Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 30 de mayo de 2010

Conclusiones sobre la primera vuelta presidencial

Mientras escribo esto ya está revisado el 99,69% de las mesas electorales del país. Como predijeron las encuestas habrá segunda vuelta entre Santos y Mockus; lo que no predijeron y le cayó como un baldado de agua fría a muchos es la amplia diferencia entre los dos candidatos, donde el primero le saca 25 puntos al segundo, lo que da para concluir que eventualmente la ola de popularidad de Uribe es mayor que la Ola Verde, y Santos ha sabido capitalizar esto.

Antanas Mockus será todo lo legal, culto, transparente, y educado que claman sus seguidores, pero éstos han demostrado no seguir el ejemplo de su líder. Acusan de atrasados, folklóricos, brutos, tropicales y demás apelativos despectivos a aquellos que les sacaron los mencionados 25 puntos, pero a la vez han caído en el inmediatismo, e incluso en el mesianismo, al ya pensar que todo el país se vino abajo por la reciente victoria. Además que estaban siendo víctimas de cierto triunfalismo al no ver que Colombia no es Facebook ni ninguna red social en internet, empezando porque somos muy pocos los colombianos los que tenemos acceso a éste; más que llevarse por el uso de la razón que esgrimen, son tan pasionales o más que los furibistas. Eso sí, reconozco y admiro a aquellos que aún no se dan por vencidos, y espero que si no ganan, logren consolidar una verdadera oposición democrática y transparente, y no se dejen ganar en una elección de muchas futuras. Va para todos mis conciudadanos: la apatía y el darse por vencido son factores causales de nuestro atraso.

Los partidos tradicionales, Conservador y Liberal, no sacaron ni un millón de votos cada uno. No sé qué pasará en las toldas rojas, ni me interesa por el momento, pero espero que el Partido Conservador por fin reciba el choque eléctrico que tanto necesita para sacudirse y darse cuenta de que tal vez el camino por el que va no es el indicado, el ver como se pega al gobierno de turno, el aceptar figuras aparentemente populares sin un viso de talante godo. Sanín ni siquiera tuvo la entereza de presentarse ante sus votantes para dar un discurso de cierre, sino que proyectó un escueto video donde salía vestida de negro, conteniendo las lágrimas, y recitando una perorata de pésimo gusto. Desde ya toca aprovechar esta pérdida para no volver a caer en desuniones pasionales, y empezar a volver a tener disciplina ideológica como primera medida para tener disciplina partidista.

Vamos a ver qué pasa en segunda vuelta, tenemos dos candidatos que proponen más Estado interventor y no regulador, además de cosas que probablemente no podrán cumplir, dado el cierre del actual gobierno; y de una forma u otra siguen primando más nuestras emociones que nuestra consciencia. Espero que el impulso que ha jalado a tantos apáticos a participar, a darse cuenta que sí tienen una voz y que la deben aprovechar, y que esa participación va más allá de poner un papel tachado en una caja de cartón no se quede en una simple ola efímera.

lunes, 24 de mayo de 2010

Nosotros latinoamericanos

Acabo de ver esta reflexión hecha para los mexicanos, pero creo que lo que acusan en ella también aplica al caso colombiano y muy posiblemente para el resto de Latinoamérica. Una vez más encuentro con que resaltar que todo depdende de los individuos, es decir, nosotros mismos para lograr el desarrollo de nuestro país, y de nuestra región.

Cuestión de forma

Estamos ad portas de unas elecciones interesantísimas, como no se veían hace tiempo. Incluso ya con las campañas oficialmente cerradas por ley, además de encuestas, propagandas y debates en los medios; la gente del común viste con más ahínco los colores de su candidato, lo publicitan de cualquier forma posible, y los ataques hacia los rivales no han cesado. Y me refiero a los colores de los candidatos con toda premeditación y alevosía, ya que a pesar de las medidas que se han tomado para fortalecer a los partidos, el personalismo sigue reinante en nuestras elecciones.

Bueno, yo sé que el cargo de presidente cae en una sola persona y por lo tanto el aludido personalismo puede ser un tanto inevitable, pero aun así las ideas o doctrinas de un partido o alguna corriente de pensamiento no son realmente visibles; aunque una posible excepción sea Pardo, quien ha hecho todo lo posible por incorporar al Partido Liberal en sus alocuciones. Con todo y todo, incluso Pardo no parece tener mayor distingo a los demás candidatos para quien haya leído las propuestas de todos estos.

Salvo tal vez por Gustavo Petro, candidato muy claro en querer estatalizar lo más posible, y pegarle una endeudada mayor al país (haciendo que claramente yo no vaya a votar por él); todos los candidatos a la hora del té proponen una prolongación de lo ya establecido en los 8 años de Uribe. El lío real es el “cómo” del posible desarrollo de sus propuestas. Para quienes gusten del estilo del saliente presidente está Juan Manuel Santos; aquellos que creen que va haber una ruptura real con el estilo político del país tienen sus esperanzas puestas en Antanas Mockus; los fans de la verticalidad tienen a Germán Vargas Lleras, etc. Ninguno de ellos está dispuesto a acabar con subsidios creadores de miseria como Familias en Acción, tomar medidas para lograr una verdadera competitividad económica en Colombia, y muchos de sus proyectos de desarrollo recuerdan al desafortunado “pico y pala” de la era de Pastrana papá.

