Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 30 de junio de 2010

Y a fin de cuentas ¿Qué es el uribismo?

Dentro del amplio campo de la ciencia política la rama que más me interesa y me llevó de nuevo a las aulas, es la que se ocupa de las teorías, doctrinas e ideologías políticas, y los posibles resultados de la implementación de tal trabajo intelectual. Espero con ansias la llegada de un libro sobre dicho tema y la clase al respecto que voy a ver una vez se reanude la temporada escolar, pero ni ese libro, ni la cátedra al respecto me explicará de forma satisfactoria la pregunta del título al tratarse de un fenómeno reciente y de corte local, así que me tomaré el atrevimiento de hacer algunas observaciones.

Antes de proseguir con este artículo quiero hacer una salvedad: La pregunta la hago de forma honesta, e invito a los uribistas a que me den sus propias explicaciones para así llegar a una definición más satisfactoria, y no tomaré en cuenta los comentarios de los opositores acérrimos, quienes suelen reducir todo a la expresión “fascismo neo-liberal”, lo que demuestra gran ignorancia ya que el fascismo pregona que todos los ciudadanos se deben al Estado, mientras que el neo-liberalismo busca la menor intervención estatal posible.

No es la primera vez en la historia que un conjunto de ideas toma como nombre el apellido de quien las propuso y/o implementó, el ejemplo más claro es que más de un siglo después aún se habla de marxismo, la forma más nociva del socialismo, el cual degeneró durante el siglo XX en los temibles leninismo, trotskismo, estalinismo, maoísmo, chavismo, etc. dando a pensar que es muy curioso que una doctrina supuestamente “del pueblo” sufra de tantos personalismos. Por el otro lado del espectro tenemos más ejemplos como los reaganomics, el thatcherismo, o los rogernomics que marcaron un regreso a los valores, por lo menos en lo económico, del liberalismo de antaño; o también tenemos el caso del fortuynismo, el cual está marcado por un fuerte anti-islamismo (cosa que le costó la vida a Pim Fortuyn). A continuación presentaré algunos aspectos que posiblemente definan qué es el uribismo.

Seguridad: Si hay algo claro en este país es que los grupos armados, y principalmente las FARC, no están dispuestas todavía a una salida negociada del conflicto, lo único que les interesa es que se les devuelva sus antiguos militantes ahora capturados. Y es verdad, un grupo ilegal no dejará las armas mientras se sienta poderoso, por eso la mayor propuesta del gobierno de Uribe, la tan mentada “Seguridad Democrática” que en principio era un programa bastante complejo como para resumir en dos líneas, actualmente es básicamente un grito de batalla contra las guerrillas de no cederles ni un milímetro, aprovechando el desengaño que produjo el chasco del Caguán en la población colombiana. Por eso la máxima consigna del uribismo es lograr la seguridad del país, así sea erradicando totalmente a los grupos armados. Si bien este tipo de procesos son complejos, y para hacer un omelette hay que romper unos huevos, aún no es claro hasta donde estamos dispuestos a llegar para tal propósito.

Confianza Inversionista: El país necesita dinero y éste no se consigue simplemente imprimiendo más billetes, por eso una de las razones utilizadas por el uribismo para fundamentar la necesidad de seguridad mencionada anteriormente es la de poder atraer el capital extranjero y lograr un mercado competitivo en Colombia. En un mundo cada vez más globalizado los colombianos y sus empresas deben estar a la altura de la competencia internacional, y que mejor forma de foguearse que compitiendo con empresas de afuera. El problema ha radicado en que se ha vuelto tan imperante atraer ese capital foráneo, que algunas empresas se han visto con más beneficios que otras, lo que no es realmente una condición para lograr una buena competencia. Colombia debe liberar sus mercados, pero también debe tomar los pasos adecuados para hacerlo a su modo y salir beneficiada por ese proceso.

Presidencialismo: Retomando las ideas de Bolívar, quien promulgaba que el ejecutivo debía ser fuerte, y alguna vez propuso la figura de una presidencia vitalicia, el uribismo promueve la idea de que para lograr sus objetivos, y en particular su objetivo principal de la seguridad, se necesita de una autoridad fuerte y central, más teniendo en cuenta que los dos mandatos anteriores se caracterizaron por tener una imagen débil. Es por este motivo que desde el primer mandato de Uribe se ha buscado darle más poderes al ejecutivo, empezando por introducir de nuevo la figura de la reelección, que si bien era necesaria para terminar con la tradición del “bandazo” donde un mandato nuevo implicaba acabar con las medidas del anterior y empezar de nuevo, se estaba llevando a tal extremo que no se tenía en cuenta el boquete institucional que se estaba dejando. Otras señales claras de la tendencia presidencialista del uribismo, son las fuertes peleas entre el presidente y la rama judicial, la cual es la menos dispuesta a cederle poderes, y muchas de las acciones tomadas en los Consejos Comunales, donde el presidente interviene hasta en lo más mínimo. Por supuesto se necesita de alguien fuerte llevando las riendas, pero entre más abarque dicha esa autoridad, menor rango de acción va a tener.

Culto a la Personalidad: Un rasgo que va de la mano con el aspecto anterior. Hablar en contra de Uribe, o incluso hacerle una crítica con la mejor intención, es tomado por el uribismo como un acto de traición, a veces ni siquiera a su figura sino a la patria misma. Si bien el primer mandato de Uribe tuvo muchos aciertos, parte de la problemática del segundo puede verse en que ya muchos de sus seguidores valiosos tales como Gina Parody se alejaron diciendo que él ya no aceptaba que se le contradijera. Un error grave en el que puede caer todo líder es la vanidad, y el mismo Uribe auspiciado por un séquito de aduladores ha promovido la idea que él y sólo él puede llevar a cabo la “salvación” del país, y ya muchos creen que su sola presencia es garantía de un resultado positivo, de ahí a que lo apoyen para ser alcalde de Bogotá. Varios reyes murieron no a manos de sus enemigos sino de sus cortesanos, olvidaron aceptar el consejo sabio y se creyeron infalibles, un poco de mesura y cautela por parte de un líder no es algo malo, al contrario, es algo recomendable.

Claramente tengo un sesgo a favor de los dos primeros aspectos, y uno en contra de los últimos. Además, este es un tema que puede dar para un libro entero tomado con mayor cuidado, y una mente más avezada. Espero haber dado uno de los primeros pasos para redondear un tema que ha sido relevante en la historia del país en la última década, y que probablemente nos dará vueltas en varias presidencias más.

lunes, 28 de junio de 2010

A un metro de las elecciones

Una semana después de la segunda vuelta presidencial aún siguen los artículos y comentarios sobre Santos y su futuro gobierno de unidad nacional. Pero mientras se enfrían las reacciones por la victoria santista, tras bambalinas suceden otras cosas, particularmente en Bogotá donde a poco más de un año para efectuarse las elecciones para alcalde, ya empiezan a moverse los nombres de los posibles candidatos. Y no es que los ánimos estén para volver pronto al agite de unas elecciones, pero varios eventos que parecen aislados comienzan a explicar el afán por volver a la temporada de campañas.

Este artículo describe en que va el proyecto del metro para Bogotá. Si bien el transporte público en esta ciudad ha sido un dolor de cabeza desde hace décadas, y también todo candidato a la alcaldía ha intentado lucirse con una solución definitiva; Samuel “Ungenio” Moreno ha desgastado toda su gestión en empujar como sea el proyecto del metro, mientras el resto de la ciudad se cae a pedazos. Desde el año pasado Ungenio ha recibido el espaldarazo del presidente Uribe en su proyecto, pero aún así Planeación Nacional declaró que el proyecto aún no convence, y Samuelito está que pasa por encima del que sea para que el proyecto inicie durante su alcaldía a como dé lugar.

Sumado a eso, aún persiste el debate por la situación de transporte masivo en la carrera séptima, ya que al parecer de hacerse el metro no vale la pena hacer el “transmilenio light” propuesto para esta avenida. Además de la junta de vecinos del sector se han sumado al debate el concejal David Luna y el exalcalde Enrique Peñalosa. Por lo pronto se puede decir que el proyecto del metro, si se hace de forma expedita, iniciará con el sucesor de Moreno.

Este otro artículo habla sobre los posibles candidatos en la elección capitalina. Esto basado en los comentarios proferidos por el presidente Uribe de que le suena lanzarse como posible burgomaestre bogotano. Me sigue pareciendo increíble que Uribe en vez de acceder al alto nivel que le dará el ser un expresidente, y ser asesor o crítico de futuros mandatos, quiera degradarse a un nivel anterior; es como si un egresado universitario quisiera repetir el grado 11. Algunos dicen que es su vocación de servicio, otros su gusto por el poder, lo cierto es que sigue mandando el mensaje de que si no es con él, no hay gente apta para gobernar en este país, lo cual podría enfrascarnos en un peligroso círculo vicioso.

Por otros lados, y al parecer para no quedarse atrás, ya suenan los nombres de los candidatos de otros partidos. Por ejemplo la excandidata vicepresidencial por el Polo, Clara López, suena como la candidata del partido que en dos mandatos echó perder todo lo bueno que se había logrado en esta ciudad durante la década de 1990. Por el Partido Conservador suena Andrés Felipe Arias, el famoso “Uribito”, quien de la misma manera que lo hizo en la consulta azul, asegura que se necesita de una administración uribista (pero no menciona la palabra “conservadora” por ningún lado), y que estará dispuesto a quitarse del camino si finalmente se lanza su mentor. Por el Partido Liberal suena el nombre de David Luna, y Enrique Peñalosa está buscando el apoyo del Partido Verde para lanzar su candidatura.

¿Ven las coincidencias? Dejándome llevar por el impulso local de ser siempre malpensado, me inclino a decir que lo que se busca acá no es mejorar la situación de la capital colombiana, sino de llevarse el crédito por la creación del metro. Ya quisiéramos ver que se peleen la responsabilidad por las cosas que han quedado chuecas, o aquellas a las que no se les dio una buena continuidad (aprovechando la moda de esta palabra). Ya se mueven los engranajes y los taladros, pero la ciudad sigue cayendo en el caos, y nadie piensa más allá de su protagonismo.

domingo, 27 de junio de 2010

Yo también ando contagiado

Aquí les presento la que para mí es la mejor selección de todos los tiempos. Para mayor disfrute, quiten la música que es espantosa.

sábado, 26 de junio de 2010

La cosa con Corea

Ayer se cumplieron 60 años de una guerra que todavía no termina. Así no se estén atacando de forma continua, y haya eventos esporádicos de agresiones, oficialmente las dos Coreas siguen en guerra. Una de las guerras producto de la Guerra Fría, la división coreana de la misma forma que la alemana tiene sus antecedentes en la 2da Guerra Mundial, donde al igual que en tierras germánicas el territorio se vio ocupado por fuerzas soviéticas y estadounidenses, que a su vez apoyaban dirigentes, y sistemas políticos y económicos distintos.

Como en la división teutona, en el lado que quedó a cargo de las fuerzas occidentales se impuso la democracia y la economía liberal, logrando con esto salir adelante después de la guerra, y tener su propio milagro económico; Corea del Sur es considerado uno de los Tigres Asiáticos, y en la actualidad es un país avanzado y con una alta calidad de vida. Corea del Norte por el otro lado sigue siendo un país atrasado, donde se ve la misma situación que en Cuba y otros países rezagados por el comunismo, Corea del Norte parece haberse quedado con la poca tecnología que tenían en los 50, mientras el nivel de vida del ciudadano promedio es paupérrimo, mientras los dirigentes viven con todos los lujos. No termina uno de explicarse por qué si se supone que es un paraíso de los trabajadores, los norcoreanos tienen terminantemente prohibido salir de su país.

Lo determinante de Corea del Norte que la hace más análoga a Cuba que a la ya desaparecida Alemania Democrática, es que igual a la isla el poder en Corea del Norte fue tomado por un grupo guerrillero, de ahí esa férrea adherencia a un sistema fallido tiempo después de haberse caído su principal promotor. La guerrilla liderada por Kim Il-song fue apoyada por la URSS para sacar a Japón de la península, y fue su líder quien se quedó en el poder y posteriormente se lo heredó a su hijo quien aún lo detenta. Kim Il-Song fue el creador de la ideología Juche, que no es más que la versión coreana del estalinismo, donde se dice poner la libertad por encima de todo lo demás, pero bien aclaran que antes hay que hacer un cambio en la mentalidad de los ciudadanos a una mentalidad comunista, es decir, lavarles el cerebro.

Entonces va a ser muy difícil que veamos pronto otra reunificación de un pueblo dividido, los Juche no han perdido su mentalidad guerrillera y por lo tanto barbárica, y la única forma en que pretenden ver a Corea unida es bajo su puño de hierro, que lo único que trae es represión, hambruna y miseria. Fue por eso que intentaron cruzar el paralelo 38°N hace 60 años, y aún están haciendo intentonas de invasión. Así como el bloque soviético fue finalmente derrotado moralmente, y así como mandamos tropas en esa época, hoy en día no se puede dar un paso atrás en ese sentido contra el gobierno de Pyongyang.

viernes, 25 de junio de 2010

¿Dos culturas? Más bien ninguna

Existe un excelente libro de C.P. Snow llamado “Las Dos Culturas”, donde el autor expone claramente la rivalidad existente desde hace más de un siglo entre aquellos que ejercen la ciencia y aquellos que practican las artes. El autor muestra la lamentable situación de ignorancia voluntaria en la que caen ambos bandos, los artistas no se preocupan por conocer los mínimos rudimentos de la ciencia, y a su vez los científicos no tienen idea alguna de las grandes obras maestras. Un problema del libro es que fue publicado por primera vez hace 51 años, de haber sido escrito el día de hoy, Snow se estuviera agarrando la cabeza, ya que dicha rivalidad se está perdiendo, pero no para bien.

Uno de los retos en mi labor como profesor de idiomas es poder lograr que los alumnos se atrevan a hablar y discutir en los cursos avanzados. El texto guía recurre a temas de actualidad como política, globalización, o ecología, eso sí con un claro sesgo progre, pero para eso está el profe, para armar la controversia. Normalmente la reacción a las discusiones que propone el libro son recibidos por unas expresiones en blanco, y no es porque no conozcan las palabras que necesitan, es porque simplemente no tienen opinión alguna. Cambio de estrategia y les pido que ellos propongan el tema, sólo para recibir risitas pendejas y la misma expresión de vacuidad ¿Qué se puede esperar de una persona de más de 20 años cuyo programa favorito es ‘Rugrats’? Claro, cuando se les llama la atención por su ignorancia se ofenden, como buenos exponentes de las nuevas generaciones sin disciplina.

Lo peor del caso es que no se trata de personas que podrían alegar que por su “condición” no han tenido mayor acceso a la educación, son personas que se llenan la boca diciendo que vienen de los mejores colegios, y que estudian o son egresados de las universidades más prestigiosas. Es triste pensar que en un país donde un diminuto porcentaje de la población tiene acceso a la educación superior, aquellos que tienen esa oportunidad no se interesan por ver más allá aun cuando sea dentro de su propia carrera. Como bien dice una persona cercana quien lleva 30 años en la academia, se trata de una horda de “analfabetos útiles” que se aprenden las recetas y las fórmulas necesarias para ir pasando en un oficio y no más. Son como algunos de mis compañeros en la universidad que quieren ser politólogos y no leen ni las noticias.

Algunos alegan que muchos estudian algo que no les gusta porque este mundo moderno los “obliga” a escoger aquellas carreras que son más productivas. Lo que no terminan de explicarme es como habiendo cada vez más graduados con títulos en ingeniería pero no tenemos avances tecnológicos en Colombia y sí muchos profesionales desempleados; pero si vemos que aquellos que se comprometen en cuerpo y alma a su profesión, si bien no se hacen millonarios, logran tener una vida plena en todos los sentidos. Y aún sí ese es el caso, no logro comprender como no hay algo aparte de la carrera que los motive a estudiarlo y a apropiárselo, y como mínimo tener un tema de conversación. Pero no es así, de hecho no les basta no tener mayor interés por el mundo que les rodea, sino que resienten cualquier intento por otra persona de compartir algún tipo de conocimiento con ellos, al considerarlo aburrido y que para eso tienen el computador… por supuesto si Facebook no les quita mucho tiempo. De hecho, hoy en día existe un ridículo orgullo por no ser bueno en los números y/o por no tener gusto por la lectura.

Es imposible que una persona lo sepa todo y no tenga temas que no le interesen. Pero me parece realmente deprimente que pasemos por la vida sin alimentar nuestras mentes y desaprovechar a las personas que pueden retar a nuestros cerebros. No podemos aspirar a hacer grandes avances si no desarrollamos nuestros conocimientos, creatividad, retórica y capacidad de raciocinio. Los computadores pueden fallar, el internet puede colapsar, y los libros se pueden estropear; pero lo que carguemos en nuestras cabezas durará por siempre.

miércoles, 23 de junio de 2010

¿Y después qué?

Uno de los primeros nombramientos que hizo el presidente electo Juan Manuel Santos para su futuro gabinete ministerial, fue el de Juan Carlos Echeverry como ministro de hacienda, quien ya ha presentado cinco propuestas para el próximo cuatrienio. Tema delicado por no decir lo menos, al ser la economía una de las grandes preocupaciones de la ciudadanía colombiana, más aún teniendo en cuenta que en los últimos días del gobierno Uribe ésta ha recibido varios golpes después de un pequeño repunte al inicio de éste.

Cierto es que se dan los indicios de una bonanza petrolera, lo que bien podría ser interpretado como algo positivo, como bien advirtió Santos en su campaña esto puede llevar a una enfermedad holandesa ¿Ahora cuáles serán los pasos para evitar tal afección? No es muy claro, la verdad, en ese aspecto, su mayor propuesta y la de su futuro ministro, es impulsar la agricultura, que si bien Colombia tiene potencial en ese sector tan controversial, lo preocupante es que aunque sean recursos renovables, son materias primas y no manufacturas. Vuelvo a eso en un instante, porque si es verdad que es un sector que merece una potencialización como expone Echeverry, hay que saber qué tipo de impulso es el adecuado, porque parece que el plan es el de siempre: inyectar más dinero, y ya sabemos cómo acabo AIS. Y aún dándole a aquellos que se supone si se merecen un subsidio, de nada sirven tales ayudas si nuestro siempre incomunicado país no tiene la infraestructura para transportar tales productos del campo a su destino, haciendo que su transporte sea difícil y no sea realmente mucho lo que puedan devengar los campesinos.

Ahora, el problema de que nuestra economía siga dependiendo casi exclusivamente de la exportación de materias primas es que estas no sólo no generan mayor valor agregado, sino que al contrario de la industria manufacturera, tampoco generan mayor empleo más allá de los directamente implicados en el negocio. Aunque en el artículo hacen referencia a la apuesta por los servicios urbanos, la verdad sólo los mencionan tangencialmente, y por ningún lado se habla de industria como tal, ni siquiera de las en otro tiempo de moda microempresas. Ahí es donde están los empleos y las posibilidades reales de hacer dinero, para todos y no para unos cuantos; claro está, en la medida que haya variedad de empresas y no monopolios.

