Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Las eventualidades del invierno

Los hechos muestran que estamos pasando por uno de los peores inviernos, y hasta tal vez el peor, de los que se han visto en este país. No es momento para echar culpas y además atribuírselas todas al rival como hace el Gorila Rojo en el vecino país. De hecho, no debería este mandatario en particular acercarse demasiado a la candela con semejante rabo de paja, ya vimos con los terremotos de principio de año que economía ayudó una recuperación rápida, y cual ahora tiene que lidiar con un brote de cólera. Pero como dije, no se trata de eso, sino de hacer una breve reflexión de las fallas que se han tenido, y mirar posibles mejoras que se pueden hacer.

Voy a obviar a aquellos avivatos que suelen instalar sus viviendas en zonas de alto riesgo para así cobrar en cada oportunidad una indemnización al Estado, porque claramente los desbordamientos y aludes han afectado zonas que se consideraban seguras, o medianamente seguras, y éstos son sólo un pequeño porcentaje de la población afectada. Además, un desastre puede afectar a cualquiera.

Algo que sí es muy claro, es que hemos tenido un escaso conocimiento de nuestro territorio, y por ende, un muy mal manejo de éste. En un terreno tan complicado con tres cordilleras y una cuenca hidrográfica tan rica, las cuales desde la primaria nos meten la idea de que son grandes ventajas y más parecen desventajas, es increíble que no hayamos logrado aceptar el reto que tenemos en frente. Si bien en un principio logramos tener a algunos mejores ingenieros civiles de Suramérica, los cuales lograron abrirse paso por las montañas para hacer carreteras, y logrando grandes obras de ingeniería como el viaducto de Pereira; hemos visto que a pesar de la cacareada tradición en ingeniería civil, es poco lo que vemos de siquiera la efectividad de estas obras. Y hay que tener en cuenta el mal manejo que se le ha dado al Río Magdalena desde tiempo atrás, y ahora vemos las nefastas consecuencias.

Por supuesto gran parte de esta falla se debe a nuestra siempre presente y rimbombante corrupción, tanto en la esfera pública como en la privada, nomás miren el caso Nule por poner un ejemplo. Con todos los recursos que se tumban del erario, ahí hay suficiente dinero para hacer buenas inversiones en infraestructura, y con estas, incentivar a nuestros ingenieros a pensar en mejores soluciones, y de paso más duraderas. No se esperará tampoco que gente que ha dedicado estudios, esfuerzos y recursos no reciba nada a cambio por sus habilidades, luego se extrañan que tengamos una fuga de cerebros hacia el extranjero.

Y hablando de extranjero, se contempla la posibilidad de traer a ingenieros holandeses para ayudar a arreglar los desastres causados por el invierno severo, no por nada son los mejores ingenieros hidráulicos del mundo, y lo son porque precisamente han enfrentado los retos geográficos de su país. Ahora bien, habrá que ver el costo de traer a dichos ingenieros, y teniendo en cuenta que mucho del erario se desaparece de forma “mágica”, habrá que ver las medidas que se tomen para recaudar tales fondos. Pero considero que no sólo deben venir a arreglar los problemas causados por las fuertes lluvias, y aquí es más iniciativa de las universidades que del mismo gobierno, sino se debe aprovechar la entrada de estos profesionales para dejar las bases de un buen adiestramiento a nuestros propios ingenieros.

El problema de fondo de esto, y es el segundo aspecto que quiero destacar en cuanto a la poca prevención de desastres naturales en nuestro país, es la falta de planeación en Colombia. Como hemos visto varias veces ya, nosotros tenemos un gobierno en gerundio donde ahí se va mirando, luego se va haciendo, para ir siempre tapando huecos. Así vengan estos señores neerlandeses ¿quién hará el mantenimiento a dichos arreglos? Además de ello, por estar resolviendo todas estas calamidades lo más probable es que se vaya a descuidar el hecho que los fenómenos climáticos son cíclicos, y en este orden de ideas todo apunta a que luego vendrá una fuerte sequía ¿estamos preparados para afrontarla? ¿Qué otros “huecos” tendremos que tapar en un par de años?

No creo honestamente que este vaya a ser el gobierno donde se den los primeros pasos para resolver estas falencias, pero si vemos que se encontró la excusa para que se dé el primer Estado de Excepción, al no haber gobierno que por lo menos lo proponga. Por lo pronto me aventuro a decir que por lo menos en Bogotá cada lluvia que venga será tomada como si nunca lloviese en esta ciudad, y por lo tanto va a colapsar una vez más. Ni me quiero imaginar en las demás regiones del país. Son eventos como los actuales los que nos ponen a pensar que efectivamente tenemos que dejar el inmediatismo y empezar a pensar a más largo plazo, y que mejor momento para empezar que ahora mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada