Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 31 de marzo de 2010

"Freedom of choice is what you got, freedom from choice is what you want"

Me disculparán mis lectores que no estén muy versados en el inglés por poner el título de este artículo en ese idioma tomado de una excelente canción de la banda Devo, pero me parece un juego de palabras genial infortunadamente intraducible que me parece describe muy bien una actitud muy generalizada en las democracias liberales (la traducción es algo como: “libertad de elección es lo que tienes, libertad de tener que elegir es lo que quieres”). Algo de lo que me convenzo cada vez más cuando oigo los reclamos de la gente en la izquierda, es que aparte de buscar ser mantenidos por el Estado, eso además los lleva a librarse de tomar cualquier elección, por lo tanto de cualquier responsabilidad. Pero en el triste estado de las cosas hoy en día hasta se dictan conferencias que dicen que la libertad causa más depresión que alegría [1].

El derecho a poder elegir y a hacernos responsables por dicha decisión entra en mi conjunto de derechos fundamentales que se dan por sentados, y al ser de los que más responsabilidad genera es delegado rapidito por todos aquellos que sufren de pereza mental. Ahora bien, es cierto que en Colombia hay muchas personas que no pueden ejercer mayor elección ya que difícilmente tienen dinero para poder llevarlas a cabo. Parece que las principales preocupaciones que se le exigen al Estado son salud y educación, tanto que se reclaman como derechos básicos, y así se consagraron en la Constitución Política de 1991. Yo me mantengo firme en mi idea de que el Estado es mal administrador, en especial el nuestro, y que muchas de sus ayudas son asistencialistas, improductivas, y tienden a aumentar en vez de disminuir el problema; así mismo considero que es posible más que una dádiva, una financiación por parte de éste que haga que la gente empiece a responsabilizarse de sí misma en vez de dar todo por sentado. Me gustaría compartir unas ideas en este artículo.

La educación es algo básico para la sociedad, mismo Adam Smith la consideró uno de sus cuatro pilares para una buena economía, y cada vez más se acusa a la falta de ésta cuando se tratan los problemas públicos. Yo tuve la suerte de graduarme de un colegio privado, mis papás tuvieron la fortuna de poder elegir qué tipo de educación querían para mí ¿Por qué no extender esa suerte a los demás? Es realmente terrible la idea de enviar a un estudiante a un colegio público que simplemente le tocó, aun más teniendo en cuenta que por lo menos en Bogotá, muchos de estos colegios son criaderos de criminales, están en muy mal estado, y la calidad de su educación es pésima; sobre todo porque al recibir recursos del erario y estar protegidos por un sindicato, los profesores no sienten mayor motivación por mejorar su trabajo.

En ese caso, sería viable el sistema de vouchers o bonos, y en vez de pegarle el dinero de los contribuyentes a la institución se les pega a los estudiantes. Me explico: cada estudiante recibiría una financiación para que los padres puedan escoger cual institución es la más adecuada para sus hijos, sin necesidad de ver directamente el dinero; de esta forma recaería en ellos la responsabilidad de escoger un buen colegio y de asegurarse de que éste cumpla con las expectativas; y los colegios al verse desprovistos de recursos ilimitados por parte del Estado verían la forma de conseguir el dinero de dichos bonos, y para ello se verían obligados a mejorar la calidad del producto que ofrecen como empresas: la educación.

El caso de la salud es más difícil, al no tratarse de dar una pensión mensual, y listo. Empecemos porque el sistema de las EPS está mal planteado, al funcionar como aseguradoras se dedican a captar y captar, pero los contribuyentes no vemos ese dinero si estamos sanos y no tenemos eventualidades, y si nos quedamos sin empleo y dejamos de aportar perdemos dicho seguro. Ya algunas empresas de salud en otros países en vez de funcionar de esa manera, funcionan como bancos, con la salvedad que el dinero solo puede usarse en gastos relacionados en salud. Es responsabilidad del usuario el decidir si lo gasta todo en aspirinas, en una operación estética, o decide guardarlo para futuras eventualidades, y usar el de su bolsillo en cosas menores. Al funcionar como una cuenta, en caso de que una persona no pueda seguir contribuyendo, el dinero seguiría estando ahí, y no quedaría necesariamente desprotegida.

Y en vez de tener un Sisbén, el cual por su naturaleza mantiene a la gente en la pobreza y en la informalidad, ya que si alguien se afilia así sea una sólo vez por un mes a una EPS, pierde el derecho a recibir ese apoyo; se podría tener un presupuesto anual para la gente de escasos recursos en la cual cada uno pueda administrar sus gastos de salud. Se ayuda, a la vez se enseña a ser responsable, y cada cual tiene la libertad de escoger que tipo de doctores y tratamientos le son los más adecuados.

No digo que estas propuestas sean únicas, infalibles, y perfectas; de hecho admito que me quedan varios cabos sueltos, particularmente en lo que corresponde a la salud. Pero al fin y al cabo sólo soy un punkero republicano que finalmente se decidió a estudiar, y se cansó de esperar que las cosas sucedan por sí mismas. Espero haber aportado algunas semillas para algo más grande y viable, e invito a todos mis lectores a aportar ideas, y a pensar en nuevas formas en que podamos ayudar, a la vez que le damos poder a los individuos. Es cuestión de que lo elijamos.

martes, 30 de marzo de 2010

¿Chávez no es un buen socialista?

Recientemente en una de mis clases, particularmente aquella que trata sobre economía, el más zurdo de mis compañeros comentó que otros, no él, declararon que Chávez no es un buen representante del socialismo; pero la verdad los hechos acontecidos estas últimas semanas me hacen considerar lo contrario. Tal vez no es un buen representante en el sentido que su modelo de gobierno dista bastante de ser esa utopía que sólo existe en la mente de la izquierda más recalcitrante, ya que no parecen reconocer que para efectos prácticos la única forma de imponer el socialismo es a las malas, y que de todas formas no conduce a ninguna utopía.

Digo todo esto porque precisamente una premisa básica y tácita del socialismo es que sus élites intelectuales saben mejor que todos nosotros, los ciudadanos del común, cómo debemos llevar nuestras vidas. Una clara muestra de ello es que ni Marx, ni Proudhon, ni Engels, ni varios de ellos eran obreros, era gente intelectual. Entonces, así como Stalin, aunque no muy intelectual que digamos, ordenaba que era lo que debían producir los artistas soviéticos; y es por eso es que Chávez, que de intelectual tal vez tampoco mucho pero él se cree uno, les dice a los venezolanos cómo es que deben celebrar la navidad, y ahora dice que nadie mejor que él para saber qué deben ver por la internet.

Otra de esas premisas es que el socialismo exige una adherencia total, como se supone que es perfecto y nos va a hacer a todos felices. Por esa misma razón es que Chávez se ve en la penosa obligación de cerrar canales, y de exiliar y encerrar las voces disidentes dentro de su país como fueron recientemente los casos del gobernador de Zulia, Oswaldo Álvarez, o de Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión. Antes agradezcan que no terminaran en un gulag, o que el Gorila Rojo no haga como Pol Pot y los entierre vivos, o les ponga las cabezas al final de una estaca. Tal vez es por eso que Chávez no es considerado un buen socialista, no se ha ido con toda a imponer su paraíso soñado como lo han hecho otros en la historia, pero de todos modos creo que para allá va.

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Chávez es un buen socialista porque ha mostrado la pedantería propia de quienes quieren imponer ese sistema, ha perseguido e injuriado a aquellos que se le oponen, y una vez termine con igualar la miseria en su país, verá la forma de propagar sus ideas de “liberación” al resto del planeta ¿No lo está haciendo en este instante? Así hubiese llegado al poder por vías democráticas, Venezuela es una triste muestra más de que el socialismo y la igualdad rasera por un lado, y la democracia y la libertad individual por el otro son incompatibles. Que buen socialista.

lunes, 29 de marzo de 2010

Partido Conservador, en camino a ser el más "partido" de todos

No voy a volver a hablar mal de Noemí Sanín, considero que he hablado lo suficiente, y si sigo mencionándola van a pensar que tengo una traga neurótica por ella. Pero hay algo que me llama mucho la atención sobre los últimos sucesos que han acontecido dentro del Partido Conservador, y es como lo que he venido comentando en este blog, desde que repudié el aplazamiento de la consulta hasta los resultados de la misma, buena parte se ha venido convirtiendo en una realidad.

Pareciese que hay alguna suerte de sal dentro de los azules, cuando finalmente, luego de muchos años, se tiene un candidato para la presidencia y un buen número de curules en el Senado, el partido pierde toda unidad. Una consecuencia clara de haber aplazado la consulta en primer lugar, ya que eso permitió que muchas personas de partidos distintos tuviesen poder de decisión en cuanto a quien sería el candidato godo, y el resultado es clarísimo, no quedó alguien que convenciera de tener credenciales conservadoras. Además recordemos quien fue una de las personas que presionó para tal aplazamiento (¡se me chispoteó!).

Ahora lo pesos pesados del partido, o quienes claman serlo, entre ex presidentes, columnistas, herederos políticos, miembros influyentes y la misma candidata, llaman a viva voz por la unidad del partido. Y claro, teniendo en cuenta que algunos de esos pesos pesados se fueron al Partido de la U a trabajar en la campaña de Juan Manuel Santos, quién no ha tenido pudor alguno en invitar de frente a los conservadores a participar en su campaña ¿Descaro? ¿Desfachatez? ¿Oportunismo? Es muy posible, teniendo en cuenta el calibre del personaje, pero hay que admitirlo, le fue servida en bandeja de plata esta oportunidad para atraer a los godos inconformes. Y otro que ha visto el papayazo ha sido el mismo “Uribito” ¿O qué creían? ¿Qué iba a dejar pasar todas las arremetidas en contra de él durante la consulta? No creo que sea gratis que al igual que algunos de los disidentes hacia la U, Arias dijera que el partido quiere aplicar una “disciplina para perros”.

Es increíble que una persona tan caracterizada por ser una brincatapias tenga ahora el valor de llamar a la unidad partidista (¡Se me volvió a chispotear! No doy una hoy), pero así es de tropical nuestra política ¿qué le vamos a hacer? Y tanto ahínco por estar unidos con la candidata azul, casi que llegando a hacerlo a las malas, sólo denota debilidad y que no hay mucho convencimiento alrededor de ésta. Yo me mantengo en mi posición en que un voto por Sanín es contribuir a la desunión, paradójicamente; y me atengo a mi derecho al carácter secreto al voto, lastimosamente a esto nos llevaron las jugadas de alguien que viste la camisa que sea con tal de llegar al poder (¡Otra vez! Juradito esta si es la última).

domingo, 28 de marzo de 2010

Domingo de caricaturas

Nadie mejor que Tío Rico McPato para explicar que es el dinero, cual es su utilidad, y otras nociones básicas alrededor de éste.



sábado, 27 de marzo de 2010

La farsa de las liberaciones

Grandes emociones se sienten por estos días ante la expectativa por las liberaciones de Josué Daniel Calvo y Pablo Emilio Moncayo, quiénes llevan varios años, más de de diez, en cautiverio por parte de las FARC. Espero por el bien de los soldados en cuestión y sus familias, que dichas liberaciones se lleven a cabo. Lo que si considero abyecto es todo el papel que ha jugado la senadora liberal Piedad Córdoba en todos los procesos de liberación recientes.

Entre los crímenes más aberrantes y condenables está el secuestro. Tener a una persona encerrada peor que a un animal contra su voluntad, y además mantener en vilo y jugar con la angustia de sus familiares es algo que no tiene justificación alguna. Las FARC han usado este medio criminal para financiar sus actividades, ya que no se trata de secuestros políticos (lo que tampoco lo haría perdonable); nadie está exento de ser víctima de los plagiarios, los cuales suelen pedir sumas exorbitantes por su rescate.

Ahora por el otro lado tenemos a esta señora que dice estar con los desfavorecidos y por esa razón dice que debería haber más Marulandas en el país (haciendo referencia a Manuel Marulanda Vélez alias “Tirofijo”), se refiere a las Marchas por la Paz como “marchas de odio y de racismo”, no tiene problema en hacerle la corte a Chávez, y se saluda de beso con los guerrilleros cuando se efectúa una liberación. Claramente esta “heroína” simpatiza con los ideales “revolucionarios” de dicho grupo armado, y se nota aún más cada vez que hay liberación, porque en vez de buscar que todos los secuestrados sean libres, los usa como cartas en un naipe para lograr avances políticos ¿o por qué creen que lo de Moncayo y Calvo se da después de confirmada la curul de Córdoba en el Senado?

El supuesto altruismo de esta senadora lo pongo muy en tela de juicio, ella no descansará hasta vernos en el mismo nivel de miseria al que va Venezuela, o el que ya tiene Cuba, sea por los medios que sean. Y yo no creeré en buenas intenciones hasta que no hayan más secuestrados por parte de las FARC, y este grupo haga un desarme efectivo. Espero que todos los cautivos finalmente puedan reunirse con los suyos, y que por fin dejen de alabar a quienes son en realidad los causantes de su dolor.

viernes, 26 de marzo de 2010

El Estado de las cosas

En la democracia existen dos formas de Estado: Una es el Estado Social, en el cual el Estado provee lo básico a todos sus ciudadanos para que estos progresen, este modelo es el que propone la izquierda. La otra es el Estado Liberal, en el cual el Estado genera las circunstancias para que los ciudadanos puedan progresar por sí mismos, a pesar del nombre ese es el modelo que propone la derecha [1]. No fue poca mi sorpresa cuando un profesor en mi universidad al que respeto mucho me dijo que prefería el Estado Social, al ser él un conservador colombiano, y no uno extranjero; y que otro profesor hablase de “socialismo de derecha” ¿Entonces a qué jugamos?

Creo que es obvio cuál es el argumentado y defendido por este blog, de hecho considero que es bastante coherente con los valores que quieren promover los sectores más tradicionales y religiosos del conservadurismo, si se trata ya de enmarcarlo en una ideología más específica. Miremos por qué:

Es claro que hay gente que necesita ayuda, es más, en el caso colombiano se podría decir que son la verdadera mayoría ¿Pero qué clase de ayuda debería recibir? Sí nos vamos con el Estado Social, aquel que es proveedor ¿Tendrá la gente algún sentido de responsabilidad al saber que todo se le regala? No dudo que algunos por cuestiones de orgullo o la tan mentada autoestima aprovechen tales ayudas para posteriormente no tener que necesitarlas, pero no se puede negar que la mayoría pediría aún más beneficios sin dar nada a cambio, es más, se les uniría mucha gente que no se quiere hacer cargo de sí misma, y además hacer carrera en hedonismo como ya pasa en Escandinavia. Yo pregunto a todos aquellos que esperan crear una moral en todas las personas ¿es esa la mejor forma?

Ahora bien, veamos que sucede si se dan las circunstancias para que cada uno pueda salir adelante por su cuenta. Algunos alegan que este modelo de estado fuerza a las personas a delinquir; forzar nada, todo lo que hacemos lo hacemos por decisión propia, y muchas veces cuando no encontramos salida a una situación difícil, es porque somos felices en nuestra amargura y no tenemos la voluntad de mejorar nuestra condición. Curiosamente cuando uno toma acción de forma honrada la ayuda empieza a aparecer, y no necesariamente por parte del gobierno. Si alguien cae en cuenta que delinquir no es una buena opción, pero que puede salir adelante por su cuenta, si ve que ahorrando en vez de estar echando cerveza tiene opciones de una mejor vida ¿No aprende esa persona valores como la disciplina o la templanza? ¿Cómo puede alguien comportarse como un adulto, si el Estado lo sigue tratando como a un bebé? Creo que es preferible el orden logrado por la iniciativa personal, que como un fin a toda costa.

Volviendo al caso colombiano, creo que un problema fundamental es que a pesar de haberse declarado un Estado Social en la Constitución Política actual, y que a los últimos gobiernos se les han acusado de “neoliberales”, la verdad es que no vamos ni para un lado ni para el otro. Como es habitual le tememos a arriesgarnos a seguir un camino decidido, como bien advirtió hace rato Álvaro Gómez Hurtado. Así que considero que el único carácter nacional es la indefinición, yo por mi parte espero mostrar una posición clara ante las cosas, y aspiro contagiar ese sentimiento. Si no soy un conservador para algunos, no importa, porque cambie un calificativo no cambiaran mis ideas.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Primer debate de candidatos a la presidencia... Un solo bostezo

Finalmente, después de mucho esperar por fin sabemos quiénes son los candidatos para las elecciones presidenciales de este año. El canal RCN organizó un debate ayer por la noche entre los siete candidatos que superan el 1% de la intención de voto en las encuestas. Estos eran: Juan Manuel Santos por el Partido de la U, Noemí Sanín por el Partido Conservador, Antanas Mockus por el Partido Verde, Gustavo Petro por el Polo Democrático, Germán Vargas por Cambio Radical, Rafael Pardo por el Partido Liberal, y Sergio Fajardo como independiente.

Algún día tendremos un gran debate de ideas políticas en Colombia, pero ayer sinceramente no fue el caso. Y no se trato sólo de las respuestas que dieron los candidatos, los cuales no lograron despertar mayor entusiasmo en quienes vimos la transmisión; hay que tener en cuenta también que los entrevistadores no fueron muy lúcidos, no fomentaron el enfrentamiento entre candidatos salvo por un escueto cara a cara, e incluso hubo preguntas del corte de “¿Cuál es su comida favorita?”. Con todo esto miremos a cada uno de los candidatos:

La derecha (o eso dicen).

