Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

sábado, 30 de enero de 2010

Pensamientos sobre la salud

Una vez más los hechos demuestran por qué digo yo que el asunto de la salud es el tema más espinoso y complicado en el campo de la política económica. Los nuevos decretos que reglamentan la salud nacional han ocasionado fuertes críticas, incluso dentro del oficialismo han sonado voces en contra de éstos. El tema es bastante complicado y no es exclusivo a nuestro país, teniendo en cuenta que la salud es algo muy ligado al derecho a la vida.

Hay quienes creen que el gobierno se debe encargar parcial o totalmente de los servicios médicos de los ciudadanos, curiosamente como describí antes, suelen ser los mismos que atacan al gobierno por corrupto: es como si dijeran que contratan de niñera a un pederasta sólo porque éste tiene más juguetes. Salen a flote en las conversaciones sistemas de salud como el de Canadá o el del Reino Unido, donde cualquier persona sólo por el hecho de estar dentro del territorio de dichos países recibe atención médica si la necesita. No parecen tener en cuenta que no es sólo altruismo lo que motiva a alguien a dedicarle 10 años a una carrera, y aun si ese fuera el caso los equipos y medicamentos tienen un costo alto. Supongamos que a diferencia de nuestra Ley 100 de 1993 que básicamente pide a nuestros médicos que trabajen por salarios bajos, hacemos como el R.U. y les pagamos bien por sus servicios haciendo que suban los impuestos de forma desmesurada, que de por sí ya son muchos y desproporcionados, pero pareciera que ninguno de nosotros quisiera subir su ingreso económico, ya que el argumento de esta propuesta es que los ricos tienen mucho dinero, y merecen todos estos impuestos(al parecer no caemos en cuenta que precisamente por pensar así es que unos pocos controlan los monopolios, y son aun menos los que se atreven a adelantar sus propios proyectos). Ahora piensen en toda la burocracia, baja en la calidad y posibilidades de corrupción que se podrían dar si el gobierno se queda 100% a cargo de nuestra salud, de hecho cosas así se están empezando a ver en los países mencionados.

Creo que la salud es algo que debe recaer sobre la responsabilidad que cada individuo debe tener, ya que cada quien sabe qué es lo mejor para sí mismo; y a la vez soy consciente de que hay gente que necesita de una ayuda en su vida ¡ojo! Una ayuda, no un subsidio asistencialista que genera gente dependiente y no individuos capaces. De nada sirve tener una cobertura total de salud, si hay gente que no puede pagarse siquiera las medidas mínimas de una buena higiene, como una buena alimentación o un servicio sanitario adecuado; es probable que estemos fijándonos en una sola ficha y no en todo el rompecabezas. Considero seriamente que debemos idear un sistema de ayuda que responsabilice al beneficiario, como lo hacen los vouchers en el tema de la educación. Y no sólo es culpa del gobierno al hacer estas leyes que bajan y restringen la calidad de la profesión médica, hay que tener en cuenta los malos manejos administrativos por parte de las empresas encargadas, y la falta de iniciativa y de ideas nuevas por parte de aquellos que se beneficiarían de hacer un mejor negocio al dar más cobertura.

Un tema largo y de difícil solución, yo acá les dejo la primera parte (las demás salen al finalizar ésta) de un documental sobre este asunto realizado por mi periodista predilecto, John Stossel. Espero mueva algunas ideas que lleven a un mejor servicio de salud, que a la vez sea competitivo en cuanto a cantidad y calidad, y que eso lleve a unos precios más cómodos para los usuarios, para que la única exigencia que le hagamos a nuestros gobernantes sea: ¡Dejen trabajar! (Yo creo que es posible)

viernes, 29 de enero de 2010

Mejor no moverse

Como cualquier otra ciudad grande del mundo Bogotá tiene problemas de movilidad vial, por lo que una promesa frecuente, si no es constante, de los candidatos a la alcaldía de esta ciudad es mejorar el caótico transporte capitalino. Efectivamente dentro de la mogolla y leche de Samuel “Ungenio” Moreno estuvo la promesa del primer tramo de un metro en Bogotá, lo que le dio la victoria, y del cual hasta la fecha no se ha visto mayor avance. Lo que si se ha visto es que el sistema de Transmilenio va de mal en peor, y ha dejado de ser aquella alternativa optimista de hace 10 años.

Incluso con los buses dobles que se estrenaron hace poco, el abarrotamiento en las estaciones y buses de Transmilenio ha llegado a niveles insoportables que la verdad parecen ya no compensar el tiempo ahorrado en cada viaje. Sumado a eso ya es visible que por andar pensando en metros y quien sabe que otras cosas, la continuidad que debía dársele a éste sistema ha quedado en veremos. De la fase III que debía cubrir la Calle 26, la Carrera Décima y la Carrera Séptima, sólo se han visto obras en la primera de estas avenidas las cuales parecen llevar una eternidad, tanto que ya se está iniciando un proceso de caducidad para tal obra. Como era de esperarse nadie asume la responsabilidad por esta dilación en las obras, pero eso sí, quienes transiten por esta avenida soportarán largos trancones hasta que se decida de una vez que va a pasar con dicho tramo [1].

Y por si fuera poco, los demás medios de transporte público no aprovechan para mostrar que tienen un mejor servicio. Si algo bueno se le puede sacar a los dolores de cabeza que ha generado el RUNT (Registro Único Nacional de Transporte), es que los transportadores cuya licencia sea revocada no podrán sacarla en otro municipio como solían hacer aquellos que la perdían por exceso de multas, además que ya no habrá forma de huirle a éstas. Entonces lo que pretenden los sindicatos de transportadores es paralizar a la ciudad si no prescriben las multas pendientes [2]. Luego la gente me pregunta por qué digo yo que los sindicatos son mafias o monopolios (a la hora del té son como lo mismo), en serio esperan una amnistía por tanto abuso, maltrato y accidentes causados; lo único que se lograría cediendo ante sus peticiones es ratificarles su condición de “reyes del asfalto”, y ahí si todos los peatones debemos andarnos con aun más cuidado porque harán los que se les da la gana.

Nuevamente vemos como los monopolios de los sindicatos y de los gobiernos apoyados por éstos en realidad no piensan en el ciudadano común, sino en ellos mismos. Si algo necesita de una renovación fuerte en esta ciudad, entre otras cosas, es nuestro sistema de transporte, al cual se le dan soluciones facilistas y cortoplacistas, y cuyo resultado es ampliar el caos en las calles.

jueves, 28 de enero de 2010

¿Una nueva medida de seguridad?

El último escándalo que está viviendo nuestra política nacional por cuenta del Presidente Uribe es su convocatoria a los estudiantes universitarios de Medellín a volverse informantes del ejército, a cambio de recibir una mensualidad de 100.000 pesos. Esta convocatoria fue ideada como medida para combatir la delincuencia en esa ciudad, ya que el índice de homicidios del año pasado fue bastante deplorable [1].

Críticas por fuera y por dentro del país han surgido desde esta declaración del presidente el pasado martes, particularmente de los candidatos de oposición los cuales llegan incluso a decir que este tipo de medidas pueden llevar a algo similar a lo sucedido en la noche de los lápices en la dictadura militar argentina. En la reciente cumbre en Davos, Suiza, se prendieron las alarmas de la comunidad internacional al mencionarse la posibilidad de que dichos estudiantes sean menores de edad, cosa nefasta para la imagen internacional del país, ya que parecería que promociona la inclusión de menores a la guerra. Por suerte este tipo de campanazos han servido para que Uribe tome las medidas necesarias para regular la realización de este plan.

Lo que me parece preocupante de esta situación es que se tenga que llegar a ofrecer dádivas económicas para incentivar la buena ciudadanía. Algo esencial para reducir la delincuencia es la participación ciudadana, si en Colombia hay una alta impunidad es porque preferimos quedarnos callados. De hecho entre los valores erróneos que hemos heredado de la cultura de las grandes mafias es "no ser sapo" y nos quedamos silentes incluso cuando presenciamos las mayores desfachateces, aun cuando éstas se cometen en contra nuestra. Y precisamente al haber un incentivo económico y no un sentido del deber ciudadano, con tal de recibir tal dinero se puede caer en acusaciones falsas o intrigas personales.

Yo sé que es difícil hablar de deberes en una sociedad que cada vez más se concentra exclusivamente en los derechos. Pero el gobierno por muy extendido que esté sólo tiene alcance hasta cierto punto, para lograr aquella paz y seguridad que tanto anhelamos también tenemos que poner de nuestra parte. Podrá ser peligroso pero no todo puede ser un jardín de rosas en la vida, y sólo podemos exigir en la medida que se aporta. Es triste que se haya llegado a considerar como comportamiento heroico aquello que es simplemente el deber de todo buen ciudadano.

miércoles, 27 de enero de 2010

Mirando las consciencias

Finalmente concluí la lectura de los dos libros que recibí la navidad pasada: “The Conscience of a Conservative” (La consciencia de un conservador) de Barry Goldwater, y “The Conscience of a Libertarian” (la consciencia de un libertario) de Wayne A. Root. Aunque ambos libros están obviamente basados en la concepción política estadounidense, cabe anotar que varias de sus premisas pueden ser adaptadas a otros países ya que encontramos conceptos ideológicos y filosóficos, y posibles soluciones a temas de salud, educación y otros temas que afectan nuestro día a día.

Algunos de mis lectores habrán notado que hice una cita al libro de Goldwater el pasado 31 de Diciembre para despedir el año. Esto fue sólo un abrebocas de un buen libro el cual no profundiza en los aspectos filosóficos del pensamiento conservador, sino que funciona más como una introducción y un breve compendio de dicha ideología, lo cual logra con un lenguaje sencillo y en pocas páginas. Fue con este libro que me di cuenta donde estaba parado yo ideológicamente, y sentí la necesidad de buscar aun más literatura para profundizar los temas ahí vistos. Es increíble como 50 años después uno sienta que los problemas mencionados sean los mismos que hoy en día, y que incluso han empeorado: control excesivo del gobierno en la economía, leyes asistencialistas que propagan más la pobreza y la debilidad moral, la necesidad de darle fortaleza al individuo, por mencionar algunos.

Luego está el libro de Root el cual pretende ser una continuación del libro anterior, precisamente siguiendo la idea que los problemas actuales son los mismos que describió Goldwater. Si bien puede tener buenas ideas para ser debatidas, y da buenos ejemplos de cómo el control excesivo del gobierno hace más mal que bien, que hay varias cuestiones que deben recaer más sobre los individuos o por lo menos un gobierno más cercano a estos, y de cómo el sistema económico más conveniente es el de libre mercado; uno no deja de tener la impresión que el autor se hace mucha propaganda personal, y que el texto es más un panfleto de campaña. En el libro esboza una decepción comprensible con su partido anterior, el Republicano, y por eso explica su paso al partido Libertario; además se muestra realista al exponer que lo más cercano dentro de las posibilidades de acceder a la presidencia para un partido que no tiene representación en todos los estados es en 2020. Si bien no estoy muy de acuerdo en dividir los partidos políticos hasta volverlos meras partículas representativas como pasa en nuestro país, tengo otras discrepancias leves con el libro, pero la verdadera señal de alarma se prende cuando defiende el uso de mecanismo de participación popular, a pesar de admitir que pueden conducir a una tiranía de las masas.

De todos modos ambos son buen material de lectura, en particular para las personas que sólo muestran un somero interés por este tipo de ideología política. Incluso considero que es un buen ejercicio abordar las ideas y propuestas que se exhiben en estos textos desde la perspectiva de nuestra nación, y darles los giros y aportes necesarios para hacerlos coherentes con nuestra realidad, y así de paso fortalecer nuestra ideología política.

lunes, 25 de enero de 2010

9.500 pesos desperdiciados

Yo disfruto mucho de una buena película de acción, despejo mi mente mientras veo una trama no muy enredada, y sublimo mis instintos violentos sin hacerle daño a nadie, entonces decidí ver Avatar ya que ha sonado con bombos y platillos. La verdad salí bastante decepcionado, y en serio estoy que le pido a James Cameron mi dinero de vuelta. Ya antes Cameron había acusado su desprecio por la tecnología en las primeras dos películas de la saga de Terminator, y había explotado la cursilería de la gente con la melosa Titanic, pero puedo afirmar sin temor que esta vez se le fue la mano.

A diferencia de las películas con Schwarzenegger, donde se encontraba uno capturado por la trama y hasta logró infundir cierto temor por un mundo dominado por las máquinas, Avatar recurre a los clichés más sonados para llevar su historia: el héroe viene de una civilización avanzada y por lo tanto destructora, se encuentra con una civilización antigua y primitiva por lo tanto sabia y buena, se compenetra con la segunda, se halla a él mismo, se enamora de la mujer equivocada, y al final derrotan en una lucha épica a los destructores. Ahora entiendo porque a Evo Morales le gustó tanto esta película, sólo una mente tan simple puede impactarse con un guión tan mediocre.

¡Ah claro! Está el gran mensaje de la película: tenemos que cuidar la naturaleza, y la mejor forma de hacerlo es volviendo a vivir en chozas, usar taparrabos y usar la tecnología más primitiva. Todo aquello que sea avanzado es destructivo, y aquellos que quieren hacer dinero no tienen problema en arrasar con todo a su paso y sólo saben jugar golf. No hay punto medio, no hay como negociar, aun teniendo en cuenta que los países donde más avances se hacen en ecología son precisamente aquellos con más tecnología, y que ya antes culturas primitivas han vendido sus tierras por baratijas, han dado muestras de violencia extrema, y de hecho algunas han servido como guía a sus conquistadores.

James Cameron ha mostrado su gran inteligencia al poner a la gente en contra de la tecnología y del dinero, usando lo último en efectos especiales y quedándose con toda la plata. Es divertido ver la gran cantidad de ingenuos que caen en este tipo de trampas. Sea el mensaje que sea, hay formas más inteligentes y menos acartonadas de transmitirlo; y por lo menos serían más creíbles si quienes las promueven fuesen más consecuentes con éstas.

sábado, 23 de enero de 2010

¡A beber por la salud!

Debido a los altos costos en el sector de la salud, el sistema encargado de éste casi colapsa el año pasado teniendo que pedir un auxilio al gobierno. Para poder cubrir huecos fiscales del sector salud, el gobierno acaba de aprobar un incremento a los impuestos sobre las bebidas alcohólicas, el tabaco y los juegos de azar. La idea es que a durante el transcurso del presente año haya un aumento gradual del IVA sobre la cerveza hasta llegar a 16%, aunque el 1ro de Febrero subirá de 3% a 14%, las cajetillas de 20 cigarrillos tendrán un costo adicional de 650 pesos, y también habrá costos adicionales para bebidas alcohólicas de mayor gradación. Todas estas medidas están redactadas en el Decreto 127 de 2010.

En una nota publicada por la revista Portafolio [1], un representante de la cervecera Bavaria luego de describir la tributación actual a la cerveza, también explica el por qué del rechazo a esta nueva medida por parte de esta empresa. Tiene razón en que muchos de los problemas del sector salud se deben más a malos manejos administrativos que a falta de recursos, y además como he defendido en mi humilde columna, un alza desmedida de impuesto y por decreto, desmotiva tanto a productores como a consumidores y puede estancar a la economía; sin embargo no menciona que su compañía ha mantenido el monopolio de la cerveza desde hace más de 50 años, durante los cuales toda competencia fue aplastada o absorbida como los casos de Ancla o Leona.

Quienes van a sufrir más que Bavaria este impacto tributario son las pequeñas empresas emergentes, como lo son las cerveceras caseras que probablemente tengan que frenar sus recientes ventas en algunos supermercados, y verán a su clientela tornarse aún más “exclusiva”. ¿Cuántas tendrán que declararse en pérdidas o bancarrota durante este año?

Aparte del alza de impuestos por decreto, algo que me llega a molestar bastante es la subyacente moralina en este tipo de medidas. Yo estoy de acuerdo en que el tabaquismo y el alcoholismo son conductas dañinas y desagradables, que en particular el segundo va en preocupante aumento en nuestra sociedad, pero estoy de acuerdo en que cada individuo verá que hace con su cuerpo y es responsable por éste. Estas pseudo-prohibiciones más que ayudar a solucionar estos problemas, lo que logran en una cultura facilista como la nuestra es propagar el contrabando, como bien lo advierte Coltabaco [2].

