los “que no tragan entero” resultaron recibiendo una cucharada de su propia medicina, y que no toda acción de una potencia implica un acto de maldad, y de aquellos que se resisten, un acto de bondad.

No está mal mirar medios alternativos para informarse, como tampoco lo está el tener un verdadero carácter crítico ante estos, pero teniendo en cuenta que ninguna publicación es neutral, y todas tienen alguna intención bien sea implícita o explícita. Además, podemos encontrarnos con que en ciertas ocasiones no tenemos la capacidad de asimilar la información que nos llega, y es ahí cuando tenemos que manejarnos con cautela, porque definitivamente, la verdad duele.

jueves, 28 de octubre de 2010

Muere Kirchner

Una noticia que nos ha caído a todos como sorpresa fue la muerte del ex presidente argentino Néstor Kirchner, la cual aún ronda los medios noticiosos no sólo de la región, sino del mundo. Después de las crisis económicas acaecidas hace diez años, y el controversial gobierno de De La Rúa, Kirchner se mostró como la “gran salvación” del pueblo argentino, lo cual no significó más que un retorno a las medidas populistas y asistencialistas del peronismo. Además de eso, fue de esos mandatarios latinoamericanos que se han hecho los de la vista gorda con las “excentricidades” del Gorila Rojo, sino es que lo apoyaba de forma tácita. No seré yo el personaje ruin quien se solace con su muerte, pero si me genera algunas inquietudes este hecho.

Algo curioso es que habiendo sido un presidente con el 60% de aprobación, no haya buscado la reelección inmediata sino más bien apoyar a su actual viuda, Cristina Fernández, a conquistar el solio presidencial, cosa que lograron. Ahora bien, el rumor era que Kirchner era el gobernante de Facto del país austral y Cristina su figurilla en el poder. Otra versión, la cual encuentro más razonable, es que ambos funcionan como un equipo en el uso del poder, y se alternarían la presidencia, cosa que es posible si se tiene en cuenta la Constitución Argentina:

Art. 90.- El presidente y vicepresidente duran en sus funciones el término de cuatro años y podrán ser reelegidos o sucederse recíprocamente por un solo período consecutivo. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos, sino con el intervalo de un período. (Una anotación personal: no puedo creer que permitan esto en Argentina dada su historia de dictaduras).

Ahora bien, con la muerte de Kirchner podremos ver en lo poco que le queda de presidencia a Fernández, si ella efectivamente era un títere de su marido, o se complementaba con éste como mancuerna política. Habiendo elecciones presidenciales el próximo año, dentro de su duelo veremos si la presidenta sigue con su proyecto político relanzándose al cargo, o bien nombrando a un sucesor.

Así como lo insinué en el primer párrafo, no faltarán quienes se alegren con este suceso, o por lo menos crean que tienen ciertas ventajas debido a éste. La verdad, es que con algo de astucia va a ser el sucesor de Kirchner, sea quien sea, quien saldrá beneficiado. Un aspecto que suele omitirse en los análisis políticos es el aspecto emocional de la política, y se olvida que la muerte de Kennedy fue un aspecto decisivo en la elección de Johnson, y que acá en Colombia César Gaviria llegó a la presidencia portando las banderas del recientemente inmolado Luís Carlos Galán.

Recordemos entonces que los argentinos manejan una alta carga emocional, además sus películas y canciones muestran una fuerte tendencia a la depresión. Así que la muerte de un político que al parecer era popular, es una oportunidad de oro para aquel que quiera entrar a la Casa Rosada sabiendo manejar las emociones del pueblo argentino.

Paz en la tumba de Kirchner, de todos modos jamás hubiese votado por él de haber podido. Ahora hay que ver los acontecimientos en el país del sur, y esperemos que los argentinos hagan la mejor elección para su país, al ser uno de los varios cambios que se están dando en la región, y que de estos dependen como nos posicionemos en un futuro.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Un conservador orejano

Hoy tengo un estado de ánimo bastante particular, o más bien, me reforzaron un rasgo muy particular de mi personalidad. Pero antes de entrar en detalles, por favor acompáñenme en una pequeña exploración mental interna, o una asociación libre que llaman los psicoanalistas.

En el viejo oeste había una palabra particular para referirse a aquel ganado que no tenía marca alguna, y que por las circunstancias que fuera, crecía salvaje hasta que algún vaquero lo lograra atrapar y ponerle su marca (lo que no siempre era una empresa exitosa). La palabra en cuestión es “maverick”, la cual los hispanoparlantes de esa región llamaban “orejano”, y desde entonces dicha palabra tiene la connotación de una persona que se aleja de su entorno establecido, y suele moverse con sus propias reglas. Hay ejemplos de estos en la cultura popular como Wolverine de los X-men, el Dr. Gregory House, o siguiendo la temática vaquera, El Hombre sin Nombre personificado por Clint Eastwood.

Ahora bien, no es de sorprenderse que en los viejos estados vaqueros este tipo de actitud subsista, e incluso un analista político haya descrito al ala conservadora de tales estados como amante de la libertad personal, y desconfiada del estado. No es gratuito que el mismo Eastwood haya seguido esos lineamientos cuando fue alcalde del pueblo de Carmel by the Sea en California, y que Barry Goldwater fuera de Arizona. Creo que no debo ahondar mucho en el tema de mis convicciones personales dado que Goldwater es frecuentemente citado en mi blog y es el primero en aparecer en el slide, y aprovechando mi ciudadanía dual, suelo estar pendiente de los republicanos de aquellos estados a la hora de tomar mis decisiones políticas.

Teniendo esto en cuenta, hoy tuve una discusión con algunos de mis profesores que militan en el Partido Conservador Colombiano, y con uno en particular la cosa se iba calentando. De antemano cabe anotar que el conservadurismo local no ve con malos ojos las políticas estatistas, y menos las mediterráneas como el corporativismo, el carlismo o el franquismo. En este orden de ideas, básicamente el origen de la discusión se dio porque no pueden concebir un país donde el Estado no intervenga, y en algún momento el profesor más pasional se describió como un social-demócrata. De hecho loan el sistema europeo que en este momento está colapsando porque simplemente la vaca no da tanta leche.

Por otro lado, el lío en Estados Unidos va más a que su economía está dependiendo más de las finanzas que de la producción, y eso es una receta para el desastre. Pero no considero que la solución sea que Obama, o el que esté en la presidencia, otorgue monopolios y ahogue a los pocos que se atreven ya a montar sus propias empresas. Además, decir que China la tiene clara, y que eventualmente dará beneficios a sus trabajadores, mientras a la vez se critica el uso de maquilas por parte de la industria gringa es una clara presbicia. Si es por cuestiones morales, ambos países están empleando gente con un sueldo de hambre, y en ambos casos es condenable.

Y ya trayendo los relajos a casa, admito que acá en Colombia no se puede dar un Estado pequeño… todavía. Algo que nos caracteriza en esta época y en este país es el inmediatismo, y queremos que todo suceda ya. Bien dijo Burke que nos cuidáramos de panaceas y grandes promesas, los cambios cuando se fuerzan suelen traer más problemas que los que solucionan. Podemos aspirar a una meta y hacer que las cosas se vayan dando poco a poco, creo que he sido juicioso en demostrar en cada oportunidad que se me presenta los casos en que el trabajo duro y constante a llevado a la prosperidad. Además no se trata de algo sólo económico, como reseñé hace poco citando a Kant, este tipo de cosas se pueden llevar a cabo si se da una verdadera racionalidad emancipadora, en otras palabras, para que el Estado nos trate como adultos debemos madurar como sociedad, y ese es un proceso lento pero al cual no me parece utópico apuntarle.

En definitiva, hoy una vez más me consagré como el orejano del conservadurismo local. No se trata de una cuestión partidaria, al ser todos los partidos adeptos a la social-democracia progre, y lo único que los diferencia es el personalismo de turno, y que unos son abiertamente católicos y otros no (valiente diferencia). No digo esto como un lamento sino como todo lo contrario, como un incentivo para seguir mi labor, y no por nada seguir llamando a este blog: Godopunk.

sábado, 23 de octubre de 2010

Una conservadora de terciopelo



Aún no salgo de mi asombro, que Maureen "Moe" Tucker, la baterista de Velvet Underground resultara apoyando los Tea Parties es realmente una grata sorpresa. No por nada los Velvets eran una de las bandas anti-hippies durante los 60 (otra recomendada son los Monks), que en vez de vestirse de colores, hacer música dulzona y predicar el "peace & love", vestían de negro, hacían ruido, y mostraban en sus canciones un perfil más oscuro y existencialista. He ahí las razones por las cuales son considerados unos de los antecesores directos del punk, el gótico, el noise, y demás géneros interesantes que surgieron posteriormente. Los dejo con una de sus grandes canciones para que se borren la idea de que todo fue paz y amor en los 60 (además dejen de decir que los Velvets son los aguachentos Velvet Revolver).

viernes, 22 de octubre de 2010

Consideraciones después del cacerolazo

Acabo de llegar del cacerolazo en contra del alcalde Samuel “Ungenio” Moreno, la cual fue organizada por uno de mis compañeros de clase. Admito por un lado que ese tipo de manifestaciones son más propias de corrientes populacheras, particularmente de la izquierda, en la derecha uno aprende a ser paciente, a saber usar las herramientas existentes, y a apelar más a la razón que  a las pasiones; pero, he de admitir que  de tanto en tanto me agrada rememorar viejas épocas, y sentir el impulso de adrenalina que se siente cuando se está armando bochinche. Por otro lado también admito que no fuimos más de 20 gatos, y que no saldremos en las noticias; entonces apelamos a la táctica de motivar a los carros que pasaran pitaran en aprobación.

La primera admisión la hago basándome en lo dicho anteriormente: las manifestaciones populares son más propias de la izquierda, y su eterna fórmula de echarle fuego a las emociones de las personas, para así incentivar sus dichosas revoluciones. Más teniendo en cuenta que la derecha en teoría es el lado de aquellos que ponemos al individuo por encima del colectivo, y la izquierda hace todo lo contrario, y por eso apela más a ese instinto de manada. No por nada no se cansa de sacar a flote “grandes logros” como las manifestaciones de mayo del 68, las cuales no lograron mayor cosa, y fueron disueltas cuando los papás de estos “rebeldes” los pusieron en línea. Sumado a esto, este tipo de revueltas suelen caer en el simplismo, y resumirse en unos cuantos eslóganes pegajosos y no más; cualquier propuesta seria y elaborada es disuelta en el fervor de la bulla.

Con esto en mente, la segunda admisión me lleva a dos consideraciones. Primero, si bien somos el lado del individuo y de la razón, como dije anteriormente, sí debemos aprender a movilizarnos mejor, y francamente creo que una de las razones por las cuales nuestras ideas no encuentran mayor eco es por quedarnos ya demasiado encerrados dentro de nosotros mismos (precisamente ese fue uno de los motivos detrás de este blog, ver cómo hacer olas), tal vez nos sorprendamos con la recepción que podamos tener.

La segunda tiene que ver con la apatía de la gente, en teoría más de mil personas habían confirmado su asistencia al evento, pero como dije sólo fuimos menos de 50; y los reclamos que recibimos de la gente en la calle iban más a llamarnos desocupados, en vez de un apoyo hacia el alcalde. En un país donde el abstencionismo electoral rebasa el 50%, es preocupante ver como la gente no se preocupa por las cosas que directamente los afectan, e incluso se enorgullecen de ser “apolíticos”. Lo peor es que para quejarnos  y reclamar sí somos buenos, pero a la hora de cumplir con nuestros deberes ciudadanos ahí sí nos enorgullecemos de estar trabajando, y de decir: “no tengo tiempo”.

Evidentemente el actual burgomaestre no goza de mucha popularidad, o por lo menos así lo manifestaron varias personas que pasaron por nuestro lado, como también es claro que se debe encontrar medios más efectivos para llegar a la gente, y que las propuestas no se queden en el aire. Además, la oportunidad que vamos a tener el año que viene hay que saberla explotar, hay que ser más cuidadosos con nuestras decisiones, y aprovechar los fallos del populismo a favor de nosotros mismos y de nuestra ciudad. Con esto dicho solo me falta decir:

¡EL QUÉ NO PITE ES DEL POLO! ¡EL QUÉ NO PITE ES DEL POLO! ¡EL QUÉ NO PITE ES DEL POLO!

jueves, 21 de octubre de 2010

Se acabaron las vacaciones

Aquello que nuestros mediocres medios de comunicación llaman “Luna de Miel” se acabó, y con ella nuestras vacaciones políticas luego de las elecciones. Ya el presidente Santos lleva más de tres meses en el cargo, y a unos pocos días del recuento de los “100 primeros días”, salen a flote cualquier cantidad de cosas, entre esas el que ya Uribe y sus seguidores no se muestran ya muy contentos con la labor de su sucesor y supuesto ungido. Así mismo, ya el otro año tenemos elecciones para alcaldes, concejales, y JAL en varias ciudades y municipios, y ya se oye el crujir, pero no de dientes sino de las fichas de ajedrez.

Principalmente esto significa que por fin tenemos los bogotanos una nueva oportunidad para sacar a Samuel Moreno de la alcaldía de nuestra ciudad, que lo único bueno en su balance junto con la alcaldía anterior es que tendremos que ser muy brutos para darle al Polo una nueva oportunidad para arruinar nuestra ciudad. Y ahora menos cuando estallan los escándalos por corrupción desde adentro del mismo partido, y ya está siendo esta alcaldía tratada literalmente como un leproso [1] [2]. Claro, ahora que esta de salida, y además con estos líos, ahora sí nadie hace parte de la coalición distrital y fue cosa de ellos, cuando en un principio no le hicieron miramientos siquiera al hecho que podía tratarse de un partido con una ideología distinta a la de ellos.

Pero ya dejemos que Samuel y el Polo se laman sus heridas, y vamos a la antesala de la pugna por las alcaldías que se está presentando. Por un lado, gracias a que Juan Manuel Santos resultó siendo un topo del Partido Liberal dentro del uribismo, haciendo que los políticos abiertamente militantes de dicho partido hayan pasado de ser una cruenta oposición, a ocupar buenos lugares en el congreso, por ejemplo. Además de eso, ya se les sienten altas ínfulas de triunfalismo, y todo parece indicar que van a mandar  un grupo sólido de candidatos en varios municipios, dando así pie al retorno del liberalismo rojo que se esconde tras la fachada de la unión nacional.

Por otro lado, el uribismo no es que esté quieto, y menos cuando su líder natural ha vuelto al país y claramente está moviendo a sus alfiles, quienes desde ya juegan su mejor carta: el propio Uribe. Basados en la popularidad del ex presidente y en el notorio gusto por el poder de éste, como lo reseñé en la línea anterior, parece que su idea es lanzarlo a la alcaldía de la capital. Algunos pensaran que esto muestra la fortaleza de Uribe, e incluso ya se movió el avispero [3], pero yo lo veo como todo lo contrario, más bien esto es una clara muestra de su debilidad. Me explico, con esto demuestran claramente que el uribismo no es más que un personalismo y no un conjunto de ideas claras, al ser el mismo Uribe el único capaz de llevarlo a cabalidad, y no alguno de sus adeptos.

Concluyo desde ya que tenemos que ponernos las pilas nuevamente. Tal vez estas elecciones no sean tan apasionantes como aquellas que se dan en circunscripción nacional, pero como dije anteriormente, ya arrancó la partida y es nuestra obligación como ciudadanos estar pendientes de saber qué bando nos conviene, o si nos toca mirar otras alternativas. La alcaldía de Bogotá es una presea muy codiciada, y veremos nuevamente juego político de alto turmequé. Lo curioso en este caso es que usualmente la usan de trampolín para llegar a la presidencia, y no como colchón de amortiguación luego de haber salido de ella.

miércoles, 20 de octubre de 2010

¡Ay Carlitos!

Entre las muchas cosas que me molestan de los medios noticiosos locales, es su afán por hacer notas sobre las realezas europeas, en particular la realeza española; más teniendo en cuenta que para la persona del común no son más que unas figuras decorativas y anacrónicas. Ya entendiendo un poco más sobre política, la atención que se le debe prestar a los aconteceres reales es el hecho que de ahí sale el nuevo Jefe de Estado del respectivo país. Aún así, dado que dichas notas se dan más como una nota de farándula, y a la hora del té lo máximo que ha hecho un rey español en estos tiempos es mandar callar a Chávez, la verdad los devenires de esas personas me tienen sin cuidado.

Pero como buena parte de Latinoamérica, sino es que toda, realmente no cortó del todo el cordón umbilical con la “Madre Patria”, pues es de esperarse que tengamos esas notas “light”. Y no es para menos: acá se celebran todos los años sagradamente el 12 de Octubre con el falso epíteto de “Día de la Raza”, cuando en realidad se trata del Día de la Hispanidad; no se pierde oportunidad alguna para resaltar nuestra “herencia cultural”; España suele ser un lugar muy atrayente para nuestros emigrantes; las corridas de toros, y definitivamente Carlos V logró un gran trabajo en hacer de las Indias el sitio más católico del mundo.

No es mi intención despreciar la cultura ibérica, la historia fue como fue, y puede llegar a ser hasta curioso este fenómeno socio-cultural en nuestra región; pero como es de esperarse hay más de lo que se ve en la superficie. Existe una comunidad que se hace llamar el carlismo, cuyo objetivo es mantener vivas las antiguas tradiciones del Imperio Español, como por ejemplo el proclamar a la Iglesia Católica como la única verdadera, mantener las misas en latín, aún llaman a Colombia Nueva Granada, e incluso proclaman que el actual Rey de España, Don Juan Carlos I, es ilegítimo y que el rey debe ser su primo Don Sixto Enrique de Borbón; de hecho, el nombre “carlismo” viene de los líos de sucesión de la corona después Fernando VII, donde un grupo de españoles consideró que el legítimo heredero era su hermano Don Carlos (cosa que luego llevó a una guerra interna).

Todo esto me tendría sin cuidado al tratarse más de cuestiones religiosas (y cada quien verá como manifiesta su fe y su espiritualidad), y ya manifesté mi opinión sobre la realeza española y sus relajos. Lo realmente preocupante es que el carlismo tiene serias aspiraciones políticas, y siguiendo su línea ultra-tradicionalista entre sus premisas se encuentra el recuperar los antiguos reinos españoles bajo la corona de ese país, basados en una idea más grande  de restablecer la continuidad hispánica antes de las revoluciones, es decir, acabar con todas las premisas del liberalismo (una vez más reitero que no me refiero a la plataforma de nuestro partido rojo, sino de las doctrinas originales de dicha filosofía). Tomando en cuenta lo mencionado, con un sistema carlista se acabaría la libertad de expresión, la libertad de cultos, las libres elecciones, la libre empresa, entre muchos otros derechos que hoy damos por sentados, y sería un sistema de completa obediencia a la corona y al papado romano.

Pero la cuestión no acaba ahí, no se trata simplemente de un grupo de locos allá en España, acá en Colombia existe una comunidad carlista, y está justo en frente de nosotros. Por ejemplo, nuestro controversial Procurador General no sólo pertenece a dicha comunidad, él mismo recibió una condecoración por parte de Don Sixto. Es más, recientemente tuve el dudoso honor de recibir una cátedra sobre la Reforma por parte de un representante de la Procuraduría que a claras luces era un carlista, y entre los vituperios y la grosería propios de un ser lleno de resentimiento, según este personaje lo peor que trajo la Reforma fueron las semillas y el desarrollo de las semillas liberales (recordemos que John Locke era un devoto calvinista), y de ahí que se independizara la “América Española”. Y como dice el chiste: “de no habernos independizado seríamos campeones del mundo”, y es un sentimiento que cunde más de lo que se cree.

Recordemos que desde la independencia existen grupos de personas que fueron renuentes a ésta, y desde el siglo pasado los grupos serios de fascismo encontraron su inspiración en ideas provenientes de España como el falangismo, argumentando la tan alardeada “herencia cultural”, además que es imposible hablar de raza pura en este país, y Mussolini se peleó con el Vaticano. Escribo este artículo a riesgo de que varios conservadores carlistas me tachen de traidor, yo me fundamento en que aquello que hay que conservar son las ideas liberales originales, y Edmund Burke no era precisamente un monarquista católico.

lunes, 18 de octubre de 2010

Sammy el alcalducho

Algo que siempre nos caracterizará es el sentido del humor, en especial con estos personajes tan nocivos. Menos mal ya el otro año tenemos elecciones para alcalde y podemos sacar a Samuel y a todo el Polo de una buena vez.

domingo, 17 de octubre de 2010

La ven negra

Estamos ad portas de tener elecciones parlamentarias en los Estados Unidos, y aunque nos parezca que no nos atañe y que es problema de ellos. Nada más alejado de la realidad, gústenos o no, Estados Unidos sigue pisando duro en el mundo y en particular en este continente, cualquier política que se tome desde allá puede afectarnos. Ahora bien, no pensaba manifestarme al respecto hasta que no se publicara un artículo que escribí sobre política gringa para el periódico universitario, pero en vista de que la prensa progre persiste en hacer propaganda negra a las manifestaciones civiles en dicho país, no veo de otra que empezar a hablar desde ya.

Primero que todo, se enarbola al gobierno de Obama por una serie de medidas basadas en eso que llaman “justicia social”. Impuso un sistema de salud que quien sabe cómo se va a pagar, endeudando al país muchísimo más de lo que ya está, y empeorando ese servicio. Así mismo, se dice que puso en cintura a los gatos gordos de Wall Street, dándoles más “estimulo” para que sigan despilfarrando sin temor a riesgo alguno, además de “someterlos” a ciertas reglas, para que nadie más pueda hacerles competencia y estableciendo así el oligopolio necesario para que la economía se levante. Sumado a esto, va a quitar los recortes de Bush, los cuales los ricos bien pueden costear, pero le va a dar en la cabeza a la clase media; probablemente se abra más la brecha social. Bravo señor Obama, definitivamente usted es el presidente que envidiamos.

Básicamente yo creo que el problema del presidente gringo y de la prensa progre que lo apoya, es que simplemente no conocen la cultura estadounidense basada en los valores de John Locke y por ende del calvinismo. A pesar de haber perdido cuantiosamente ese espíritu, Estados Unidos no es precisamente la nación donde el estatismo se desarrolle plenamente, y aún persiste la idea de que el honor llega cuando un individuo es capaz de levantarse a sí mismo, y es el Estado el que debe temer y servir a la sociedad civil, y no al contrario. Y es precisamente esa incomprensión lo que lleva a la prensa local el pensar que el Tea Party es equiparable a un grupo neo-nazi, es que creen que el conservadurismo anglo-sajón es el mismo corporativismo ultra autoritario local, no caen en cuenta los muy lelos que aunque no todos serán ciudadanos modelo, pero lo que reivindican es precisamente los valores antes expuesto, particularmente en lo que toca a materia económica.

Lo más probable ya es que los republicanos ganen las próximas elecciones, y lastimosamente no me alcancé a registrar o tendrían un voto más. Obama tendrá que aprender como su antecesor Clinton a gobernar con un congreso en contra, y se verá en figurillas para seguir con sus locas medidas. Como anoté anteriormente, algunos de los ideales que fundaron a dicha nación se han ido perdiendo, en particular desde que Roosevelt con su New Deal malacostumbró a algunos sectores de la sociedad como los sindicatos, y presidencias demócratas posteriores continuaron con dicha tendencia. Menos mal parece que aún hay gente dispuesta a sacudir ese bote, y a encarrilar todo de nuevo.

viernes, 15 de octubre de 2010

Fallaremos positivamente

Recientemente estuve discutiendo dentro de un grupo académico el proyecto de ley sobre la Ley de la Juventud, un proyecto que en sus inicios buscaba incluir a la juventud y abrirle espacios en la política. Como proyecto de ley que se respete, el documento presentaba algunos puntos confusos, redundancias, y sobre todo, puntos controvertibles. Lo principalmente controvertible es el hecho que más parece una exposición de derechos como si se tratara de una constitución política, los cuales algunos ya están contemplados en nuestra constitución política, y los demás no eran más que intentos de permisividad ya rayana en lo infantil.

Era de esperarse que un proyecto de ley escrito por jóvenes buscara más dádivas, pero el hecho de quienes dirigían tal proyecto se hicieran los de la vista gorda ante tales desajustes es una clara advertencia de un concepto de libertad que está tomando bastante popularidad. Desde mediados del siglo pasado se habla de libertad positiva, en donde ya no se habla de hacer aquello que no está prohibido, sino de ver que es lo que realmente se puede hacer. No sólo es que la palabra “positiva” suele tener una buena connotación en nuestras mentes, esta categoría de libertad es la bandera de aquellos que reclaman justicia social.

Me explico, como el concepto de libertad positiva se basa en que la verdadera libertad está en la capacidad real acción de los individuos, la idea que se promueve bajo este concepto es que para que todos sean libres, hay que procurar que todos reciban lo esencial para así tener una igualdad de oportunidades. El problema que esto plantea es que nunca se dice quien va a costear tal manu tención, o sí, el Estado con lo que cobre fuertemente a aquellos que tienen más, llevando así al estancamiento social al que suelen llevar los Estados de “bienestar”. Lo que no parece considerarse aquí, es que aquellos elementos esenciales no son una lista estática, o un vestido de talla universal que todos puedan usar; la lista bien puede ir en aumento, y no faltaran aquellos que aleguen cada vez más y más que necesitan más cosas para sentir que sí se les da una oportunidad, sin hacer mayor cosa por ganarse esas dádivas.

Pero ese no es el único aspecto preocupante, el cual he comentado ampliamente en este blog. Otro aspecto tenebroso es el hecho que en el ámbito jurídico un derecho o una ley positiva es aquella que está escrita, y como vemos con el ejemplo de la Ley de Juventudes, ya no será nuestro propio arbitrio enmarcado en un juego de reglas lo que defina nuestra libertad, sino un texto en una hoja de papel. Si ya de por sí el tener tantas leyes prohibitivas nos ha reducido bastante nuestro campo de acción, sin mencionar que muchas de ellas son bastante ridículas y/o tiránicas, el que sean las leyes las que definan lo que SI podemos es hacer es mucho más macabro, al cerrarnos bastante nuestro mencionado campo de acción. Una libertad así estaría sujeta al mundo de las leyes, donde están son modificadas y derogadas sin ton ni son por un grupo “elite” de gente preparada (¿cuánta gente de la farándula es que tenemos en el congreso?). Sería otro ejemplo de cómo las “buenas intenciones” nos llevan de vuelta a un sistema de gobierno medieval.

No todo lo que brilla es oro, y aquello que nos puede parecer genial y hasta eficiente, suele en la mayoría de casos ser una salida facilista, que luego es una trampa mortal donde terminamos perdiendo incluso aquello que buscábamos desde un principio. Si en serio queremos llegar a la libertad, tenemos es que hacernos cargo de nosotros mismos y cultivarnos a nosotros mismo, y no buscar definiciones como “libertad positiva” que no son más que un cuentazo utópico para disculpar la pereza de algunos.

jueves, 14 de octubre de 2010

Kant: la mayoría de edad y su respectiva emancipación

Hoy que está tan de moda el hablar de libertad, cuando se ven que muchos quieren ser mantenidos por el Estado, y para ello repiten consignas panfletarias. Hoy que acabo de pasar frente a una pedrea en una Universidad pública. Hoy que vi al Superbloque caerse lentamente, vagas imitaciones de un mal artista, un río que parecía un mar, y acero doblado queriendo decir algo diciendo nada. Siempre es bueno tener la sabiduría de tiempos pasados para recordarnos cuál es el sendero a tomar.

miércoles, 13 de octubre de 2010

El Estado de los mineros

El mundo se regocija hoy en día por el rescate de los 33 mineros que quedaron atrapados en una mina en Chile el pasado mes de Agosto. Como alguien que sufre de claustrofobia, realmente me alegré cuando vi salir al primer minero hacia la superficie y se reunió con su familia. Aún así, no le hice mucho seguimiento a dicha noticia desde este espacio por considerar que se trataba de un hecho que iba más allá de la política, y lo realmente importante era rescatar con vida a las 33 personas atrapadas. Dicho esto, encuentro pertinente que el presidente Piñera se encuentre presente durante el operativo de rescate, y haya pronunciado unas palabras de aliento.

Pero fue ingenuo de mi parte pensar que el asunto pasaría sin mayor opinión de las grandes mentes de la política, particularmente las colombianas. Durante la transmisión del rescate emitida anoche por NTN24 se encontraba comentando la ex senadora liberal Cecilia López Montaño, gran defensora de las causas justas… las causas del Estado, vale aclarar. Digo esto porque la susodicha comentarista no hacía más que cacarear las futuras regulaciones que debería implementar el Estado chileno para que estos desastres no se repitan.

Creo que si en algo estamos de acuerdo todos es en que este tipo de sucesos son lamentables, y se deben tomar todas las medidas para que  no ocurran en el futuro. Pero ni toda la precaución, ni los mayores conocimientos técnicos en el asunto, y demás consideraciones, son suficientes para evitar que pasen este tipo de cosas. Pueden reducir el riesgo, pero no en un 100%. Entonces resulta ridículo pensar que el Estado es una especie de ser omnipotente, el cual con una simple legislación va a evitar que la gente que se emplea en trabajos de alto riesgo no tenga ningún accidente. Pueda que logre imponer ciertas condiciones laborales, que al parecer es por lo que varios claman, pero como hemos visto, normalmente estas llegan a ser tan infladas que en orden para cumplirlas, las empresas prefieren simplemente prescindir de varios trabajadores para cubrir tales costos. ¿Sería justo que en un pueblo minero las minas decidan despedir a varios de sus trabajadores para que sólo unos pocos reciban unos beneficios?

Hay que tener en cuenta que si la gente trabaja en ciertas condiciones, incluso en trabajos de alto riesgo, lo hace porque decidió hacerlo. No faltarán los que digan que fueron las circunstancias y nuestra sociedad “injusta” los que los “obligaron” a aceptar tales condiciones, como si estuviésemos hablando de entes descerebrados que no pueden tomar una elección por sí mismos, y alguien tiene que protegerlos de ellos mismos; rara vez tienen en cuenta que asumen esos riesgos por voluntad propia con el fin de encontrar, tal vez no para sí mismos, pero sí para sus familias, las oportunidades de las que ellos carecieron.

Por otro lado, esta eventualidad vista desde otro ángulo es una oportunidad de oro para todos los mineros de dicha mina, incluso aquellos que no quedaron atrapados. Dado este suceso pueden renegociar directamente con los gerentes o encargados de la mina sus contratos, y así lograr unas mejores condiciones laborales que le sean provechosas a ambas partes. Para eso son en realidad los contratos, y lo único que tiene que hacer el Estado es garantizar el que se cumplan. Aprovecho este aparte para resaltar que esa es la verdadera labor de un sindicato, negociar con su respectiva empresa las mejores condiciones posibles y adecuadas para trabajadores y empresa; no sabotear y ejecutar acciones de monopolio que paralizan la economía.

El Estado no es omnipotente, y como cualquier institución humana, se desgasta de forma más rápida cuando se sobrepasa en sus funciones. Es claro que debe actuar para resguardar las vidas de las personas que lo constituyen, es de hecho una de sus funciones básicas. Pero hay cosas en que deben ser los mismos particulares aquellos quienes se encarguen de regular sus propias vidas. Felicidades a los mineros y sus familias.

lunes, 11 de octubre de 2010

Soluciones ecológicas

En el último artículo que escribí sobre medio ambiente y esos temas, tuve un par de desaciertos, y fue claramente más escrito desde las tripas que desde la razón. No es mi sentir el que las ideas estuvieron mal, fue más bien la forma en que se expresaron. En mi labor como aspirante a politólogo no tuve cuidado con los términos, una cosa es hablar de “ecología”, la cual es una ciencia, o un estudio como tantos otros que aspira a tal distinción (como la ciencia política), y otra cosa es hablar de ecologismo, el cual al igual que el islamismo sí es una posición e ideología política.

Y como toda ideología política, el ecologismo cuenta con distintas corrientes internas que se pueden calificar de varias formas; pero, para efectos de facilidad me remitiré a las categorías que ejemplificó el filósofo noruego Albert Naess en 1973. Por un lado está el ecologismo “superficial”, el cual acepta las lecciones de la ecología, pero trata de encauzarlas a la necesidad humana y lograr cierto equilibrio; por el otro, está el ecologismo “profundo”, tiene más influencias místicas  y holísticas que científicas, y es aquel que tiene una cara más visible, ya que su principal premisa es que es el humano quien debe servir a la naturaleza, y son aquellos que proclaman que se debería volver a aquel estado primitivo cuando el “hombre estaba en armonía con la naturaleza”.