Hablando de empleos, otra propuesta que tiene como colchón este futuro gobierno y que parece copiada de otras campañas (por lo menos Vargas Lleras la tenía en sus propuestas), es la de incentivar la producción de viviendas sociales, una medida que me sigue recordando al “pico y pala” de don Misael, donde entrenamos a un montón de albañiles para que después vivan en las casas que construyeron, pagándolas hasta 10 veces su costo original. Y me surgen otras dudas ¿qué pasará cuando las viviendas sean terminadas? ¿A qué se dedicarán todos esos nuevos albañiles? ¿Tendrán opciones reales de progresar en ese u otro oficio? La verdad no es claro ese futuro.

Claro que así estén dadas las condiciones, de nada sirve que la gente no haga algo por sí misma, como por ejemplo ahorra y no ser botaratas, pero el Estado no debe intervenir en el comportamiento de la gente (¿cómo obligar a la gente a ahorrar?), eso va en contravía con el Estado Liberal. Pero lo que sí debe hacer es imponer el buen ejemplo, y espero que el gobierno santista cumpla con las propuestas 4 y 5 que llaman a la austeridad en época de bonanza, y usar regalías para salir de deudas. Si todos fuésemos más juiciosos con nuestras cuentas, empezando por el Estado, muy posiblemente podríamos ver la luz al final del túnel.

Es fácil ser técnico desde la tribuna, pero las recientes propuestas no parecen ser más que paños de agua tibia para problemas inmediatos, por ningún lado se ve que se den pasos para formar una sociedad capaz de valerse por sí misma donde aquel que tenga empeño logre escalar en su vida, y que tengamos una economía realmente libre. A veces da más bien la impresión de que quieren mantener las estructuras malsanas con las que hemos vivido durante 200 años. Igual veremos que sucede cuando estas medidas se llevan a cabo, si es que logran ponerlas a funcionar.

martes, 22 de junio de 2010

¡Bienvenidos a Geriátrico al Parque!

El rock se suponía que tiene un carácter juvenil, es la música de la rebeldía juvenil, y la que dio pie a los circuitos de música subterránea. Pero acabo de llegar de la reunión de producción del Rock al Parque de este año, y más que encontrarme con futuras generaciones musicales, me sentí en una reunión de exalumnos de un colegio cualquiera. Se podría decir que todos los asistentes nos conocíamos entre sí, y que sólo dos o tres estaban por debajo de los 25 años de edad.

Ahí teníamos a Juan Carlos “Chato” Rivas, quien ha logrado más renombre como profesor que como rockero; a la siempre refrita Jimena Ángel, cuya carrera nada que despega y no le alcanza el maquillaje para taparse las arrugas; al “maestro” Tom Abella (me comentaron que lo de maestro se lo ganó por una pintada y un pañete que le quedaron muy bien), y otros que vienen esperando el esquivo estrellato desde los 90. Algunos dirán que eso se debe a la siempre existente rosca de este evento, y en parte no se equivocan, pero también hay que tener en cuenta que el rock ya no despierta mayores pasiones entre la juventud actual, la cual prefiere el rap o la música de fiesta. Y por supuesto no faltaron los juveniles lemas como “extrema convivencia”, aún utilizados 10 años después de que términos tales como “extremo” dejaran de ser impactantes.

Obviamente la reunión venía cargada de los mensajes de la izquierda progresista, esa que es toda bacanzota y buena gente, cuya idea de equidad es que el gobierno reparta las ganancias, y cuide la naturaleza para que nos la podamos fumar. Aquella que espera que alguien más se haga cargo de sus cosas, y por eso que desde hace 15 años, al verse incapaces de hacer sus propios eventos, le han pedido al gobierno distrital que se encargue de producirlos. Estos actos tan propios de esa siempre presente “rebeldía” siempre a la espera de la ayuda estatal, ha hecho que a diferencia de otros países, aquellos que envidiamos por tener una escena rockera interesante, han hecho que ya no se generen las iniciativas y esfuerzos individuales que fueron precisamente las que crearon las susodichas escenas; ahora la mayoría de esfuerzos de las bandas se encaminan a recibir dádivas distritales. No me extrañaría que en 30 años más de la mitad de los hoy asistentes estén pidiendo al gobierno sus pensiones.

Además de su usual asesinato a la iniciativa y a la creatividad, el Estado aprovecha para descafeinar aun más al rock nacional, y el evento no escatimó en discursos dulzones y empalagosos, haciendo que me retirara porque mi única intención de ir a marcar tarjeta, al ya saber cuáles son las herramientas técnicas con las que voy a contar en el momento de realizar mi trabajo. Mi único interés en ser técnico del evento es recibir la paga de este trabajo, la cual interpreto como un reembolso de los impuestos que pago como bogotano. De salida me encontré con otro dinosaurio de la “escena”, y recordábamos como antes de Rock al Parque existían muchas más ganas de armar asistir a conciertos, ya fuera en auditorios, bares, parqueaderos, casas abandonadas, etc. Y como las bandas de esa época le ponían mucho más empeño a tocar algo chévere que a lucirse. Reconocí que todavía existen este tipo de iniciativas, que en algunas he tenido el honor de participar, pero son cada vez ya más esporádicas.

Me fui pensando más en mis proyectos actuales y futuros, y no dejándome llevar por cursis nostalgia mientras dejaba atrás a un grupo de gente que sólo sabe regurgitarse a sí misma, y como le dije a mi colega: “Me voy a hacer algo más interesante… a lavar la loza, por lo menos me ahorro una cantaleta de mi señora”.

lunes, 21 de junio de 2010

Sobre la unión

Era de esperarse que los titulares de todos los diarios locales cubrieran la victoria electoral de Juan Manuel Santos, de hecho, la sección de noticias internacionales presenta todas las felicitaciones protocolarias que ha recibido Santos. Me llama particularmente la atención la del presidente del Consejo Europeo, el belga Herman van Rompuy, no tanto por el recientemente firmado TLC con el viejo continente, sino por una connotación que admito es el resultado de mis ocasionales y extrañas elucubraciones. Me llama la atención porque es una unión felicitando a un futuro gobierno que promete ser de unión, pero miremos que pasa en la patria y el continente de van Rompuy.

La Unión Europea es una institución política y económica supranacional creada para unir a un continente muy pequeño con una historia de siglos de guerras y rivalidades, que se espera hayan finalizado después de la segunda guerra mundial y la caída del comunismo. Ya 17 años después de su creación parece que luna de miel se ha acabado, con los graves problemas económicos de varios de sus países, particularmente Grecia; y es posible que pronto veamos otro problema en días venideros.

Uno de los centros políticos de la UE es Bruselas, capital de Bélgica, ahora en julio le corresponde a ese país asumir la presidencia rotativa a dicho país, y ya mencioné la nacionalidad de uno de sus líderes políticos. Bélgica, un país más joven que varios países americanos, está dividido interiormente entre los francófonos valones, los flamencos de origen neerlandés, y una pequeña región germanoparlante. Desde sus inicios los primeros han sido la élite del país, pero desde mediados del siglo XX, la región de Flandes ha tomado un fuerte impulso económico sobre Valonia, haciendo que los flamencos lograran transformar a Bélgica de un país fuertemente centralista a uno con un sistema federal un tanto enredado. La unión entre las dos culturas está representada débilmente en los símbolos nacionales como la bandera y la figura del rey, todo lo demás está dividido en dos, hay tribunales en francés y en holandés, hay medios de comunicación para cada idioma, dos versiones de la cruz roja, incluso las tres tendencias políticas preponderantes tienen un partido de cada región. Culturalmente es poco lo que los dos grupos idiomáticos rivales se ven a los ojos, los matrimonios mixtos son sólo el 1% de los matrimonios belgas; y desde que van Rompuy dejó el cargo de primer ministro no se ha logrado una verdadera consolidación, y vuela en el aire una posible secesión flamenca.

Entonces una vez más lo digo, resulta bastante curioso que una de las bases de lo que se supone es un ejemplo de unidad y concordia tenga problemas de fraccionamiento. No digo que la unión se algo de entrada malo, bien llevada es fiel al lema “la unión hace la fuerza”. El problema radica cuando las uniones se dan basadas en la fuerza o incluso por intereses banales, sin consenso es muy difícil mantener una unidad sólida, y ahí sale a flote otro lema “entre más grandes son, más duro caen”. Entonces vamos a ver cuál va a ser el futuro de Bélgica, la Unión Europea… y la unión nacional.

domingo, 20 de junio de 2010

Una victoria cantada

¿Sorpredió el resultado? No. La victoria de Juan Manuel Santos fue amplia desde la primera vuelta, tanto así que mientras escribo estas líneas se da un rimbombante espectáculo en el Coliseo Cubierto del Campín, con bailarines, gente con trajes típicos y otros más bien ridículos, bailes folclóricos, y demás presentaciones que podrían ser calificadas de populacheras, celebrando la victoria; claramente algo planeado probablemente desde el 30 de mayo. Así mismo la ola verde ya se ha hecho sentir, por supuesto en el único medio donde eran fuertes, ahora las redes sociales están plagadas con un montón de mensajes insufribles mostrando resentimiento, fatalismo, y mala ortografía.