Así que el ataque hacia las propuestas de uno u otro candidato no tienen mayor sentido, a menos que vengan de los mamertos que militan en el Polo o en grupos más radicales. Por eso creo que sumado a la ignorancia fanática, los ataques se han basado más en las características personales y metidas de pata de cada candidato que realmente en sus propuestas. Por eso ha llegado a ser hilarante ver como muchos auto-declarados izquierdos atacan a Santos por “imperialista” o su siempre difusa expresión de “facho”, pero le hacen campaña a un candidato que tiene entre sus lineamientos buscar la forma de firmar su tan repudiado TLC con los Estados Unidos; y por el otro lado los santistas tratan de destaparle cualquier olla podrida a Mockus, cuando Santos aún no aclara bien las que se le imputan a él.

Si algo positivo se le ha podido sacar a estas elecciones en particular es que muestran un mayor grado de envolvimiento y de participación por parte de la gente, en particular de los sectores tradicionalmente considerados apáticos. Espero que este impulso se mantenga y crezca luego de los resultados de estos comicios, y que ojalá sirva para que los ciudadanos colombianos seamos más exigentes con nuestros representantes, y les recordemos que son ellos quienes nos sirven a nosotros y no al contrario.

lunes, 17 de mayo de 2010

No hagan olas

Acabo de ver la película alemana “Die Welle” (La Ola), una excelente producción cinematográfica que considero no debe pasar inadvertida, especialmente por aquellos interesados siquiera superficialmente en la política. La obra está basada en un experimento que se llevó a cabo en una escuela californiana a fines de los 60, pero adaptada a la Alemania contemporánea. En ella vemos como un profesor para intentar explicarles a sus alumnos cómo funciona la autocracia, comienza un experimento con ellos en donde poco a poco, con muestras de respeto y verticalidad, e imponiendo la unidad del grupo sobre la individualidad.

La película muestra claramente como aquellos que no están de acuerdo con estas prácticas son excluidos, como también aquellos que alegan como unos se van a beneficiar a costa del trabajo del resto sin hacer ningún esfuerzo; así mismo aquellos que antes se sentían excluidos, se hacen los más fervientes seguidores al no tener ya que relucir por sus propios méritos. Las formas de exclusión son al principio suaves, pero después se hacen cada vez más coercitivas, e incluso se llega a la violencia física.

Dirán que soy un exagerado y que se trata sólo de una película, pero aquí se reflejan claramente los peligros del colectivismo y sus varias corrientes: nazismo, comunismo, fascismo, etc. Para que el colectivismo funcione los elementos disidentes deben ser eliminados, toda voluntad debe ser renunciada al grupo, y la identidad se pierde. Esa es la gran panacea que nos venden desde la izquierda, una felicidad impostada y maquinada ¿Quién necesita proyectos personales, ganas de superarse, cuando lo tenemos todo, cuando no nos diferenciamos en ningún aspecto relevante?

Es cierto que en equipo las cosas pueden funcionar mejor, y que es necesario ayudarnos los unos a los otros. Pero no se debe confundir el trabajo en equipo y la ayuda voluntaria, con la coerción y la pérdida de la identidad. Los mejores equipos son aquellos que saben aprovechar las virtudes de cada uno de sus componentes y curvar sus deficiencias, ejemplos abundan. Toda ola de donde venga tiende a ser nociva, y la mejor forma de igualar a los seres humanos es hacerlos igual de mediocres.

domingo, 16 de mayo de 2010

Historia de la Economía

En la Universidad nos asignaron hacer un video sobre la historia de la economía. Me gustaría compartir con ustedes el trabajo que hicimos nuestros compañeros y yo. Esperamos los logre retorcer un poco.

Del fútbol

Ya estamos ad portas de otro mundial de fútbol, y la fiebre mundialista está que estalla, siempre el relajo es peor antes que durante estos eventos. Claro que nada se le compara al que vivimos en 1994 luego de ganarle a Argentina en la eliminatoria con un inolvidable 5 a 0, y digo inolvidable al no haber podido repetir hazaña semejante en 17 años. En USA94 dábamos por ganadora a nuestra selección, para luego ver un triste espectáculo de eliminación en primera ronda, que posteriormente le costaría la vida a uno de los jugadores. Tal descalabro lo repetiríamos 4 años después en Francia, pero sin muertos afortunadamente.

Yo la verdad no es que sepa mucho de fútbol o deportes en general, a pesar de que sí admiro a algunos futbolistas, yo sigo a algunos equipos más por filiaciones regionales y/o políticas. Pero no hay que ser muy conocedor del tema para darse cuenta que nuestro fútbol sí demuestra aquel eslogan que dice: “Colombia es Pasión”, porque técnica, habilidad, disciplina, o siquiera empuje, no tenemos; y la pasión es por parte de los aficionados, aclaro. Por alguna razón mandamos excelentes jugadores a las grandes ligas, pero la nuestra sigue siendo un desastre, y la selección no arranca.

A riesgo de sonar como aquellos que son buenos directores técnicos en las cafeterías, me atrevo a enunciar algunas consideraciones respecto a tan amado deporte. Si algo quedó claro de aquella nefasta época de las mafias es que se necesita de una buena inversión de capital para que haya un buen espectáculo, lastimosamente nadie se le ha medido a hacer una inversión LEGAL a nuestra liga local, y sumado a las acciones que aún están congeladas a causa de los dineros ilícitos, es poco probable que llegue mayor dinero a los equipos.

Algo también importante a mirar es el trato que se les da a nuestros atletas, por un lado los despreciamos como brutos, pero rápidamente pasamos a idolatrarlos como dioses humanados. Como dice el refrán, quien no conoce a Dios cuando lo ve se asusta, nuestros jugadores pasan de una pobreza estrecha a ganar mucho dinero, y de repente creen que han agarrado el cielo con las manos y que no necesitan de disciplina alguna, su sólo talento es lo que les funciona en la cancha. De hecho, si mi memoria no me falla, uno de los problemas con Jorge Luís Pinto es que era bastante exigente con los jugadores, y éstos se sentían “maltratados”.

Hablando de técnicos me parece el colmo que una vez más hayan llamado al Bolillo Gómez. No salimos de Maturana y este caballero, o de cualquiera que haga algo medianamente decoroso en el fútbol internacional. La excusa de siempre es que un técnico extranjero no conoce el fútbol local, o que incluso sería algo antipatriótico. Yo pregunto: ¿No sería bueno cambiar ese tan sonado “fútbol colombiano” que no trae resultados positivos? ¿Es antipatriota querer que la selección de fútbol mejore, y haga una buena representación del país?

Es mucha tela que cortar, y este es otro mundial donde no vamos a participar. También creo que es mucho meterle ánimos a un solo cuando hay otros donde hemos ganado y podríamos descollar, como el ciclismo o el levantamiento de pesas. De por sí, no me parece tampoco buena idea que nuestro amor por el país sólo se vea en apoyar a 11 mensos pateando un balón.

viernes, 14 de mayo de 2010

República vs. Democracia

Leyendo para mis clases un poco de la obra de Giovanni Sartori, quien es considerado uno de los mejores politólogos de estos tiempos, encuentro apuntes muy interesantes sobre la democracia, en particular en su libro “30 lecciones sobre la democracia”. Aquella democracia que se nos vende como una panacea, la solución a todos los males sociales, y que aquí en Latinoamérica no parece funcionar, y da pie a que muchos la ataquen y propongan formas más radicales de gobierno. Sartori hace claras alusiones y diferenciaciones entre la democracia antigua, la practicada por los griegos en la polis, en donde todos participaban; y la democracia moderna, representativa, y que prima en el mundo occidental.

Sartori es claro en su preferencia hacia el segundo tipo al considerar a la democracia un juego de suma cero donde nadie gana, y a la actual a una suma positiva donde todos ganan algo. Anota además como esta democracia moderna empieza a tomar forma en la Res Publica romana, al ser la primera vez que se elige por un representante y no por una decisión; y es por esto que actualmente a varios Estados modernos se les conocen como repúblicas. De hecho señala como el término democracia era despreciado en aquella época de las revoluciones burguesas, lo que llevo a bautizar a estos nuevos Estados como Repúblicas.

Así mismo, y en la misma asignatura, no faltan los autores alegando que no se ha dado una democracia real debido a las diferencias de clases, las cuales no permiten que un sector de la población pueda realmente tomar decisiones acertadas y/o propias. Claman por una verdadera libertad “positiva” donde al individuo no se le da la oportunidad para que tome decisiones acertadas en su vida y busque su propio bienestar, sino que se le provee todo para que así no sienta presión alguna y pueda tomar tales decisiones acertadas. Podría decirse que estos autores promueven una mayor “horizontalidad” en la toma de decisiones similar a la de los antiguos helenos, aún cuando señalan que se trataba de una comunidad limitada, y que uno de los pilares de ésta era la esclavitud.

Una democracia real sería entonces aquella donde todos y cada uno participáramos de todas las decisiones de la sociedad, donde el pueblo sería en verdad (según estos autores) soberano. Un momento ¿no recuerdan que basándose en tal poder soberano del pueblo casi nos meten la posibilidad de que alguien pudiese gobernar durante 12 años consecutivos? ¿Es eso realmente el poder de los individuos en conjunto? No me vengan con cuentos, si bien es cierto que hay gente viviendo en condiciones paupérrimas, que en Latinoamérica y particularmente en Colombia podríamos decir que tenemos unas relaciones de suma negativa; no considero ni por error que la solución sea proveer cuanta cosa sea considerada necesidad básica, teniendo en cuenta que el conjunto de necesidades básicas crezca, no disminuya; que en vez de tender una mano se regale todo; y que la sabiduría se encuentre en el colectivo generando lo que Burke bien llamara “tiranía de las masas”. Casos de grandes ingenierías sociales apoyadas por el pueblo son las que abundan, y ninguna tiene un final feliz (o por lo menos una época feliz).

Lograron con toda que me declare un republicano, quitando el bagaje del partido al que sigo en mi otra patria o cualquier otra connotación. No creo que el poder radique en el pueblo sino en los individuos, y así como el poder en el Estado requiere de pesos y contrapesos, si el poder radica en los individuos ahí también se necesita peso y contrapeso. La masa como tal es muy voluble a ser influenciada por las pasiones, causando sus propios desdenes. Si se necesita ayudar, debemos tener en cuenta al individuo, y no simplemente a un colectivo que se encuentra mal, valorarlo, y no despreciarlo como un ser incapaz. Si tenemos derechos, asumámoslos como obligaciones, nuestro poder participativo no se limita a votar y ya; si somos mayoría, asumamos que podemos volver a ser minoría, y es mejor de entrada saber respetar y objetar. Necesitamos hacer valer nuestro carácter de República dado lo complejo de nuestra sociedad, y no dejarnos llevar como una chusma iracunda que crea a sus propios napoleones.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Hora de que Atlas despierte

Probablemente varios de ustedes no han leído La Rebelión de Atlas de Ayn Rand. La verdad es un libro bastante largo y ladrilludo, sus personajes están en algunos de los dos bandos propuestos sin matiz alguno, y bien podría haberle recortado una buena porción de páginas. ¿Por qué es este libro tan controversial, y una fuerte influencia en varias personas incluido su servidor? El relato rescata los valores del individualismo, la iniciativa propia, y el valerse por sí mismo; y ataca vehementemente a quienes se recuestan en los demás para lograr sus propósitos, y además dependen de la coerción estatal para lograr sus fines. La pregunta es: ¿Qué pasaría si los productos dejan de producir?

Si bien el libro es un tanto exagerado, no dejo de pensar que no sólo en política o en economía, en nuestra vida común la distopía que tanto ataca Rand cada vez se hace más presente. Por poner un ejemplo: actualmente en varias ligas deportivas escolares en los Estados Unidos no se lleva cuenta del puntaje de cada equipo, es más, ni siquiera cuentan las anotaciones que haga cada equipo dizque para no traumatizar a los pobres niños; incluso a los que se encuentran con cierta ventaja les ponen penalizaciones como sólo poder empujar el balón con una extremidad. Yo no sé como lidiarán las frustraciones futuras que se les presentarán a estos niños, o que tan educativo es en realidad no lidiar desde temprana edad con los obstáculos que se presenten y ver una forma de sortearlos.

No crean que esa sintomatología no se presenta acá en Colombia, de hecho no necesito hacer mucha memoria para sacar a flote casos personales donde en aras de una igualdad a ultranza, a aquellos que tienen cierta ventaja se les limita o se les obliga a compartir el resultado de sus esfuerzos. Lo que es peor, lo fomentamos en nuestro día a día, particularmente en las instituciones educativas ¿A cuántos de ustedes un profesor decidió dejarles un trabajo extra con tal de que suban la nota? ¿Eximió a los que iban pasando la materia de tener que hacer ese trabajo extra? Dada nuestra actitud que tiende a ser recostada, la mayoría celebra por esas gabelas, y de hecho solemos esperar hasta el último momento para intentar conmover a cualquier autoridad, y salir de nuestros problemas sin hacer esfuerzo alguno, y no tener que asumir ninguna responsabilidad.

Si realmente queremos lograr una mejor calidad de vida, no podemos depender del buen desempeño ajeno y quedarnos esperando que migaja nos boten. Seguro, los personajes de Rand parecen superdotados y que logran fácilmente lo que se proponen; pero mal que bien entre más grande la dificultad superada, mayores serán los resultados y la satisfacción personal. A la hora del té, uno sólo se tiene a uno mismo.

martes, 11 de mayo de 2010

Alto nivel de toxicidad

La banda de este mes no es precisamente una banda conservadora como tal, de hecho en algunas de sus canciones atacan a la política en general. Pero manteniendo el buen nivel de la escena hardcore bostoniana de los 1980, durante los 1990 Toxic Narcotic tocaba de una forma bastante iracunda y contundente, y sus letras iban muy en contra del estado hippie al que había llegado el punk, haciendo que uno sospeche de cierto talante en la banda. Es así como en este set de canciones tomadas del excelente recopilatorio encontramos temas como “Junkie Bastard”, atacando a quienes se vuelven criminales por mantener un vicio, o “Parasite” nombre que creo es bastante explícito, incluso “Fuck you” atacando la hipocresía y pedantería de los que creen que con anarquía lograrán “Paz y Amor”, a la vez teniendo un montón de reglas que sólo ellos mismo entienden. Y como nota personal, luego de ver las listas a Rock al Parque, la canción “All bands suck” me parece muy apropiada.

lunes, 10 de mayo de 2010

La ciencia de la política

A mis casi 30 años he llegado a tres conclusiones sobre los usos que tienen la ciencia y la tecnología: mejores armas, dan mayor comodidad en las actividades diarias, y hacen a las familias más cursis. Acabo de caer en cuenta que se me escapó una posible cuarta conclusión, y ésta es que nos da una excusa fácil a ciertas características de nuestra personalidad o actitudes en nuestra conducta. Desde el descubrimiento del ADN y la genética ahora es muchísimo más fácil usar la antiquísima y pusilánime frase “es que así soy yo, y no puedo cambiar” o cualquiera de sus variantes, y lograr salirse con la suya.

De acuerdo con este artículo, científicos gringos han demostrado que existe cierta predisposición genética para ser de derecha o de izquierda. Según estos estudios si bien no existe como tal un gen conservador o uno liberal, si existe una propensión en el ADN de cada persona hacia una corriente del espectro político más allá de cualquier crianza, experiencias vividas, estudios, factores ambientales, etc. Incluso casos como el mío y de varios amigos, en que somos las “ovejas azules” de nuestras familias, o los casos contrarios son racionalizados por estos científicos como el gen recesivo que se salta una o dos generaciones.

La verdad esto no parece más que justificaciones pendejas para lograr que la gente no se comprometa más en auto examinarse, y decidir a consciencia su preferencia política. En mi caso no siento la necesidad de justificaciones científicas para sostener mi posición, empezando porque no necesito justificación alguna para tal cosa al no sentir vergüenza sino más bien orgullo al defender mis creencias basándome en mis estudios (dentro y fuera de las instituciones), en mis experiencias y en mis reflexiones, y es algo que recomiendo a los demás. Como bien expone el artículo más adelante citando al politólogo Evan Charney, bien podría decirse que se trata de la búsqueda por parte de científicos liberales por buscar una patología que explique las creencias conservadoras. Lo divertido es que como bien señala el recuadro, las estadísticas parecen demostrar que los derecha somos más felices y vivimos más tranquilos que los izquierdos ¿Será por eso que lloran tanto? ¿Quiénes serán los de la patología?

Ya poniéndome serio he de anotar que no tengo nada contra la ciencia, al contrario creo que tiene mucho que dar. Así mismo creo que la ciencia es una representación abstracta de la realidad, y ceñirnos ciegamente a ella es equivocado. Dar rienda suelta a estudios simplificadores como acá el expuesto en vez de poner nuevos retos a la mente humana, la hace más ignorante al usar la ciencia como muleta, además de ser peligroso porque alguien podría sugerir que en vez de hacer votaciones a consciencia, se podría tomar muestras genéticas de todos los ciudadanos y listo. Tal vez exagero, pero ya hemos visto como se han dado todo tipo de ingenierías sociales. Conozcan, lean, empápense, y tomen una decisión, esa es la mejor forma para saber cuál es la política que mejor los representa.

domingo, 9 de mayo de 2010

Una pequeña isla en el océano ártico

Aquellos que defienden al socialismo suelen remontarse a las antiguas comunidades indígenas para poder afirmar como este sistema económico existe desde la antigüedad, supuestamente es parte de la naturaleza humana, y es algo lograble; tal vez no tienen en cuenta los imperios mesoamericanos o el Inca, pero según ellos, antiguamente se vivía así y podemos volver a ello. Pues no es por ser saboteador, o tal vez sí, pero podríamos también hablar de una cultura capitalista con libertad de mercado, y que a pesar de todo aún persiste el día de hoy, aunque no ha sido algo ininterrumpido.

Durante la Edad Media, cuando primaba el feudalismo, en Islandia existía la Mancomunidad Islandesa también conocida como el Estado Libre Islandés, una sociedad sin rey ni nobleza gobernada por un ente llamado Alþing, que hacía las veces de tribunal y cuerpo legislativo. El pueblo islandés estaba dividido en varios goðorð o clanes que no respondían a una ubicación geográfica como tal, sino al grupo de personas y la adhesión era voluntaria. Cada uno de estos clanes enviaba dos representantes al Alþing, y era dirigido por un goði quien elegía a los hombres de leyes para resolver disputas, y se encargaba de la defensa del clan. Este cargo se podía legar, comprar, vender o prestar; y así mismo el comercio era una de las actividades principales de los islandeses. Muchos de los inmigrantes en esta sociedad llegaban huyendo de los duros impuestos que imponía la corona Noruega durante esa época.

Esta mancomunidad duró 300 años hasta las invasiones noruegas. No fue sino hasta el siglo XX que una vez más independientes, y bajo las ideas de Jón Þorláksson, Islandia ha vuelto a su naturaleza original, y es uno de los milagros económicos que solemos pasar por alto. Þorláksson, proveniente del Partido Conservador de dicho país, fue funcionario del gobierno durante la década de los 1920 y 1930, como Ministro de Finanzas logró fortalecer la Corona Islandesa (moneda local), y poco después asumió como Primer Ministro. Luego fue líder de la oposición contra el gobierno del Partido Socialista consolidando con los conservadores y liberales clásicos el Partido de la Independencia, que hasta el día de hoy mantiene que: “Nuestro núcleo es la fe en la libertad del individuo y una oportunidad igual para todos para crecer y cosechar los frutos de sus talentos” y “La libertad para funcionar y actuar para tanto individuos como corporaciones debe ser asegurada, aunque es una parte importante de la libertad el hecho que la acompaña una responsabilidad y hay que tener cuidado”.

Si bien gobernó durante la mayor parte del siglo XX, el Partido Independiente no encontró un mayor discípulo que Davíð Oddsson. Durante sus 13 años como Primer Ministro, Oddsson se encargó de corregir la economía de su país, la cual parecía más un socialismo disfuncional, y hacer que su país pasara a ser de los más pobres de Europa a uno de los más prósperos ¿Cómo lo logró? Privatizando para así reducir el gasto gubernamental, y dar pie a una fuerte reducción de impuestos, lo que llevó a un boom económico; controlando la inflación a un respetable 2-3% al practicar la mesura fiscal y monetaria; y desregulando y promoviendo la libre competencia, a tal punto que la industria pesquera islandesa es la única en el mundo que no necesita de subsidio gubernamental, y el comercio abierto de la isla hace innecesario adherirse a la Unión Europea.

Actualmente Islandia enfrenta problemas económicos a causa de una crisis en su sector bancario y financiero agravado por la reciente crisis. Los islandeses sacaron del gobierno al Partido de la Independencia al cual hacen responsable de la crisis, y actualmente gobierna la Alianza Social Demócrata. Pero aún así, las medidas de la nueva Primera Ministra no han logrado satisfacer las necesidades actuales e incluso las han agravado (no se puede apagar un incendio echando más leña); y los independistas han asumido la responsabilidad por los errores cometidos, y están dispuestos a rectificarlos y seguir llevando a esa pequeña isla en el océano ártico hacia la prosperidad.

sábado, 8 de mayo de 2010

Las frases célebres obligatorias

Siguiendo con la línea de videos educativos de este blog, les voy a presentar una serie de frases que reflejan muy bien mi forma de pensar, la cual entre otras impulsó la creación de este espacio, y me fue provisto por una de las grandes personas que he conocido este año. Disfruten.

viernes, 7 de mayo de 2010

El perfil griego (puras ruinas)

Hoy junto a la estación de Transmilenio que se ubica en Los Héroes noté una larga fila, y no es que esto sea sorprendente, yo sostengo que si hacer fila fuese un evento olímpico, Colombia barrería con todos los premios, medallas y galardones; lo que resulta cómico y a la vez aterrador es que no se trataba de una fila en un puesto burocrático, sino de una fila para recibir una copia de ADN. No me malentiendan, no tengo nada en contra de ADN, y me parece hasta cierto punto positivo que exista una publicación diaria y gratuita que cubra algunas noticias; lo que me parece el colmo es que nuestra michicatería y facilismo lleve a la gente a hacer una larga fila por recibir tan sólo una revisión somera de los eventos más importantes del día.

Este patético ejemplo que traigo a colación es una muestra de nuestra idea de la vida fácil, aunque no entiendo por qué es más fácil hacer una larga fila en vez de darle 1.500 pesos a un tendero, finalizar rápidamente esa diligencia, y recibir un poco más de profundidad en la información. Pero es que así somos, gente alegre, recochera, rumbera, y no tenemos razón para cambiar ¿o sí? Cabe anotar que es por esa vida “alegre” y “fácil”, del que nada arriesga pero todo gana, es que nuestros índices corrupción son tan altos, nos es más “fácil” y gratificante un dinero rápido y sucio que uno demorado pero ganado con esfuerzo y honradamente. Y tiemblo al pensar que pasaría si nuestro país tuviese un verdadero empujón económico fuerte, que por las condiciones actuales es un tanto improbable que suceda. No necesito remitirme a la historia o a los libros de teoría, está sucediendo en este instante.

Grecia, la cuna de la civilización occidental actualmente se encuentra en una grave situación que comenzó con la reciente crisis económica, y ha llegado incluso a cobrar vidas en las fuertes protestas que se han dado por el descontento de la sociedad griega. Este país mediterráneo, recochón como el nuestro, y que también posee una economía mercantilista disfrazada de capitalista, hizo hasta lo imposible para pertenecer a la Unión Europea y recibir los beneficios que esto trae. Al parecer no tomaron en cuenta que donde hay beneficios hay responsabilidades, y creyeron que la actitud fiestera era la más adecuada; los índices de corrupción en el gobierno helénico son bastante altos, y si bien ha perdido dinero en la crisis, súmenle a este el que se siguieron mascando los funcionarios corruptos.

Actualmente la Unión Europea no sabe dónde poner a Grecia. A Alemania, la economía más fuerte dentro de ella, le ha tocado tomar cartas en el asunto, y claramente está muy disgustada por el falseamiento de cuentas y el gasto excesivo por parte de Grecia. Precisamente por estas razones es que la canciller alemana Angela Merkel no tiene dentro de sus consideraciones darle más dinero a los griegos, eso sería premiarlos por su mala conducta y es difícil no concordar, además ¿quién le asegura al resto de Europa que no volverán a cometer estos desafueros? Dentro y fuera de la nación helena se consideran medidas como sacarlos de la UE, o abandonar el euro, lo que sería aún más problemático, y aún no se ve una salida al problema. Hubo un préstamo que se les admitió, pero les pusieron las duras condiciones de auto humillarse al pedir oficialmente la ayuda, y no poder refinanciarse con el mercado internacional. Es un claro caso del espíritu recochón vs el espíritu trabajador, y sus resultados, sin necesidad de libros, pasa frente a nosotros.

Una vez más subrayo el hecho que el Leviatán del Estado entre más crecido y poderoso, mas come y más corrupto se vuelve, y ni hablar de un Leviatán como el nuestro que tiene un poder de regeneración más extremo que el de Wolverine de los X-men; ésta es una de las tantas razones por las cuales abogo por un estado más limitado. Pero de nada sirve hacer estas reducciones si quienes se encargan de ellas son personas corruptas, claramente las harán no en beneficio de la sociedad, sino en beneficio propio trasladando y multiplicando de esta manera el problema, y no dándole una pronta solución. Ahí veremos si queremos seguir con la fiesta o ponernos serios.

jueves, 6 de mayo de 2010

¡A la derecha!

Elecciones parlamentarias en el Reino Unido el día de hoy. Esperaba poder basarme en algún resultado, pero en el momento que escribo esto, la página web BBC anuncia que no publicará los primeros resultados en este momento sino en dos horas. De todos modos todo apuntaba a que el Partido Conservador va a ser el ganador de esta contienda, y aún sin tener esta certeza o saber si se ve en la necesidad de hacer coalición o no, es refrescante ver como el mundo anglosajón está reaccionando poco a poco de las falsas promesas de terceras vías que dan pie a la social-democracia más intrusiva y deudora. Y esto no se logra mostrándose moderado en el sentido de ser de un centro que es todo y a la vez no es nada, al contrario, mostrando una posición clara y frentera.

Una vez más lamento profundamente que a causa de ganarse unas migajas, los partidos locales no tengan un posicionamiento claro. Tanto así que hoy escuché que el Partido Conservador es “La Fuerza que Decide… a quien colgársele”, y ni modos de refutar tal aseveración a modo de broma, si tenemos en cuenta el comportamiento del partido en los últimos años. También se puede agregar a esto que dos de los actuales candidatos a la presidencia que son antiguos militantes del partido liberal, están más a la derecha que la candidata azul; pero tampoco es que representen en realidad y a cabalidad los valores de este lado del espectro.

Ninguno de los candidatos habla de darle poder al individuo, de tratarlo como un adulto y no como a un párvulo, y por consiguiente el otorgarle mayor responsabilidad; o de hacerse, esta propuesta está respaldada por un sinfín de asistencialismos que no buscan dar un necesario empujón, sino más bien son una recompensa por hacer lo que en principio es deber de cada ciudadano. Su promoción del respeto a las tradiciones es más bien el dejar a los viejos caciques tradicionales en el lugar que siempre han estado, y no tomar lo mejor de nuestra historia como ejemplo para que cada uno pueda superarse y aspirar un mejor vivir. Y no se trata de lograr un verdadero libre mercado donde se premie el trabajo duro y la iniciativa, sino de lograr mayores entradas para tales poderes establecidos.

Yo seguiré siendo miembro del partido azul, porque creo que para hacer un cambio toca trabajar desde adentro, y no quejarse desde el ruedo. Pero en estos instantes no siento que éste en realidad me represente a mí o a mis ideales, y algo que olvida es que para poder exigir hay que cumplir, no puede pretender que por jugarle a lo acomodaticio y dejarse dividir, ahora tengamos que dar nuestro sagrado voto, el cual no se puede repetir, por alguien que no nos representa. El partido olvidó la figura del castigo político.

miércoles, 5 de mayo de 2010

La organización siniestra

Aquellos que como yo han sacado su pasado judicial y/o han salido del país les ha tocado lidiar con los agentes del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), una experiencia poco grata dado el nivel de grosería de estos agentes, confundiendo guachada por autoridad. Pero bueno, uno se traga el malestar con tal de ganarse un problema y salir rápido del asunto, se dice a sí mismo que es un mal necesario, todo sea en pro de la seguridad personal y del país. Pero como ya lo expuse antes ¿quién nos protege de los protectores?

El DAS cada vez más da la impresión de haberse extralimitado en sus funciones. La situación ha llegado incluso a debatirse en la plenaria del Congreso de la República, y varios candidatos acusan a dicha institución de afrentas contra su integridad personal. Pero la cosa no para ahí, se le están imputando al DAS los magnicidios de hace 20 años o más, como son los casos de Álvaro Gómez Hurtado y Luís Carlos Galán; e incluso funcionarios del actual gobierno que se esperaría apoyasen al DAS, como es el caso del ministro de gobierno, Fabio Valencia, acusan al DAS de estar chuzando desde hace 20 años o más.

Hace 20 años (o más) operaba la Constitución Política de 1886, y al parecer el paso que se dio a la de 1991 no se contemplaron los límites de los estamentos de seguridad, ya que por orden de algún superior se están cometiendo atropellos contra cualquier persona sospechosa o no, sin llevar a cabo un debido proceso. Obviamente si se ponen a declarar a viva voz todos los pasos de una investigación darán pie a que dichos sospechosos se escapen, pero por ningún lado se ve una orden judicial basada en hechos concretos que justifiquen tal sospecha, o algún procedimiento similar. Al parecer ni se tiene una presunción de inocencia.

Por supuesto, yo estoy a favor de una mayor seguridad y un cuerpo efectivo que la provea a los ciudadanos, precisamente es labor del Estado ser guardián y protector. Pero una vez más reitero que esto no se puede hacer pasando por encima de los derechos individuales y de forma arbitraria, porque hoy los perseguidos puede que sean rivales políticos, pero mañana podremos ser nosotros.

lunes, 3 de mayo de 2010

En paro

Un índice de desempleo alrededor del 14 o 15%, incluso aquellos que se consideran orgullosamente tecnócratas aprueban más y más tasación, e intervención desmedida del Estado en la economía, llevamos en este plan los doscientos años que tanto celebran por estos días. Y si somos observadores podremos darnos cuenta que entre los keynesianos, progres, y rojos rojitos que conforman nuestras opciones a la próxima presidencia, tan sólo Gustavo Petro propone una reforma total… Pero es para tener más Estado, los demás quieren dejar las cosas tal y como están.

Es aquí donde podemos ver como la intervención desmedida e inadecuada causa más problemas que los que soluciona, cuando el Estado interviene como jugador y no como árbitro. Esto se debe a que para lograr tales “regular” les figura a los dirigentes usar la política de “abrir un hueco para rellenar otro”, y hacer que el leviatán coma más y más, y se haga más grande y menos efectivo, que sufra de una obesidad mórbida en otras palabras. Como bien expone el ex ministro Rodrigo Botero en el artículo que enlacé al principio de esta columna, no le preocupa una distorsión si está genera empleo; y aunque hace la salvedad de que su propuesta debe ser temporal, ya sabemos como muchas medidas temporales han parecido eternas (recuerden el 2 por mil).

Echarle la culpa de todo el problema a la esfera informe e intangible en que se ha convertido el Estado y a los economistas es fácil. Nuestra propia conducta atemorizada, y nuestra propia conducta del mínimo esfuerzo a cambio de mayor comodidad no es que sean las actitudes más apropiadas para lograr progreso alguno. Esa forma de rellenar hoyos y de paso sacar tajada que es tan frecuente en nuestros gobernantes es simplemente un reflejo de nuestro comportamiento diario, no podemos exigir más de quienes elegimos si seguimos pidiendo más y más sin hacer mayor cosa; y es eso precisamente lo que ofrecen los actuales candidatos.

Empleos habrán cuando más gente esté dispuesta a dar el todo por el todo, y el Estado no los castigue por su iniciativa. Si de una vez nos damos cuenta y hacemos caer en cuenta a quienes elegimos que un solo estamento no puede con todos los problemas, y que enderezar el camino no significa aplicar una curita y seguir avanzando por donde ya sabemos que vamos para el estanco. Mientras eso suceda, nos seguirán hablando de decencia, continuidad, cheveridad, y demás pendejadas.

sábado, 1 de mayo de 2010

¡A luchar! ¡A marchar! ¡Por.... ¿Por qué carajos era?

¡Ah! ¡El Primero de Mayo! Una linda fecha declarada festivo, donde los líderes del monopolio de sindicatos convocan a los trabajadores a marchar quien sabe con qué fin, pero los que llegan en masa son por lo general son niñatos de clase media que ya sea por su pertenencia a una universidad pública, filiación a una tribu urbana, o porque se tragaron el cuento y se sienten culpables por tener un poco más de dinero que el resto de sus compatriotas. Lo más probable es que ninguno o muy pocos sepan la historia detrás de este día, pero eso sí estarán muy dispuestos a causar desorden, destruir los locales que consideren capitalistas, y como suelen hacer al mejor estilo izquierdista, salir chillando y lloriqueando por cuanto medio puedan porque supuestamente los oprimen. Lo más irónico del asunto es que en esa destrucción, varias veces los negocios damnificados para poder realizar sus respectivas reparaciones tienen que hacer cortes de presupuesto para lograrlos, y a quienes despiden no son precisamente a los altos mandos de la empresa. Así protegen estos grupos a los trabajadores colombianos.

No voy a perder el tiempo con los estudiantes trasnochados que hacen cuanta cosa pueden para esconder su procedencia de clase media con tal de encajar en sus centros de estudio, y algunos se dejarán llenar la cabeza para luego ser carne de cañón de algún grupo subversivo, ni mucho menos de esos supuestos anarquistas que en realidad tienen más reglas que un colegio de curas. No, voy a ir tras la cabeza del pulpo, que en este caso sería el monopolio sindicalista, el cual puede en ocasiones ser más temible y causar más daños a la economía que los monopolios del Estado y de los grandes empresarios. Un ejemplo reciente fue el paro de transportes que sufrimos los bogotanos hace unos meses, cuyo pliego de peticiones no sólo era ridículo, sino además peligroso para los ciudadanos.

No veo el problema en que las empresas grandes tengan un sindicato, de hecho me parece recomendable, debe existir un ente o institución que negocie las condiciones de trabajo de los empleados de dicha empresa; al fin y al cabo se trata de lograr un intercambio entre fuerza de trabajo y dinero u otros beneficios. Lo que encuentro despreciable y nocivo, es que los sindicatos se agremien entre sí, forzando a todas las empresas a conceder tales beneficios. Supongan que alguien quiere comenzar una empresa siderúrgica, pero además de las regulaciones del Estado, las presiones de la rosca que tiene el monopolio, los requerimientos de la agremiación de trabajadores siderúrgicos son bastante elevadas. Resultado: no se crean nuevas empresas dada toda esta desmotivación, y así no se crean nuevos empleos y las cosas siguen igual que siempre.

Otros aspectos abyectos de los sindicatos actuales es la obligatoriedad de su adhesión y su participación en política. Si se supone que este es un país libre, no veo el motivo por el cual todo trabajador que entre a una empresa se vea obligado a pertenecer a un sindicato y a participar en todas sus actividades, si no está de acuerdo con éste. Así mismo, si se supone que es una institución dentro de una empresa ¿por qué invierte sus fondos para apoyar candidatos políticos? Ese fue el caso de Obama, de quien Petro dice ser amiguísimo (seguro por los medios similares de financiar su campaña), y por eso vimos que en las inyecciones de dinero en los primeros días de su presidencia, algunas fueron otorgadas a empresas cuyos sindicatos las tienen en un nivel paupérrimo, vean no más General Motors ¿Ustedes creen que no pasa lo mismo aquí?

Necesitamos sindicatos y protecciones a los trabajadores, eso es clarísimo. Lo que no necesitamos es más monopolios, sean del tipo que sean, berrinches, sabotajes y cosas similares. Un día de descanso no es malo, pero tener institucionalizado un día negro en la historia de los trabajadores que además da pie al desorden, no tiene sentido alguno. Una vez más se prueba que la razón por la cual la izquierda tiene un día y la derecha no, es porque la derecha está ocupada trabajando.