Digo que es el más visible porque efectivamente es al que más se le ha hecho propaganda, la película Avatar es sólo una muestra entre varias, de la idea de cómo la tecnología y el capitalismo lo único que quieren lograr es destrucción, y que la mejor forma de vivir es en un colectivo primitivo y similar a un enjambre donde los individuos no tengan identidad alguna. Incluso varios líderes socialistas como Evo Morales, se han acogido a este tipo de ideas, proclamando que es el socialismo el verdadero protector de la naturaleza y el capitalismo su enemigo. De hecho, varias veces he oído que el socialismo es lo natural en los seres humanos, y los que hacen esta proclama hacen una manipulación histórica, basados en las comunidades amerindias antiguas las cuales “vivían en armonía con la naturaleza, y sabían vivir en colectividad”.

Lo curioso del asunto es que la realidad parece mostrar otra cosa, conclusión que ratifico al leer hoy un artículo sobre Singapur, país que es la segunda economía más libre del mundo [1], y además es otro de esos casos de desarrollo vertiginoso logrado precisamente por liberar su economía. En dicho artículo, señalan como esta ciudad-estado ha sabido aprovechar sus condiciones para precisamente manejar de forma adecuada sus residuos, y además, dada su ausencia de agua, están logrando resolver ese problema para dejar de importarla de Malasia, y además matan tres pájaros de un tiro. No sólo tienen la mayor planta desalinizadora del mundo, a la vez la Marina Barrage actúa como reserva de agua, evita inundaciones en las zonas más bajas, y es una atracción turística, es decir, el proyecto se paga solo. Entiendo que el agua desalinizada le faltan ciertos nutrientes que tiene el agua de río, pero estoy seguro de que también le encontrarán una solución a dicho problema.

Por otra parte, si miramos a aquellos países que abrazan el socialismo, nos damos cuenta en que se cumple aquella máxima de Winston Churchill, la cual lo define como un repartidor de miseria. Y un efecto lamentable e infortunado de la miseria, entre tantos otros,  es la ignorancia, la cual lleva a que dichas comunidades tengan más el aspecto de un basurero que el de un refugio ecológico ¿O lugares como Corea del Norte o la República Democrática del Congo son bastiones de la protección ambiental? Claramente son los países más prósperos, los que dejan fluir la capacidad del intelecto humano en vez de reprimirlo, aquellos que encuentran mejores soluciones para los retos ambientales.

En conclusión creo que los hechos hablan por sí solos, y veo que puede haber un mayor consenso con el verde superficial, que con el profundo radical. La cuestión no es imponer un estilo de vida en las personas, sino dejar que su mismo ingenio logre una solución que se ajuste a las necesidades de ambas partes. Habiendo en la actualidad grandes demandas por soluciones ecológicas, es cuestión de saber dar una buena oferta, y el mercado mismo se encargará de que se den estas soluciones sin necesidad de coerciones o coacciones.

viernes, 8 de octubre de 2010

Enhorabuena Vargas Llosa

Difícilmente me tomo el tiempo de comentar, reseñar o criticar las buenas noticias, tal vez sea por mi personalidad que gusta de armar relajo, o porque las buenas noticias suelen ser entendidas como los chismorreos inanes de una farándula igualmente inane. Pero hoy no se trata de eso, me es realmente grato el saber que el escritor peruano Mario Vargas Llosa ha recibido el Premio Nobel de Literatura del presente año, realmente es un digno homenaje a un gran escritor. Pero mi alegría no tiene que ver con una reivindicación regional latinoamericana, ni ninguna de esas bobadas.

La literatura latinoamericana se ha caracterizada por su fuerte tono costumbrista, sino es que la gran mayoría de su propuesta cultural. Y desde mediados del siglo pasado se trata en particular de una mirada que se podría clasificar de retrógrada y de tener un tono miserable, al ser normalmente los personajes campesinos, indígenas, o ambas cosas, cuyas vidas son desagradables por la opresión sufrida por algún ente externo, normalmente una dictadura tropical (las cuales ya son casi como una desagradable tradición), o alguna multinacional, o algún otro ente megalómano. En 500 páginas estos personajes pasan por agravio tras agravio, sin encontrar la redención que se merecen.

Con este tipo de literatura la izquierda latinoamericana ha pretendido vender lástima para poder así impulsar su tan soñada revolución, y así vemos como Chávez le regala a Obama una copia de la “magna obra” de  Eduardo Galeano, y es imposible para la opinión intelectual el criticar a este tipo de autores; de hecho, si son a veces ellos mismos los columnistas, perpetrando así el mito de que para ser intelectual hay que ser de izquierda.

No es así con Vargas Llosa, quien si bien en su obra relata cosas propias de nuestra región, muchas de éstas bastante sombrías, lo hace más desde la postura de un cronista y no de un “redentor social”. Así mismo, la alcurnia intelectualoide latinoamericana lo ha declarado en no pocas ocasiones como un traidor, al haberse dado cuenta a tiempo que la verdadera libertad no viene de la mano del colectivismo, que es éste el que produce las tan temidas dictaduras tropicales. Como bien señaló Héctor Abad (quien no se caracteriza precisamente por ser alguien que rompa el molde intelectualoide acá descrito) en su reseña en El Espectador, la inspiración de Vargas Llosa viene de los antiguos liberales anglosajones, los mismos que se han reseñado en este blog, y es también por esa filiación ideológica que el otorgamiento del galardón es celebrado.

Vargas Llosa ha demostrado un gran compromiso con el liberalismo clásico, tanto, que su fallida candidatura presidencial a principios de los 90 fue precisamente fallida porque no cayó en populismos, e incluso intentó explicar que la libertad y el verdadero progreso van de la mano con la propiedad privada y no con el intervencionismo estatal. Actualmente realiza foros alrededor del mundo promoviendo estas ideas.Una vez más, envío mis humildes felicitaciones a Mario Vargas Llosa por tan merecida presea, y espero que su genio nos siga iluminando por muchos años más, y su ejemplo cunda por la región. Son los verdaderos genios a los que debemos emular, y no a aquellos que sólo saben vender lástima.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS JOHNNY RAMONE!

Un sentido homenaje al padre del punk derechista y del guitarreo de motosierra. Es alguien que se le extraña aquí en la tierra, pero su legado se mantiene. Nadie como él para mostrar como la disciplina y el trabajo duro logran maravillas y se recuerdan más que los excesos y la pomposidad.