Definitivamente el sector salud es el tema más espinoso en la economía pública de cualquier país. Más que dejar todo a cargo del gobierno, sigo creyendo que existen otras posibilidades más efectivas que si bien pueden necesitar de cierta injerencia de éste en un inicio, dependen más de la iniciativa personal y privada; precisamente no agradan porque no son facilistas. Igual no deja de ser irónico que los principales fondos para la salud se tomen de productos que son altamente nocivos para ésta.

viernes, 22 de enero de 2010

Las malas costumbres

Hay momentos en la vida de toda persona en que se siente desesperada, desvalida, y falta de ayuda, momentos en que necesita desesperadamente apoyo, y algunos por suerte pueden contar con alguien cercano que les echa una mano, o son lo suficientemente ingeniosos y persistentes como para encontrar su propia luz de salida. Para todos los demás, en especial los más quejumbrosos, está ¡Súper-Gobierno al rescate!

¿Cuántas veces oímos o decimos en una conversación “es que el gobierno debería hacer…” o frases similares? Sobretodo viniendo de aquellos que dicen no tener interés alguno por la política, que suelen ser apáticos con su voto o lo venden por unos pesos, y los que creen que todos los funcionarios públicos sin excepción son ineficientes y corruptos. Y no sólo se trata de aquellos que por estar o creer que están en una situación precaria merecen todo tipo de dádivas sin poner nada de su parte, también están aquellos que simplemente quieren quitarse una molestia de encima; por ejemplo aquellos que les molesta la propagación de indigentes en su vecindario, y haciendo alardes de gran humanismo piden al gobierno acciones al respecto en vez de ellos mismos hacer algo por darles una ayuda.

Incluso es sorprendente saber de personas que tienen buenas ideas para la sociedad donde se encuentran, pero las exponen como algo que es deber del Estado. Sería muy provechoso para todos si las personas con estas grandes ideas las llevaran a cabo por su propia cuenta, además que dichas personas a la larga se verían beneficiadas económicamente si en verdad sus ideas son tan buenas. Es más, si en serio son tan buenas ideas, pronto aparecerían empresas similares queriendo sacar provecho de éstas como hemos visto repetidamente, haciendo que las ideas se propaguen. Si Muhammad Yunus no hubiese luchado contra todos los obstáculos que tuvo para desarrollar su Banco de los Pobres, y hubiese esperado que al gobierno de su país se le ocurriera y lo llevara a cabo, de seguro tal entidad todavía no existiría.

Otro factor que el ciudadano común no parece tener en cuenta es la verdadera implicación de un programa gubernamental. Primero todo proyecto así lo realice el gobierno requiere de unos costos ¿de dónde saca el gobierno tales fondos? O bien subiendo o creando más impuestos, o asumiendo mayor deuda pública que igual tendrá que ser cubierta con más impuestos. En segundo lugar, aún si las intenciones de tales proyectos son buenas, hemos visto como éstos suelen degenerar en asistencialismos, subsidios desmedidos o causan más perjuicio que beneficio; esto se debe al carácter impersonal del Estado, ya que ve números y no personas, además de tener que sustentar este tipo de iniciativas con legislación, la cual suele ser engorrosa y burocrática. Sumado a todo esto, las empresas públicas a diferencia de las privadas tienen beneficios ante la justicia, haciendo que quienes sientan atropellos por parte de éstas tengan pocas posibilidades de llegar a un acuerdo satisfactorio.

No quiero con lo manifestado anteriormente hacer un llamado a la anarquía, si considero que debe haber un gobierno que proteja a los ciudadanos de amenazas internas y externas, que arbitre entre nuestras diferencias, y establezca unas reglas claras; y para lograrlo debe ser fuerte. Pero al haber esperado que el gobierno se encargara de buena parte de nuestras responsabilidades, le otorgamos mayor poder del necesario, haciendo que se creen nuestras actuales insatisfacciones con éste, y a su vez llevando a mayor normatividad y control por su parte, creando así todo un círculo vicioso. Siendo cada uno de nosotros quien mejor sabe lo que necesita y lo que le hace falta, lo más aconsejable es que cada uno se haga cargo de su vida, y deje de delegarle esa responsabilidad a los demás.

miércoles, 20 de enero de 2010

Premios equivocados

Estoy muy de acuerdo con el artículo que publicó el día de hoy Luís Guillermo Vélez en su blog que se encuentra en la sección “El Blogueo” en La Silla Vacía. El hecho de que el Código Penal en Colombia es muy blando es una queja acostumbrada en nuestra sociedad, y que sale a relucir cada vez que se hace referencia a la corta condena que cumplen criminales de la talla de Luís Alfredo Garavito, o las que enfrentan los perpetradores de los salvajes crímenes de violencia intrafamiliar que menciona dicha columna y que han tenido sus 15 minutos de fama por estos días.

No voy a hacer bravatas de súper machote, yo literalmente me haría en los pantalones de saber que tengo que pasar tiempo en prisión, las cárceles me producen simple y llanamente pánico. Y precisamente lo que hace que estos sitios me despierten estos sentimientos es que son campos de entrenamiento para aquellos que están curtidos en el mundo criminal, de hecho muchos de los reos salen peor de cómo entraron. Las penas cortas, o peor aún, la ley de “acumulación de penas” donde en vez de sumar las penas de varios cargos se dice que con la pena más larga ya se cumplen las demás, vienen de la idea que supone que las prisiones deben ser “centros de rehabilitación”, pero la verdad eso es algo muy distante a la realidad.

Sumada a esa idea está lo que bien señala la columna mencionada, existen sectores amplios donde se cree que es la sociedad quien crea a los criminales, y por eso deben ser las penas cortas para poder “reintegrarlos a la sociedad”. Esa es claramente una percepción izquierdosa, ya que pone a la sociedad por encima de los individuos, nunca se le ocurre que éstos tengan cierta capacidad de decisión. Es verdad que existe gente a la que le toca muy duro y siente fuertes necesidades, nadie lo niega, pero hay quienes dentro de ese grupo de personas deciden llevar una vida honrada y salir adelante de esta forma contra toda adversidad; y al premiar a aquellos que deciden hacerse criminales tratándolos como “ovejas descarriadas”, estamos castigando a los honrados ya que son ellos las principales víctimas de los delincuentes.

Puedo entender que haya segundas oportunidades para quienes incurran en delitos menores por primera vez, o que en algunos casos haya atenuantes, pero metámonos de una vez en la cabeza que una cárcel no es un centro de rehabilitación sino un castigo. El paso tan breve por las instituciones carcelarias es una de las causas por las cuales en Colombia se arman redes criminales tan grandes, ya que tienen su propio centro de instrucción y reclutamiento pagado por los contribuyentes. Y lastimosamente el Congreso en vez de hacer su trabajo y hacer leyes más efectivas y fuertes, delega esa función a referendos y grupos en Facebook. Ninguna de las cosas en las que creemos y aspiramos como la libertad, el bienestar o la prosperidad y demás, se pueden dar si no hay un orden que nos proteja de quienes atentan contra los demás.

Salió el fallo

Ayer salió en el diario El Tiempo [1] el resultado del fallo que tenía quieta a la precandidata conservadora Marta Lucía Ramírez en sus aspiraciones presidenciales. Como se esperaba el fallo fue positivo, y ahora en el Partido Conservador tenemos una alternativa clara ante la aguada Sanín, la reputación dudosa de Arias, el retrógrado Galat, y el desconocido Leyva. Una campaña donde priman las ideas sobre las figuras, y que trabajará a paso redoblado para lograr su cometido el 14 de Marzo.

martes, 19 de enero de 2010

Fuera de control

Yo quería cambiar el tema de hoy: hablar de música, de historia o de pensamiento político. Pero me fue imposible al ver la noticia emitida por la cadena noticiosa RCN y su canal internacional NTN24, en la cual se expuso un video de la milicia urbana Carapaica, creada por Hugo Chávez en 1992 para llevar a cabo su intento golpista. En dicho video el comandante Murachí, líder de la milicia, acusa a Chávez de ser un traidor a la causa bolivariana y le exige cambiar su gabinete ministerial y sus fuerzas armadas, ya que los miembros actuales de estas instituciones van en contra de los ideales socialistas [1]. Ante semejante papayazo no me puedo quedar callado.