Juan Manuel Santos: Posiblemente el próximo presidente de nuestro país, pero no por mérito propio, no se equivoquen. Como el mejor de los surfistas Santos ha sabido montarse en la inmensa ola de popularidad del presidente Uribe, tanto así que no paró de lisonjearlo en todo el debate, y no fue capaz de señalarle un error claro cuando se lo preguntaron, salvo el ya olvidado referendo de 2003. No puedo dejar de pensar que Santos tiene cierto halo de mentira alrededor de él, además de su muy inflado ego ¿Los falsos positivos no son un problema desde hace más de un año? ¿Y las familias que aún claman justicia? ¿La confianza que perdieron las Fuerzas Armadas por estos actos? Si estas cosas no clasifican como problemas, yo no sé que lo haría.

Noemí Sanín: La candidata azul gracias a todos los que votaron en contra de Arias… Miss Simpatía… ¿Dónde la ponemos? Parece que ni ella misma lo sabe ya que no es capaz de dar una buena respuesta directa, o por lo menos una mala respuesta directa; todas sus respuestas son ambiguas, sin sustancia, y la verdad no me es claro el por qué yo como conservador debería votar por ella. Su instinto voltiarepas salió a flote una vez más durante este debate, sobre todo cuando afirmó que aunque no tuvo problema en trabajar en varias presidencias sin mirar lineamientos políticos, pero que posiblemente no vaya a trabajar en la venidera porque no hay lineamientos amigos (lo más probable es que ya le tengan lista la embajada). Y es notorio como la pone de nerviosa hablar de la toma del Palacio.

Germán Vargas: De todos el más claro y el más concreto, supo dar las respuestas que eran en la mayoría de las preguntas que se le formularon, y encarar las puyas que venían en algunas de estas. Algunos dicen que “el que es no deja de serlo”, y el tufillo liberal de Vargas Lleras apesta a metros a la redonda, tanto así que el librito que le entregó a Pardo, todo de color rojo (antes era rojiazul), parecía la invitación a una alianza. Además su propuesta para resolver el desempleo parece un regreso al nefasto pico y pala.

La izquierda (de todos modos).

Antanas Mockus: El candidato de moda entre la juventud y las élites intelectuales, aunque tiene muchas cualidades que me gustaría ver en todos los candidatos sin importar su partido, sigue perdiéndose en teorías enredadas o simplemente no las termina. Me sorprendió positivamente que fue el único que propuso eliminar los parafiscales para la contratación y de esa forma resolver el fuerte desempleo que tenemos, pero peló el cobre cuando le respondió a la invitación que le hizo Noemí de unirse nuevamente a ella, al decir que él buscaba la igualdad, el eterno discurso de quienes esperan que nadie tenga distintas habilidades al resto. Eso pasa cuando se teoriza tanto.

Rafael Pardo: Otro que no es capaz de definir una idea, además que no es claro al hablar y se dejó enredar fácilmente con las preguntas. Puede ser que esté buscando alianzas, y su confusión se debe a que quiere caer bien a todos, pero no sólo es eso muy difícil, sino que la habilidad del habla no es uno de sus fuertes (si los tiene).

Gustavo Petro: Este señor es un peligro. Estamos viendo a aquel que bien pudo dejar el fusil, pero igual espera imponernos las ideas repartidoras de miseria que ha promulgado siempre, es capaz de defender a Chávez, y se considera amiguísimo de Obama, quien en este blog he intentado demostrar cómo no es un angelito. Lo más divertido del caso es que este ser tan “igualitario” es en realidad alguien bastante machista, cuando le preguntan porque escogió a su vicepresidente a pesar de los escándalos alrededor de ella, su primer argumento fue: “es mujer” ¿Es decir que ninguna lo lograría por mérito propio ajeno a su género? Que buen ejemplo para superar la discriminación.

Y de resto… Fajardo la verdad debería estarse echando pomada en vez de asistir al debate. Sus ideas, las cuales por fin nos dejó ver un poco, no son muy convincentes o son muy fantasiosas. Hombre, admita ya que Antanas le robó el voto alternativo. Cabe anotar que este otro personaje le siguió dando cuerda al tema de la cuota de género, que Santos ni corto ni perezoso aprovechó para sacar a flote sus idiosincrasias particulares.

De estos siete, o seis, va a salir nuestro próximo presidente. Espero que en el poco tiempo que quedan hagan un mejor trabajo porque lo que se vio anoche es francamente deplorable. A nosotros como ciudadanos nos toca estar muy avizores, y tomar nuestras decisiones con mucha calma y frialdad.

Aquí pueden ver el debate.

martes, 23 de marzo de 2010

El problema de la salud en Estados Unidos

Este pasado domingo pasó en la Cámara de Representantes de Estados Unidos la reforma de salud propuesta por el presidente Obama, sin un solo voto republicano que lo apoyase, demostrando así que la idea de que ambos partidos son lo mismo no es tan cierta. Las reacciones no se han hecho esperar, ya 12 estados han demandado la inconstitucionalidad de esta reforma, incluidos Pensilvania y Michigan, reconocidos bastiones demócratas; y un servidor espera que los fallos salgan a favor de estos estados. De todos modos vale la pena observar algunos detalles que se pueden concluir de este hecho.

Como anoté hace dos artículos, Obama parte de sus buenas intenciones para luego cometer enormes metidas de pata, y aunque señalé sus errores en política internacional, podemos ver que en el campo doméstico tampoco es que tenga muchas luces. Aún se sienten los estragos de la pasada recesión económica, hay desempleo y descontento en los 50 estados, déficit desde hace años, y al presidente sólo s ele ocurre endeudar más a su país. Es curioso, a cualquier persona que se le ocurra gastar más de lo que gana, así no se trate de algún lujo, es vista con desdén, excepto claro si se trata de un presidente y el dinero que gasta no es el suyo.

Y todo esto para lograr un sistema de salud que imite al tan alabado sistema europeo, que ya en estas épocas pela el cobre por la larga burocracia y cierta ineficiencia; además porque algunos de estos países, como es el caso de Alemania, todavía reciben aportes económicos de Estados Unidos como ayuda para reconstruirse luego de la 2da Guerra Mundial. Tal vez Obama debería cortar ya con esas ayudas para dedicarse de lleno a su bebé consentido, pero ahí sí que dejaría a su país sin aliados. Otra cosa que no sé cómo va a hacer: EEUU es el país con mayor número de médicos especializados ¿con qué cara les va a decir que no pueden recibir el dinero que se merecen por todo lo invertido en sus estudios y experiencia?

Además todo este desafuero demuestra a grandes luces como un gobierno, y en particular uno liderado por las élites intelectuales liberales, cree que se las sabe todas y que su involucramiento es la mejor solución. El lío con la cobertura en salud en Gringolandia empieza cuando Lyndon B. Johnson con sus ideas de la “Gran Sociedad” implementó el sistema de seguros en salud el cual estaba en funcionamiento hasta hace poco, y el cual ha sido duramente criticado con justa razón. Entonces: ¿por qué esa creencia de que la solución de una metida de pata gubernamental es meter más gobierno? Es como intentar apagar un incendio echando más combustible. Ahora que el gobierno va a controlar la totalidad de los costos y pagos en salud, se cortó totalmente con la posibilidad de una iniciativa por parte de los médicos de cobrar lo que quieran por sus servicios, y eso incluye a aquellos que cobran barato para poder atender a gente con escasos recursos.

Espero que la denuncia de inconstitucionalidad aludida anteriormente de un fallo a favor de los 12 estados que la realizaron. Si algo admirable tiene Estados Unidos es su Constitución, y lo ha demostrado soportando el paso del tiempo. En esta constitución, y en particular en las 10 enmiendas originales, se garantiza que cada individuo pueda valerse por sí mismo sin mayor intervención del Estado, incluso limitando inteligentemente el alcance del Leviatán. Es triste ver que se sacrifiquen estos ideales en pro de comodidades, y una vez más me remitiré a Benjamín Franklin: “Aquel que sacrifica su libertad para conseguir seguridad, no merece ninguna de las dos”.

El Pan y Circo lo único que logra es multiplicar la pobreza en vez de remediarla. Muy posiblemente la caída de Estados Unidos se dé no desde afuera, sino desde adentro al haber perdido el norte sus ciudadanos. Curiosamente de darse esta caída, será por las medidas que los mamertos tanto pregonan, y quisieran ver en sus países.

lunes, 22 de marzo de 2010

Una historia de dos ciudades (versión Godopunk)


Supongamos que tenemos dos ciudades imaginarias, al ser imaginarias ambas son anarquías utópicas, donde el no tener gobierno funciona, no existe el crimen, no hay grupos de poder y nadie pasa necesidades. Ahora supongamos que lo único que las diferencia son los sistemas económicos que rigen en dichas ciudades, la primera es totalmente colectivista y la segunda tiene una economía totalmente privatizada. Enfoquémonos por un momento en esta diferencia económica, y subrayemos el carácter utópico de estas dos ciudades.