"I found it very strange, because here you have the hippie movement which is left-wing. Punks, you identify them if you go back to the fifties and sixties as a bunch of greasers who are more right-wing and anti-peace demonstrations and that kinda stuff. Then suddenly in the punk rock movement you start having these left-wing kids who are really hippies who have become punks but are still really hippies."

jueves, 7 de octubre de 2010

Corea con Colombia

En la universidad donde me encuentro estudiando se busca establecer un puente académico con Corea del Sur, esto teniendo en cuenta que gracias a la participación de la Tropa Colombia en la guerra de Corea, no sólo es uno de los pocos países avanzados donde los colombianos no necesitamos visa en señal de agradecimiento, además está muy interesado en el intercambio. Y al parecer por ignorancia nuestra, no hemos sabido aprovechar tal oportunidad, y por lo que me enteré, se pierden valiosas becas cada año. Luego de asistir a una de las conferencias organizadas en mi alma mater, me hace considerar varias cosas sobre el futuro.

En tal conferencia tuve la oportunidad de conocer un poco más sobre la historia, la cultura, y particularmente, la economía de dicho país. Corea del Sur, luego de la invasión japonesa durante la 2da Guerra Mundial, sufre posteriormente la mencionada guerra  de división con su homónima del norte, y queda devastada y sin nada, al ya de por sí no tener mayores recursos naturales, siendo en ese entonces una de las peores economías del planeta. Cabe preguntarse cómo es que hoy en día dicha nación es la economía número 15 del mundo, uno de los países líderes en tecnología, uno de los mayores exportadores del mundo, y una potencia emergente en su región.

La respuesta es obvia, Corea del Sur desde que logró reestructurarse empezó un proceso de liberalización de su economía. Empezó por supuesto estableciendo las bases para llevar de forma favorable ese proceso, en principio comprando materia prima, imitando, y vendiendo luego la manufactura; esto acompañado de las debidas políticas de fomento y dirección. Una vez la academia y la industria coreanas llegaron a un nivel aceptable, se buscó atraer al capital privado por lo cual se establecieron políticas de gobierno “facilitador” y no “jugador; es decir, dejar al mercado hacer lo suyo. Ya para la década de los 80 la intervención gubernamental era mínima, y Corea del Sur ya era un monstruo económico, de hecho recordemos que en 1988 se juegan los olímpicos en Seúl.

Lo claro aquí es que los surcoreanos se trazaron una meta, y la siguieron a cabalidad. De la misma forma, el profesor Kwak Jae Sung nos comentaba como su país se prepara para los nuevos desafíos que se le avecinan. Sumado a todo esto, hay que agregar que los coreanos culturalmente tienen la disciplina propia de los orientales, pero a diferencia de sus vecinos chinos y nipones, tienen una disposición abierta a las demás culturas, lo cual es un factor importante para los logros obtenidos. Además, al final de la conferencia el profesor de más edad nos dio un fuerte jalón de orejas: "¿Ustedes creen que el budismo es rezarle a buda? ¡No! es buscar al buda interior por medio de las buenas obras. Ustedes rezan por 10 años y no hacen nada. Corea no tenía nada, y ahora es desarrollada, y ustedes que tienen todo, hasta cocaína y mujeres ¡Y NO PROGRESAN!" (No creo que se trate de dejar las propias creencias, pero sí de ponerlas a funcionar en este plano terrenal).

Y por otro lado, el día de hoy me encuentro con un curioso artículo en la siempre “progre” Semana, donde se admite que tal vez el proteccionismo no sea la mejor medida para impulsar la economía colombiana, particularmente el sector agro. Teniendo en cuenta además, que dicho proteccionismo ha sido parcializado, favoreciendo sólo a unos grupos y no a todos, como para por lo menos decir que estamos preparando la industria para liberalizarla en el momento adecuado, y lograr enfrentar los tratados de libre comercio con cierta ventaja. Espero que este sea por fin el campanazo que necesitamos para ponernos en línea, y perderle el miedo a encargarnos nosotros mismos de nuestra economía y de nuestra industria, y a enfrentarnos a la competencia global; y no estar esperando una ayuda de un gobierno que repetidamente nos ha mostrado que sólo le echará mano a unos pocos.

Es mucho lo que podemos aprender y asimilar del caso surcoreano, y sería muy obtuso de nuestra parte el seguir desaprovechando esa mano abierta que un país nos da, cuando insistimos en mirar a otros que no tienen mayor interés en nosotros, e incluso nos miran con desdén. Esta es una invitación franca y abierta a que miremos tal oportunidad, la sopesemos cuidadosamente, y la aprovechemos en beneficio de nuestro país y de nosotros mismos. Una vez más recalco que a la final depende de nosotros mismos.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Partiendo a los partidos

Acabo de salir de una clase donde tuve que exponer brevemente el sistema de partidos políticos en Colombia. Supongo que lo primero que notaron al abrir el presente artículo, y si no les informo, fue la desaparición del emblema del Partido Conservador de este blog. La razón de esto es que luego de la investigación hecha para dicha exposición, es realmente lamentable el estado en que se encuentra nuestro sistema de partidos. El personalismo que comenzó con Bolívar, Santander, Nariño y demás no ha muerto, al contrario está vivo y coleando, y lo que tenemos es un sistema multifaccional.

Ahora que hago mención a la historia, quisiera hacer mención al hecho que al Partido Liberal Conservador original, sí, el de Ospina y Caro, absorbió a los antiguos componentes peninsulares y militares de los inicios de nuestra historia; por lo cual se perdieron los valores originales expuestos en el programa de 1849, y el partido azul llevó ese estigma corporatista, ultra-autoritario y ultra-religioso que lo persigue hasta el día de hoy.

Pero siguiendo con el tema de los partidos y las facciones, me remito a Giovanni Sartori quien distingue en principio una facción como un grupo concreto, y el partido como una partición analítica de un todo, entendido este “todo” como el Estado. Una definición más clara es que la facción tiene una búsqueda interesada por obtener puestos y emolumentos, mientras que el partido promueve el interés nacional sobre la base de un principio particular. En otras palabras, el partido busca le da preponderancia al bien común y la facción al bien particular. Por eso vale la pena destacar tres puntos clave sobre los partidos:

1     1-No son facciones.
       2-Son parte de un todo.
       3-Son conductos de expresión.

Entonces es cuestión de preguntarse si realmente nuestros partidos no representan intereses personales sobre los comunes, conforman un consenso pluralista, o realmente comunican las inquietudes de un sector social, ideológico o de otro tipo de la sociedad. Miremos algunos casos:

Cambio Radical, el cual bajo sus propias palabras es: “…una Convención disidente de la del Partido Liberal, la cual estuvo conformada por  un grupo muy importante de personas inconformes con el transcurso de los acontecimientos políticos nacionales y con el manejo dado al Partido Liberal por sus directivos.” Lo que nos hace sospechar que se trata más de una facción que de un partido, al detallar en el mismo documento: “La Convención del nuevo movimiento se hizo el mismo día en que el partido Liberal estaba llevando a cabo su Convención Nacional y en la cual iban a elegir como candidato a la presidencia al Doctor Horacio Serpa, sin haber llevado a cabo una consulta interna, como era uno de los puntos establecido en los acuerdos por las cuales el Nuevo Liberalismo o Galanismo, había aceptado reunificarse con el partido Liberal a mediados del año 1998.”

Sumado a eso, a pesar de decir en el mismo documento que se llevaron a cabo reformas ideológicas en su plataforma durante su formación, Cambio Radical no muestra mayores diferencias entre sus estatutos y los del Partido Liberal del cual se desprendió. De hecho, en la actualidad se encuentra haciendo una consulta interna para definir su plataforma ideológica.

Pero si de facciones se trata, nadie la gana al Partido de la U. Al igual que el partido anterior, el Partido de la U muestra amplias similitudes ideológicas con el Partido Liberal tales como: “El Partido defiende el papel del mercado y la empresa privada, como elementos básicos de nuestra economía, pero cree que el Estado debe jugar un papel regulador, para impedir abusos y distorsiones, y para generar políticas de distribución y fomento que faciliten la equidad y estimulen la competencia y la iniciativa particular” (y algunos lo quieren vender como el partido liberal-conservador de Colombia). Aunque difiere con este en temas como la autoridad, claramente marcada por su apoyo a la medida de Seguridad Democrática del ya ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

Es precisamente ese apoyo a dicho ex presidente lo que le da un carácter de facción a la U, en la misma historia del partido mencionan: “El Partido de la U se articula entorno a la obra de gobierno de Álvaro Uribe Vélez, un colombiano de firmes convicciones, voluntad inquebrantable, valor y decisión civil sin par, que llega a la Presidencia de la República con un apoyo popular sin antecedentes y con un llamamiento a la unión para la urgente y definitiva solución de los problemas de la Nación. Fuera de eso, el ex presidente Uribe recientemente acaba de retomar las riendas de esta facción, lo cual augura una piedra en el zapato en el gobierno de Juan Manuel Santos, dadas las diferencias entre estos dos. Y no quiero hacer ya mayor mención al PIN.

La verdad el haber hecho esta investigación fue a la vez edificante y deprimente, y es sólo una abre bocas a una investigación más larga que pienso desempeñar a lo largo de mi carrera. Sólo con ver las consultas intrapartidistas las cuales no representaban tendencias sino más personalismos (ver Arias vs. Sanín), y la forma en que muchos votamos durante las elecciones pasadas (brincando de personaje en personaje), sólo acusan más el carácter de facción que tienen nuestros partidos. Es bueno ir pensando desde ya en posibles soluciones para este problema, que además refuercen la institucionalidad (cosa que sólo hemos tenido levemente), estoy abierto a opciones.

lunes, 4 de octubre de 2010

Hoy me siento anarquista

Yo sé que la anarquía no es posible, pero a veces es bueno soñar



No soy rico pero sí quisiera

viernes, 1 de octubre de 2010

Relajos en Ecuador

Ya es un caso bastante sonado los confusos eventos en el vecino país. Apenas me enteré no sabía que pensar al respecto, incluso pensaba llamar al presente artículo “Cuidado con lo que se desea, se puede hacer realidad”, al no ser Correa un estadista de mis afectos; pero no me parecería preferible tener por vecino a un país con un dictador, al ver que las primeras noticias clamaban un golpe de estado, y mi recomendación sería y es, bajar a estos dirigentes por la vía institucional. Ya con los ánimos un poco menos alebrestados, y viendo un poco mejor lo que ha sucedido, se puede hacer algún comentario al respecto.

Claramente el hecho es condenable y censurable, e hizo bien nuestro presidente en ratificar la legitimidad de Correa, no vaya y sea que luego diga el primer mandatario que el Estado Colombiano está detrás de estos hechos. Algo que se deja entrever es que no se trató de algo espontaneo, no se trató de una simple asonada que brotó de gente molesta. La manifestación, y luego el cerco al hospital donde se refugió Correa, delatan cierta anticipación y planeación; la medida del gobierno sólo fue la excusa que se esperaba para desatar el enfrentamiento. Y tiemblo al pensar en tener un país que tiene de frente una dictadura como vecino, bien podría suceder que en vez de recurrir a los organismos internacionales, quieran llevar por su propia mano retaliaciones por problemas pasados.

Pero por otro lado, es bastante evidente que Correa no ha leído a Maquiavelo, o a ningún autor sobre praxis política para tal cosa. Primero que todo, es muy mala idea bajarle el sueldo a aquellos que protegen al Estado, y por ende manejan de forma legítima las armas; es darles pie a que las manejen de forma ilegítima. Además, Correa no ayudó mucho con la actitud pugilista que asumió, desabrochándose la corbata y el botón del cuello en señal de desafío, y luego metiéndose en medio de la asonada. Correa mostró una actitud impropia de un mandatario, y deja ver su arrogancia al creerse intocable.

Y fue esta arrogancia la que lo llevó a acusar no solamente a quienes perpetraron las agresiones, sino también a la oposición política, y en particular al ex presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez, a los cuales no ha dejado de enlodar desde que se encuentra a salvo, en vez de llamar a la unidad nacional. Y lo único que han logrado estos hechos es ratificar el mesianismo del mandatario, quien en su visión de único salvador de su patria utiliza como amenaza su renuncia al cargo, o el recurso constitucional de la “muerte cruzada”, donde se forzaría a unas nuevas elecciones legislativas y presidenciales. Estas amenazas las hace como esperando que le digan: “no, por favor quédese, haremos todo lo que nos pida, pero salve al país”.

Claro que por otro lado, en la entrevista concedida a NTN24, Lucio Gutiérrez también acudió al recurso populista para defenderse de los ataques del presidente ecuatoriano, en vez de limitarse a condenar el hecho, y defender desde la oposición la institucionalidad de su país. Por un lado y por el otro es claro que en esta región del mundo todavía abundan los personalismos, las instituciones son de papel, y aquellos que se supone las representan, son los primeros en pasarles por encima. La situación está difícil en Ecuador, y cualquier salida en falso nos podría afectar sensiblemente en la región.