Bueno, tal vez si les hable de pensamiento político el día de hoy. Me llegó un mensaje por vía privada, aludiendo a mi desconcierto de por qué a Hitler se le clasifica en la derecha y no en la izquierda al haberse declarado socialista. Me explicaron que a Hitler se le denomina de derecha porque la suya fue una ideología fuertemente excluyente, y la izquierda se considera incluyente. No sé qué tan cierto sea esto, parece doble lenguaje orwelliano, porque el socialismo no sólo ha demostrado que causa mayor desigualdad económica entre la dirigencia y el resto de la ciudadanía aunque clama por mayor igualdad; y como acusé en el artículo aludido [2], exige una total adhesión a sus principios, y casi que podríamos concluir que la “raza aria” de los socialistas es la clase proletaria ya que todos aquellos que no pertenezcan a ella (burguesía, oligarquía, etc.) deben ser ejecutados según estas ideas.

Y es por esto que el comandante Maruchí y el resto de la milicia Carapaica le demanda una pureza ideológica extrema al dirigente venezolano, olvidando que a través de la historia todas las dirigencias socialistas, al concentrar todo el dinero en sus manos, suelen ser peor de corruptas que las que se dan en las democracias liberales. Y aunque en el mismo comunicado le dicen a Chávez que no es buena idea una guerra con Colombia, dudo mucho de sus intenciones ya que ambos lados de esta conversación exudan las ideas trotskistas en que la única vía posible para instaurar el socialismo es la revolución armada, los estados socialistas deben estar en permanente revolución, y deben llevarla a otras naciones.

Lo divertido de este asunto es que el Gorila Rojo no podrá culpar a ninguno de sus acostumbrados chivos expiatorios, este es un problema de su propia creación, el cual sumado a las medidas impopulares de la devaluación del bolívar y los racionamientos de energía, puede llegar a ser el punto de quiebre del pueblo venezolano quien no estará dispuesto a seguir soportando las monumentales metidas de pata por parte de su dictador.

lunes, 18 de enero de 2010

Chile a la diestra

Pasó lo inimaginable en Chile: 20 de años después de la salida de Pinochet del poder durante los cuales gobernó la Concertación de Partidos por la Democracia, la coalición de partidos de centro-izquierda, la derecha chilena fue elegida democráticamente, cosa que no pasaba desde 1958. Sebastián Piñera es hoy el presidente electo de Chile.

Si algo positivo dejó la macabra dictadura ejercida por Augusto Pinochet en su país fue la gestión de los Chicago Boys, los cuales liberaron la economía chilena, haciéndola más productiva y competitiva. Y todas las medidas tomadas por este grupo se vieron aun más fortalecidas con el regreso de la democracia, y hasta el día de hoy Chile es una de las economías más libres del mundo según la página de la Fundación Heritage y el Wall Street Journal, y un modelo a seguir para el resto de la región. Precisamente por esta efectividad, durante estos últimos 20 años la Concertación ha tenido cautela en llevar a cabo sus iniciativas de corte socialista para no matar a esta gallina de los huevos de oro; aún así Chile en los últimos años ha perdido gradualmente esa libertad económica, ha empezado a mostrar cierta debilidad con elementos delincuenciales, y los gobernantes de la Concertación han mostrado cierta complicidad con Fidel Castro y sus seguidores del ALBA.

Por enésima vez se demostró que en las democracias las hegemonías no son eternas, a la gente le gusta el cambio, y ese fue precisamente la premisa de Piñera en su campaña. Por todos los medios intentaron deslegitimizar su campaña, e incluso la misma presidenta Bachelet le hizo propaganda a su candidato, el ex presidente Eduardo Frei. Las críticas más duras acusan a Piñera y su propuesta de ser un retroceso a la era Pinochet, sin tener en cuenta que Piñera votó en contra de él en el plebiscito; claro, hay propuestas de mano dura, pero sólo a los izquierdos se les ocurre que un acto criminal es instigado por la sociedad, y no perpetrado por individuos.

Una crítica más sesuda es la “berlusconización” del Palacio de la Moneda, y no se refieren a los escándalos del dirigente italiano, sino a su estilo gerencial de llevar el gobierno. Es verdad que ya se espera que los dirigentes gubernamentales tengan algo de “corazón” para echarles una mano a los más necesitados, pero el dinero para tales proyectos sociales tiene que salir de algún lado, y quien mejor para conseguirlo que alguien con experiencia en el campo empresarial, más si ha logrado que las empresas que dirige sean exitosas.

Sólo el tiempo dirá si Sebastián Piñera estuvo a la altura de las expectativas, yo espero tenerlo en mi “Liga de Campeones"; probablemente no tendremos a otro país dándole cuerda al Gorila Rojo, por el contrario estará más en línea con nuestro gobierno. De todos modos Chile no es sólo un buen ejemplo en materia política y económica, al estar en el mismo continente y no estar tan distante culturalmente, es también un ejemplo en democracia, ya que superaron una cruel dictadura, el domingo se llevaron a cabo unas elecciones transparentes, y ambos candidatos aceptaron sus resultados con altura y dignidad.

domingo, 17 de enero de 2010

Líbranos de las aguas mansas...

Pregunta: ¿Quién fue el dirigente mundial que dijo: “Somos socialistas, somos enemigos del sistema económico capitalista de hoy por la explotación de los débiles económicamente, con sus salarios injustos, con su evaluación indecorosa de un ser humano de acuerdo con su riqueza y propiedades en vez de su responsabilidad y desempeño, y estamos todos determinados a destruir este sistema bajo todas las condiciones”?
Pista: No fue Lenin, ni Mao Zedong, ni Stalin, ni Fidel Castro, ni mucho menos Hugo Chávez.

Mientras piensan en la respuesta voy a señalar una situación similar que se está dando en un país vecino, y una vez más reitero que no se trata de Venezuela. El presidente ecuatoriano Rafael Correa ha sido notorio en nuestro país por el escándalo que armó por la realización de la Operación Fénix, dónde se dio de baja a Raúl Reyes, en ese país. A sus lloriqueos se sumó el siempre oportunista Gorila Rojo para hacer sus bravatas y ver cómo podía sumar aliados a su ALBA. Atrás habían quedado las épocas de los gobiernos ecuatorianos que colaboraban en la lucha contra el terrorismo, como aquel que fue clave para la captura de Simón Trinidad.

La última vez que supimos de los quejidos de Correa fue en la inoficiosa cumbre de Unasur el 28 de agosto del año pasado, y desde entonces ni más. Al parecer varios sectores de su país: empresarios, su propio partido político, e incluso uno de sus hermanos, le han dado varios dolores de cabeza y frenos a su gestión haciendo que durante estos meses no hayamos sabido de él, tanto así, que la revista Semana afirmó que ya no era un colega de Chávez, sino un simpatizante. Pero tanto silencio no era una señal de calma, todo lo contrario, el día de ayer el presidente Correa salió a las calles de la ciudad de Ambato rodeado por sus seguidores, proclamando que su proyecto socialista sigue en pie, y para ello pide un “pacto de sangre” con su pueblo para lograrlo.

¿Y cómo más se podía lograr? El socialismo exige la adhesión total a su doctrina: cualquiera que quiera sobresalir, tener una identidad propia, simplemente tener algo a su nombre o estar en desacuerdo con lo que recibe por su trabajo, es un enemigo de éste sistema y debe ser sacado de éste; no por nada los gulags estaban llenos de gente con estas características. La reciente campaña de Correa le significa a Colombia que no va a tener un aliado contra las guerrillas, al contrario, éstas van a seguir contando con quien las proteja en la frontera del sur, en pro de su “gran causa igualitaria”. ¿Quién sabe que más estuvo tramando en su silencio?

Respuesta: Adolf Hitler en un discurso que hizo en 1927 (y todavía nos lo quieren adjudicar a la derecha).

sábado, 16 de enero de 2010

Las alegres comadres azules

Mientras el presidente del Partido Conservador, Fernando Araujo, hace algo bueno por la colectividad azul al quitar el aval a aquellos candidatos que tienen procesos en la fiscalía o en la procuraduría, otras de las figuras importantes del partido, particularmente algunos de los precandidatos presidenciales, se han encargado de hacer de éste un drama shakesperiano que se transforma a un culebrón de telenovela.