Aunque Santos no es oficialmente presidente, el gobierno llamado “de Unidad” empieza a correr desde ahora. Una unidad que demuestra una de las fallas del sistema presidencial, donde las coaliciones se hacen antes y no después de los votos, por lo tanto no existe seguridad alguna de que tanta fraternidad se mantenga siquiera hasta septiembre. A menos que se inventen otra leguleyada para romper la disciplina partidaria como se hizo el año pasado, la repartición de curules en el congreso será la misma durante los próximos cuatro años, y el presidente será Santos, quien pueda que en principio conforme su junta de gobierno con miembros de los distintos partidos que hoy lo apoyan, pero nada le obliga a que los mantenga durante todo su mandato. Así que podremos ver otro cuatrienio con rotaciones ministeriales, y amigos que se vuelven enemigos y viceversa en la rama legislativa.Pero por el momento se sentirá el triunfalismo febril del ganador y sus adherentes.

Pero esas son cuestiones de protocolo, lo único que trasluce acá es que la unión se logró por la posibilidad de repartirse la torta, y no por ver la forma de llevar unas ideas o lineamientos propios de una colectividad como gobierno. De haber sido así hubiesen llegado como un solo partido, barriendo así en primera vuelta, pero no, los partidos no son más que reuniones de caciques queriendo acceder al poder eventualmente, y si no logran con el apoyo de cierto partido, pues arman uno nuevo. Digamos que eso se ha moderado un poco después del Acto Legislativo 01 de 2003, aún me queda la sensación que no hay mayor diferencia entre un partido y el otro, por lo menos en la parte ideológica; la tal “debatitis” no era más que un concurso por ver qué candidato lograba poner en ridículo al resto, y no argumentar por qué sus propuestas eran las más adecuadas para el país. Incluso el candidato que clamaba por la cultura del argumento cayó en esa trampa, viendo la forma de hacer quedar mal a su rival, y cayendo en el ridículo durante el proceso.

De entrada Santos en su discurso agradece el empujón recibido en su campaña por Uribe, demostrando así una vez más la habilidad del primero para saber aprovechar aquello que es popular en la política colombiana. No creo que este vaya a ser un gobierno títere como muchos opositores claman, de continuidad sí porque Uribe lo dejó amarrado con varias vigencias futuras, pero Santos viene con agenda propia y conoce muy bien los juegos del poder como para desaprovechar la oportunidad que finalmente se le dio después de tantos años. Eso sí, su principal dificultad vendrá precisamente por ese lado, de no lograr un gobierno siquiera aceptable y ser otro Samper o Pastrana, podría lograr con su desfavorabilidad algo que sus oponentes no han podido lograr hasta el día de hoy: la caída del uribismo.

Hay que estar pendientes de todo lo que pase en los próximos cuatro años, sé que el país no se va a ir a la mierda como unos claman, pero tampoco que ya se solucionarán todos sus problemas como parecen pensar otros. Por el bien de todos y del país espero que la de Santos no sea una presidencia como las que nombré en otro párrafo, lo único que puedo asegurar es que desde este blog se le alabaran sus triunfos, y se le criticaran sus desaciertos. Buenas noches.

viernes, 18 de junio de 2010

Gran Hermano te está observando (y se ufana de hacerlo)

En medio de tanta fiebre mundialista nos han estado botando entre líneas unos comerciales de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales DIAN, donde muestran que en pleno brindis, el que se supone es el mejor amigo del homenajeado le saca al aire varios trapitos al sol, haciéndole pasar una tremenda vergüenza frente a los demás invitados. El eslogan del comercial es: “Así como tu mejor amigo, en la DIAN sabemos muchas cosas de ti”.

Al igual que la campaña de la factura viva, la DIAN una vez más ha mostrado toda su ternura en sus propagandas; pero como siempre es un atropellado esfuerzo por concientizarnos de la importancia que tiene pagar impuestos que deja entrever como en Colombia el Estado no existe para servir a su población, sino para intimidarla y coercionarla. Tal vez entre lo más indignante se encuentre el hecho que de frente declaren que en Colombia no existe intimidad alguna, y hasta bueno hubiese sido entonces que el DAS y otras organizaciones gubernamentales también sacaran anuncios similares.

Todo esto hace parte de un círculo vicioso que en nuestro país ha tomado una gran fuerza centrípeta, y el momentum es cada vez mayor. Al no haber mostrado mayor interés a lo largo de nuestra historia por hacernos cargo de nuestras vidas y hacer respetar nuestras libertades individuales, sino más bien por querer que alguien más se encargue de todo y hacernos los vivos, no es de sorprenderse que los colombianos miremos al Estado hacia arriba en vez de hacia abajo como corresponde (por lo menos en una democracia), al alimentarse éste cada vez más con este tipo de actitudes. Al no aceptar responsabilidades, el estado se hace cargo limitándonos, al estar limitados necesitamos más ayuda pidiendo que el Estado intervenga más, y así ad infinitum. Nos importa un carajo si de frente nos “chuzan” sin siquiera una orden judicial.

Me mantengo en mi idea de que si bien los impuestos son un mal necesario, el exceso de estos es nocivo por donde se le vea. Pero alegar por el recorte de impuestos desde una posición de “viveza” y no de rectitud no tiene mayor sustento, así como tampoco tiene mayor chiste hacer ese tipo de exigencias cuando no estamos dispuestos a asumir nuestras responsabilidades. Pero da igual, ya veremos la forma de seguir “gozando” y “rumbeando”, cuando cada vez más nos quitan más libertades frente a nuestras narices, y vamos como un rebaño al matadero.

miércoles, 16 de junio de 2010

¡Dios nos ampare! ¡Un rebelde!

Después de casi un año de iniciado este blog ya me sorprendía que no levantara mayor ampolla. Era de esperarse que no se generaran debates serios a pesar de todos mis intentos de presentar y defender una idea, en internet donde no nos vemos las caras cualquiera puede entrar y “hacer de las suyas”, lo que en realidad significa dejar un par de madrazos, además con una ortografía horrenda, para luego no volver a saber de estos personajes. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra, yo también fui un adolescente desocupado e “idealista”, entonces tales comentarios no me trasnochan.

Pero hablando de trasnochados, hay uno en particular que me ha empezado a llamar la atención. Se hace llamar RESISTENCIA y deja los usuales comentarios de “lucha socialista”. Es curioso y divertidísimo verlo actuar ya que ha intentado ser mi opositor en más de un artículo de un tiempo para acá, llenándosele la boca con frases rimbombantes, que por infortuna para él, cualquier persona familiarizada con la “lucha de clases” conoce de memoria. Con sólo ver que su imagen principal es parte del cartel de la muy socialista Terminator 3 (no sé aún por qué no puso a algún personaje de Avatar), y que todas sus entradas no son más que videos extraídos de Youtube, nos podemos dar cuenta que no se trata de algo serio, sino de alguien que difícilmente ha leído algo más allá de un par de fanzines marxistas, y al igual que muchos no es más que un loro que cacarea consignas ajenas, sin saber realmente lo que dice.

Lo realmente preocupante de estos personajillos es que son niñatos rebeldes que llegan a una casa con comida y dormida pagada por alguien más, y sus grandes aspiraciones son ya no ser mantenidos por sus padres sino por toda la sociedad. Son estos chiquillos los que le sirven de carne de cañón a grupos como las FARC, que como él se tragan entero el cuento de que se trata de un grupo que defiende a los pobres de la nación, y por eso no tienen problema en publicar todo el falaz documental que salió hace poco pintándolos como mansas ovejas. De seguro nunca le han matado o secuestrado a alguna persona cercana, y se dará cuenta de lo equivocado que estaba cuando esté en la línea de enfrente recibiendo las balas por su “revolución”.

Tragicómicos casos como este abundan, es el problema de no querer usar el cerebro y dejarse tentar por panaceas utópicas, que dicen clamar por la libertad pero se basan en la coerción (como algunos de sus comentarios han dejado entrever); y cualquier cosa que les haga contravía y pensar en algo distinto ya es tildada de “facha”(insisto, no conocen lo que eso significa, porque de ser así se darían cuenta que ellos están más cercanos a la doctrina de Mussolini), y de seguro eso es lo que le molesta, ver algo que tiene sentido y lo hace pensar aunque sea un poco. Con suerte crecerá, madurará y se empapará de realidad al conseguir un empleo, y darse cuenta que lo suyo son bobadas de adolescencia. De no ser así, ya veremos a otro en la lista de bajas de la guerrilla mientras su cúpula está bien resguardada, aprovechando el usufructo de su guerra.

Nota: Primera y última vez que hago un artículo al respecto al tener mejores cosas que hacer que darle publicidad a mequetrefes sin oficio.

martes, 15 de junio de 2010

Gobierno en Acción

¿Problemas sociales? ¿Falta de oportunidades? ¿No tiene ingreso? ¡Para eso está Súper-Gobierno! Quién viene desde hace tiempo solucionándonos todos nuestros problemas, con sus increíbles poderes y facultades especiales. Y ahora, desde el gobierno de Pastrana Jr. tenemos el increíble Familias en Acción, un excelente programa que da ayudas monetarias a madres cabezas de familia, haciendo que el papel de los padres sea cada vez más irrelevante, y puedan dedicarse a cosas más interesantes como gastarse el sueldo en cerveza o embarazar a más mujeres desprevenidas, y así aumentar el número de suscritos a tan augusto programa gubernamental.

Por supuesto, el gobierno ve como positivo el aumento de gente en Familias en Acción, mostrándolo como un gran logro en la lucha contra la pobreza. La pregunta que cabe hacerse es: Si para recibir los beneficios de dicho programa hay que ser pobre ¿el qué aumente el número de afiliados no querrá decir más bien que ha aumentado el número de pobres? Lo que es aun más interesante del asunto es ver como la sabiduría popular hace presencia con el viejo y conocido refrán de “es mejor pájaro en mano que cien volando”, porque cualquier persona que reciba los beneficios de Familias en Acción y del SISBEN los pierde si consigue un trabajo digno y con cubrimiento de una E.P.S., entonces ante la incertidumbre de no saber si un mejor trabajo sea duradero, la gente prefiere asegurar esos beneficios y hacer su dinero extra en la informalidad de la que tanto hablan nuestros candidatos.

No, no se trata de un programa para que la gente que tiene pocas oportunidades tenga un empujón y logre despegar por sí misma; más bien recuerda las lecciones de Hayek, donde muestra que entre más intervenga un gobierno en aras de una “igualdad” lo que se iguala es la pobreza, y el control totalitario del Estado se agrava. Por eso no sorprende que un temor bastante presente en la mayoría de los votantes sea que un candidato llegase a quitar tal subsidio, y mucho menos que existan acusaciones de clientelismo por parte de candidatos que aprovechan estas dádivas para manipular votaciones municipales, gubernamentales e incluso presidenciales.

Siguiendo las peligrosas nociones keynesianas de aumentar la demanda a como dé lugar, y con eso no disparar la economía, sino como vemos una vez más, mantener las estructuras establecidas. Lo más tenaz es que ya en nuestra mentalidad no cabe pensar en una política que en vez de convertirnos en unos mantenidos, nos forme y nos permita recoger los frutos de nuestro propio trabajo.

lunes, 14 de junio de 2010

No fue motivo de alegría nacional (lastimosamente)

Entre ayer y hoy se ha dado la operación “Camaleón”, en la que fueron rescatados el General Mendieta junto con otros tres secuestrados, y en este instante se están realizando los protocolos que suelen seguir a estos eventos; un abrazo fraterno a los cuatro liberados y a sus familias, y espero que de ahora en adelante sólo vean alegrías. Y debería ser motivo de alegría el que cuatro personas retenidas de forma ilegal recuperen la libertad, pero ya empezaron a salir a flote los zurdos irredentos y demás creyentes conspiracionistas a enlodar las acciones mencionadas.

Yo insisto en que prefiero la paz a la guerra, de verse una opción clara para terminar con nuestro conflicto interno de una manera expedita y sin sangre yo la apoyaría. Pero a pesar de lo que insista Piedad Córdoba, esa opción no es clara todavía. Empezando porque no hay una clara voluntad de las FARC de entablar negociaciones, de ser así liberarían a quienes tienen secuestrados y le pondrían un alto a las agresiones. El mal llamado “intercambio humanitario” no es posible porque este grupo guerrillero hace mucho tiempo perdió su calidad de grupo insurgente, y no fue por simple capricho del actual gobierno, esa decisión fue tomada hace varios años por comités internacionales; por lo tanto los guerrilleros presos no son presos políticos, son criminales apresados. Además las acciones hablan más que los hechos, la pérdida de tal categoría es algo que debió haberse hecho hace décadas y no años.

Si bien este tipo de conflictos dan para que las fuerzas militares cometan garrafales metidas de pata, y es apenas justo que se exijan procedimientos legales contra los causantes de estas, y claridad por parte del gobierno; es ridículo, por no decir que estúpido, atacar a toda la institución militar cuando de ésta ha dependido que los grupos insurgentes se hayan tomado el poder. Pueda que haya algunos locos que crean que una dictadura marxista hará más felices a los necesitados, pero muchos sabemos que esa no es la solución.

Ahora bien, tampoco faltan los que ven este acto como una cortina de humo por parte del gobierno para tapar los escándalos mencionados, o bien una treta publicitaria del uribismo para ganar votantes en las próximas elecciones. Lo único que puedo pensar al respecto es que así tendrán la consciencia para pensar que todo lo que se hace tiene una manipulación detrás, más que un presidente específico, las fuerzas militares han tenido logros importantes porque tienen más apoyo del gobierno y de la ciudadanía que en épocas pasadas.

Estamos desde 1809, sino es que antes, en guerra. Podría aventurarme a decir que la raíz del problema es que no nos hemos podido poner de acuerdo en el tipo de país que queremos, y no hemos comprendido en realidad del trasfondo de las palabras república, consenso o respeto. Enhorabuena a los liberados y a los militares que lograron el rescate.

domingo, 13 de junio de 2010

Un conservador gótico

Hace un mes se conmemoraron los 30 años de la muerte de Ian Curtis, y salió a flote un detalle bastante interesante para este blog. Según la viuda de Curtis, él votó por Thatcher en las elecciones de 1979, aburrido del gobierno de Callaghan (lo que da más sustento a mi argumento en el primer post sobre punk en este blog); de hecho ella afirma que la encerró porque creía que si ella votaba, y como lo iba a hacer por Callaghan, le invalidaba a él el voto. Sí eso no califica como un godopunk, no sé que lo haga, y de todos modos Joy Division es una gran banda, pionera del estilo gótico, cuando éste era divertido y no un montón de “vampiros” andróginos.

viernes, 11 de junio de 2010

1985

1985 fue un año particularmente triste para Colombia. Yo apenas tenía cuatro años, pero entre mis primeros recuerdos están la toma del Palacio de Justicia y el desastre en Armero. En ese año gobernaba Belisario Betancur, último presidente colombiano que llegó abanderado por el Partido Conservador, que en esa época era el Partido Social Conservador. Aunque en mis recuerdos el primer presidente colombiano fue Virgilio Barco (1986 – 1990), revisando los archivos de la época se podría decir que Betancur hizo lo más por abrazar ese aspecto social ya rayando en lo populachero: llegó a la inauguración presidencial en un Renault 4 (el carro del pueblo colombiano), comparativamente sus medidas económicas fueron más de izquierdas que las posteriores tomadas por los liberales Barco y Gaviria, y de hecho se podría argüir que fue más autoritario el también liberal Turbay.

Es precisamente esa posible falta de autoridad a la que se hace referencia cuando se trata de explicar lo ocurrido hace 25 años en la toma del palacio. Hay quienes dicen que los militares resolvieron por su cuenta y sin consultar al presidente la retoma del palacio, y varias cosas aún se cuestionan al haberse cortado la transmisión de los sucesos por orden de la en ese entonces ministra de comunicaciones, Noemí Sanín. Lo cierto es que acciones se debían tomar, ya antes el M-19 había asestado duros golpes contra la moral del país, y no se podía darles ya más gabelas luego de los infructuosos diálogos de paz. El problema radica en que los militares, por su función particular como fuerzas armadas legítimas del Estado, están facultados para romper la paz para mantenerla, y con ellos temas como el daño colateral no se tienen en cuenta, el ejército interviene para restablecer el orden a como dé lugar, y por eso sus acciones deben ser juzgadas por un tribunal especial.

25 años después el M-19 ya fue indultado, desmovilizado, y varios de sus antiguos integrantes se mueven hoy en el mundo de la política, como el ex candidato por el Polo, Gustavo Petro. También es condenado a 30 años de cárcel el Coronel Alfonso Plazas Vega, quien estuviera a cargo de la retoma del palacio, por la desaparición de rehenes civiles que un video revelado hace pocos años demostró que fueron rescatados por el ejército. Esta condena ha desatado todo tipo de pasiones en la polarización actual de la política, que como ha venido sucediendo tiene que ver más con lo emocional que con lo racional. Están los que defienden a Plazas Vega como héroe nacional, y de cuyos argumentos vale la pena rescatar que no fue juzgado en un tribunal militar al ya no existir el fuero, y además de sólo juzgar a los militares y no a los que ocasionaron el desmadre. Por otro lado, entre todos aquellos que se cargan a Plazas por el hecho de ser militar, tienen razón los que argumentan que el ejército como fuerza legal del Estado tiene que demostrar cierta legalidad a pesar de su condición especial anteriormente mencionada; y lo que es obvio, alguien debe responder por los rehenes supuestamente rescatados y de los que hasta el día de hoy no se sabe nada.

Pueda que el coronel sea un chivo expiatorio, aún más teniendo en cuenta que si no se tomaban cartas en el asunto, esto se iba a DIH donde de acuerdo con el código 4 también es responsable el Estado colombiano por omisión. Lo que es bastante claro es que a pesar de los procesos de paz y el paso del tiempo no han sido suficientes para sanar las viejas heridas que intentamos tapar con un dedo, y por ello se nos estallan en la cara.

jueves, 10 de junio de 2010

Retorno al naranja

Un término que ha sonado en los debates presidenciales es la "Enfermedad Holandesa", término económico para referirse a los problemas que se generan cuando se le pone mucho énfasis a la explotación de los recursos naturales de un país, descuidando gravemente el sector industrial. Aunque en Colombia si estamos teniendo avances en el sector minero, y si es algo que debe ser tenido en cuenta, la mención de dicha enfermedad no fue más que una bravata intelectual por parte de Juan Manuel Santos para corchar a sus rivales (particularmente a Noemí Sanín).

Mucho hablar de Holanda, además que en tiempos mundialistas suele ser uno de los equipos favoritos (por mi parte sí, además que soy admirador de Cruijff y del fútbol naranja desde hace más de 20 años), pero poco nos damos cuenta que ayer miércoles se celebraron elecciones parlamentarias en la tierra de los tulipanes, y una de las más comprometidas con las libertades individuales. Estas elecciones llaman la atención porque al igual que las pasadas elecciones en el Reino Unido, y las del año anterior en Alemania, muestran una fuerte inclinación hacia la derecha en tiempos de crisis económica, además que en el caso neerlandés se pueden ver otras sorpresas.

Hasta el día de ayer Holanda era gobernada por el primer ministro Jan Peter Balkenende en lo que se llamaba Balkenende-IV, al ser el cuarto gabinete del mandatario. No se trataba precisamente de un gobierno izquierdista, ya que el premier era miembro del partido Cristiano Demócrata CDA, un partido que si bien es estricto en lo social, en lo económico suele ser más proteccionista, además de su fuerte adhesión al centro político (sí, aquel centro que aquí se tragó a toda ideología), y en particular durante Balkenende-IV que a diferencia de los tres gabinetes anteriores donde participaban todos los partidos de derecha, éste estaba basado en una coalición con el zurdo Partido Laborista PvdA, y otros partidos en la línea de centro del partido principal.

Después de las elecciones, el CDA que ha sido el partido que más gabinetes ha tenido desde 1945 quedó en cuarto lugar con 21 escaños, haciendo que Balkenende aceptara públicamente su responsabilidad con los malos resultados, y renunciara no solo a su cargo sino también a la vida política. Los ganadores por un voto de diferencia contra el PvdA fueron los aliados naturales del CDA, los neo-liberales VVD liderados por Mark Rutte, con 31 escaños. Este resultado demuestra lo fraccionados que están los votantes neerlandeses, pero que cada vez son más conscientes (allá y en el resto del mundo) que para salir de las crisis se necesita un gobierno austero, y que permita a la empresa privada producir.

Otro de los partidos ganadores fue el Partido por la Libertad PVV, disidencia del VVD conocido ya a nivel mundial por su controvertido líder Geert Wilders, quien plantea una postura radicalmente anti-islam, subiendo de 9 a 24 escaños. Claramente el problema musulmán se está saliendo de proporción en Europa, ya que no es el primer país donde este tipo de partidos van ganando cada vez más y más popularidad. Si bien el islamismo va en contravía con las libertades individuales, me atemoriza un poco que por protegerlas las terminemos perdiendo.

Holanda ha vuelto al estandarte naranja, particularmente por ser el color del VVD y tener un verdadero significado (no como cierto candidato local que sin ton ni son lo fue agarrando, y le celebraron cuando lo dejó). Aún falta por saber como se va a armar la coalición, pero Mark Rutte se perfila como un buen primer ministro, y tiene el reto de mejorar la economía de su país, además de demostrar en el primer gobierno con el VVD a la cabeza de qué está hecho ese partido.

miércoles, 9 de junio de 2010

Y nada que despegamos

De lo poco bueno que se pudo haber sacado del mandato de Rojas Pinilla allá atrás en la década de 1950, fue la construcción del aeropuerto El Dorado en la ciudad de Bogotá, el único aeropuerto internacional que ésta posee. Entre todas las “mega-obras” de Ungenio -nieto del mencionado dictador- está la renovación y remodelación de El Dorado, y he de admitir que esta vez sí estoy de acuerdo con esta medida, harta falta que le hace una manita, además que si queremos proyectarnos como una gran metrópoli necesitamos de un aeropuerto adecuado.

Desde que empezó esta renovación hace aproximadamente un año ya se avecinaban vientos de tormenta, particularmente por el hecho de la aprobación de un proyecto de ley que le cambiaría el nombre al aeropuerto de “El Dorado” a “Luís Carlos Galán”. Yo he procurado mantenerme al margen de este relajo así no esté de acuerdo con el cambio, al parecerme que no tiene mayor relevancia. Mi razón principal para estar en desacuerdo es el pragmatismo, mal que bien ya El Dorado es nombre que tiene recordación, y no me quiero imaginar el chicharrón que representará cambiar todas las cartas de navegación y documentos turísticos. Igual los sucesos recientes alrededor de esta ley, que llegaron a ser merecedores de carátula, merecen un par de apreciaciones.

Lo primero que quisiera resaltar es que una vez más sale nuestra popular costumbre de dejar todo para última hora. Es ya, cuando están listas las placas metálicas con el nuevo nombre del aeropuerto que se ven las quejas, los reclamos, el rechazo abierto, y los grupos en las redes sociales siempre tan inútiles ¿Por qué no hubo tal movimiento cuando se pasaba el proyecto? Recuerda mucho la inauguración de Transmilenio.

Una segunda anotación va a que también salen a flote las buenas intenciones. Normalmente los aeropuertos y demás establecimientos públicos que llevan el nombre de una figura pública conmemoran sus grandes logros, como es el caso del Charles de Gaulle en París. El caso de Galán es triste porque al igual que Gaitán (quién actualmente adorna nuestro billete de 1.000 pesos junto con Fidel Castro y otras “bellezas”), los honores son más por el presidente que pudo haber sido y no por el que fue, ya que infortunadamente sus vidas fueron terminadas a balazos. Pero hay colombianos que honestamente sentimos que tal vez no fueron ni Gaitán ni Galán los presidentes que le hicieron falta a nuestra nación, más bien sentimos que ese título lo ostenta Álvaro Gómez Hurtado, quien también fue asesinado por sicarios ¿Por qué no conmemorarlo a él también, como por ejemplo, con el aeropuerto? Lo que se denota aquí es que aún no hemos tenido líderes capaces que nos llenen, y seguimos viviendo en el “deber ser” que en la realidad.

Que importa como llamen al aeropuerto si éste en realidad llega a dar la talla que se requiere y hasta más. Pero queda demostrado una vez más que nos despelucamos por nimiedades.

martes, 8 de junio de 2010

¿Por qué no le hacen caso a su nombre?

Como defensor de la propiedad privada que soy, considero que la primera propiedad que toda persona tiene es sí misma, es decir, su cuerpo, mente y espíritu. Por supuesto esto implica que cada quien es responsable por lo que haga con su propiedad, sea cual sea. Con esto dicho no creo que a ninguno de mis lectores le sorprenda que yo tenga cuatro tatuajes, que soy un entusiasta de este tipo de arte, y que probablemente en el futuro me haga más, todo por una sencilla razón: me gustan, punto. No voy a salir con el típico chorrero de babas con el que salen aquellos que quieren defender el arte corporal, de hecho porque algunas de sus manifestaciones si me parecen pasadas de la raya, pero aun así, estoy convencido que en ese mundillo se encuentran grandes artistas y hay quienes logran hacer de esto un verdadero estilo de vida.

Al decir un estilo de vida me refiero a aquellos que logran hacer de su arte un oficio, desarrollando una visión particular para este, y no se limitan simplemente a llevar X o Y atuendo, como parece ser lo que se entiende hoy en día por estilo de vida. Este último aspecto parece ser el caso de las Suicide Girls, un grupete de viejas que gustan de posar desnudas o semidesnudas frente a una cámara, lo único que las diferencia de cualquier otra modelo porno son sus tatuajes, pelo teñido, perforaciones, y demás modificaciones. Tal vez hayan visto su emblema en pegatinas o en internet, o algunos tan de malas como yo vieron un cursísimo capítulo de CSI:NY en el cual eran protagonistas, donde las muestran como una amorosa hermandad.

La realidad es que se trata de la peor cara del estereotipo que cargan las modelos: dependen mucho de su "atractivo" físico, no cultivan otros talentos, haciendo que sean personas huecas y que a la vez no tendrán mayor cosa que hacer cuando sus atributos desaparezcan, además de creerse la gran cosa al parecer sin ser conscientes que no son más que inspiración para un montón de onanistas a quienes sin el empaque, tal persona les valdría cero. Con el agravante de que las
Suicide Girls no son tan atractivas para empezar, y el hecho de que usen arte corporal hace rato pasó por el límite de lo ridículo e inoficioso.

Acá en Colombia no nos quedamos atrás cuando vino una tal Zeta Suicide con ínfulas de gran diva, y no pasó mucho tiempo en que se formó un séquito de aduladores alrededor suyo pensando que al tratarse de alguien que compartía su gusto por los tatuajes y demás sería una bacana. Obviamente una persona tan ávida de atención no puede ser simpática, y no pasa mucho tiempo sin que uno se dé cuenta que algo le falta entre los oídos. Pero eso no es lo peor, ya tenemos otra Suicide Girl local que le copió todos los tatuajes a la tal Zeta ¿y así quiere decir que los tatuajes son una muestra de individualidad? (que no lo son), y otra que va a cuanto evento de arte corporal para cometer cuanto ridículo posible, y por lo que sé, se le empelota a cualquier persona en el Parque Nacional. Tal vez el estilo de vida en cuestión tenga que ver más con la prostitución que con el susodicho arte.

Vivan como quieran, no es mi problema. Pero es triste ver como algo que insisto tiene su propia esencia, estilo y calidad artística se ve echado a perder por una modita propiciada por unas viejas huecas y los pajeros de siempre.

lunes, 7 de junio de 2010

Lo que se ve para el 20

Quedamos entre dos candidatos, los cuales manejan muchas pasiones, pero para aquellos que procuramos no dejarnos llevar por éstas y que además seguimos alguna corriente política definida, estamos desconcertados al no saber por quién votar, y como bien lo dije antes, estas elecciones son más una cuestión de forma que de fondo. Pero las cosas pueden ir más allá, miremos por qué:

• Me considero una persona realista, yo sé bien que en Colombia no se dará una economía de libre mercado en un solo periodo presidencial. Ambas propuestas económicas se podrían tachar de neo-liberales, pero sólo en la medida en que reconocen que es el sector privado quien genera la riqueza de una sociedad. Ojo, ninguno de los dos proponen un Estado que no intervenga, de hecho uno se considera de “Tercera Vía” a lo Clinton o Blair, y ya vimos como eso degeneró el “Conservadurismo Compasivo” de Bush Jr. y posteriormente en Obama, o en el truculento gobierno de Gordon Brown; y el hecho que diga que va a bajar impuestos no es garantía de que lo vaya a hacer, además ¿bajárselos a quien? Lo que vimos en este gobierno a terminar que sólo fue a unos cuantos, no a todos para mejorar la competencia. Por el otro lado nos ofrecen mayores impuestos y una mayor austeridad fiscal, lo primero es bastante creíble dado su historial, pero es bastante dudoso que se lleve a cabo una verdadera reforma fiscal que empiece a emparejar nuestra economía hacia una más libre, y tantos mensajes de equidad sólo pueden ser respaldados con más gasto público.

• Como bien lo anota uno de mis compañeros en la universidad por medio de su blog Céntrelo, lo que prima en la política de Colombia es el liberalismo, pero no en su etimología original, sino aquel que se desprende de uno de nuestros partidos tradicionales, una cosa rara que se debate entre la socialdemocracia o casi el socialismo y la mencionada “Tercera Vía”, pero eso sí, al venderse como el partido del pueblo, prometer cuanta reforma social desde López Pumarejo, y al desdibujarse el Partido Conservador como un grupo de rezanderos oportunistas, era de esperarse tanta popularidad. Y siendo honestos ¿Qué partido político puede ganar unas elecciones prometiendo que tratará a los ciudadanos como adultos responsables? No es de extrañar que entre los candidatos 2 hayan sido herederos liberales de pura casta, y otros dos tuvieran la palabra “liberal” en su partido.

Es por esto que realmente no hay una competencia ideológica, todos a la final le apuntan a lo mismo (o eso dicen), y por eso el Partido de la Unión busca la “Unión Nacional” como bien señala Alfredo Rangel en su última columna, todo se ha diluido hasta que dicho partido no es más que un “catch-all party”, una empresa de captura de votos para hacerse del poder sin ideología alguna, una perpetuación del “gobierno en gerundio”. Y los verdes no es que se queden atrás, bien vimos que los antiguos tres rivales por la alcaldía de Bogotá ahora andan de la mano en todos los eventos, así estos hayan representado plataformas bien distintas entre sí (y aún lo hacen); y por eso no sorprende que a pesar de las declaraciones de legalidad, no se descarte si bien no una adhesión, sí una colaboración por parte del Polo.

• ¿Los mueve la ecología y por eso van a votar por los verdes? Pamplinas, así como la sociedad posmoderna ha satanizado la palabra “neo-liberal”, y por eso tenemos a nuestros dirigentes hablando de Estado Comunitario o Social de Mercado para vender la idea de que permanecerá la propiedad privado pero con un Estado que mete mano; así mismo, se ha vendido la idea del ecologismo, la preservación de la naturaleza, y demás ideas paranoides. Así como todos prometen lo mismo ¿en serio creen que ningún candidato va a tener una propuesta ecológica? Y de ser cierto, olvídense, el Partido Verde dista de ser como los partidos europeos que comparten ese color, es sólo otra forma de subirse a esa moda.

En este orden de ideas quedamos una vez más en las mismas, teniendo que decidir entre el menor de dos males. Voten bien.

domingo, 6 de junio de 2010

La cultura "Anti-" y la situación en Israel

En estos tiempos postmodernos donde todo es relativo, es interesante ver como toda “rebeldía” y “oposición” no están basadas en ideas claras, por no decir coherentes; todo lo contrario, hoy en día es bastante claro que aquellos que promueven un “cambio” y/o una “sociedad nueva” basan sus acciones en una anti-ideología.
El primer paso para estos grupos es establecer quien tiene la culpa de sus propias infelicidad y frustración, sea el gobierno, la sociedad en general, o la sumatoria de estos y otros factores. No es que estos sean perfectos, pero en la mente de estos personajes constituyen todo lo que está mal en el mundo, y por ende son la causa de su miseria. Paso seguido se suman a cualquier teoría de la conspiración que antiguamente se encontraba en un panfleto o fanzine, y hoy en día el internet les provee tal información. Finalmente, toman cualquier acción que sienten está respaldada y excusada por esta ideología, y con la que pretenden pasar por encima de los demás.

Por eso no sorprende que esta cultura del “anti-”, sujeta a lo que sus adversarios crean, digan y actúen, crea que los palestinos son unas pobres víctimas de los verdugos judíos (tanto así, que varios han dado el salto de fe y son abiertamente antisemitas). Parecen ignorar que los palestinos no buscan una coexistencia pacífica o una salida pacífica, que Hamas no es un grupo marginal de locos con poco apoyo entre la población. La verdad es que Hamas no descansará hasta ver erradicado al pueblo judío, y no sólo es un sentimiento compartido por los palestinos, sino también por los demás Estados musulmanes que rodean a Israel. No es de extrañarse entonces de las medidas que le ha tocado imponer a Israel para defenderse, que podrán parecer extremas, pero razonables entendiendo el contexto.

Pero claro, están los de la cultura “anti-“, aquellos que al ver que Israel es una sociedad más avanzada que sus vecinos, y por lo tanto los ven como los enemigos y causantes de sus propias falencias. No veo nada de malo en querer ayudar a aquellos que necesitan ayuda, o que parecen necesitarla, de hecho me parece una actividad noble. Si en realidad la intención de la “Flotilla de la Libertad” hubiese sido entregar ayuda humanitaria a los refugiados en Gaza, hubiese ido al puerto de Ashdod, pasado por las inspecciones sin problema, y la ayuda hubiese llegado a su destino ¿cómo esperar que una nación con conflicto armado no haga inspecciones a lo que entra a ella? Pero no, la mal llamada “Flotilla de la Libertad” buscaba retar a las autoridades israelíes, además de creerse intocables al abrazar una “noble causa”. Finalmente las IDF tuvieron que interceptar dicha flotilla que se negaba a tomar rumbo a Ashdod, y los soldados fueron recibidos con ataques por parte de los pacifistas ¿El resultado? Ya la prensa se ha encargado de cubrirlo.

Una vez más la estupidez agravada de unos “anti-” se les estalla en la cara, y además causa muertos. Ahora muchos se rasgan las vestiduras y se unen a la moda de culpar a Israel por todo lo que pasa en Medio Oriente, y hacen un escándalo inimaginable porque unos pendejos se les ocurrió desafiar a una autoridad militar (¡buena esa tigre!). Lo peor del caso es que quieren llevar esto a un escenario geopolítico, donde el gran líder “anti-“, Hugo Chávez, ya cacarea proclamas contra Israel, y el blandengue presidente estadounidense, Barack Obama, empeñado en hacerle morisquetas a los enemigos de su país y espantar a sus amigos, ha actuado consecuentemente condenando a Israel.

Es triste ver que ahora se celebran las acciones idiotas de un grupo de gente que no tiene el cerebro para crear sus propias ideas o buscarlas, y siente la necesidad de definirse siendo la antítesis de aquello que los rodea. Hay formas más inteligentes de hacer oposición con aquello con lo que no se está de acuerdo, pero acciones estúpidas por las puras ganas de joder, y que además son aplaudidas por el resto del mundo, muestran la triste situación en la que estamos.

sábado, 5 de junio de 2010

Después de la muerte

6 años después de su muerte las enseñanzas de Reagan siguen siendo válidas hoy en día, y la verdad, hacen falta líderes como él.

Una breve reflexión sobre la Ciencia Política en Colombia

El propósito de este ensayo es dar una posible explicación a lo que es Política y su diferencia con la Ciencia Política, la relación con las demás ciencias sociales, sus divisiones internas y cómo, todo esto, se ve reflejado en Colombia.

Para empezar a diferenciar la Política de la Ciencia Política, se presenta la definición que hacen Losada y Casas (2008) sobre la Política: “las interacciones relativas a repartos terminantes de valores”. Estos repartos implican una autoridad coercitiva que los efectúe y, las interacciones alrededor de éstos no se limitan a dicha autoridad, sino que incluyen a todos los miembros de la sociedad.
Esto es particularmente cierto en el caso colombiano, dado que, además de la autoridad coercitiva legítima que es el Estado y las organizaciones sociales que compiten por vías legales para hacerse cargo de este poder como los partidos políticos, también existen grupos armados al margen de la ley, mafias, y otros grupos sociales (Ej: los esmeralderos) que bien, podría afirmarse, ejercen una autoridad coercitiva en un reparto terminante de valores, o bien, claman la búsqueda para acceder al poder de forma violenta.

Para sustentar tal argumento podemos basarnos en la obra de Paul Collier (2006), quien afirma que los conflictos internos no se dan por la ausencia de riqueza, sino por la presencia de la misma dentro del país en conflicto, por la dependencia económica del país a la exportación de materias primas, por el bajo ingreso per cápita, y por un crecimiento económico lento, lo cual permite el surgimiento de grupos rebeldes. Las principales exportaciones de Colombia son café, petróleo, carbón y ferroníquel (Banco de la República, 2010), todas materias primas; el PIB per cápita es de US$9.200 (puesto 110 en el mundo), y el crecimiento económico para 2009 fue de –0.1% (CIA, 2010). De acuerdo con lo anterior, se cumplen todos los factores expuestos por Collier, pero el más llamativo son estas materias primas que, sumadas al tráfico ilegal de estupefacientes, dan el sustento económico para que existan estos grupos diferentes al Estado que ejercen repartos terminantes de valores, incluso teniendo un control propio de armas y demás coerción violenta, haciendo que en Colombia no se dé el monopolio de las armas que debe tener un Estado moderno según la propuesta de Max Weber (1919).

Ya explicado que la política es unas relaciones sociales determinadas, ahora para poder relacionar esta definición con el concepto de ciencia, se intentará dar una definición de ella. Para llevar estas relaciones a la ciencia podemos remitirnos a la definición de Wilhelm Dilthey (1966), quien propone un concepto de ciencia distinto a las corrientes newtonianas de las ciencias naturales, para describir el tipo de ciencia particular a lo social (que él llama ciencias espirituales) la cual está fundamentada en lo histórico-social, entendiendo esto como algo más allá de unas relaciones mecánicas. Esta separación es clave al estar las ciencias del espíritu en una relación cercana tanto al objeto de su estudio como a la complejidad de la consciencia humana.

Dilthey (1966) expone la ciencia como proposiciones conformadas por conceptos determinados, constantes y de validez universal, además de comprender al conocimiento como un establecimiento de uniformidades basadas en la experiencia, y las relaciones recíprocas entre éstas. Así mismo complementa esta idea al decir que la realidad a estudiar no es una realidad a la que se quiere dominar sino comprender. Además Weber (1919) apoya esta idea proponiendo que la ciencia debe proveer normas para razonar e instrumentos y disciplina para llevar a cabo lo propuesto.

Es así que puede la Ciencia Política acercarse al estudio de las relaciones basadas en los repartos terminantes, en comprender todo aquello que las componen y establecer sus elementos comunes como también sus diferencias. Así mismo debe desarrollarse un lenguaje propio y utilizar una argumentación rigurosa (Snow, 1998), esto en aras de tener una claridad en el lenguaje que utilizamos para que nuestros lectores u oyentes logren distinguir las posiciones expuestas (Weber, 1919). Así mismo se debe tener clara la necesidad de argumentos, y tener en cuenta que existe una diferencia entre el papel de un politólogo como científico, y otro como ciudadano que participa en política (Weber, 1919). Si bien es difícil en la complejidad de la consciencia humana no tener juicios de valor, estos si deben ser presentados como tales para intentar lograr una presentación más objetiva (Sartori, 2002).

Claro que dar una definición específica e inamovible de Ciencia Política es algo arriesgado, los mismos politólogos dan definiciones propias y llegan a hablar de distintas corrientes, macromoldes (Losada y Casas, 2008), o incluso mesas separadas (Almond, 1999), de los cuales podemos extraer 4 o 5 corrientes distintas, aparentemente siendo tres las más relevantes, de acuerdo con los textos referenciados: Empírico-Analítica (Losada y Casas, 2008) o Derecha Dura (Almond, 1999), Hermenéutica (Losada y Casas, 2008) o Derecha Blanda (Almond, 1999), y Crítica (Losada y Casas, 2008) o Izquierda Blanda (Almond, 1999). Varios intentos se han dado por unificar a la Ciencia Política, particularmente la revolución conductista de la postguerra, la cual hoy en día es muy criticada; pero sí es necesario establecer un patrón común de qué es la Ciencia Política, porque si bien es enriquecedor tener varias perspectivas, se puede degenerar en que cualquier publicación sería considerada ciencia, y la Ciencia Política sería a la vez un todo que no es nada (Arjona, sin fecha).

Esto en pro de lograr una mejor diferenciación de la Ciencia Política con las otras ciencias sociales o del espíritu, en particular con las Ciencias Estado-Céntricas que expone Wallerstein (1995). Pero no se trata de una diferenciación a rajatabla y aisladora, bien se puede notar que sólo en este texto se han citado además de politólogos, a economistas, sociólogos y otros científicos sociales. Al ser tan complejo el espíritu humano, cada ciencia se concentra en lo diferencial y singular que le sea interesante sobre dicho espíritu, pero es la relación con las demás ciencias la que logra una totalidad de la realidad que están construyendo (Dilthey, 1966).

También es preciso anotar que las corrientes y enfoques descritos anteriormente no son un fenómeno aislado de la Ciencia Política, de hecho son compartidos con otras ciencias sociales, y podemos poner un ejemplo como el enfoque de Teoría de la Elección Racional (Vidal de La Rosa, 2008), que es un enfoque nacido de la economía, pero cuya aplicación ha sido considerada adecuada para todo tipo de relaciones, y por lo tanto, todo tipo de ciencias sociales.

Estas consideraciones son clave si se tiene en cuenta el caso de Colombia el cual es bastante complejo, no sólo por los repartos terminantes de valores expuestos al principio de este ensayo, sino también porque es un claro ejemplo de una comunidad imaginada como nación (Andersson, 1993). Empezando por la diversidad de climas y ecosistemas que presenta su territorio nacional, a la población colombiana no se le podría considerar homogénea, salvo tal vez por el predominio del idioma español y el catolicismo (CIA, 2010), haciendo que las relaciones al interior de su territorio sean aún más complejas.

Aún así, la Ciencia Política es una ciencia joven en nuestro país, su primer departamento se abrió en la Universidad de los Andes en 1968 bajo una fuerte influencia de la revolución conductista de la época, y no fue sino hasta la década de 1980 que se dio un instituto de estudio interdisciplinar en política con la fundación del IEPRI en la Universidad Nacional. Desde entonces se ha ampliado el número de programas académicos sobre Ciencia Política y disciplinas similares en las universidades colombianas (Bejarano y Wills, 2005).

Esto podría percibirse como positivo, pero Rodrigo Losada (2004) advierte sobre una pérdida de identidad de la Ciencia Política, al no haber suficientes politólogos con títulos de maestría o doctorado, además del hecho que las publicaciones son aisladas y escasas. Cabe anotar que el mismo Losada sufre de un sesgo, al ser un fuerte exponente del molde Empírico-Analítico, y entre líneas se alcanza a notar un deseo por un mayor acercamiento a lo que él expone como Ciencia Política.

Una vez más, la Ciencia Política es una disciplina joven en Colombia, y si bien su expansión en las academias aún no tiene mucho sustento de títulos de postgrado, y las publicaciones aún sean escasas y aisladas; entre toda esa expansión puede estar la materia prima para mejores profesionales, y publicaciones de mayor trasfondo. Probablemente el comportamiento de una logia cerrada no sea la más adecuada para fortalecer a la Ciencia Política, aunque claramente habrá que ir sacando a los elementos que no sean beneficiosos para ella. De hecho, la Ciencia Política tiene que expandirse lo suficiente para admitir las necesarias contribuciones de las demás ciencias sociales.

Tendencias las hay y van a haber en toda competencia humana, lo interesante es ver en esa competencia que es lo que sobresale y/o se mejora dentro de ella, por lo tanto podría ser necesario fomentar una sana competencia entre las academias y los enfoques para lograr depurar y mejorar a la Ciencia Política en Colombia. Ya hemos tenido hasta la fecha dos congresos de esta ciencia, lo cual puede ser pasos definitivos hacia su consolidación.

La política en Colombia es compleja, no se podría esperar menos que la ciencia que la estudia tenga varios retos por superar, y mucha tela por cortar.

viernes, 4 de junio de 2010

¿Qué es el Estado Liberal?

Aquí les presento un fragmento de un ensayo que desarrollamos un compañero y yo para este final de semestre. Que lo disfruten.

Introducción:
El Estado Liberal es aquel donde éste provee las circunstancias para que los individuos por sus propios medios puedan adquirir los bienes y servicios que requieran estos. Toma su nombre de las ideas liberales que comenzaron con John Locke en Inglaterra, y se desarrollaron en ese país además de Francia y otros países europeos (Prelot, 1971). Actualmente es el modelo predominante de países con influencia anglo-sajona como Estados Unidos y Australia, antiguos países soviéticos como Estonia y Lituania, y existen otros países bajo este modelo como Suiza (Heritage Foundation & Wall Street Journal, 2010). Este es el modelo de Estado propuesto por los partidos de derecha moderna en la mayoría de democracias (Lafer, 1993).

Para comprender bien la idea de un Estado Liberal, podemos remitirnos a Benjamín Constant como lo presenta Prelot (1971), quien es considerado el padre del “liberalismo puro”. Constant propone que es el individuo quien debe tener la propiedad de todas las fuerzas que están en él, ya que las libertades políticas no tienen base alguna si no tienen tras de ellas los derechos individuales que constituyen a la libertad; y al Estado se le otorga únicamente el mínimo que necesite para mantener su permanencia. En este orden de ideas, al Estado liberal se le puede denominar más exactamente como Estado “minimalitario”, al ser opuesto al Estado totalitario.

Características:

Según Pablo A. Ramella (1945), citando a Hans Kelsen, las funciones del Estado Liberal son las siguientes:

1. Defensa seguridad exterior.
2. Protección de la vida.
3. Protección de la propiedad de los miembros del estado.
4. No fomentar el bienestar de los ciudadanos, especialmente nada de intervención en la vida económica y en la vida espiritual, al ser esto establecido por la sociedad.

Cosa que Margaret Thatcher (1996), reconocida líder mundial de la derecha moderna, resume en su discurso pronunciado en memoria de Keith Joseph en 1996: “el Estado es sirviente, no amo; guardián, no colaborador; árbitro, no jugador”.
El Estado es presentado como el elemento coercitivo de la sociedad, y al ser también el que está facultado para cumplir con las funciones antes descritas, se busca que éste tenga y utilice el monopolio de la fuerza; pero a su vez se implementan unas normas delimitadoras para “domesticarlo” y limitarlo a dichas funciones (Hayek, 1944).

En este orden de ideas, al confiar más en los individuos y en la empresa privada que en el mismo Estado, en este modelo se busca que todo aquello que pueda ser privatizado, se entregue de forma expedita, incluidos servicios básicos como la salud o la educación. El argumento principal por el cual se busca esto, es la creencia en que la sociedad al igual que los mercados, se logra regular a sí misma sin necesidad de intervención alguna, la famosa “Mano Invisible” que acuñó Adam Smith (Hayek, 1944).