Sí en la primera ciudad, la colectivista, alguien decide no ser partícipe de dicho colectivismo y quedarse con aquello que produce o lo que cree son sus bienes ¿Qué le podría pasar a este personaje? Las respuestas que oigo con frecuencia cuando formulo esta pregunta son que a este personaje lo encierran, los destierran, lo envían para la otra ciudad, o incluso lo matan o lo linchan. La conclusión que se puede sacar es que efectivamente tendría que existir una coerción por parte de la sociedad para obligar a este individuo a acatar los lineamientos económicos de ésta, de tal forma que tendría que crearse un Estado y hasta ahí le llegaría su anarquía a esta utopía.
Así mismo, si se da el caso contrario en la segunda ciudad, es decir, un grupo de personas deciden vivir de forma colectiva, compartiendo todas sus ganancias, compartiendo sus medios de producción, etc. ¿Qué les sucedería? Aunque en principio a quienes les hago esta pregunta su primer instinto es pensar en un escenario similar al mencionado anteriormente, hasta que caen en cuenta que en una economía privatizada existen las sociedades comerciales, y lo que pase dentro de ellas solo atañe a los firmantes y no al resto de la sociedad como tal. Podemos afirmar que esta ciudad mantiene sus características iniciales.

Mi última pregunta es: ¿Cuál de las dos ciudades es más libre?

Esta pequeña fábula vino a mi mente cuando leí esta frase del vicepresidente ejecutivo del Instituto Cato, David Boaz: “The difference between libertarianism and socialism is that libertarians will tolerate the existence of a socialist community, but socialists can’t tolerate a libertarian community”, la cual me parece un buen ejemplo de por qué al sistema económico de la segunda ciudad se le llama Economía Liberal.

No quiero con esto dar a entender que la anarquía randiana es posible, de hecho no considero que ningún tipo de anarquía sea posible, ya que su implementación nos llevaría a un despotismo. Es por esta razón que enfaticé el carácter utópico de estas dos ciudades, pero podemos ver con esta simple reducción al absurdo algo que ya de por sí hemos visto en la historia de la humanidad. No creo que sea simple coincidencia que el mercado libre se haya desarrollado a la par con las democracias modernas, y que a diferencia del comunismo, no posea un manifiesto así algunos aleguen que éste sea La Riqueza de las Naciones de Adam Smith, mientras otros dicen que en realidad es El Camino a la Servidumbre de F.A. Hayek; en fin, eso demuestra la cantidad de aportes que ha tenido esta corriente económica, y que así como la democracia comenzó para unos pocos y hoy los requisitos para la participación políticos son pocos, el capitalismo ha evolucionado de jornadas de trabajo inhumanas, a lograr medios de producción más cómodos para empleados y empleadores. Definitivamente vivimos mejor que en el siglo XIX.

Por otra parte el socialismo sólo se ha basado en fórmulas creadas por intelectuales que prometen grandes cosas, pero que la única forma en que se ha podido implementar es con un puño de hierro, con masacres y represiones a los derechos más básicos de quienes viven en dichas sociedades; además de coartar con cualquier libertad, iniciativa individual o incluso los derechos más básicos, y los ejemplos pasados y actuales abundan.

No digo que el capitalismo sea perfecto, como tampoco lo es la democracia; pero al haber sido ambos a la vez producto y causante de los avances de la humanidad no hay por qué pensar que no pueden seguir mejorando. El socialismo requiere de una adhesión total y el aplicar una fórmula fallida, el capitalismo requiere que las individualidades continúen con los aportes que desde Smith hasta el día de hoy con Sowell, Williams, entre otros se han dado para seguir mejorando, y lograr que todos podamos vivir bien por nuestros propios méritos ¿Qué prefieren ustedes?

domingo, 21 de marzo de 2010

Noemí ¡No a mí!

Cuando uno solicita el carnet partidario del Partido Conservador le entregan a uno un pequeño folleto llamado “Guía práctica del conservador”. Dentro de este folleto hay un acápite titulado “¿Cuáles son los deberes de los militantes?” del cual voy a citar dos puntos:

5- Votar por los candidatos del Partido.
8- Contribuir a la unidad y organización del partido.

Le encuentro mucho sentido a estos dos puntos como al resto, y no tanto porque lo diga un folleto, sino porque francamente creo que ayudan a tener un partido fuerte, agregando el consejo de Reagan de nunca hablar mal de un copartidario. Digo esto porque estoy firmemente convencido que deben ser los partidos más que las individualidades quienes deberían llevar adelante las ideas políticas; además son puntos que deben ser tenidos en cuenta especialmente en los momentos difíciles que se puedan atravesar, pero los resultados de la pasada consulta son realmente ridículos.

Gracias a que muchos votantes que no son miembros del partido votaron en contra de Arias, y a pesar de que él recibió el apoyo de varios unionistas, resultó que la peor de los cinco precandidatos es la actual candidata conservadora. Si bien Arias no es santo de mi devoción al parecerme que sus esfuerzos por ser un clon del presidente Uribe pueden tener efectos nefastos, y que sus desafueros con Agro Ingreso Seguro son más el resultado natural y desastroso de cualquier política de subsidios; por lo menos con él sabemos a qué atenernos, y hace un esfuerzo por representar los valores conservadores.

El partido del orden y de la autoridad es ahora representado por una vieja voltiarepas, bruta y llorona, contradictorio ¿no? Por más que intente compararse con Lady Thatcher y mostrar las fotos que se tomó junto a ella, no le llega ni a los tobillos. A diferencia de la antigua Primer Ministro, nunca hemos sabido todos estos años que representa Sanín, de hecho su última campaña se ha basado en despotricar de sus rivales, particularmente de Uribito quien le siguió el juego, como también de copiarles sus propuestas como ocurrió con Marta Lucía; pero ahora que ganó, llama a la unidad de un partido al que despreció por más de 10 años. La última revista Semana la pone en portada llamándola “La Goda Noemí”, y además clama que tiene buenas posibilidades de llegar a segunda vuelta. Parecer no tener en cuenta todos esos votos en contra de Arias no los va a tener Miss Simpatía para la presidencia, y obviamente esta publicación gusta de ella como candidata porque no es una verdadera conservadora.

Estoy muy en pro de unificar al partido azul y hacerlo fuerte, pero no cuenten conmigo para hacerlo alrededor de alguien que no tiene siquiera carácter, y fue elegida por gente que no es azul, y además en unas elecciones con un fuerte clima de desconfianza. Ya ahora se da grandes aires de la gran candidata, pero su instinto brincatapias ya salió a flote diciendo que continuará con AIS ¿No qué Arias no era viable para ser el candidato conservador por ese programa? Sí, hay que unir al partido, pero con las ideas pertenecientes a éste, y no alrededor de una persona oportunista y sin ideas que contradijo el punto 8 mencionado, forzandonos a incumplir el 5; a este paso cada vez se me hace más atractivo el señor Blanco.

No me gusta Obama

Después de ocho años de un gobierno republicano que en nombre de un “conservadurismo compasivo” que no era más que un liberalismo de cristianos renacidos, y una guerra en Iraq cuyos motivos no se entendieron bien, los Estados Unidos eligieron a un candidato que no sabía decir otra cosa distinta a “hope and change” (esperanza y cambio). Impulsado por sentimientos hippies y por las ganas de la mayoría de la población negra de tener un presidente negro sin importar de quien se tratara, Barack Obama se convirtió en el presidente número 44 de su país.

Es curioso cómo este personaje ha logrado encandelillar a muchos, y no sólo en Estados Unidos, acá en Colombia también, empezando por el propio Uribe quien le pidió un autógrafo en su primer encuentro presidencial, parecen creer que se trata de un político brillante, en particular en su política internacional. Es increíble que piensen eso cuando el representante de la primera democracia del mundo moderno le haga la venia a monarcas de otros países, cuando todo el chiste de una democracia es el que no hayan monarcas ni nobleza, si bien es cierto que los dirigentes de otros países merecen respeto por su cargo así sean monarcas o emperadores, no es propio de un presidente democrático saludarlo como si fuera uno de sus súbditos.

Lo peor es que sus metidas de pata no terminan en un simple saludo. Está bien en que se quiera conseguir la paz y parar tanta guerra, pero es un error grave pensar que se logra dándole gusto a un enemigo que quiere vernos destruidos a toda costa; si no me creen recuerden el Caguán. Esa política de aplacamiento ha llevado a Obama a quitar el escudo anti-misiles que estaba en República Checa y Polonia para ver si de pronto Rusia ayudaba a negociar paz con Irán; y mientras Rusia no ha dicho ni mu, los checos y polacos ya están enfadados con los gringos. Y su más reciente barrabasada ha sido condenar a Israel por la nueva creación de asentamientos en la zona este de Jerusalén, sólo porque esa es una zona de disputa con los palestinos. Parece olvidar el gran O que para los palestinos TODO Israel es territorio en disputa, y tanto judíos como americanos deben ser destruidos a toda costa; y que Israel además de ser la única democracia, es el único aliado que tiene occidente en esa región, y ahora están agraviados al igual que los países eslavos mencionados.

Pueda que para muchos acá en Colombia ese tipo de cosas no les importe, tal vez no se detienen a pensar que nosotros también tenemos fuerzas anti-democráticas en el vecindario y en nuestro propio territorio. Si Obama fue capaz de agraviar a aliados como Israel ¿Qué podemos esperar nosotros? Sí, lo de las bases se lleva a cabo, pero Obama con tal de contener a Chávez es capaz de retirarlas. Este señor con pinta de gran intelectual, diciendo querer dejar atrás la arrogancia de su país, pero dando grandes muestras de ella, lo único que ha logrado es ganar más enemigos, y hacer que sus aliados lo dejen solo. No me parece una buena estrategia para lograr la paz o cualquier otra cosa.

miércoles, 17 de marzo de 2010

¿Por qué?

Es triste lo que está pasando, a este paso vamos a ser el hazmerreír de Latinoamérica, sino es que ya estamos en ese nivel o más abajo. Y no es que se trate de una cuestión de imagen, todos estos escándalos alrededor de las pasadas elecciones minan nuestras instituciones, a nuestra sociedad, y a nosotros mismos; a la vez que ratifican a todos aquellos que con su apatía lo único que logran es agravar los problemas, ya que estos no se solucionan por si solos, y lo que hacen estas personas es darle vía libre con su desinterés a quienes quieren pasar por encima de la democracia. Es triste esta época de “dirigentes” vinculados a grupos armados, y donde la mayor preocupación es que se pusieron a tomar en las oficinas de la registraduría en plena ley seca, que si bien no es que sea algo ejemplar, palidece ante todos los desafueros que hemos tenido que soportar en esta semana.

Es justamente en momentos como éste que los más críticos me preguntan las razones de mi vinculación a un partido, y entre sus argumentos exponen el hecho de que no hay mayor diferencia entre los tantos partidos existentes. Honestamente no considero que el Partido Conservador me represente del todo, pero si es el más cercano a mis ideas; y además de eso, considero que es el partido que puede y debe llevar a cabo la concreción de los ideales de la doctrina conservadora. Pero para que el partido azul logre tal cometido no creo que lo haga si yo veo las cosas desde afuera y me pongo a esperar sentado que las cosas bien sucedan, nada más alejado de la realidad.

Y no creo que sea problema exclusivo del Partido Conservador, considero que los demás partidos también deben tener gente convencida de sus ideas y que busque la forma de fortalecerlos, en el buen sentido de la palabra. Genial será el día en que en los tarjetones de las elecciones congresionales desaparezcan los números y cada ciudadano vote por el partido que mejor le represente. Es muy fácil decirse adherente a una ideología cuando todo marcha sobre ruedas, pero son épocas como estas, las que nos ponen a prueba, donde realmente tenemos que demostrar de qué estamos hechos, y es cuando más fuertes debemos ser.

lunes, 15 de marzo de 2010

Elecciones congresionales 2010, y consultas conservadora y verde

Finalizaron las elecciones en Colombia… ¿o no? La verdad es difícil asegurar esto, ya que triste e infortunadamente una vez más haya un halo de descontento alrededor de este evento, y no es tanto por los resultados que a la hora del té no son tan sorpresivos, sino porque ya es un día después y aun no tenemos los resultados concretos de los comicios. Francamente el registrador nacional, Carlos Sánchez, corroboró que es un inepto, que en pleno siglo XXI a la registraduría aun le cuesta hacer del proceso de votación y conteo algo más eficiente, ya que en las mesas lo que primó fue el desorden, cosa que vemos continuada en el conteo. Hubo varias quejas por los tarjetones y el “nuevo” sistema de votación, incluso algunos políticos visibles acusaron una falta de pedagogía por parte de la registraduría; pero la verdad es que no hay excusa, nuevo no es ya que cuatro años atrás se realizaron de esa forma las votaciones, y la verdad es inviable y estúpido regresar al viejo e incómodo método de las fotos.

Algo claro que puedo sacar de los resultados que se tienen, los cuales ya superan el 90% de las mesas, es que las mejores estadísticas son los mismos votos. A pesar del hundimiento del referendo reeleccionista, Uribe tiene un momentum impresionante, el Partido de la U fue el que más curules obtuvo seguido de cerca por el Partido Conservador. Por supuesto yo hubiese preferido que los azules hubiésemos mantenido la ventaja, ya que considero que el uribismo es una corriente que no ha dejado al liberalismo del todo, pero que ciertamente se ha convertido en una corriente dentro de la derecha colombiana (aunque todavía le tengo mis sospechas). De todos modos hemos tenido el mejor número de curules en muchos años, lo cual espero se aproveche para aumentar de número en elecciones futuras. Eso sí, yo me sumo a todos aquellos que están preocupados por las curules obtenidas por el PIN, no es un buen presagio.

Con todos los ataques que le hago a dicha filosofía política, me parece bien que el tercer lugar en curules se los quede el Partido Liberal, ya que si hace una buena limpieza de casa, como también nosotros la necesitamos, podríamos tener una rivalidad digna de grandes debates y grandes ideas; aunque lastimosamente quien recibió más votos fue Arleth Casado quien está salpicada por los líos judiciales de su marido. No deja de alegrarme el hecho de que el Polo no haya logrado mayor cosa y varias de sus figuras relevantes se hayan quemado, demuestra que por fin la mayoría los colombianos dejamos de creer en ilusiones de utopías sociales.

El Partido Verde, que ya asumió que Mockus es su candidato presidencial a pesar del embolate en las consultas, se consolidó como partido quitándole la gran mayoría de votos hippies y postmodernos a Fajardo, quien no logró coronar mayor cosa y gracias a su gran ego y su falta de definición ya se vislumbra que se va de “culo pa’l estanco” en las próximas elecciones presidenciales. Curiosamente Cambio Radical no logró mayor número de curules, aunque Vargas Lleras insiste en que son el número esperado, no dejan ver mayor apoyo a su campaña que de dientes para afuera se veía fuerte, y posiblemente no sea el gran candidato que los medios quieren mostrar.

Volviendo al tema de las consultas de precandidatos verdes y conservadores, es realmente preocupante que hasta el día de hoy no se tenga mayor respuesta sobre sus resultados. Claramente mi candidata no ganó, de hecho ella misma se lo esperaba, pero es el colmo que nos tengan en vilo hasta el sábado por una respuesta de la consulta, cosa que aprovechan Sanín y Arias para seguir su pelea de perros y gatos que lo único que ha logrado es dividirnos más. Yo le seguiré el consejo a Marta Lucía Ramírez y apoyaré al que gane por la unión del partido, pero no creo que le haga mayor bulla al parecerme que ambos precandidatos están defectuosos. Insisto, fue excelente dejar una buena porción azul dentro del congreso.

Es una lástima que estas elecciones tengan este sentimiento tan chueco luego de que las instituciones y la democracia hayan recuperado fuerza luego de la caída del referendo. La verdad espero que no sean tantas las curules ganadas de forma deshonesta, y que caigan los que hayan incurrido en cualquier tipo de corrupción, así sean de mi propio partido, prefiero unas pocas curules honestas a una mayoría ensuciada. Por lo menos estas han sido las elecciones más pacíficas en los últimos 30 años, y ojalá los próximos cambios sean para mejorar.

sábado, 13 de marzo de 2010

¿En verdad les sorprende?

Varios de los candidatos presidenciales han aprovechado esta semana para registrar su candidatura, y por consiguiente presentar a sus compañeros en la vicepresidencia. Estos anuncios no han tenido mayor resonancia en medios, salvo por el de Germán Vargas Lleras quien demuestra una vez más que tiene un buen manejo mediático al presentar como compañera vicepresidencial a una mujer discapacitada el pasado 8 de marzo; no dudo que sea una persona capaz, pero tampoco dudo que la fecha de su presentación haya sido una simple coincidencia, más bien parece algo pensado para mover la compasión y la cursilería de los votantes.

Un anuncio que al parecer no ha levantado mayor polvareda en los medios -ellos siempre tan ocupados- pero si ha despertado varias murmuraciones entre la gente que sigue la política ya sea de forma profesional o amateur, y es el hecho que Juan Manuel Santos haya nombrado a Angelino Garzón como su candidato a la vicepresidencia. “¿Cómo es eso posible?” se escucha particularmente en los círculos uribistas, no parecen comprender porque el candidato que tiene mayores probabilidades de ser el ungido de Álvaro Uribe, su candidato, ha elegido a un antiguo líder sindical y miembro de la Unión Patriótica, que además hubiese competido contra Uribe por la presidencia en 2002 si el naciente Polo Democrático no hubiese preferido darle el espaldarazo a Lucho Garzón, y quien ha solido declararse en contra de Uribe durante su presidencia, aunque no ha tenido reparo en aceptarle un par de cargos.

Persisto en mi idea de que los partidos uribistas, en particular la U, no son más que un montón de liberales socialdemócratas arrepentidos, cuyo único rasgo posiblemente conservador o de derecha si se quiere, es que claman por la seguridad y tienen un concepto de autoridad, que ellos mismos mal entienden y lo llevan al autoritarismo (ya bien hemos visto como son los proyectos sociales forzados de la izquierda requieren aun más de un autoritarismo sofocante). Hay que tener en cuenta que Santos empezó como liberal, y fue él quien llevó a cabo el ministerio de hacienda bajo Andrés Pastrana, donde su subrayado keynesianismo pudo haber puesto unos paños de agua tibia en nuestra economía, pero sus efectos nocivos ya se sienten.

Dentro de ese mismo gabinete estuvo Angelino Garzón como ministro de trabajo, cuya gestión supuestamente fue la más popular de dicho gabinete, habrá que revisar con más detenimiento que medidas populistas habrá apoyado. En su posterior gobernación del Valle del Cauca no dudó en usar vías de hecho como huelgas de hambre para presionar la aprobación de sus proyectos, o para salirse de sus metidas de pata.

En resumen tenemos a dos personajes que bailan según el son que les pongan, y es increíble que aun la gente se deje engañar por ellos. Más aún aquellos que creen que un partido llamado Partido SOCIAL de Unidad Nacional realmente es el representante de la derecha. Ya antes hemos visto como se confabulan con el Polo en el Concejo de Bogotá, y no es de extrañarse que este par de personajes, así uno en Venezuela se le considere un aliado yanqui ultra-liberal, de llegar a la presidencia y en nombre de la “inclusión social” nos impongan un sistema repartidor de miseria donde nos pondrán un cepo en la boca.

viernes, 12 de marzo de 2010

Hay que votar

Como bien saben el domingo tenemos elecciones parlamentarias, y las consultas del Partido Conservador y del Partido Verde, cosa que claramente no pasa desapercibida en una escuela de ciencia política, y mi universidad no fue la excepción. Tengo varios motivos para la importancia de ir a votar, pero hoy en una de mis clases el profesor señaló una bastante interesante.

Considero que el derecho al voto es un derecho que damos por sentado como muchos otros, incluso hay gente que se vanagloria de no ir a votar porque lo considera una farsa y se las dan de interesantes, o están los pseudo-rebeldes creyendo que al votar apoyan un “sistema corrupto” que nada lo va a cambiar. Parecen no tener en cuenta todo el proceso histórico que se dio para poder lograr ese derecho, además, que las restricciones fueran tan abiertas como los son hoy en día. Lo único que parece lograr la gente que se abstiene de ir a las urnas es ratificar a aquellos que usan las vías de hecho para llegar al poder, y desde ahí imponer una dictadura; no me canso de repetirlo.

Pero la característica que he pasado por alto es que el voto es algo que realmente nos hace iguales, les dejo ese dato a aquellos que tanto claman por la “igualdad”. Tanto el voto de la persona más rica como el de la más pobre en este país tiene un valor de uno, incluso el voto del presidente sólo vale uno. Eso me parece a mí bastante significativo, quiere decir que nuestra decisión tiene para todos el mismo peso. Claro, como también señaló el profesor, los colombianos detestamos la igualdad, les tenemos insultos a aquellos que logran salir adelante diciéndoles “igualados” o “levantados”, en vez de tenerlos en buena estima. Es más, cualquier cosa insignificante que pueda dar un “estatus” es perseguida hasta el cansancio, y nos parecen geniales los programas sociales que hacen que la pobreza sea más rentable que las ganas de avanzar, pero eso lo discutiré en otra oportunidad.

Por eso insisto: voten, por el que sea (ustedes ya saben a quién apoyo yo, y si no, miren bien esta página), así sea en blanco; pero si no votan luego no se quejen de que las cosas andan mal, ya que se trata de una responsabilidad que no se puede echar por la borda, y si las cosas andan mal es precisamente porque no nos hemos apropiado de ella.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Un breve receso

Siendo la última semana antes de las votaciones, estamos trabajando a paso redoblado en la campaña; y además coincidió con semana de evaluaciones en la universidad, así que en vez de un artículo elaborado hoy les presente a la banda del mes, y no sé si aparezca en los próximos días. Eso sí, el domingo tendrán una reseña de las votaciones. Los dejo con los Anti-Heroes y su ataque a otros de los bastiones del liberalismo en Estados Unidos.

martes, 9 de marzo de 2010

Yo voto por Marta Lucía Ramírez porque:

Para poder salir adelante como país tenemos que fortalecer nuestros valores, y tener un cimiento sólido para lograr avanzar.

Se necesitan metas claras para poder trazar un camino a seguir y dejar de ejecutar experimentos fallidos con la nación.

A los individuos se les fortalece haciéndoles caer en cuenta de su potencial como seres humanos, y no limitándolos por su grupo o procedencia social.

… si los demás candidatos imitan su campaña, demuestra quien es la persona de las verdaderas ideas.

Es necesario aprender de aquellos países que han sabido salir adelante, y saber aplicar esos conocimientos a nuestra realidad.

Si otros países lograron salir adelante luego de una historia de problemas, nosotros también podemos.

La seguridad no se puede dejar en manos de inexpertos.

El carácter, la experiencia, la firmeza y la tozudez no son rasgos que se improvisan.

El verdadero progreso no se logra con asistencialismos o dádivas, sino fomentando el trabajo con opciones reales de profesionalización.

Además de ideas y planeación, también se necesita de alguien fuerte y con principio que sepa ejecutarlas.

No se necesita caer en la descalificación y en el insulto para promover las ideas propias.

Las ideas son vacuas si no están respaldadas con principios y rectitud.

La inclusión no se logra rebajando a los que están arriba, sino impulsando a los que están abajo.

Colombia no ha aprovechado sus ventajas naturales y humanas por quedar en manos de la improvisación.

Si bien las cosas no se logran de la noche a la mañana, hay que dar unos primeros pasos firmes para poder tener una verdadera continuidad.

Sólo creyendo en las capacidades de los colombianos se puede impulsar a todo el país.

La seguridad democrática puede ser mejorada por la persona que la creo en primer lugar.

La seguridad tiene que ir de la mano con la educación, y esta con un impulso en el área de la ciencia.

Chile, Irlanda, Estonia y demás países que han avanzado a pasos agigantados no son casos aislados, y Colombia tiene como alcanzarlos y superarlos.

Es hora de pasar de la infancia a la madurez como sociedad, y aprender a hacernos cargos de nosotros mismos y de nuestro país.

No se puede hablar de progreso si antes no se le pone un alto a aquellos que atentan contra la vida y contra la sociedad.

Además de mirar hacia adentro de nosotros mismos, necesitamos mirar hacia afuera y buscar nuevos horizontes.

El futuro es ahora si así lo decidimos.

lunes, 8 de marzo de 2010

Cosas de mujeres

El día de la mujer me llama la atención, es increíble como un día que se institucionalizó para reflexionar sobre la situación actual de la mujer en nuestra sociedad, se convirtió en un día de festejo 100% machista. Igual las primeras personas en reclamar por no decir “feliz día” y dar un regalito son las misma mujeres, entonces yo quedo un poco cortocircuitado. La verdad es un tema que quería omitir para no meterme en más líos, pero hablando de mujeres hay algo que me gustaría señalar.

Hay mujeres en la historia que han mostrado gran carácter como líderes, incluso por encima de muchos hombres, demostrando así que no es cuestión de sexo sino de temple. No por nada tengo en mi liga de campeones a Margaret Thatcher, quien recibió al Reino Unido casi en la ruina y no tuvo reparos en mejorarlo así tuviese que enfrentarse con los grupos de presión que querían mantenerlo en ese estado de degradación, ni tampoco le tembló la mano para enfrentarse a una Junta Militar extranjera que quiso invadir su territorio. En la actualidad Angela Merkel ha sacado a Alemania de la reciente crisis económica, y supo sortear en su periodo anterior el hecho de tener que hacer coalición con sus principales rivales políticos. Incluso mujeres que no están suscritas al conservadurismo han demostrado grandes capacidades de liderazgo, como es el caso de Golda Meir en Israel o Michelle Bachelet en Chile.

Lo que yo si encuentro despreciable y abyecto es el hecho que a pesar de esta demostración de fuerza individual, algunas personas lo usen como “cuestión de género” y escudar su propia ineptitud. Y este es el caso de Noemí Sanín, quien a diferencia de las mujeres mencionadas anteriormente no tiene ni fortaleza, ni carácter, ni claridad, ni nada que la redima, si acaso la eterna sonrisita. Más bien durante su vida política Sanín a demostrado una gran habilidad para cambiar de túnica cuando la situación lo amerite, mandar mensajes ambiguos, y dedicarse a gorrear embajadas a todos los gobiernos desde Gaviria. Me parece inaudito que esta señora utilice las imágenes de estas excelsas líderes para hacerse campaña, o que incluso ose compararse a ellas.

La verdad personas de calidad vienen de todos los sexos, tamaños, colores, etc. Esas son puras diferencias superficiales, por eso hay que observar y estudiar bien las propuestas e intenciones de las personas que vamos a elegir como nuestros mandatarios, asegurarnos que en serio representan nuestras aspiraciones, y mirar más allá de simples fachadas.

domingo, 7 de marzo de 2010

El cóndor pasa... y a nadie le importa

Estando a una semana de las elecciones parlamentarias y las consultas internas de los partidos Conservador y Verde, y ya cuando se declara el cierre de las campañas, ya tengo decididos mis votos; o eso creía yo hasta que un amigo me preguntó por quién iba a votar en el Parlamento Andino. Obviamente me corchó, y de forma doble, porque no tengo idea por quién votar, y además no tenía ni idea de qué es el Parlamento Andino, aunque lo había oído nombrar.

Busqué la página oficial en internet de dicha organización, y fue interesante ver que la página anda caída. Entonces tocó remitirse a Wikipedia a ver si por lo menos ahí había alguna información superficial, y después de una breve reseña histórica me llamó la atención la siguiente frase: “Su misión no es legislar, sino brindar consejos y dar su opinión sobre algún tema que afecte a algún miembro de la Comunidad Andina” [1], como también el hecho de que Venezuela ya no pertenece a la Comunidad Andina, reduciendo los miembros de este parlamento de veinticinco a veinte, y que hasta este año el órgano legislativo de cada país era el encargado de elegir a sus cinco representantes.

No sé la razón por la cual se abandonó esta última medida, al ser bastante lógico que sea el congreso elegido por los ciudadanos de cada país el que elija a estos cinco representantes, ya que lo más seguro es que de ser elegidos de forma directa reflejen la composición del congreso en ese momento. Además teniendo en cuenta que si ni siquiera hemos cimentado la cultura política de nuestro país en el sentido que la gente lea las propuestas de sus candidatos y sepa a ciencia cierta si las comparte o no, y en gran parte debido a que los mismos candidatos no se preocupan por hacer visibles sus programas; ahora tenemos que pensar por quién votar en una representación internacional. Y los candidatos al Parlamento Andino no se quedan atrás en su pereza argumental, al investigar a los candidatos del Partido Conservador me pasó algo similar a lo que aconteció cuando busqué a mis candidatos al Congreso, la mayoría no tenía siquiera una página en Facebook, la poca información que ofrecían era de un corte populachero y regionalista, y a regionalista no me refiero a “más representación de Colombia en el P.A.” como debería ser, no, regionalista en que proponen más representación de la costa, o de Antioquia, o de donde sea oriundo el candidato; y a diferencia de los candidatos al Congreso, el único que me llamó la atención fue más por su apoyo a mi candidata en la consulta, que por alguna propuesta suya (que no tenía). Y no es sólo cosa de los godos, los demás partidos también adolecen de este mal.

El Parlamento Andino no tiene la relevancia que debería tener y eso es triste, además porque da la impresión que hay cierta envidia por un continente cuya historia está plagada de guerras y no se habla un idioma en común siquiera que ya logró unificarse; mientras que en el nuestro, que es el lugar con más homogeneidad histórica, idiomática y hasta religiosa, cada vez nos distanciemos más, e incluso dentro de las naciones establecidas hayan ganas de sobresalir entre las distintas regiones. Igual haré el deber de votar por alguno de los candidatos para dicho estamento, pero aun nos falta mucho por recorrer como para permitir que estas decisiones caigan en la improvisación.

viernes, 5 de marzo de 2010

El rock está muerto

No estoy siendo alarmista ni lo estoy diciendo con júbilo. Pero aceptémoslo, hoy en día está muerto. Y es curioso que haya pasado justo cuando es más fácil adquirir instrumentos y equipos; existen los ensayaderos; vienen muchas bandas de afuera de cuanto género, subgénero y recontragénero tiene el rock; casi cualquier disco está a un click de distancia; hacer una grabación ya no es tan complejo; tenemos el festival de rock al aire libre más grande de Latinoamérica; y promocionar una banda por una red social en internet no es nada complicado. ¿O será más bien por todo esto que murió?

A riesgo de sonar pesimista y nostálgico, pareciera que cuando todas estas opciones eran lejanas había un mayor cariño hacia la escena local, casi que el hecho que hubiesen bandas era un acto novedoso, y ni que decir si venía alguna de fuera, así se tratara de una de un país vecino. Con eso no quiero decir que todas eran buenas como muchos ahora claman en cuanto tributo se hace por nuestros días, ni que hoy en día falte gente que toque con ganas, tripas y corazón. Pero la verdad sea dicha es tal la cantidad de bandas hoy en día que muchos de aquellos que clamamos adorar dicho género no nos interesemos por conocer las nuevas propuestas, porque son ya demasiadas y la mayoría son cosas repetitivas, y preferimos quedarnos cada uno en su nicho seguro, el cual ocupan viejas glorias que mayoritariamente son bandas de fuera y en muchos casos de años e incluso décadas atrás.

Y es que el problema no es sólo acá sino es global, el rock hace tiempo perdió su capacidad de impacto, hasta mediados de los 90 gozaba de esa curiosa dualidad de ser la música más popular y a la vez la expresión musical de aquellos que se sentían por fuera del molde; hoy en día es el rap y sus géneros afines, incluido el reguetón, quienes gozan de dicha dualidad. Y eso incide fuertemente en nuestro país debido a que siempre ha sido un país rumbero, y el rock siempre ha sido un bicho raro que no se adaptó bien a nuestra cultura, acá cualquier “poeta” con una guitarra eléctrica es rock (y a veces sin la guitarra), y no más ver que las bandas locales que más pegan o son bailables de entrada, o eventualmente caen en eso que llaman “fusión”, y el rap, y más específicamente el reguetón poseen más esa cualidad rumbera. Y hoy en día que tengo la oportunidad de convivir con personas a las que les llevo una década en edad me doy cuenta que el interés y el asombro que antes generaba el rock la verdad es casi inexistente en este grupo generacional.

Es posible que un futuro reviva, pero eso no va a pasar en el presente. El rock ya ha pasado por lo más elaborado (progresivo, sinfónico, experimental, etc.) y lo minimalista (punk, hardcore, no wave, etc.), recorrido todo entre esos dos puntos y por el momento no parece haber una nueva frontera que romper, ya que todas las bandas actuales, incluso las más llamativas son regurgitaciones de viejos subgéneros, o son la representación máxima de los intentos por domesticar al animal y hacerlo inofensivo que datan desde que reclutaron a Elvis en el ejército, fíjense cuanto público puede convocar Coldplay en un día de paro de transportadores. La verdad es hora de volver a los garajes, salones comunales y demás recovecos, dejarnos de tantas aspiraciones de grandeza pasada y premiaciones pendejas, y volver a hacer del rock algo confrontacional y divertido.

jueves, 4 de marzo de 2010

La nueva embarrada de Chávez

Una vaina muy curiosa de Hugo Chávez es que en serio parece un adolescente. Pero no como uno de esos niños afeminados que muestran en los programas actuales que apuntan a dicha edad; no, se parece a aquellos que con tal de llevarle la contraria a algo o a alguien es capaz de cometer cualquier desfachatez y juntarse con cualquier vago que le caiga mal a quien él siente es a lo que debe rebelarse. Ya antes mostró esa faceta invitando al presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, un cauto caballero que niega el holocausto cometido por la Alemania Nazi y produce energía nuclear de forma “pacífica”; o también vimos como sin siquiera parpadear Chávez pidió estatus de beligerancia para los “humildes campesinos” de las FARC, al parecer sin importarle las masacres cometidas por dicho grupo.

Ahora que se empieza a sentir solito ya que varios sus antiguos simpatizantes dejan sus mandatos y son reemplazados por personas que no le caen muy en gracia sus morisquetas, o pierden el apoyo en sus propios países; y además de eso Uribe se le para en la raya durante la Cumbre de Río, dónde posteriormente salió a dar declaraciones apaciguadores demostrando una vez más que sus supuestos gritos libertarios no son más que berrinches “pubertarios”. Ahora que ya no es tan bravucón y frentero, porque finalmente sus compatriotas se le aburrieron de sus desmadres o eso parece, resulta que un juez español asegura que existen vínculos entre Chávez y el grupo terrorista vasco ETA, acusación que le da nuevos bríos al Gorila Rojo quien ya empezaba a parecerse a un chimpancé.

Con justa razón el presidente español, José Luís Rodríguez Zapatero, más conocido como “Zapatero” o “Mr. Bean”, le ha exigido a Chávez explicaciones sobre este suceso, además teniendo en cuenta que su gobierno, y en especial su ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Moratinos, han mostrado mucha simpatía por el Gorila Rojo. Y para la muestra un botón: Chávez ha retornado a su vieja retórica de bravatas clamando que él no tiene porqué darle explicaciones a nadie, sólo falta que diga que él llega a casa a la hora que se le da la gana. Ante tal despliegue de madurez, Moratinos ha dicho que no se pidieron explicaciones, sino informaciones. No sé qué encuentro más desfachatado: que Chávez sea como esos idiotas en Dinamarca que aun creen que estos grupos llevan una lucha “romántica”, o que el gobierno español no se muestre más duro con Chávez.

No sé cuando sean las próximas elecciones en España, pero ya con la sola sospecha los españoles deben replantearse un poco con quien se está asociando su gobierno, y si realmente son convenientes tales asociaciones. España tiene una triste empatía con Colombia y otros países de saber que es tener un grupo armado al margen de la ley que pretende lograr sus objetivos por medio de muerte, miedo y destrucción. Desde hace tiempo es hora de rechazar a todos estos grupos y a aquellos que los apoyan.

martes, 2 de marzo de 2010

¡Párenme esto!

No es noticia para nadie que viva en Bogotá el paro de transportadores que se realiza desde ayer lunes, y entre las razones que exponen está aquella que mencioné hace como un mes, exigen la total prescripción de multas pendientes. Este paro no es más que una muestra del poder de coerción que tiene el monopolio de los sindicatos, que como cualquier monopolio tiene comportamientos mafiosos. Y el caso de los transportadores es bastante particular ya que al parecer jamás se les ocurrió defender su modo de subsistencia ofreciendo un mejor servicio para ganar más clientes, y si en serio hay una mala jugada en contra de su empresa, acusarla de modo civilizado. Pero no, todo tiene que ser saboteo e intimidación, porque a todo aquel que no quería unirse al paro, o aprovechaba para hacerse unos pesos transportando gente, fue encendido a piedras y palos por los manifestantes.

Considero que esta es una buena oportunidad para hablar sobre los sindicatos. Una creencia sobredimensionada en la sociedad es que la derecha está vehementemente en contra de los sindicatos, pueda que algunos sí, pero yo en lo particular no. Sí es necesario que exista un ente que represente a los trabajadores de una empresa frente a la dirigencia y se encargue de negociar con ésta las condiciones laborales, y con negociar me refiero a escuchar al otro, proponer ideas y procurar un acuerdo. Lo que se me hace incomprensible e inadmisible es que los sindicatos se asocien entre sí para presionar de forma violenta no solo a sus patrones y sino a toda la sociedad. Cada empresa debe tener la autonomía de decidir qué beneficios otorga a sus trabajadores, y lo único que se consigue con una igualdad tan rasera con presiones externas es que las empresas que no cumplan con estos requisitos, que usualmente son las pequeñas, no puedan cumplir con estas exigencias y vayan a la quiebra, dándole más poder así a las tan odiadas grandes corporaciones.

Tampoco me cabe en la cabeza que una entidad estrictamente laboral tenga influencia política. Cada quien es libre de hacer aportes al partido de su militancia o a ninguno si así lo desea, eso es fundamental en una democracia, pero así como las empresas públicas y privadas deben abstenerse de mostrar abiertamente apoyo por un partido o un político, me parece sensato que eso incluya también a los sindicatos empezando porque no es su responsabilidad (como las contribuciones de los transportadores a la campaña de Samuel Moreno). Además teniendo en cuenta que son varias las empresas donde sus empleados son obligados a inscribirse en su correspondiente sindicato o renunciar ¿qué pasa con aquellos que no les agrada el político que apoya el sindicato? Mejor aún ¿qué pasa si no les agrada la vida sindical? Los sindicatos suelen quejarse de que no se respeta el derecho a la libre asociación, pero bien han demostrado que el derecho que quieren para sí mismos ellos son los primeros en irrespetarlo.

Al parecer la alcaldía ha logrado ciertos avances, pero parece que el paro continuará el día de mañana. Increíble que me encuentre yo apoyando al alcalde actual quien no es muy de mis afectos, pero voy mucho menos con las vías de hecho. Si fuera por mí, considerando que los sindicatos son entes laborales, hablaría directamente con los dueños de las empresas o quienes estén encargados y le diría: “empresa que persista en el paro después de dos horas, pierde su personería jurídica” y así hacer responsables a los empresarios de sus empleados, además de deshacerse de algunas empresas que simplemente no funcionan. Es más, me dicen acá que ya llegó a decir esto o está en miras, ojalá sea así.

Yo por mi parte como ciudadano seguiré rechazando este paro continuando con mis actividades en la medida que me sea posible. Será una pequeñez pero estoy muy aburrido de la hegemonía de los “reyes del asfalto”.

lunes, 1 de marzo de 2010

La sinfonía de los tres tenores: comentarios sobre el debate verde

Siguiendo con la línea de debates, el Canal Caracol presentó ayer el debate de los tres precandidatos del Partido Verde: Antanas Mockus, Enrique Peñalosa y Luís Eduardo Garzón, también conocidos como los tres tenores. Muy afinaditos, muy armónicos, pero que tonada tan aburrida. Los primeros dos tuvieron mi voto cuando se lanzaron por segunda vez a la alcaldía de Bogotá, y hasta la fecha no he podido entender por qué Garzón está en este equipo siendo que con él empezó la caída de toda la buena obra de Mockus y Peñalosa en los 90; época en que la ciudad vio una enorme mejoría no sólo en infraestructura, también en educación ciudadana.

Hasta hace poco el Partido Verde se llamaba “Partido Verde Opción Centro”, y aun habiendo retirado las última dos palabras del nombre, fueron éstas las que más brillaron en el debate ya que de proyectos verdes se habló muy poco. A mí honestamente el centro político me espanta, porque al no tener una posición clara ha sido la excusa de algunos para hacer lo primero que se les viene a la mente, o bien dejarse llevar por el vaivén de las corrientes del momento, o en últimas no tener mayor definición en las propuestas. Este último atributo fue el que prevaleció en el debate, a pesar de que los precandidatos querían presentar un debate de ideas y no de egos, cosa que sería genial en todos los debates, y además es rescatable la unidad que tienen como partido, la verdad no se puede decir que hubo un debate de ideas como tal, ya que ninguno presentó algo efectivamente distinto de los otros dos. De todos modos voy a señalar los rasgos relevantes de cada uno de ellos:

Aunque fue al azar, el hecho que Mockus abriera el debate fue bastante significativo, ya que claramente es el líder del triunvirato, es más, si fuesen tan capaces de tomar una decisión por sí mismos, él sería el candidato presidencial; tanto así que no se quedó quieto en su podio sino que se apropió del set de grabación, cosa que imitaron sus compañeros de partido. Demostró su clara continuidad con sus proyectos de pedagogía y actitud “zanahoria”, pero su discurso se tornó letárgico y poco claro, y al final daba la impresión de quedarse sin gasolina.

Enrique Peñalosa fue quien más me agradó de los tres debatientes, fue el más claro, articulado y concreto en sus planteamientos, además de ser el más inclinado hacia la derecha, y no lo digo sólo por su uribismo latente. El problema que le veo a Peñalosa es que es el más verde de los tres, y a pesar de sus grandes obras mucha gente le carga bronca por éstas.

Lucho Garzón la verdad ni siquiera hizo gala de su fama de buen orador, sus respuestas se basaron más en apoyar a los otros dos, y no en hablar desde su propia persona. Fue el que recibió las preguntas más complicadas dadas sus antiguas militancias políticas, particularmente en el Partido Comunista y en el Polo. Definitivamente no se desprende de su pasado zurdo, el cual está más presente de lo que se cree, y al igual que Peñalosa, no es tan de centro como él quisiera ser.

En definitiva un debate soso, siguiendo con las metáforas deportivas, esto fue una contienda entre equipos intermedios con un resultado 0-0. Lograrían solidificar más su propuesta si lograran ponerse de acuerdo y no esperar a una consulta, pero ellos creen que se consolidan más con una igualdad rasera que denota su carácter colectivista, donde se busca una unión de seres in identidad. Y es triste, porque en educación y ética si necesitamos un empujón fuerte.

El enlace del debate.