Noemí “Miss Simpatía” Sanín quien no deja de hacer de las suyas desde que regresó a su partido asegurándose de posponer la consulta presidencial, ahora impulsada por los medios periodísticos que no dejan de ponerla en el primer lugar de las encuestas, se entromente en cuanto asunto público, y promueve su campaña presidencial que además de borrosa es asistencialista. Una de sus últimas charadas fue enviar un comunicado de su campaña diciendo que todos los dirigentes conservadores están de acuerdo en rechazar que el referendo reeleccionista se realice el 13 de Marzo, es decir, un día antes de la consulta. Claudia Otero, la vicepresidenta del partido ha desmentido este comunicado, enfatizó que la fecha del referendo depende exclusivamente de la Presidencia de la República, y que los partidos políticos no tienen ninguna injerencia sobre ésta. Pero la cosa no se quedó ahí, en la misma alocución radial Otero manifestó que Miss Simpatía renunciaría al partido de ratificarse dicha fecha para el referendo. De ser verdad, una vez más quedaría expuesta la actitud de niña malcriada por parte de Sanín.

Uribito, según las encuestas mencionadas en el párrafo anterior, va de segundo en la consulta a pesar de que los escándalos de Agro Ingreso Seguro le han dañado bastante la imagen, y personalmente no conozco a nadie que esté dispuesto a votar por él a causa de esto. Eso igual no lo detiene para mostrarse populachero y chabacano, buscando el apoyo del cantante vallenato Peter Manjarrés a ver si de pronto por ahí simpatiza más con el pueblo olvidadizo. Y aunque ya no hacen tanta bulla como antes, las peloteras entre él, Miss Simpatía y sus respectivos seguidores siguen en pie, acusándose mutuamente de urisbistas y pastranistas, lo cual me deja un poco decepcionado; es increíble que dentro de todas las tendencias o corrientes maduras y evolucionadas dentro del conservadurismo, sean estas dos las que lideren las encuestas.

Yo creo que buena parte de todos estos relajos los merecemos, en nuestro momento de mayor fortaleza nos dedicamos a apoyar a una figura popular y con intereses afines, pero no aprovechamos ese impulso para promover una ideología, nuestra ideología, el cimiento de nuestro partido, y así fortalecerlo, y no quedarnos como segundones pendientes de caprichos ajenos.

jueves, 14 de enero de 2010

Se calienta la cosa

Los colombianos somos emocionales por cultura y es algo que no es un secreto para quien nos conozca, de hecho es algo de lo que nos enorgullecemos frente a la frialdad nórdica y la precisión asiática, por poner dos ejemplos. Yo no creo que esto sea algo inherentemente bueno o malo, al traer consigo ventajas y desventajas como cualquier otro aspecto cultural, pero es curioso notar como sale a flote esa emotividad hasta en los aspectos más serios de nuestra vida nacional.

Luego de un prolongado y monótono discurso, el procurador Alejandro Ordoñez finalmente se pronunció sobre la viabilidad del referendo reeleccionista, y para sorpresa de nadie, lo aprobó. Entonces por un lado tenemos a los uribistas asumiendo ya actitudes triunfalistas, abrazándose y casi que destapando las botellas de champaña; y por el otro a los anti-uribistas empiezan a vaticinar hecatombes, hacen acusaciones a diestra y siniestra, y hasta hacen ataques rastreros contra las creencias religiosas del procurador. Paciencia, a ambos grupos, que el procurador haya dado el visto bueno no significa que Uribe vaya a ser presidente por un tercer mandato, aún faltan varios procedimientos para que eso se dé.

Con respecto a todo este lío constitucional e institucional, a mí me parece que todo esto es un tiro que se les salió por la culata a los ex guerrilleros del M-19, los progres, y demás zurdos que participaron en la Asamblea Constituyente de 1991, dónde éstos eran mayoría. Si bien el Artículo 197 dice claramente que una persona puede ser presidente una sola vez y durante cuatro años (además de señalar otras excepciones), dentro de la constitución también se contemplan los mecanismos de iniciativa popular, tales como el referendo, en los cuales el pueblo soberano puede pronunciarse sobre los temas de interés nacional, e incluso cambiar normas constitucionales. Probablemente lo que esperaban era que una vez lograran instaurar su grandioso proyecto socioeconómico al mejor estilo cubano, en el cual “todos somos felices”, el referendo estuviese ahí para prolongarlo indefinidamente (algo que si pasó en el vecino país, miren ustedes). Pero no fue así, de hecho lo que eventualmente se hizo popular entre la amplia mayoría de colombianos fueron políticas totalmente contrarias, o por lo menos el interés por hacer desaparecer a las guerrillas a toda costa, y obviamente ha habido gente astuta que ha sabido aprovechar dichos recursos constitucionales.

Yo creo que Uribe ha sido un buen presidente, y varias de sus políticas merecen que se les de continuidad, cómo también considero que se trata tan sólo de un ser humano, y por eso es falible, y que además se le empieza ya a notar el cansancio físico. Al parecer Uribe sí quiere lanzarse una tercera vez, ya que según algunos medios está acatando o evaluando la orden del Procurador Ordoñez de acogerse a la Ley de Garantías de 2005. Pero está corriendo contra el tiempo, porque aún falta la aprobación de la Corte Constitucional, y aunque ésta lo apruebe rápidamente, al parecer al Registrador Nacional le queda para arriba tener listo las tarjetas electorales del referendo para el 13 de Marzo, y el 12 de ese mes es el último plazo para inscribir candidatura a la presidencia. No hay que cantar victoria para ningún lado, hay que tener cabeza fría y estar atentos al desarrollo de estos eventos.

miércoles, 13 de enero de 2010

Unas palabras de la campaña por Godopunk

Para todos es claro que si aspiramos a un mayor nivel de desarrollo en nuestro país, la ciencia y tecnología son claves. Es claro también que necesitamos un marco jurídico, político e institucional y unas metas concretas para alcanzar dichos objetivos. Actualmente el gobierno sólo destina el 0.2% del PIB en estos aspectos, y aún está funcionando la Ley 29 de 1990 que obstaculiza más de lo que ayuda al desarrollo científico. Esta es una muestra de las cosas que deben ser cambiadas desde el gobierno para poder avanzar.

Pero es poco lo que el gobierno puede hacer por su cuenta, al fin y al cabo está atorado en varios procedimientos, y si nos trata como bebés es porque se lo permitimos, y si se muestra temeroso ante los retos económicos, es porque refleja nuestro sentimiento general. Depende de nosotros mismos trabajar y hacer de este emprendimiento algo posible, como ya hacen varias personas que no sienten miedo de hacer empresa y llevar a cabo sus proyectos; lo único que tal vez necesitan es un pequeño empujón y no encontrar tantos obstáculos legales.

Nosotros creemos que votando por Marta Lucía Ramírez podemos dar los primeros pasos en esta dirección, y queremos saber: ¿Están dispuestos a ayudar? ¿Cómo están dispuestos a ayudar? Y finalmente ¿Qué esperarían que pasara para sentirse representados por su propuesta? Al fin y al cabo es decisión personal si queremos ser líderes o seguidores.

martes, 12 de enero de 2010

Lo que se viene pierna arriba

En alguna ocasión tuve la mala suerte de verme involucrado en un ágape de quienes yo llamo comunistas de coctel. Menos mal sirvieron buena comida, así pude ocuparme e ignorar muchas de las sandeces que suelen decirse en este tipo de reuniones. Y entre todas las teorías sobre conspiraciones, las actitudes condescendientes y pedantes, y las alabanzas al Polo, oí un comentario inquietante: “Ya no se puede hablar de comunismo, eso está en el pasado, eso fue un intento por hacer algo bueno que no fructificó".

Pueda que en el pasado no haya fructificado y que Cuba esté sumida en la total decadencia, salvo por el dinero que le entra cada vez que los personajes anteriormente mencionados van a su paraíso tropical. Y como China es capitalista para afuera y comunista para adentro, entonces no cuenta y deja a Corea del Norte como un país aislado que le gusta hacer bulla de tanto en tanto. Sin embargo esto no nos puede llevar a pensar que el comunismo ha desaparecido, ya que hay personas que aún no desisten de imponer el comunismo como sistema social y económico, y no me refiero a las narco-guerrillas exclusivamente; hay que ver lo que sucede en Venezuela.

Aunque parece que los medios nacionales no le pusieron mucha atención a la última locura del Gorila Rojo, salvo por Jaime Bayly quien no se cansa de tenerlo como el centro de sus mofas, debe notarse que el fin de semana pasado Chávez devaluó el bolívar de 2,15 a 4,30 bolívares por dólar, aunque éste se vende en la calle ente 6 y 7 bolívares. Entre sus puyas y chistes, Bayly mostró algunos apartes de la última presentación de “Aló Presidente” donde el simio justificaba su arrebato económico arguyendo que sólo la oligarquía y los especuladores (que en su limitado cerebro son lo mismo) son los únicos que salen perjudicados con esta medida; hace creer que en realidad se trata de una medida conveniente para el “pueblo”, el cual no olvida su Viernes Negro de 1983; en realidad el que especula es Chávez, quien se enriquecerá aun más cuando venda petróleo a esta nueva tasa. Chávez también asegura que no tienen por qué cambiar los precios de los bienes comunes, pero este control de precios sólo se podría lograr si hay una estatización total de los medios de producción. Ergo, mata dos pájaros de un tiro: se hace aun más rico, y a la vez se hace con el monopolio total de la economía venezolana.

Si el dictador bolivariano fuese como un jeque árabe, es decir, de gusto extravagante, se dedicaría a coleccionar carros lujosos y demás excentricidades mientras mata de hambre a los venezolanos, lo que sería condenable pero no motivo de preocupación para nosotros. Pero él no es así, de hecho se come enterito el cuentazo del comunismo, y por esto cree que su “robolución” no debe quedarse dentro de las fronteras de su país, al contrario, debe ser expandida a todo el mundo; entonces no cuesta mucho trabajo intuir en qué piensa gastar las ganancias de sus locuras económicas. El comunismo quedó herido de muerte, pero no se le remató, y ahora lo podemos tener frente a nuestras propias narices.

lunes, 11 de enero de 2010

Una variedad constante

La libertad de elección es un derecho del cual se reniega casi que de forma continua, y es natural que esto suceda, ya que creo yo que es uno de los derechos en los que más responsabilidad recae sobre el individuo. Incluso son dictadas extensas conferencias por psicólogos, economistas, abogados, y otros profesionales afines, señalando cómo el tener tanta variedad de productos causa confusión en los consumidores, al no saber si efectivamente adquieren el producto adecuado a sus necesidades, en especial cuando lo comparan con el del vecino. Por eso digo que la responsabilidad cae fuerte sobre el individuo, cada uno es el mejor juez de lo que necesita y no los demás.

Pero en algunos aspectos de nuestra vida creo que estos planteamientos no están tan desacertados: Estando a escasos dos meses de las elecciones parlamentarias, ya empezamos a notar el bombardeo publicitario de todos los partidos y sus representantes que quieren llegar al congreso. Y a pesar de que se tiene una idea somera de lo que representan algunos de los colectivos más notorios, uno no deja de sorprenderse al ver una cantidad de propagandas, emblemas y consignas de los cuales no se tiene ni el menor atisbo de qué representan. Algunos como Alianza Democrática Nacional, ADN, y el Partido de Integración Nacional, PIN, llaman la atención de los medios al ser éstos los receptáculos de los escándalos uribistas, y hacer más pie de fuerza para este movimiento; esto en parte es resultado de que el gobierno otorgue dinero a las campañas, ya que las controla dando un número de cupos limitados a cada partido en las elecciones parlamentarias. Con el resto de partidos nuevos aún estamos en la estratósfera.

Infortunadamente el ciudadano promedio no se interesa mucho por la política, e incluso llega a enorgullecerse por esta actitud, siendo que varios aspectos de su vida se ven afectados por ésta. Y por esta razón muchas de las elecciones se toman ya sea por herencia familiar, porque parece simpático el personaje, o por dádivas de un cacique (que puede ser el mismo candidato). En realidad la conclusión que puedo sacar de esta situación es: “confunde y reinarás”, porque detrás del lenguaje grandilocuente y empalagoso, de la cortina de imágenes coloridas y de las sonrisas, no se ve razón alguna para tener tantos partidos paleros, su sustento ideológico no es nada distinto a lo que ya otros presentan o han presentado, y usan la apatía común como aliciente para sus planes.

Ya antes me había manifestado sobre este tema, y declaré mi preferencia por un sistema de partidos grandes donde converjan varias tendencias afines a una misma ideología. Yo sí considero que a diferencia de una democracia parlamentaria, una democracia presidencial debe tender hacia el bipartidismo; pero me parecería retrógrado lograr esto a base de mandatos, y volver a los viejos dolores de cabeza, para lograr este cometido me parece viable fomentar la cultura política en todos nosotros. La participación no debe serle negada a nadie, pero hay que estar alerta de quienes abusan de este derecho para confundirnos en nuestra libertad de elección.

sábado, 9 de enero de 2010

Unas breves palabras sobre la democracia

Pero antes una palabra de nuestros patrocinadores: “¡COMA MIERDA! Porque 100.000’000.000 de moscas no pueden estar equivocadas”.

Yo me declaro fan de la democracia liberal sea esta presidencial o parlamentaria. La prefiero con todos sus errores, vicios, verrugas, metidas de pata, salidas en falso y demás. Honestamente creo que es la mejor forma de organizar a una sociedad, o si lo prefieren, la menos peor. Considerando esto, me gustaría compartir en este artículo algunas consideraciones sobre dicho sistema.

Algo que es elemental, incluso para niños de primaria, es que en la democracia se le otorga el poder a una mayoría. Desde la época de los antiguos griegos este tipo de concepción ha sido considerado la más justa para resolver todo tipo de situaciones que involucren a más de una persona, además de creerse que así se evita cualquier despotismo. Lo que muchos no advierten es el concepto de la tiranía de las masas que expuso Edmund Burke, el cual Thomas Jefferson explica muy bien: “La democracia no es más que la ley de la calle, donde el 51% de la gente puede quitarle los derechos al otro 49%”. Siguiendo este orden de ideas es de notar que una percepción muy difundida sobre la democracia es que se trata de una sumisión de la minoría ante la mayoría, no de un consenso entre ambas partes.

Y es por esto que muchas personas independientemente de su filiación política al encontrarse en la mayoría, creen que por esa condición sus ideas son las únicas válidas, sin tener en cuenta que alguna vez fueron, y pueden volver a ser minoría; de hecho basan su posición de verdad única con la cansona frase: “Vox Populi, Vox Dei”, y entonces hasta Dios se ve metido en estos relajos, y unos y otros se acusan de herejía y otros sacrilegios (humildemente creo que Dios nos otorgó el libre albedrío y el uso de la razón para que nosotros pudiésemos salir por nuestra cuenta de los problemas en que nosotros mismos nos metemos). Tampoco es que la minoría sea del todo inocente, ya que no parece comprender que su deber como oposición no es únicamente decirle “¡NO!” a todo, sino proponer alternativas a los proyectos estipulados por la mayoría, y así intentar llegar a un consenso y no a una polarización.

Otro detalle agrio de la democracia, y que hasta dónde puedo ver pasa desapercibido, es su facilidad de caer en la paradoja. Una idea bastante igualitaria es la libertad de pensamiento, y otra similar es la libertad de participación, pero como vimos en el caso de algunos de nuestros países vecinos ¿Es democrático dejar participar a aquellos que usan la democracia para destruirla? Es verdad que el Gorila Rojo usó engaños para ganar sus primeras elecciones, pero ya de entrada era un golpista, y ahí hubo falta de visión por parte de los venezolanos. Respetando las opiniones ajenas, no deja de preocuparme la existencia de grupos políticos fascistas y comunistas quienes dentro de sus doctrinas ven la democracia como débil los primeros, y los segundos como instrumento de la burguesía. La solución que veo yo a este enredo es que las democracias deben estar cimentadas en un acuerdo sobre lo fundamental, un conjunto de valores y una ética común para todos los participantes, los cuales dejarían inactivos a estos grupos radicales. Lastimosamente parece que nos hemos olvidado de dicho acuerdo.

No es perfecta, para nada, pero la democracia es el único sistema en el cual se nos permite ayudar a su mejora. Independientemente de dónde estén situadas nuestras ideas: derecha, izquierda, mayoría, minoría, éstas tendrán cabida mientras sepamos exponerlas y llevarlas a cabo de manera inteligente y civilizada. Es fácil caer en la descalificación y en la prepotencia, pero recordemos que nuestra libertad de elección trae la responsabilidad de llevarla a cabo dentro del marco del respeto por la de los demás. Recordemos también que las luchas tienen que ser de ideas, y nuestros gobiernos no son más que el reflejo de nuestra participación en ellos.

viernes, 8 de enero de 2010

¡Fuera de mi propiedad!

El día de hoy la banda Right Arm of Wyoming publicó su primer disco “Cling to Our Guns” a modo de descarga gratuita en este enlace, y sólo se podrá conseguir de esta forma durante este mes. Aquellos más observadores habrán notado que su logo está expuesto en esta página desde hace unas semanas, y eso se debe a que fue una grata sorpresa para mí encontrar una banda actual que fuese de mi agrado, y además que expusiera claramente las ideas defendidas en esta columna: libertad individual, libertad económica y el derecho a defenderse.

Desde Wyoming, uno de los pocos estados donde se puede vivir lo más cercano a los ideales con los que fueron fundados los Estados Unidos, los dejo con esta excelente banda.

jueves, 7 de enero de 2010

Espejismos

Gran indignación ha causado un documental producido, aparentemente, por cineastas argentinos (hasta ahora nadie ha dicho esta boca es mía), donde se muestra al grupo guerrillero FARC-EP, como un simple grupo de campesinos pacíficos y bonachones, que luchan por sus ideales revolucionarios. No es para menos tal indignación, mucho más teniendo en cuenta que hace poco secuestraron y asesinaron al gobernador de Caquetá, Luís Francisco Cuellar, recordándonos a los demás colombianos la larga y macabra trayectoria de violencia de este grupo armado.

Incluso viéndolo de la forma más objetiva e imparcial que me puedo permitir, empezando por el nombre: “FARC-EP: La insurgencia del siglo XXI”, la obra es un desastre, ya que éstos empezaron a funcionar a mediados del siglo pasado, no se trata de algo nuevo; y además la producción como tal no tiene siquiera la calidad de un proyecto de grado de estudiantes de cine o medios audiovisuales. Pero esas son cosas de forma no de fondo, lo realmente asqueroso es darse cuenta que la muy trasnochada idea de las guerrillas románticas aun tiene adeptos, a pesar de todo el costo humano, social, económico y moral que estos grupos crean.

Un defecto común en la humanidad, del cual la izquierda saca mucho provecho, es culpar a los demás por las fallas propias, y entre más radical la izquierda, más es subrayada esta característica. Al ver que sus ideas no convencen, ya que los partidos comunistas no son atractivos para la gran mayoría de votantes, y que además la misma historia se ha encargado de desacreditarlas mostrando a la antigua URSS, a Cuba, a Camboya y otros países como hervideros de miseria y totalitarismo, entonces alegan que no se les dan espacios de participación, que los persiguen, y además que hay toda conspiración mediática para desprestigiarlos. Por eso tenemos a “pensadores” como Noam Chomsky que niegan holocaustos y le adjudican todos los males del mundo a EEUU y a Israel casi desde la caída de Troya, caricaturistas como el mexicano Rius, quien alega que el comunismo no dio buenos resultados porque se vio presionado a entrar a la carrera armamentista, y que las FARC son los verdaderos defensores de los campesinos, lo que de seguro dio pie a la obra de esta parranda de cineastas amateurs; los mismos guerrilleros se encargan en sus comunicados de mostrarse como nobles personas y achacarle la culpa a los demás.

Volviendo al caso del gobernador Cuellar, su secuestro se debía a que lo querían para hacerle un juicio político, y lo tuvieron que matar porque el ejército estaba pisándoles los talones. Me surgen dos preguntas: ¿Con qué derecho hacen las FARC juicios políticos? ¿Por qué no se les ocurrió a los guerrilleros que una buena forma de entretener al ejército durante su escape era dejar VIVO al gobernador, para que así éstos al tener que encargarse de una víctima desaceleraran su persecución?

Todos aquellos que han alabado este filme no caen en cuenta que están siendo engañados, al no mostrarse los vejámenes a los que son sometidos los secuestrados y los que son enlistados de manera forzosa por parte de este grupo criminal. Terminarán como aquel que cree ver agua en el desierto, y luego está tragando un manojo de arena.


Nota: Para satisfacer la curiosidad de mis muy apreciados lectores, aquí está un aparte de la película, donde a diferencia de lo demostrado, los guerrilleros claman no cultivar productos ilícitos.

miércoles, 6 de enero de 2010

Cuando se caminó sobre el mar Báltico

Un legado que aún persiste de la Guerra Fría es que los referentes extranjeros que tenemos en nuestra mente como modelos a seguir son Norteamérica, Europa Occidental, y tal vez Japón. De los demás países solemos pensar que son igual de problemáticos o peores que el nuestro, en particular sobre las antiguas naciones soviéticas nuestra percepción es la de sitios agitados por guerras separatistas, y que todavía intentan salir a flote. Entre 1991 y 1992, durante la disolución de la URSS, el panorama era oscuro para Estonia, un país en el mar Báltico que se apropió Rusia en la repartición del pacto Molotov-Ribbentrop, y que luchó por sacar tanto a rojos como a nazis durante la Segunda Guerra Mundial, esperando una ayuda occidental que nunca llegó, ni siquiera después de la guerra.

Mart Laar, un historiador estonio quien hizo grandes esfuerzos para mantener viva la historia, costumbres, cultura y religión de su pueblo, cosa que era subversiva en la era de la Cortina de Hierro, asumió el cargo de Primer Ministro entre 1992 y 1994, y posteriormente entre 1999 y 2002; se tomó la tarea de sacar a su país de la situación tan precaria en la que estaba. Tan sólo había leído, según él, un libro sobre economía antes de asumir su cargo: se trataba de “Free to Choose” de Milton Friedman. A causa de la falta de información que llegaba a esas tierras, Laar creyó ingenuamente que se trataba del modelo económico utilizado en occidente, además de parecerle el más práctico, y por esto decidió implantarlo en sus dos mandatos, especialmente en el segundo.

No se trató de un cambio fácil y automático, Estonia estaba acostumbrada a los subsidios y al “bienestar” provisto por el comunismo, pero sus fábricas seguían cerrándose, había una inflación del 1.000%, el PIB estaba un 20% por debajo del promedio europeo y seguía cayendo, la calidad de vida era la misma de 50 años antes, y su economía seguía atada a la rusa, la cual estaba colapsada. Mart Laar tuvo inmensa fe en sus compatriotas, y no salió defraudado: al cortar con todos los impuestos y dejar un impuesto plano del 26% al ingreso (que ha ido bajando desde entonces), privatizar el 90% de las empresas, entre otras cosas. Estonia pasó de ser un mal rezago del comunismo, a ser una potencia económica no sólo en Europa, sino a nivel mundial, ya que sus habitantes aprovecharon estos beneficios para trabajar fuertemente y lograr ganancias. Actualmente Estonia es miembro de la UE y de la OTAN, su deuda pública es casi inexistente, y su nivel de vida y económico están por encima del tan cacareado modelo socialistoide escandinavo de sus vecinos; además al haber dejado quebrar en su debido momento a los bancos controlados por la mafia, Estonia ha podido superar fácilmente las crisis pasadas, y su modelo ha sido copiado por otros países del antiguo bloque socialista, incluida Rusia.

