Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Economía constitucional

Hoy me percaté de una de esas noticias que suelen pasar de largo, o más bien, por debajo del radar del lector promedio, esto debido a que los medios masivos no le dan tanto bombo. Como es usual en todo gobierno colombiano, éste va a buscar declarar por lo menos una vez dentro de su transcurso un Estado de Excepción, que como vimos el desastre invernal le proveyó esa oportunidad, y además va a intentar modificar la Constitución. La noticia en cuestión es que el Acto Legislativo 016 de 2010 ya pasó el segundo debate en plenaria del Senado el día de ayer. Dicho proyecto de ley busca reformar principalmente el Artículo 334, como también los Artículos 339 y 346, y se le conoce como el Proyecto de Sostenibilidad Fiscal, y aquellos que quieran revisarlo pueden hacerlo aquí.

El que se reforme, o intente reformar, nuestra obesa y bienintencionada Constitución cada cuatro años casi que lleva a cualquiera a utilizar el cliché de no saber que pensar al respecto, pero en realidad deja mucho que pensar. Lo primero, tomando en cuenta a Ferdinand Lasalle, es que la Constitución de 1991 no es más que un constitución de papel al no reflejar a los Factores Reales de Poder en nuestro país, o dicho en palabras llanas, no está ajustada a la realidad. Podría extenderme en este punto, pero por ahora me enfocaré en al Artículo en cuestión.

Comparando por encima con otras constituciones, es de notar que aquellas de países en desarrollo contengan la necesidad de que el gobierno establezca un presupuesto y un plan de desarrollo, en nuestra constitución eso está consagrado en el Título XII. Colombia le da un nuevo giro a esto con el Artículo 334, el cual faculta al Estado a intervenir la economía cuando lo considere necesario y como aquel que debe dirigirla, lo cual va en contravía con el Artículo anterior el cual consagra la “libertad económica”. Es decir, ya quedó establecido constitucionalmente que el keynesianismo es el modelo económico a seguir, desvirtuando de paso la libertad de elección de los ciudadanos por un modelo o proyecto distinto. De razón nadie se fija en las propuestas económicas de los candidatos durante las elecciones, y así mismo se diga que a la hora del té da lo mismo votar por uno o el otro.

Teniendo esto en cuenta, se podría decir que un Acto Legislativo que reforme tan temible Artículo es algo positivo, más teniendo en cuenta que la Sostenibilidad Fiscal a la que se aduce no es más que una medida de austeridad, es decir, que el gobierno no se gaste lo que no se tiene. En primera medida es un alivio que se tomen cartas en el asunto del gasto público, porque si algo han demostrado las crisis económicas recientes, como las de Grecia o Irlanda, es que la economía no funciona si se gasta a manos llenas, ya que esto crea las tan mentadas burbujas. Y aunque aún soy algo escéptico de la figura de un banco central, es de notar que en Colombia ha logrado evitar hiperinflaciones o altas deudas como ha sucedido en países vecinos. La contracara de esto, es que esta austeridad sea la excusa que tenga el gobierno para clavarnos más impuestos y control gubernamental para llevar a cabo los “grandes” proyectos sociales que se pretenden desde la firma de la susodicha constitución, de hecho, ya se contempla la posibilidad de nuevos impuestos para atender el desastre (una vez más insisto en que si no se tumbaran la plata, ahí habría dinero suficiente para cubrir esta tragedia y hasta sobra). Entonces no es bueno regocijarse del todo por esta medida, hay que ver que manejo se le da de llegar a pasar.

Por supuesto ya empezó la controversia, principalmente la izquierda colombiana representada en el Senado por el Polo, el Partido Verde y el Partido Liberal, que como bien dice el enlace anterior parecen pensar que el gobierno tiene fondos ilimitados para cubrir todos sus proyectos. Es este tipo de gente la que cree que todo se arregla imprimiendo más billetes, sin tener en cuenta que precisamente eso es lo que causa inflación. Pero además de eso, me parece muy curioso que en este gobierno de “Unidad Nacional”, donde algunos pensamos que más parece el resurgimiento y reconsolidación del liberalismo colombiano, sobre todo teniendo en cuenta las peleas con el conservadurismo; ahora vemos que también le saca la piedra al Partido Liberal. Vuelvo a mi conclusión que este tipo de uniones que pretenden ser un centrismo que deja contentos a todos, sólo logran quedar mal con todos e intensificar las peleas.

Aun es todavía muy pronto para ver los verdaderos motivos y alcances de este Acto Legislativo, más teniendo en cuenta que todavía tiene seis debates por delante. Pero ya con un solo movimiento han quedado al descubierto muchos de los vacíos e irregularidades tanto de la Constitución del 91, como de la gestión gubernamental. Espero que de ser aprobada, dicha medida sea utilizada para el bien de los colombianos, y no otro medio de para llevarnos al corporatismo que siempre ha estado a tientas queriendo imponerse en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario