Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

viernes, 30 de julio de 2010

Pensamientos sobre el servicio militar

¿Contrataría usted a un ingeniero que no comprenda bien los principios básicos de las matemáticas y de la física? ¿O qué tal un arquitecto que no sea capaz de trazar una línea recta, incluso con una regla? ¿Un escritor con mala ortografía y una redacción pobre? ¿Prefiere un médico que se desmaye ante la mínima muestra de sangre y tripas? Ejemplos como estos podemos imaginarnos varios, y podríamos suponer sin temor a equivocarnos que el único resultado de estos casos es el de alguien que no consigue trabajo, y de hacerlo, lo desempeñará de una forma poco provechosa y hasta dañina para sí mismo, su empresa, e incluso la sociedad. Entonces la pregunta que me surge a continuación es ¿por qué seguimos teniendo un servicio militar obligatorio?

La primera impresión que se lleva uno es que básicamente le están diciendo al ejército, que cualquier persona, cualquier idiota puede ser soldado. La verdad es que si uno se pone a pensar detenidamente en ese oficio, es uno que al igual que los demás requiere que quienes lo ejerzan tengan un perfil adecuado, es más, viéndolo bien es un oficio que requiere un perfil bastante particular, no cualquiera tiene las agallas para poner su vida en riesgo por los demás, estar dispuesto a meterse en un combate, el saber acatar órdenes sin cuestionar (siendo nosotros siempre tan alegones), y además tener el entrenamiento y las condiciones físicas necesarias para tales labores. Pensándolo bien la profesión militar es una de las más complicadas, y no cualquiera cumple con el perfil necesario para ésta.

Otro aspecto del servicio militar obligatorio que logra hacer que lo cuestione, es que se trata de una forma de coerción por parte del Estado. El servicio militar bien podría ser visto como una forma de ingeniería social, donde unos que creen saber que es mejor para los demás o para la sociedad como tal, en vez de dejar que cada individuo decida por sí mismo que es lo que mejor le conviene. Se habla de un servicio a la patria, pero considero que alguien que busque sus sueños de forma honrada  y trabaje duro para ello, sin importar el oficio que sea, bien le hace un servicio a la patria. De mucho nos servirían ingenieros que hagan sus obras viales de forma óptima y sin serruchos, escritores que hagan grandes obras, profesores que se rompan un brazo porque sus estudiantes le tomen amor al aprendizaje, médicos honestamente preocupados por la salud de sus pacientes, y cuantos ejemplos puedan imaginarse.

Es que incluso viéndolo por el lado económico sale mejor tener un servicio voluntario, al invertir el dinero que se gastan en las incorporaciones en aquellos que sí quieren ser parte del ejército, para lograr hacer de ellos mejores soldados, y sientan más dignidad en su peligroso trabajo. Yo en lo personal me sentiría más protegido como civil si sé que los soldados encargados de mi seguridad son personas valientes, decididas y bien entrenadas, y no bachilleres asustados cuyo comportamiento puede ser errático. De hecho creo que una de las razones por las cuales varios colombianos sienten cierto recelo hacía sus fuerza militares se debe a esa coerción mencionada, y por eso no reconocen el honor y la gloria que éstas se merecen por su tan difícil trabajo.

jueves, 29 de julio de 2010

¿A quién representan?

Partidos políticos. Asociaciones de personas que buscan llegar al poder y que representan a los ciudadanos ante el gobierno. Históricamente cada partido representa a un sector de la sociedad, o se supone que eso hace, y aunque dicha representación se ha dado en ser la cara de una clase social, una etnia, o una religión, podría asegurar basándome en los primeros partidos políticos que principalmente la idea es que representen las corrientes de pensamiento dentro de la sociedad. Por eso podemos ver que en la Inglaterra del siglo XVII los tories representaban el monarquismo, y los whigs el parlamentarismo.

Eso por lo menos en este país se perdió, uno esperaría que con el tan alabado multipartidismo viésemos distintas corrientes políticas puestas en juego, pero no, la verdad es que digan “cuotas burocráticas” y tenemos unión nacional. Ya ni siquiera representan las diferencias superficiales de la sociedad, pero no se podría decir que no representan nada, claro que lo hacen, representan los intereses personales de sus miembros. Puede ser que después de muchos años de violencia partidista se haya tenido que llegar al pacto bipartidista, pero como suele suceder aquí, las cosas las hacemos ‘in extremo’, pasamos de una violenta polarización a una política totalmente centrípeta donde se borraron todas las líneas partidistas, que una nueva constitución, una década de operación avispa, y ahora un “multipartidismo” cerrado no han hecho mayor diferencia.

Tanta indignación no es gratuita, leyendo la noticias de ayer me encontré con esta perla, donde la bancada conservadora quiere eliminar la segunda vuelta en las votaciones en el caso de que un candidato supere por 30 puntos porcentuales a los demás; la “buena intención” tras esa reforma sería ahorrar dinero en temporada electoral. Es realmente inconcebible que uno de los partidos de mayor historia en el país se reduzca a sí mismo al nivel de la lambonería y a ser el sapo de la corte, soy consciente que eso ha venido desde hace un buen rato, pero cada nueva desfachatez no deja de horrorizarme. Mientras en otros países la derecha se pone al día, y manifiesta su poder electoral, acá nos contentamos con migajas, preferible tener una temporal representación pequeña a estar peleando por éstas.

Sí en serio representasen al conservadurismo en este país, tendrían en cuenta valores como la prudencia, la cautela, la disciplina, y el aprender de la historia, tal propuesta no parece tener en cuenta que sí se la quieren dejar fácil al candidato predilecto, también deja el terreno despejado para que algún candidato con ideas totalmente contrarias lo aproveche; si de por sí es difícil decir que la mitad más uno en las elecciones representa realmente a una mayoría ¿qué se podrá decir de una ventaja de puntos porcentuales? Si es por ahorrar dinero se pueden mirar otros mecanismos, como hacer los tarjetones más pequeños, o pensar en la idea del voto electrónico, pero el dar posibles ventajas maniqueas es un grave error.

En parte es algo que nos hemos ganado los ciudadanos por no exigir más a los que se supone nos representan, la cuestión acá es que obviamente no hay solución fácil, ni la esperaba. Es muy difícil romper con las estructuras de encomenderos y de caciques que se dan al interior de nuestros partidos, al ser un amargo reflejo de nuestra sociedad, pero el empezar partidos nuevos sería sumar a la confusión ciudadana, que muchas veces parece no ser conscientes de que es lo que aspira para sí misma.

miércoles, 28 de julio de 2010

Nuevas diferencias

Una noticia que tiene contenta a la izquierda choco-loca que abunda en el ciber-espacio y entre aquellos que gustan de la música pesada y/o extrema, es la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, efectiva desde el 2012. La verdad la noticia no me despertó mayores emociones, ya que la prohibición se dio allá y no acá, y honestamente estoy de acuerdo en que las corridas de toros son un acto barbárico, grotesco, y tienen de artístico lo que Chávez tiene de cuerdo. Pero si se mira bien lo que hay detrás de esa medida, puede uno darse cuenta que es una movida de un separatismo que tiene más de opresor que de liberador.

La izquierda siempre ha estado preocupada por buscar cuanta diferencia posible para crear sus luchas de clases, de razas, de sexos, y demás; recordemos que su mayor preocupación es la igualdad, y la igualdad a toda costa. Cuando habla de tolerancia, habla de aceptación incondicional e implementación de sus ideales y modo de vida, no por nada se está prohibiendo el uso de la lengua castellana en Cataluña, o para dar una muestra local, hagan la prueba de refutar lo que se expone en una de las reuniones de la gente “librepensadora” a ver como les va; por eso siempre todo es una lucha para ellos, porque la única forma de hacernos 100% iguales es a la brava. Y desde que el ecologismo es moda, ya tuvieron bajo la autoría de Peter Singer una nueva diferenciación irreconciliable: el especismo, ahora se supone que los animales también tienen derechos como los seres humanos ¿no es como una película de humor disparatado? De ser así pronto tendremos una vaca de candidata al congreso de la república, o a una ameba por la alcaldía de Bogotá (con perdón de los presentes).

Yo insisto en el principio de que cada quien viva como le plazca mientras no haga daño a los demás, mientras se haga responsable de sus actos. Si alguien no quiere comer carne por las razones que sea, fuma 20 cajetillas al día, o le gusta botarse por un despeñadero con una cicla, es algo que me tiene sin cuidado; así mismo por repugnante que me parezcan las corridas, las peleas de gallos, los enfrentamientos de perros, y demás, no considero que la solución a estos eventos sea la prohibición particularmente teniendo en cuenta que los lastimados son animales y no seres humanos (salvo por el torero que recibe su merecido por parte del toro); me preocupan más algunas de las conductas autodestructivas que tenemos los seres humanos.

Pero como se demostró bien en la era de Al Capone, el prohibir algo lo hace más tentador para el ser humano, y es lo que pasa con las soluciones fáciles. Abogo más por la solución difícil y compleja, que es la de educar y mostrar que ciertas costumbres, hábitos o vicios no conducen al bienestar personal y general, más teniendo en cuenta que en este caso particular, la asistencia a la fiesta brava chibcha parece ir en declive.

Entonces vemos en una nueva oportunidad que lo que se busca no es más libertad, sino más restricciones. Una vez más partimos que unos más “iluminados” claman tener el estilo de vida perfecto con el cual todos los seres humanos viviríamos “felices y en paz con la naturaleza”. En su pugna por la igualdad rasera, no logran ver que somos iguales en que tenemos diferencias: diferentes aspiraciones, metas, habilidades, y también diferentes falencias, diferentes mañas, y diferentes vicios; sus ideas se basan más en la imposición de reglas y restricciones, y no en la verdadera tolerancia, la cual hace que dejemos en paz al otro, así algo en su estilo de vida lo encontremos repugnante o no. 

martes, 27 de julio de 2010

Ideas técnicas

Cada vez son menos los días para que haya un cambio de presidencia en este país, y aunque a diferencia de otros cambios este sí ha tenido sus turbulencias, por lo menos una de las partes intenta mantener la calma chicha previa al cambio. Lo que si hemos visto, de forma continua, son los nombramientos del futuro gabinete ministerial de Juan Manuel Santos, el cual subraya fuertemente una tendencia en la elección de ministros y la forma de gobierno que hemos tenido en Colombia por lo menos desde la década de 1990.

En el campo de las ideas políticas es de esperarse que hayan corrientes que no quieran describirse como ideologías, por ejemplo tenemos al conservadurismo, el cual al basarse más en la experiencia de la historia, y el procurar ser cauto en las decisiones entre otras cosas, se considera a sí mismo más como una doctrina que como una ideología. Pero si ha habido una corriente que ha tratado de despojarse de cualquier tinte ideológico, ha sido la tecnocracia, la cual se basa en el empleo de científicos duros, ingenieros y otro tipo de especialistas en áreas técnicas para manejar al gobierno, y que las soluciones que ellos provean sean las más eficientes y prácticas para cada caso.

El nombramiento de María Fernanda Campo como ministra de educación, luego del de Juan Camilo Restrepo como ministro de agricultura y el de María Ángela Holguín como canciller, confirma toda sospecha por el empleo de esta tendencia en el futuro gobierno. La Tercera Vía propuesta por Santos es un claro intento de darle una salida pragmática a todo lo que se pueda encontrar su gobierno en el futuro. Pueda que algunos vean esto como una señal positiva del futuro mandato, más teniendo en cuenta que aún persisten los recuerdos de los regímenes altamente ideologizados del siglo XX como la Alemania Nazi o la URSS, los cuales causaron mucho daño a la humanidad. O sin ser muy radicales, no más miremos como funcionarios venezolanos como Roy Chaderton o Nicolás Maduro muestran una alta ideologización, pero sus labores diplomáticas dejan mucho que desear.

Pero como se dice popularmente: “de eso tan bueno, no dan tanto”, y el problema de la tecnocracia es precisamente el pensar que está desprovista de ideología. El lío principal de esta corriente política es que trata a los humanos como seres unidireccionales, y no tener en cuenta que también en las ciencias duras, ingenierías y demás, también existen los juicios de valor, de hecho todo lo que tenga que ver en el trato con seres humanos está a mi parecer, cargado de juicios de valor; además podría decirse que al no tener ideas claras, la tecnocracia carece de norte y sólo se trata de ir poniendo paños de agua tibia cada vez que sea necesario. Albert Speer, el arquitecto nazi y tecnócrata convencido, consideraba que no había problema alguno con la ideología mientras los “técnicos” pudieran avanzar, luego en la destrucción de Alemania y los posteriores juicios de Nüremberg se dio cuenta que las ideas si importan.

Como es usual, se trata de una combinación de ambas cosas, por supuesto los cargos públicos deberían ser ocupados por personas con los méritos y conocimientos apropiados para tales, pero sin descuidar que independientemente de su formación, habrá algo que los motive y los impulsa, y que las fuerza de las ideas no sólo dan una meta clara, sino además sirven como instrumento de medida en el logro de los objetivos propuestos.

lunes, 26 de julio de 2010

El profesor

Algo que se oye de forma recurrente en varios diálogos, debates, entrevistas, y demás que lo que se necesita es educación. La verdad es muy difícil estar en contra de tal posición, pero resulta interesante y apropiado el hacerse unas preguntas luego de esa afirmación: ¿Qué clase de educación?¿Cuál es el propósito de esa educación?¿Tener idiotas útiles, o personas que tengan herramientas intelectuales para pensar e idear soluciones a los nuevos problemas que se puedan presentar? Mucho se ha criticado, y lo he hecho yo desde este blog, a la indisposición por parte de la gente que asiste a los centros educativos, pero también podemos mirar otros aspectos de este tema.

Una de las novedades en mi vida personal durante este año es que a pesar de pensar lo contrario, le he tomado cariño al ser profesor y siento que tengo la habilidad de enseñar. Como cualquier otro oficio tiene varios retos, y en particular el lograr que los estudiantes le cojan gusto a lo que se les está enseñando, y queden con ganas de aprender más. Más teniendo en cuenta que enseño inglés, un idioma a diferencia del francés que es “bonito”, y el alemán que es “bacano”, el inglés “toca” y suele haber mucha resistencia; además que toca ceñirse al método de enseñanza de la institución donde se trabaje.

Sobre este último punto es importante añadir que en este oficio uno se da cuenta como el colectivismo no tiene fundamento alguno, porque si bien uno hace ejercicios para que se trabaje en equipo, e intentar fomentar ese tipo de mentalidad, desde la primer lección se da uno cuenta que cada estudiante es distinto, y hay que saber equilibrar entre aquellos que son extrovertidos y aquellos más tímidos, y darse cuenta cuales definitivamente no ponen de su parte y es mejor dejar atrás. No por nada desde la antigüedad se ha buscado clasificar los distintos tipos de personalidad, desde la banal astrología, pasando por los cuatro humores, y ya cosas más serias como los tipos jungianos y de ahí en adelante. Como bien lo dijo Cruijff: el mejor equipo es aquel que sabe utilizar las fortalezas de todos sus miembros, a lo que agregaría: y que no espera de todos lo mismo.

Antes de escribir estas líneas estaba en una prueba para ser profesor en una institución distinta a la que estoy. Me llamó particularmente la atención como a pesar de habernos dado la institución unas pruebas específicas con unos lineamientos específicos, varios de los que estaban en la competencia por el puesto no llevaron nada preparado, se dejaron coger cortos en cosas de cultura general, o parecían tener pereza; no digo que yo haya sido el mejor (hubo presentaciones en realidad muy buenas de las cuales tomé apuntes), pero la flojera primó sobre la eficiencia. Es triste pensar que si se obtuvo el puesto no fue por ser el mejor, sino porque los otros apestaban. Claro que esto sólo es una muestra, gente cercana que trabaja en adiestramiento pedagógico me cuenta que tiran la toalla, al primar entre la docencia la impertinencia, la impuntualidad, la pereza, la falta de ganas por aprender, etc. Con decir que prefieren lidiar a adolescentes en secundaria.

Mi diagnóstico es que se trata de una muestra clara del dejarse ganar por las circunstancias, y no tomarse en serio lo que se hace. Es verdad que la labor de profesor puede ser ingrata, y muchas veces poco reconocida por la sociedad en general; pero una vez más recalco que la dignidad y el respeto son cosas que se ganan, y no fácilmente, depende de uno mismo el brillar en su oficio. Mientras tanto vale la pena cuestionarse si es el tipo de profesores el que tenemos en la actualidad con los que queremos que la educación le llegue a todos los colombianos.

domingo, 25 de julio de 2010

sábado, 24 de julio de 2010

Se fragmenta el mapamundi: Kosovo



Algo que recuerdo con suma particularidad de mis días colegiales son las clases de geografía, no sólo porque era una de las clases donde sobresalía, sino al coincidir esas épocas con el fin de la Guerra Fría y la caída del comunismo, a los estudiantes y profesores de esa época nos tocó pasar de dos Alemanias a una sola a la vez que brotaban nuevos países en Europa Oriental. Aunque no se ha vuelto a tener esos cambios de mapa tan radicales en los años siguientes, si se han seguido dando, y para la muestra un botón: luego de la desintegración de Yugoeslavia la región de los Balcanes ha sido el escenario de cruentos enfrentamientos, los cuales hasta el día de hoy tienen una fuerte resonancia.

Kosovo, una de las zonas más mencionadas durante la guerra en dicha región de mediados a fines de los 90, le ha sido ratificada su declaración de independencia del 17 de febrero de 2008 por la Corte Internacional de Justicia, tal declaración fue firmada por unanimidad por el parlamento kosovar, aunque hubo boicot por parte de la minoría serbia dentro de éste. Ya había antecedentes de intentos de independencia por parte de los kosovares los cuales fueron reprimidos de forma violenta por Milošević, lo que llevó a una resistencia pacífica a una armada, prolongando el conflicto en la región y haciendo que incluso interviniera la OTAN, la cual tomó a Kosovo como protectorado.

Kosovo como varias de las regiones que claman independencia en la actualidad aducen diferencias culturales, teniendo en cuenta que los serbios hablan un idioma eslavo y practican la religión ortodoxa, mientras que los kosovares hablan albano, un lenguaje con categoría propia dentro de los indo-europeos, y su religión predominante es el islamismo, aunque se dice que actualmente son más seculares. La comunidad internacional está dividida respecto a esta independencia, tan solo 69 países, entre estos Colombia, de los 192 que conforman la ONU junto con Taiwan, apoyan la independencia kosovar; y cabe recordar que para que un Estado sea nación, debe ser reconocida como tal por las demás. Pero no se trata de las divisiones usuales entre los países, si bien Estados Unidos y el Reino Unido están entre los que reconocen a Kosovo, también varios países musulmanes se han unido en solidaridad religiosa a la causa kosovar; y aliados usuales de los primeros como Israel y España se han mostrado en contra, probablemente por sus propios problemas con grupos separatistas, como también países que no se aliarían normalmente con ellos como lo son Irán o Venezuela, y entre las razones que mencionan es el respeto por el derecho y las organizaciones internacionales, al haber sido una decisión unilateral.

Y es que es difícil sentar una posición clara ante este caso, porque ya no se podría decir como el Tíbet que se trata de un pueblo oprimido por el absolutismo socialista como en la era de Milošević o antes; pero tampoco es claro si se trata de un separatismo que exige derechos pero que es opresor con aquellos que no pertenecen a su etnia como es el caso de los palestinos o los vascos. Lo que se alcanza a ver es que al igual que los otros países de la antigua Yugoeslavia, Kosovo está plagado de corrupción desde la cúpula, y su condición es obviamente frágil. Se podrá decir que la Guerra Fría ha terminado, pero acá hay un nuevo enfrentamiento geopolítico entre occidente y oriente, y sólo espero que de ratificar su independencia, Kosovo escoja el camino del imperio de la ley y la libertad.

viernes, 23 de julio de 2010

Un día despues...

Un día después de los acontecimientos ya es más fácil ver las cosas. Como bien publicó uno de mis profesores en su Facebook: “El niño bien llorón y Uribe que lo pellizca”. Ya se había señalado por este blog el que Uribe pareciese que quiere asegurar su continuidad a como dé lugar armando polvorín con Venezuela una vez más, y aclaro, no es que no se tuvieron que hacer dichas acusaciones, fue el tono siempre pugilista del presidente saliente, el cual mantuvo nuestro embajador ante la OEA.

Claro que la culpa no es enteramente de nuestro lado, en realidad esos son fallos menores, porque mal que bien dentro de la retórica inflamada se presentaron pruebas contundentes, hubo una ilación ordenada, y quedaron pocas dudas de lo presentado. Mientras el embajador Luís Alfonso Hoyos realizaba dicha ponencia, el embajador venezolano Roy Chaderton no dejaba las risitas pendejas, las señas sardónicas, y luego se enfrascó en un discurso sin pies ni cabeza donde mencionó hasta a Paris Hilton y el pulpo Paul, haciendo una obvia cortina de humo, y lo que se logró entender en esa sarta de babosadas fue la usual postura de “yo no fui” que tiene el gobierno chavista. Me queda la duda si el Gorila Rojo nombra a funcionarios más ineptos que él para verse inteligente.

Al parecer se lograron mover un poco las aguas, por lo menos Estados Unidos ha mostrado su apoyo, pero como era de esperarse la cosa no pasará a mayores, como bien lo anotó el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño, Miguel Inzulza es incapaz de manejar a la OEA. Como también era de esperarse, Chávez hizo una vez más una de sus bravatas y otra vez se han roto relaciones entre los países vecinos, y en un discurso muy a su estilo donde pretende mostrarse como un angelito, y señala que de haber guerra se debe a al odio del que está lleno Uribe. Acá es importante anotar que el único mandatario que ha mencionado una posibilidad de guerra entre los dos países ha sido Chávez, lo hizo luego de la Operación Fénix donde dijo que eso en Venezuela hubiese sido ‘Causus Belii’, más de una vez ha amenazado con mandar tropas a la frontera, y ha comprado equipos bélicos. No hace falta ser muy observador para darse cuenta que Chávez es el que busca la guerra, pero es él quien tira la piedra y esconde la mano, seguro en sus alucinaciones cree que lo vamos a recibir como un héroe salvador.

Actualmente Uribe y el presidente entrante Santos mantienen silencio ante esta nueva ruptura de relaciones, y ya se sienten los perjuicios en el sector comercial. Será cuestión de tener paciencia y esperar que nuestros mandatarios no le sigan la cuerda a las locuras del Mico Mandante, porque una guerra sería lo más dañino para ambos países. Sería genial poder negociar con un líder venezolano con algo de cerebro y que no tenga ideas románticas de revoluciones trasnochadas, y que comprenda que las guerrillas no son héroes, sino criminales; pero por lo pronto nos toca contener a este chiflado y su séquito. 

jueves, 22 de julio de 2010

¿Quién organiza este relajo?

En el instante en el que escribo estas líneas se desarrolla el Consejo de la OEA, el cual lastimosamente no he podido sintonizar en mi computador, así que me ha tocado guiarme por los avisos publicados periódicamente por las agencias noticias, que además de ser incompletas están rellenas con los “lúcidos” comentarios de aquellos que no hacen más sino quejarse, y que esperan que todos los problemas se los solucionen los demás. El tema tratado es la recurrente acusación hacia Venezuela por parte de nuestro país de albergar guerrilleros en su territorio, algo que hemos visto en cuanta cumbre inter-americana, y que hasta la fecha no ha logrado una conclusión satisfactoria para todas las partes.

Una enfermedad que tenemos en esta región del mundo es la “oganizacioncitis”, donde se intenta formar cuanta organización que logre todo tipo de estrategias entre las naciones americanas, en particular las hispanoparlantes, ya sean comerciales, de cooperación, de arbitrio, militares, etc. Pero lo que nos ha demostrado una y otra vez la OEA, Unasur, el Parlamento Andino, ALBA, y demás organizaciones supranacionales es que aquí aún cada uno jala por su lado, y que existe una fuerte renuencia por parte de la ciudadanía de cada país por la integración americana, y un convencimiento de que tales organizaciones son inútiles, como lo demostró la victoria del voto en blanco en las pasadas elecciones por el Parlamento Andino. Pero por el otro lado, nuestros dirigentes insisten en meterse en cuanta cosa, llegando a casos ridículos como cuando Ernesto Samper realizó una cumbre de los No Alineados años después de terminada la Guerra Fría.

Una posible interpretación a este fenómeno es que doscientos años después todavía somos naciones en formación. Y además de las presiones extranjeras, nosotros mismos nos enfrascamos en una carrera sin fin por alcanzar a las naciones que nos llevan ventaja, y por eso hacemos reformas y tomamos medidas radicales sin siquiera pensar en la posibilidad de que hay que adaptarlas a nuestro contexto, y tomarnos un tiempo para pensar y planear los pasos necesarios hacia esa meta. Y de repeso, no sólo afuera sino nosotros mismos cambiamos la meta con cada gobierno, y aunque no es muy acusado en Colombia, el bandazo es toda una tradición en la región, lo que hace que de buenas a primeras se aspire a una nación liberal, para luego pasar a una socialista, para luego una de bienestar, y así según el capricho del momento.

No es que esté mal el tener una organización tipo la OEA que sirva como puente diplomático entre las naciones vecinas, la crítica va más a que el exceso de organizaciones nos puede hacer perder la mira a nuestros problemas internos, además de restarle fortaleza e influencia a las que si pueden servir como árbitros en los posibles conflictos que surgen en la región, como el hecho de que se sospeche que Venezuela esconda guerrilleros colombianos, y no los entregue a la justicia. Probablemente en el consejo de hoy no se logren mayores avances y esta es la hora que no ha finalizado, pero quedará la constancia de que se han agotado todos los recursos diplomáticos. Si vamos a hacer parte de algo debemos hacerlo de forma seria, y exigir esa seriedad a los otros participantes,ya es hora de que nos pongamos serios y dejemos de perder el tiempo con tanta bobada.

martes, 20 de julio de 2010

¡FELIZ BICENTENARIO!

Que si algo bueno tenemos los colombianos es que somos capaces de reírnos, reírnos ante la adversidad, e incluso reírnos de nosotros mismos.

¡VIVA COLOMBIA! ¡LA VAINA ES PA'LANTE!








lunes, 19 de julio de 2010

Reflexiones previas al bicentenario

No voy a ser yo el aguafiestas quien se tire la fiesta del bicentenario mañana, que si bien estoy de acuerdo que hay cosas por revisar y preguntarnos, y que además como era de esperarse los anuncios festivos se pasan de ridículos y cursis, mañana tenemos que pensar en lo bueno que tenemos, y mejor aún, pensar que podemos empezar a hacer para mejorar. Por este motivo publico el presente artículo hoy y no mañana.

Empiezo por la discusión que existe por la verdadera fecha del bicentenario, ya que hay quienes dicen que el verdadero bicentenario se celebrará el 7 de agosto de 2019, doscientos años después de la Batalla de Boyacá. Recordemos que esa batalla se dio porque los españoles aprovecharon los conflictos internos de la Patria Boba y mandaron a Pablo Morillo “El Pacificador” a la reconquista de la Nueva Granada. Y es que los conflictos internos se dieron porque las provincias unidas nunca se pusieron de acuerdo si utilizarían un modelo federal como los gringos, o uno centralista como los franceses. De hecho, algunas de las ciudades aún le eran leales a España, y por eso se les llamaban bobas, como fue el caso de Pasto.

Y no crean que esto terminó ahí, el mal chiste de la temporada dice: “si no nos hubiésemos independizado, hoy seríamos campeones del mundo”, lo que demuestra la actitud de muchos hacia la “Madre Patria”. Empecemos por ahí, ese remoquete que acabo de mencionar para referirse a España demuestra que si bien las fuerzas independistas ganaron, a la larga nunca se rompió del todo el cordón umbilical. Recordemos que en la Rebelión de los Comuneros la consigna era: “¡Viva el Rey! ¡Abajo el mal Gobierno!”, y que posteriormente lo que se buscaba era una representación ante la corona, y no una independencia como tal. No por nada los noticieros siguen pendientes de los chismes de la realeza ibérica, y cuando viene el Rey Juan Carlos en condición de Jefe de Estado de su país, no faltan los que literalmente le hacen la venia.

Y es que algo que permaneció en el país a pesar de la independencia, fueron las estructuras sociales impuestas por los españoles. Aún hoy en día nos parece perfectamente natural que exista algo como la estratificación de los servicios, y al que procede de los estratos más bajos se le trata de “igualado” o “advenedizo”, ofensas que sólo existen acá porque en otros lugares se celebra a las personas que se hacen a sí mismas. Precisamente las cosas aún se mueven como lo hacían 200 años o más cuando existía la encomienda, y aún hablamos de caciques, y creemos que hay gente que naturalmente nace para servir y no puede cambiar su “destino”.

Además que las viejas provincias nunca lograron realmente unirse del todo. Aún permanecen los regionalismos por encima del patriotismo, y cada una de las regiones cree que es la verdadera representante del país. No sorprende que la mejor forma de contar nuestra historia sea estudiando a nuestros dos partidos tradicionales, el Conservador y el Liberal. De hecho esa pelea por la identidad ha hecho que en vez de adaptar lo que aprendemos de afuera, lo copiamos sin vergüenza alguna, y por eso alguna vez llegamos a ser más federales que los mismos gringos casi creando nueve naciones nuevas, para pasar a un centralismo que nos hizo perder a Panamá.

Y desde que Bolívar nos mostró el ejemplo con sus ideas de la presidencia vitalicia y la fortaleza del ejecutivo, tenemos que hay muchos que han creído que son los más idóneos para detentar el poder y deben tenerlo a toda costa, cosa que nos ha mantenido en guerra desde la independencia, a veces más cruenta, a veces no tanto, pero si nos queda siempre ese grato pensamiento que aquel que no piensa como nosotros es un enemigo que hay que acabar. Por eso hasta el día de hoy sólo un partido se considera el adecuado para hacer gobierno, ya sea de frente o con una “unidad nacional”, la oposición es mal vista y siempre se muestra a sí misma como si tuviera lepra, y que existieran las viejas guerrillas partidistas, germen de los actuales grupos subversivos.

Son cosas que permanecen después de tanto tiempo y que valdría la pena reevaluar si queremos mirar con optimismo de aquí en adelante a nuestro país. Pero porque hayan sido cosas que han estado durante toda nuestra historia no quiere decir que estemos forzadas a seguirlas replicando, al contrario, podemos empezarlas a cambiar, y como todo cambio para el país, debe comenzar por nosotros mismos.

Obama & Keynes

Una noticia que al parecer pasó desapercibida por la sección internacional de los periódicos, fue la reciente ley que aprobó el senado estadounidense sancionando una reforma en el sector financiero de ese país, de hecho los mismos gringos parecen no haberle hecho mucho bombo, porque ni siquiera en las columnas y noticiosos de la derecha republicana reseñados en esta página no han comentado mayor cosa al respecto, algo que es curioso ya que es una clara intervención del gobierno en la economía. Las “buenas intenciones” de esta medida es evitar una crisis como la del año 2008, imponiendo medidas más severas a las entidades financieras en aras de proteger a los consumidores.

La idea detrás de esta medida bien la dijo Obama durante su campaña presidencial: “querían dejar correr libre al mercado, y lo que hicieron fue que corriera a la loca” ¿En serio? Obviamente viniendo de un político demócrata de la actualidad, Obama tiene la creencia que el mejor beneficio para la ciudadanía se ve si los mercados son dirigidos por una élite intelectual en el gobierno. Es verdad, después de la crisis del keynesianismo desde Reagan en adelante en Estados Unidos se le han dado mayores libertades a dicho sector, pero algo que Reagan no hizo y mucho menos sus sucesores que se dedicaron a echar reversa a sus políticas, fue liberar al mercado financiero de la mano estatal.

Aquí se puede observar una clara muestra de lo que sucede cuando se otorgan libertades sin otorgar las responsabilidades adjuntas. Cada vez que en Estados Unidos una entidad financiera entra en crisis, el gobierno le da el famoso “bail out” para que siga funcionando, lo que en vez de generar empresas sólidas curtidas en la competencia, la economía gringa tiene ahora que lidiar con gigantes tragones que no temen arriesgar el dinero de sus clientes, “muy grandes para fallar”, causando las famosas burbujas, porque saben que si la embarran papá gobierno les va a ayudar. De tener la libertad de establecer sus propias tarifas y demás desregulaciones, pero sin ayuda alguna de los contribuyentes, lo más probable es que las empresas sean más cautas al saber que el mínimo resbalón podría llevarles a la quiebra.

Pero hay algo subyacente en todo esto, desde que supuestamente las medidas keynesianas sacaron a esa nación de la Gran Depresión (la cual duró 10 años y luego los metió en la guerra), en las cuales hay que mover la demanda, y es mejor que la gente no ahorre sino hacer que invierta para que se mueva la economía para así hace fluir la economía, porque como bien dijo Keynes: “A la larga todos estaremos muertos”. Esas consecuencias se ven en la muy criticada cultura consumista de los gringos, y peor aún, que su economía está actualmente basada en el sector financiero, lo que es un craso error. Es por eso que su economía se está viendo rezagada por la alemana, suiza, y japonesa, y ni que decir de la china, las cuales están basadas en la industria y la manufactura, y al comerciar con bienes reales, tienen ganancias reales.

Según el líder demócrata, Harry Reid, estas medidas impedirán que haya empresas muy grandes para fallar, pero ya vemos que no pararán los “bailouts”, sino que más bien se exigirán ciertos niveles de liquidez a las empresas entre otras condiciones, lo que conducirá más bien a un monopolio u oligopolio avalado por el gobierno gringo. Son casos como este los que no sirven como ejemplo para anotar las malas movidas, y como el gobierno, por muy buenas intenciones que tenga, logra causar más perjuicios que alivios.

viernes, 16 de julio de 2010

Vuelve la burra al trigo

Después de estar sumidos en nuestras elecciones presidenciales y estar absortos en el mundial de fútbol, parecía que no íbamos a tener mayores sorpresas, y que atravesaríamos con calma el cambio de mandato. Las noticias en política giraban más en torno a cómo se conformaría el congreso este 20 de Julio, cómo Santos prepara el terreno internacional para su próxima presidencia, y el tono más pragmático y conciliador de él hacia los mandatarios vecinos, cosa que le disgusta al saliente presidente Uribe. Pues no era sino cuestión de tiempo para que algo estallara.

Ya es bien sabido que una vez más existen indicios de la presencia de un líder guerrillero en Venezuela, cosa que otra vez se haya alborotado el avispero. No es algo nuevo el que hayan guerrilleros refugiándose en los países vecinos, recordemos que a Simón Trinidad lo capturaron en Ecuador; pero con ese ejemplo también tengamos en cuenta que antes de Rafael Correa, y en especial antes de Hugo Chávez, los gobiernos vecinos sin importar su orientaciones políticas consideraban a los grupos guerrilleros como lo que son, bandas de criminales, y estaban dispuestos a ayudarnos en su captura y disolución.

Esto no ha sido así desde que el Gorila Rojo llegó con sus ideas de izquierda trasnochada y totalitaria, donde se les ve a estos personajes como unos héroes románticos y no como los asesinos que son, llevando consigo las adhesiones de Correa, Mel Zelaya, Daniel Ortega y ReferEvo; ya no da la impresión de que los terroristas se esconden en los países, sino que son asilados por sus dirigentes. Aunque Correa, al parecer presionado por los estamentos de poder en su país, ha mermado su posición y se muestra más pacífico, no podemos decir lo mismo de Chávez, quien se agarró todos o casi todos los estamentos de poder del suyo. Y si bien Correa podría alegar lo de la invasión a su territorio y que su indignación es justa; el Gorila con sus antecedentes de pedir estatus de beligerancia a las FARC, y el haberle hecho un monumento a Tirofijo, la verdad no es que sea de mucho fiar.

Y si algo ha demostrado el actual gobierno venezolano en su modus operandi de los últimos años son dos características: la primera es que le encanta meterse en tropeles, por eso a Chávez le gusta decir cada baladronada en vivo así no la sostenga en privado, y la va a hacer mucha falta el presidente Uribe, quien también gusta de ser metepleitos, y claramente esos dos la tenían casada y gustaban de echarse afrentas. Por eso tal vez el Gorila ha estado un tanto desconcertado con el estilo altamente patricio de Santos.

La segunda característica es que al gobierno de Chávez se regodea de tirar la piedra y esconder la mano, y siempre salir diciendo “yo no fui”. Y precisamente es lo que el presidente Uribe acaba de darles la oportunidad para hacer una vez más, al salir tan de frente en las acusaciones por la aparición de “Grannobles” en Apure; ahora sale el canciller venezolano diciendo que todo es un montaje de Uribe para dañar las conversaciones de paz entre las dos naciones, y que de haber alguna guerra será por culpa de Colombia y no de Venezuela (sin importar que estén comprando juguetes bélicos y hablando de revoluciones).

Sabemos que Chávez no es ningún angelito, y claro que se tienen que investigar los casos de guerrilleros en países vecinos. Pero acá más bien parece que además de las vigencias futuras, y la hilarante metáfora de los tres huevos, Uribe quiere asegurarse a toda costa de que su estilo de gobierno se mantenga de la forma que sea y sin un solo cambio, y por eso parece querer que la relación tensa con el vecino país se mantenga; y ahora lo vemos más bien nervioso, porque el que se supone que es su sucesor cada vez más nos revela su agenda propia.

jueves, 15 de julio de 2010

Directo al centro

Siguiendo con la línea de artículos inspirados en la teoría política, por solicitud de un amigo mío quien tiene un alto interés por el centro político voy a escribir sobre éste en el siguiente artículo. Mi amigo en cuestión tiene un blog en el que busca exponer y consolidar las ideas de esta posición del espectro político, el cual está abierto a participaciones de aquellos interesados en este tema.

Hablar del centro político es algo complicado porque primero hay que definir en medio de qué está ese centro. Las palabras “izquierda” y “derecha” han sido utilizadas ampliamente alrededor del mundo cuando se habla de política desde la Revolución Francesa, y aunque los conceptos pueden variar de país a país, usualmente se asocia a la derecha con lo tradicional y reaccionario y a la izquierda con lo novedoso y revolucionario. Pero el tema como tal no es tan simple, no por nada grandes autores en ciencia política como Norberto Bobbio han dedicado libros enteros al tema, y de hecho existen varias teorías que dejan de ver al espectro político como algo unidimensional, aunque ninguna está exenta de ciertas críticas. Está por ejemplo la Teoría de la Herradura en donde los extremos se tocan, o las teorías bidimensionales como la Brújula Política donde se mira la política desde un eje social y otro económico.

Aún así, para seguir con este comentario sobre el centro vale la pena mirar a grandes rasgos algunas características de cada lado del espectro. Podríamos decir que hoy en día la derecha suele poner al individuo por encima del colectivo, hace énfasis en la autoridad, y por lo tanto tiende a preferir como sistema económico al capitalismo; mientras que la izquierda suele poner al colectivo por encima del individuo, hace énfasis en la igualdad, y por lo tanto tiende a preferir como sistema económico al socialismo. Entonces bien podríamos decir que el centro o es un punto intermedio entre estas posiciones, o que tiene elementos de ambos lados, o ambas cosas. Siguiendo los lineamientos aquí expuestos, podría hacer un auto-análisis de lo que expongo en mi blog, donde claramente pongo al individuo por encima del colectivo y promuevo la economía de libre mercado, así mismo, he promovido la igualdad ante la ley, que cada quien verá lo que hace con su vida, y que el Estado esté limitado en sus funciones, al mismo tiempo que he defendido que para cumplir con sus funciones el Estado debe ser fuerte, y que los individuos deben ser responsables por sus acciones. Todo esto me pondría en la posición de centro-derecha.

El centro político no es algo nuevo, de hecho desde el siglo XIX existen partidos políticos que han abrazado abiertamente esta posición como el ya extinto Zentrumspartei en Alemania, o el Suomen Keskusta (Partido de Centro de Finlandia), de hecho existe una organización internacional de partidos de centro. Lo que más llama la atención de la lista de partidos participantes, es que muchos de estos partidos, sino es que todos, son considerados partidos de derecha al ser estos partidos demócratas cristianos o tener algún vínculo con la religión, por lo tanto basan su plataforma en la autoridad, especialmente la moral; sin tener en cuenta que su propuesta económica suele ser intermedia, y considerar que debe haber un equilibrio entre individuo y sociedad. Entre estos partidos se encuentra inscrito el Partido Conservador Colombiano, y aunque no está en esa lista, el Partido de la U se define a sí mismo como de centro, cosa que ejemplifiqué en el artículo anterior. Por otro lado, también existen partidos políticos como el Democraten 66 en Holanda o el mencionado Keskusta, que se presentan como centristas pero la gente los percibe en la izquierda. Siendo malicioso, no dejo de pensar que el declararse de centro por parte de estos partidos no es más que una forma de quitarse el estigma que cargan las palabras “derecha” e “izquierda” en política, particularmente la primera, lo que me lleva al siguiente punto.

Normalmente la posición de centro es visto como un intento de evitar los extremismos en el mejor de los casos, y en el peor el intentar quedar bien con todo el mundo. Haciendo referencia al primer aspecto me remitiré a la obra de Seymour M. Lipset quien alega que el fascismo, normalmente considerado de extrema derecha, es en realidad el extremismo del centro. Dice esto porque si bien una característica preponderante dentro de esta corriente política es el exceso de autoridad, también es clave que bajo estos regímenes el individuo se debe al colectivo: al Estado en la corriente italiana, y a la raza en el caso alemán. En materia económica es donde más reluce el centrismo, ya que antes de que Anthony Giddens propusiera la Tercera Vía, el fascismo italiano proponía la “Tercera Posición” con el corporativismo, donde la propiedad privada se ve sujeta a las directrices del Estado. Dentro de este aspecto me arriesgaría a incluir ejemplos como la URSS bajo Stalin o la Cuba castrista, donde si bien prima el colectivismo, el autoritarismo también se presenta de forma extrema.

En conclusión diré que el centro político más que ser un valle donde todo confluye, parece más un pico donde cualquier movimiento hace que uno caiga en una dirección u otra. Si reflexionamos un poco en nuestras propias aspiraciones nos daremos cuenta que solemos tender hacia algún lado, y ser totalmente centristas es tan difícil como ser totalmente neutrales, aunque sí es posible tener aspectos compartidos con otras tendencias; mostrar una fuerte adherencia a un conjunto de ideas sin cuestionar alguna de ellas es más una muestra de fanatismo que de una reflexión a consciencia. Con esto dicho no veo el por qué no puede haber consenso entre las distintas tendencias y lograr convivir con los demás. Genial el esfuerzo que hace Jairo en su blog y en su trabajo, y ojalá logre mostrarnos una idea sólida.

miércoles, 14 de julio de 2010

El peso de las ideas

He estado leyendo un excelente libro sobre ideologías políticas escrito por el politólogo inglés Andrew Heywood “POLITICAL IDEOLOGIES An Introduction”. El libro es recomendable no sólo porque con un lenguaje claro y varios recuadros comparativos explica bien los lineamientos generales de las principales ideologías políticas, sino que también sirve como piedra angular para una investigación más profunda sobre el tema, porque además de la información que presenta, el texto por supuesto incluye una sección bibliográfica. El tema de la teoría política me es de bastante interés, y una de las razones de este gusto por esa área de la ciencia política es la clara ignorancia que tenemos en Colombia sobre estos temas.

Digo esto último recalcando las palabras de un profesor que en plenas elecciones parlamentarias nos preguntó: “¿Cuál es la diferencia clara entre votar por el Partido de la U, el Conservador, y Cambio Radical?” La respuesta es: ¡Ninguna! Nuestros partidos políticos más que ser los vehículos de las ideas ciudadanas, siguen la tradición de caciques y encomenderos que no nos hemos podido quitar en 200 años, y en parte creo que se debe a que como ciudadanos no tenemos claro que es lo que queremos de nuestro gobierno, y por lo tanto no les exigimos a nuestros partidos que cumplan con la función de representarnos, llevando esto a los personalismos y a que votemos por el “más simpático” o el “menos peor”.

Supongo que para varios de mis lectores es claro que el presidente electo Juan Manuel Santos logró tal posicionamiento a pesar de un distanciamiento inicial, montándose en el impulso de la corriente uribista, la cual intenté estudiar en otro artículo. Ahora bien, aquellos que se quisieron hacer los sordos tal vez no notaron como durante su campaña Santos se declaraba de Tercera Vía (más que declararse uribista), argumento que ahora saca a flote en cada oportunidad, e incluso respalda con un libro de su autoría en el cual participa Tony Blair, considerado uno de los máximos representantes junto con Bill Clinton de la propuesta política y económica del británico Anthony Giddens.

Volviendo al libro de Heywood, curiosamente el autor sitúa a esta tendencia en el capítulo sobre socialismo, y la relaciona con otras como el Centro Radical o la Neue Mitte. Básicamente la idea es que el Estado respeta la actividad del mercado, pero interviene ahí donde siente que éste no tiene alcance para asegurar así igualdad de oportunidades entre toda la población ayudando exclusivamente a los que necesiten ayuda hasta que puedan ayudarse a sí mismos. La razón por la cual esta tendencia se encuentra en dicho capítulo, es porque el autor considera que esta tendencia es la evolución natural del socialismo moderado que en vez de buscar imponerse de forma violenta y hacer un cambio total, busca por vías democráticas instaurarse en el poder y hacer una transición paulatina entre capitalismo y socialismo, o por lo menos domesticar al primero.

Algo que el autor parece no mencionar es la parte diplomática de la Tercera Vía, que como pudimos ver con Clinton y Blair es que por lo menos de dientes para afuera tratan de mantener un tono conciliador, amistoso y hasta bonachón, como si invitaran a una fiesta. Por eso no me sorprende tanto que este futuro gobierno haya buscado colgarse a todos los demás partidos –que de por sí ya no sabemos que representan- y declarar un “Gobierno de Unión”. Y ahora menos me sorprende que el saliente presidente Uribe se encuentre bastante molesto con su sucesor porque éste invite al presidente Correa de Ecuador y al Gorila Rojo de Venezuela a su posesión, y parezca acercarse a ellos con intenciones pacíficas a pesar de las amenazas judicial del país en el sur, abandonando así el tono pugilista y finquero que caracterizó a la presidencia de estos últimos ocho años.

Hubiese sido increíble que alguien como Santos que ha estado dando lata en la política nacional desde la década de 1980, o antes, quede reducido voluntariamente a ser el títere o un guiñapo de un dirigente que tuvo una popularidad súbita; más bien vemos como ha aprovechado esto para impulsar su propia agenda. Algunos dicen que esos son embustes, que son ideas caducas, o que simplemente éstas ya no importan; honestamente no lo creo, posiblemente Santos no va a poder implementar las ideas de la Tercera Vía a un 100%, o adaptarlas a nuestra situación particular, pero por lo menos ya podemos ver que estas le dan cierto norte a sus acciones, y van a guiar sus decisiones como presidente.

martes, 13 de julio de 2010

Pongámonos electrónicos

Acá les dejo una banda de la disquera conservadora Phoenix Heart Records, la cual se especializa en punk/hardcore que promueve el "gonzo conservatism" (más información en el enlace de Rational Hardcore), pero como podemos ver, también admite otras propuestas musicales.

Aquí está Abort Scene con "Culture of Violence"

lunes, 12 de julio de 2010

¡Feliz Día Naranja!

Hoy 12 de Julio se celebra la victoria de Guillermo de Orange III, príncipe de Holanda, sobre Jacobo II en la Batalla del Boyne por la corona británica, hecho culminante de la Revolución Gloriosa. El hecho es significativo ya que el Rey Jacobo II, apoyado tácitamente por el rey francés Luís XIV, la corona española, y el papado romano, pretendía devolver a las islas al oscurantismo y al feudalismo; mientras quienes apoyaban al príncipe, las mayorías protestantes inspiradas en las ideas de John Locke, le pusieron como condición a éste la firma del Bill of Rights.

Algunos académicos consideran a los Estados Unidos como el primer Estado moderno, o por lo menos el primer Estado liberal, yo considero (y tal vez de forma atrevida) que más bien fue ahí donde se consolidaron esos principios, ya que existen los antecedentes de la República de los Siete Países Bajos Unidos de los siglos XVI al XVIII, y el Reino Unido de Guillermo de Orange III cuya influencia persiste hasta el día de hoy, que fueron una clara influencia en la revolución norteamericana y sus pensadores. No por nada a las diez enmiendas originales de la Constitución Estadounidense se les conoce como el Bill of Rights.

El Bill of Rights de 1689 fue el primer contrato entre el soberano y el pueblo también soberano, dónde se enumeran los derechos reconocidos desde 1215, y en su primer artículo se establece que la ley está por encima del rey acabando así con el concepto del derecho divino en Inglaterra. En el Bill of Rights se establece el derecho de petición, el derecho de votar libremente, garantías judiciales y la protección de sus libertades individuales; posteriormente se otorgaría la libertad de culto a los protestantes. Con este documento quedaría establecido de una buena vez el parlamentarismo británico.

Hoy en día algunos atacan este día al traer a flote viejas confrontaciones religiosas entre protestantes y católicos, más teniendo en cuenta que dicha batalla se dio en territorio irlandés, lugar del mundo donde aún causan estragos estos conflictos, que van más allá de una situación religiosa, ya que también se enfrentan la independencia irlandesa y el unionismo británico. Prefiero hacer caso omiso de estos aspectos negativos, al tenerlos toda festividad pública, y celebrar como protestante y liberal conservador uno de los días claves en que se dio el avance del individuo sobre las oscuras fuerzas del absolutismo.

¡Feliz día naranja a todos los protestantes y liberales (de todo el espectro actual) del mundo!

sábado, 10 de julio de 2010

Perfil de una heroína

¿Qué puedo decir sobre este acto descarado que no se haya dicho ya?

Ingrid Betancourt, quien se fue a hacer campaña presidencial hace 8 años a San Vicente del Caguán luego del chasco acaecido con la guerrilla en esa región, y luego se fue a pesar de las advertencias hechas por cercanos y el mismo Estado advirtiéndole que no podía asegurarle protección en ese lugar, e incluso ella firmó un documento a las fuerzas militares haciéndose responsable por su seguridad. Esa Ingrid Betancourt quien se convirtió en un emblema de los secuestrados por su propia estupidez, y quien luego de seis años de cautiverio fuese rescatada en la Operación Jaque, en la cual ni el Estado ni las fuerzas militares escatimaron esfuerzos y recursos para llevar a cabo la misión, y en la que se regocijó buena parte del país. Es ella quien ahora demanda al Estado por una suma entre los 13.000 y 15.000 millones de pesos por los perjuicios recibidos durante esos seis años, y la indignación se ha hecho sentir en todas las esferas de la sociedad colombiana.

Betancourt es una clara muestra de muchas de las cosas criticadas en este blog, particularmente en algunos de los últimos artículos publicados, y como se tratan de defectos generalizados que se dan en cualquier sector de la sociedad. Betancourt, nacida en alta cuna, demuestra la arrogancia de aquellos que creen estar del lado del “pueblo” y tener la respuesta a todos los problemas, y fue por ello que creyéndose intocable se fue a buscar lo que no se le había perdido pensando que los militantes de las FARC comprenderían su noble causa. Así mismo ha sabido utilizar su falta de inteligencia para mostrarse como una mártir de una causa, fuera que en serio ella se ha encargado de debilitar a la guerrilla o lograr un proceso de paz, pero sólo ha sido víctima de su desfachatez. Ahora sumándole esta nueva perla a la situación donde no quiere hacerse cargo de sus propias metidas de pata al resto de la sociedad, o exactamente al Estado, tal vez sin tener en cuenta de dónde saca éste su dinero.

Según el representante de Betancourt y de su madre, quien está también metida en el descaro, no se trata de una demanda sino de una conciliación, es decir, la parte previa a una demanda; y también se trata de mandar un mensaje al Estado para que proteja mejor a sus ciudadanos. Puras patrañas, ya que la suma que piden por la supuesta indemnización no es de un valor simbólico, y no se trata de un simple llamado de atención; claramente Betancourt y su familia busca hacer de su miseria un acto de supuesta humanidad. Es verdad que hay gente que ha sido víctima de las salvajadas de los grupos armados por ausencia del Estado, pero a doña Ingrid nadie la sacó de su casa, o la emboscó en una carretera que se suponía segura, ella sola se fue a buscar lo que no se le había perdido y ahora debemos pagar todos por el pato.

Que nos sirva de lección para todos el ver las duras consecuencias que las supuestas gestas sociales y la irresponsabilidad pueden causar en nuestra sociedad.

viernes, 9 de julio de 2010

Una representación de muchos sindicalistas

Como muchos otros hispanoparlantes, soy un gran admirador del trabajo humorístico de Chespirito, principalmente del que produjo a mediados de la década de 1970. Este sketch me llama particularmente la atención ya que representa muy bien la pereza de la que se adolece, y si no se hacen las cosas a cierto modo se amenaza incluso con una tercera guerra mundial; cosa en la que nuestros sindicatos, actualmente un monopolio de coerción, parecen expertos en el tema. Disfrútenlo.

jueves, 8 de julio de 2010

Una ayuda

Una crítica frecuente que existe ante algunos de los planteamientos que propongo es que el Estado debe encargarse de elementos más allá de sus funciones básicas –seguridad, orden, justicia-; o pueden alegar que dentro de estas tres cabe el proveer las necesidades básicas para que se dé lo que algunos autores llaman “libertad positiva”, es decir, unas condiciones iguales para que cada quien pueda ejercer su libertad, y ésta no se vea cuartada por la necesidad. La gran pregunta es: ¿Cuáles son esas condiciones básicas? Y otra que surge es: ¿Una vez satisfechas esas necesidad, la gente beneficiada saldrá adelante? ¿Se encargará de sí misma? El conjunto de cosas a cubrir podríamos reducirla a salud, vivienda, educación, y un seguro de desempleo. Todas gestas muy nobles, pero hagamos una leve conjetura de que podría suceder si se pudiera cubrir estas necesidades de forma óptima. Se me ocurren tres casos:

1- Los beneficiados aprovechan esta ayuda y llegan a un punto donde voluntariamente la rechazan: Este sería el ideal, y si se diera en una amplia mayoría de casos yo abogaría por estas ayudas sin dudarlo. Todos en algún momento necesitamos algún tipo de ayuda, y lo que nos corresponde es ser agradecidos y buscar la forma más efectiva de salir de esta, so pena de perderla en algún otro momento de estrechez. Esto no me lo he inventado yo, es lo que sucede cuando le pedimos ayuda a alguien cercano, aunque no parezca, hay ciertas condiciones en esa transacción (por eso yo prefiero la ayuda entre individuos, donde son libres de asumir los compromisos que se consideren adecuadas). Existe gente que le puede la vergüenza, y aprovechan esa ayuda para luego ver la forma de volar solos, y más que “levantados” son personas admirables; tristemente no son tantos los casos que vemos. De hecho existen actualmente condiciones puntuales para recibir una ayudada estatal, pero como hemos visto antes, cosas como el SISBEN y Familias en Acción lo que hacen es mantener a la gente en esa situación, lo que me lleva al segundo punto.

2- Los beneficiados convierten las ayudas en un estilo de vida: Y no necesariamente en uno positivo a pesar de cumplir con la susodicha “libertad positiva”. Ya que las condiciones de los programas mencionados anteriormente son tan estrictas, la gente prefiere una vida marginal asegurada a arriesgarse a una vida mejor y fallar en el intento, además vemos que el número de personas que se apegan a estos programas aumenta, no disminuye. Y supongamos que esos beneficios sean del tipo europeo, donde con estos se logra una cómoda vida de clase media. No sorprende entonces que la industria escandinava paulatinamente se estanque al tasar fuertemente a los que producen, y otros pueden vivir cómodamente sin hacer mayor cosa, como tampoco sorprenden sus altos índices de suicidio. ¿Qué podríamos esperar en nuestro caso donde prima el concepto de trabajo como castigo y la ley del mínimo esfuerzo? Como Renton le diría a Spud en Trainspotting: “No te muestres muy desinteresado en la entrevista porque te reportan en el bienestar y te cortan el subsidio, pero no te muestres muy interesado porque te pueden dar el empleo”.

3- Los beneficiados llegan a pedir más ayudas: ¿Y por qué no? Si ya lograron que el gobierno cumpliera con esas dádivas, nada nos asegura que luego se consideren aún más aspectos de la vida como condiciones esenciales para lograr un verdadero equilibrio en las fuerzas. Serán como esas grandes empresas en EEUU que le sacan un montón de dinero al erario para sacarlas de la bancarrota que ellas mismas se causaron con tal de que no se pierdan empleos. O aquellas que piden dádivas porque otra sacó un mejor producto. La gente bien podría alegar que para lograr una verdadera igualdad de condiciones todas las viviendas deben contar con un horno microondas, para que todos puedan tener comida lista al instante, o todos deben contar con un carro para mejorar el transporte. Podrán sonar ridículas ahora, pero muchas de las peticiones actuales fueron ridículas en otra época. Llegará un momento en que las cosas reviente y que el gobierno a punta de dádivas se asegure de tener una población de esclavos.

No se trata de ser indolentes, claramente hay personas que necesitan que se les dé una mano. Pero si en serio tanto les preocupa esa situación ¿por qué no se ponen manos a la obra en vez de esperar la ayuda de terceros, en particular un Estado al que conciben como corrupto? Dar una ayuda no es sólo algo valioso, pero si se hace de forma personal se podrá tener en cuenta de una mejor manera las distintas aspiraciones que tienen las distintas personas, ver que sería lo más adecuado, y enseñar a pescar no a pedir pescado; en vez de repartir una fría limosna por parte de una institución que sólo ve números y no seres humanos.

miércoles, 7 de julio de 2010

La importancia de la actitud

Con la política congelada después de las elecciones, los presidentes del vecindario comportándose como comadres de vecindario, y la tan sonada unión fragmentándose antes de posesionarse como bien se advirtió en este blog, ha sido difícil encontrar inspiración para escribir. Y no hay que hacerse tonto para darse cuenta que toda la atención está en el mundial de fútbol en Sudáfrica, y como admití en una entrada anterior a mí me da la bobada futbolera cada cuatro años –el fútbol por el fútbol me aburre-, y soy fan de la selección de Holanda (la cual admito que la actual no es tan brillante como selecciones pasadas), así me quieran tildar de “anti-latino”. Digo esto porque si algo se nos ha embutido en la cabeza es que supuestamente los otros equipos suramericanos nos representan, así los hayamos llenado de madrazos en la eliminatoria, y el no estar de acuerdo con eso es casi un acto de traición.

Algo que sí me parece curioso de este deporte más allá del juego como tal es todo lo que se mueve alrededor de éste, no por nada hay volúmenes enteros en ciencias sociales alrededor del evento. Y considero que los ahora eliminados equipos de Brasil y Argentina si bien no nos representan enteramente, sí hay cosas comunes que vale la pena resaltar. Lo primero que debo señalar son las pasiones que mueve el juego, y que si algo nos ha caracterizado como latinos a lo largo de la historia es que somos muy pasionales, al que queremos lo tratamos a cuerpo de rey, y al que odiamos no le perdonamos la vida, ni siquiera somos capaces de señalar lo bueno o positivo que pueda tener.

Brasil y Argentina llegaron con excelentes jugadores en sus escuadras, y era apenas obvio que estuvieran entre los favoritos para llevarse la copa, pero lo que vimos es que ambos equipos fueron eliminados en cuartos de final, y que Argentina sufrió una apabullante derrota. Precisamente las pasiones entraron en juego porque ya ambos equipos se creían a sí mismos invencibles, y basaron su juego más en el talento de unos cuantos que en el trabajo de equipo. Por eso ante la primera eventualidad la moral se les cayó al piso, el deslucido Brasil del segundo tiempo ante Holanda no era la misma aplanadora que les había anotado un gol en el primer tiempo.

Es triste decirlo, pero esas muestras de triunfalismo y luego desespero ante el primer obstáculo existen acá en casa y no hablo solamente en el fútbol. Recuerden como en las pasadas elecciones como la ola verde se dejó llevar por el fatalismo cuando se dio cuenta que no movía tanta gente como creía, en vez de ver la forma de aprovechar lo que tenía para seguir adelante. Y el santismo y su padre, el uribismo, también pecan de ello, no por nada las fallas que puedan tener no son reconocidas y corregidas, siempre se les presenta una excusa aludiendo a una causa de fuera como la suerte o algún otro elemento aislado, nunca es responsabilidad propia. Y ejemplos así abundan en nuestra historia, y de todo lado del espectro social y político. Algún profesor comento que en nuestro caso particular algo que ha subrayado tal actitud fue la cultura del dinero fácil en la era de los grandes carteles de la droga, ya no consideramos el ganar dinero con esfuerzo sino que queremos hacernos ricos de la noche a la mañana, aún poniendo nuestra vida en riesgo.

Dejando a un lado la bobada, no creo que sea una actitud exclusiva de una región del mundo y que sólo nos afecte a los latinos; volviendo a los ejemplos futbolísticos Uruguay peleó hasta el último minuto en el partido de ayer, y Holanda perdió la final del 74 por sobrada; y estoy seguro que en otros aspectos de la vida encontrarán varios ejemplos en cualquier lugar del mundo. Si bien es cierto que el no ser tan fríos es una ventaja ya que nos lleva a un mayor compromiso con lo que hacemos, tenemos que cuidarnos de los excesos de pasión y euforia que nos llevan a derrotarnos a nosotros mismos antes de tiempo. Comprendamos que las cosas que valen la pena se logran con esfuerzo, y no se dan por sí solas, y que de todo rival se puede aprender algo.

lunes, 5 de julio de 2010

Debería haber una ley

Mientras caminaba por uno de los centros comerciales de la ciudad con un grupo de amigos, uno de ellos señaló uno de estos nuevos locales de golosinas que se ubican en medio de los pasillos, y advirtió como ese local es un posible obstáculo en caso de tener que darse una evacuación por desastre natural. Estaba asintiendo yo ante su declaración hasta que dijo algo que me dejó helado: “Debería haber una ley prohibiendo esto”. No consideró escribirle una carta a la administración del centro comercial y/o a la empresa local expresando de forma civilizada, respetuosa y puntual las preocupaciones surgidas con la ubicación del local, y tratar de arreglar directamente con los implicados tal situación.

Esa declaración es una de muchas que se oyen día a día en el habla cotidiana, las cuales reflejan la incapacidad o la inhabilidad que tenemos de afrontar a los directamente involucrados, y esperamos que al igual que todos los demás aspectos de nuestras vidas que nos causan cierta molestia sea alguien más quien los resuelva, preferiblemente alguien con poder coercitivo como lo es el gobierno (tal vez por eso es que la mayoría de veces que queremos resolver un problema lo queremos hacer con violencia). Es una actitud bastante curiosa y lamentable, empezando porque una queja común que se oye es que todos los políticos son corruptos, más cuando están en el gobierno, entonces ¿por qué dejar encargada a gente que consideramos corrupta de la mayoría de las situaciones de nuestras vidas?

Y no voy a defender a la gente en el gobierno, la realidad es que si bien no se trata de un 100%, sí hay un nivel significativo de corrupción; es precisamente por ello que no me parece confiable dejar que esa gente se encargue de todo. Difícilmente el Estado colombiano se encarga de las funciones básicas de un Estado –seguridad, justicia, orden- y ya le estamos exigiendo más cosas. Y como bien dijo Lord Acton: “El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”, y como he insistido, al delegar nuestras responsabilidades delegamos nuestro poder; y es ridículo pensar que al dejar que una entidad, sea cual sea, se le deleguen más responsabilidades de las que le corresponde no vaya a esperar nada a cambio, y nos permita llevar una vida sin preocupaciones como muchos progres parecen pensar. Esto a lo único que conduce es a un totalitarismo peor del imaginado por Orwell.

No estoy en contra de que haya leyes y de que haya Estado, de hecho prefiero vivir en el imperio de las leyes que en el de los hombres, el cual está más sujeto a caprichos individuales. Lo que digo es que hay que darle su justa proporción a las cosas, y recordar que aún si imperan las leyes, estas son producidas por humanos, los cuales por naturaleza somos falibles. Las leyes se hicieron para arbitrar los problemas que surjan entre los individuos, no para hacernos la vida más fácil, y es deber ciudadano el estar pendiente de leyes que sólo beneficien a unos cuantos, o que de otro modo sean injustas y buscar su modificación o derogación; pero también es deber cumplir aquellas que existen en pro de llevarnos bien como sociedad. Y una última crítica ¿para qué pedir tantas leyes y tanta vaina si en nuestra sociedad reza el refrán: “hecha la regla, hecha la trampa”?

Un enlace de interés

Gracias a un colaborador pude leer el contenido de este enlace proveniente de la página "Todos con Israel", el cual da nuevas luces sobre el conflicto en Medio Oriente. Es interesante por el hecho que finalmente se puede contemplar de forma seria el otro lado de la situación, ya que se le ha hecho mucho bombo a mostrar a los judíos como opresores y a los palestinos como unas pobres víctimas. Este blog desde un principio ha apoyado al Estado de Israel en su existencia, y acusa al Islam por ser una nueva forma de totalitarismo como el nazismo y el comunismo.

El enlace