Como cualquier otro mandatario, Mart Laar no estuvo exento de escándalos, pero aún es una figura respetada en su país. Cuando empezó a implementar sus políticas económicas, sus asesores dijeron que éstas eran imposibles, que eran como intentar caminar sobre el agua, pero el balance actual de su gestión ha sido “se puede caminar sobre el agua”. En definitiva, para mi Mart Laar entró a mi “Liga de Campeones del Conservadurismo” junto con Reagan, Thatcher y Kohl. Es mucho de lo que podemos aprender de Estonia, el actual “Tigre del Báltico”, trabajando y dejando trabajar, y teniendo confianza en la gente, es el camino al bienestar y a la prosperidad. Es triste que no podamos emular sus medidas al tener que gastar nuestros recursos y energías en mantener a raya a un grupo armado, que así sea de dientes para afuera, quiere imponernos la miseria que Estonia vivió durante 50 años.

Para más información: Mart Laar

lunes, 4 de enero de 2010

El monopolio del mínimo

Empieza el año y lo único que parece digno de mencionarse en las cadenas noticiosas, aparte de los recuentos del año anterior y las predicciones para el actual, es el nuevo monto del salario mínimo, las alzas en varios de los precios de los productos cotidianos, y la relación entre estos dos factores.

Yo soy de los que piensa en erradicar el salario mínimo al parecerme otra traba en la contratación, lo que degenera en menos puestos disponibles y en informalidad; pero soy consciente que esta medida no es viable mientras la gente no sea en realidad libre de elegir el trabajo en el cual quiera desempeñarse. Esta falta de libertad normalmente es atribuida a los monopolios y es cierto, pero se piensa únicamente en los monopolios de las empresas, aquellos que en el imaginario colectivo dirige un señor de sacoleva, sombrero de copa y monóculo; no se tienen en cuenta la protección que el gobierno da estos y sus propios monopolios, y además un tercer grupo monopolista que no ayuda mucho a la situación, pero del que pocos hablan.

Durante los últimos años de la revolución industrial, hubo una percepción generalizada de una concentración de riquezas en unos pocos, y que además éstos sometían a sus trabajadores a jornadas extenuantes y mal pagadas. Fue así como surgieron los sindicatos, los cuales en su idea original son benéficos y necesarios, ya que es supremamente útil que exista un ente que medie entre los trabajadores y la dirigencia de la empresa, al ser ambas partes las que mejor saben como funciona ésta, y las que pueden hacer que sea exitosa, lo que beneficia a todos. Sin embargo, se ha vuelto incomprensible e inaceptable es que sindicatos de distintas empresas se alíen entre si, que obliguen a los trabajadores a unirse a estos así no quieran, y que sean utilizados como plataforma política. Incluso si ofrecen el mismo producto las empresas son distintas entre si, entonces uno se pregunta por qué los sindicatos exigen las mismas condiciones para todos los trabajadores de un mismo gremio, de hecho lo que han logrado es quebrar empresas pequeñas que no pueden cumplir sus demandas, haciendo que las grandes al no tener competencia alguna se conviertan a medida que pasa el tiempo en un monopolio.

Es difícil defender a los sindicatos en estos tiempos cuando éstos se han encargado de crear más problemas que solucionarlos, y aun más cuando dan la impresión de que es más lo que pelean que lo que trabajan; es más, pelean por cosas que no tienen nada que ver con las respectivas empresas donde laboran, y la mayoría de éstas a causa de ello prestan unos servicios terribles. El mal sabor de boca que dejan estas instituciones es que incluso llegan a aliarse con grupos violentos con tal de lograr sus desmedidos propósitos. Es claro, y hasta obvio, que toda persona merece un trato justo por las labores que desempeña, pero justicia no significa pasar por encima de los demás en beneficio propio o esperar que las cosas se den por si solas. Es por esto que hemos llegado a que la gente mida sus habilidades con un salario mínimo impuesto por el gobierno, y no uno negociado por ellos mismos.

domingo, 3 de enero de 2010

¿Liberal o Liberal?

Es común cuando se habla de política con personas no muy interesadas en el tema, que éstas se definan a si mismas como “liberales” ¿Pero exactamente qué quieren decir con esto? Generalmente este término se usa vagamente para decir que esa persona se adhiere a la idea de “vive y deja vivir”, y no a un conjunto de ideas políticas definidas. De ser así, mucha gente se encontraría en un enredo el cual no es fácil desenmarañar, ya que entre “liberales” existe una pugna que más parece entre fanáticos de una tribu urbana clamando ser los verdaderos y originales, que una discusión entre distintas tendencias o corrientes dentro de una ideología.

Empecemos porque el nombre completo del sistema político que tenemos es Democracia Liberal, ya sea ésta representativa o parlamentaria. Esto se debe a que en su incepción se trataba de romper con los antiguos regímenes totalitarios y aristocráticos, y suplantarlos con sistemas de pesos y contrapesos, igualdad ante la ley, el estado de derecho, y donde lo que primara fuese el individuo y no un linaje. Entre los grandes filósofos de la era de la Ilustración, John Locke es considerado el padre de este concepto con la frase de su libro Dos Tratados de Gobierno: “Nadie debe lastimar a otro en su vida, salud, libertad o posesiones”. Hay que mirar detenidamente esta frase en cuanto a las posesiones, ya que fueron precisamente estas ideas el germen de la economía de libre mercado o capitalismo, al considerarse que las personas sólo pueden ser libres si tienen total control sobre sus propiedades físicas. Es por eso que al retornar este tipo de medidas económicas en la década de 1980, se habló de neoliberalismo; medidas que implementaron primordialmente partidos de la derecha, pero me adelanto un poco.

Entrado el siglo XIX, dadas las diferencias creadas por el libre mercado se pensó que las personas debían ser liberadas de cosas como el deseo o la envidia (créanme, me han dado estos argumentos), y basados en las ideas de Thomas H. Green y una manita de Marx, se empezó a hablar de justicia y derechos sociales. Vemos entonces por qué particularmente en el continente americano al hablar de liberalismo político se piensa en socialdemocracia o el mal llamado progresivismo, es decir, un gran estado proveedor. Desde la Guerra de los Mil Días los líderes del Partido Liberal Colombiano han mostrado proclividad hacia las tendencias de izquierda, empezando con Rafael Uribe Uribe y Benjamín Herrera, pasando por Jorge Eliecer Gaitán y llegando a Ernesto Samper. Pueda que gestiones como la de César Gaviria nos hayan recordado al liberalismo de antaño, así haya sido para adaptarse al movimiento internacional, pero desde ese entonces el Partido Liberal ha tenido un corte populista, y ha estado suscrito a Socialista Internacional.

Cada vez que en una de mis columnas hago un ataque al liberalismo, o acuso algo de ser liberal, me refiero al liberalismo que expuse en el párrafo anterior. Con toda honestidad, cuando empecé a involucrarme activamente en política me sentí muy identificado con las ideas del liberalismo clásico, y es por eso que en mis enlaces se encuentran las palabras “liberal” o “libertarian”, ya que así se hacen llamar los seguidores de estas ideas en Estados Unidos. Fue luego con el tiempo que caí en cuenta que se necesita un orden para llevar a cabo estas ideas y evitar otro desastre como el Olimpo Radical; la libertad individual conlleva responsabilidades, y precisamente lo que se debe conservar son estos principios que penden de un hilo con tanto populismo que lleva indefectiblemente a un totalitarismo. Si es por poner calificativos, yo vendría siendo un liberal-conservador, que es casi que la base fundamental de la mayoría de partidos conservadores modernos, precisamente por las premisas que expongo.

A diferencia de otros países, en Hispanoamérica y en particular en Colombia, aquellos que se suscriben a las ideas liberales clásicas, aun insisten en llamarse a si mismos liberales, a pesar de que en sus artículos ensalzan a grandes personajes conservadores como Ronald Reagan, Margaret Thatcher, Barry Goldwater, e incluso Edmund Burke, el padre del conservadurismo; además no buscan a sus aliados naturales como lo hace el partido FDP en Alemania, o la bancada libertaria del Partido Republicano en EEUU, es más, ni siquiera tienen representación política en nuestro país. Yo me resisto a usar el término liberal no sólo por la connotación actual, sino porque me parece un término nostálgico, cursi y prostituido. Pero tengo en cuenta lo que bien dijo el mismo Reagan: "I believe the very heart and soul of conservatism is libertarianism."



Quiero dedicar este artículo a la familia Pardo Gibson.