Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Mi encuentro con uno de los campeones

Una anécdota que me contaron en uno de los cursos de física que tomé en mis fallidos estudios de ingeniería, la cual no sé si es cierta, cuenta como Albert Einstein en una de las muchas conferencias a las que asistió estaba en un carro camino a esta con su anfitrión. Einstein notaba como éste sacaba una libreta cada tanto y hacia unas anotaciones, y después de verlo hacer esto le preguntó: “¿qué es lo que anota en esa libreta?”, a lo que el anfitrión le respondió: “Cada vez que se me viene una idea a la mente yo la anoto y así no se me olvida ¿usted no hace lo mismo?”. La respuesta de Einstein fue fulminante: “¡Es que yo sólo he tenido una idea!”

Algunos podrían llamar a esta actitud terquedad si no fuera porque como bien sabemos, Einstein desarrolló su idea única. Esa fue la impresión que me llevé hoy cuando tuve la oportunidad de asistir a una conferencia dictada por el mismísimo José María Aznar, quien estaba de pasó aquí en Colombia. Si para empezar tenía yo una buena impresión de él y de su gestión en la Presidencia de España, que luego se ahondaría al leer su libro “Cartas a un joven español”, hoy ratifiqué mi admiración por este campeón del conservadurismo, quien ha sabido mantenerse en una idea y desarrollarla de forma exitosa.

El libro en cuestión no es una gran obra, pero explica de forma sencilla los ideales que inspiran a este blog, y es una lectura recomendada para aquellos que se enfrentan por primera vez a estos temas, pero no están dispuestos a enfrentarse a una lectura densa, además de tener una excelente bibliografía para aquellos que sí quieran profundizar sobre estos temas. Y en su discurso, que no duró más de media hora, mostró consistencia con lo que describe en su escrito y lo que fue su paso por el gobierno español; y a pesar de la corta duración, logró dejar en claro su mensaje, sin necesidad de adornos o retórica confusa.

Aunque por motivos obvios, la conferencia iba dirigida a los españoles que residen en Bogotá y tocó temas coyunturales de la nación ibérica. Precisamente apoyado en su gestión, una vez más dejó en claro cuáles son las políticas que funcionan como un buen balance fiscal y bajos impuestos, y las actitudes que deben tomarse para que sean realmente efectivas: la libertad real, la disciplina, la confianza, la institucionalidad fuerte, y una verdadera pluralidad que está cobijada bajo una integración nacional. Y como hemos visto en los últimos ocho años, Zapatero ha hecho todo lo contrario y le ha dado un duro reversazo a los avances que había logrado España desde la transición a la democracia, y todo parece indicar que se le avecina una crisis. Pero aunque su discurso fue dirigido principalmente hacia los españoles, creo que ahí hay elementos claves de los cuales podemos aprender.

Y algo más que encuentro muy valioso en Aznar, es su ausencia de personalismo. En todo momento recordó la labor de su partido, y el peso que tiene la historia de su país. Por eso al final no evité pedirle que me autografiara mi copia de su libro, y como la “fan enamorada” que soy, me tomé una foto con él (la que muestro fue tomada desde mi celular). Definitivamente, uno de los grandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada