Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Del frío norte.

En una de las muchas reuniones que se dan durante esta temporada tuve la buena fortuna de encontrarme con una pareja de amigos colombo-suecos (él es sueco, ella colombiana), quienes infortunadamente adolecen del mal de mi generación de no querer estar pendientes de la política, pero a pesar de ello, nuestras conversaciones suelen girar en torno a la historia y la cultura de los países donde procedemos y hemos vivido, haciendo que una cosa lleve a la otra y se termine inevitablemente hablando de política. Como sabe todo aquel que se interese aunque sea de forma mínima por la política, todo el mundo así se considere a sí mismo “apolítico” tiene una opinión, y en este caso los resultados son sorprendentes.

Escandinavia es un lugar curioso, famoso por sus muebles y celulares, por haber sido el hogar de las antiguas tribus vikingas, sus largos inviernos, y así mismo la “frialdad” de sus habitantes. Leyendo a politólogos que tratan el tema de los partidos políticos como Duverger o Sartori, uno encuentra que en estos países las cosas suelen suceder al contrario, mientras que en el resto de Europa los seguidores del Antiguo Régimen se encontraban en su mayoría en el campo, y los adeptos de las ideas liberales en las ciudades, en estos países se dio todo lo contrario, y en realidad la primera dualidad no se dio tanto por ideas como tal sino fue más urbe vs agro. Eventualmente cada partido se dividió en una facción de derecha y otra de izquierda, y en estas divisiones se llegó al multipartidismo actual. Es por ello que hasta el día de hoy los partidos agrarios tienen un fuerte peso en Escandinavia.

Y algo por lo que también es famosa esta región del planeta es una visión utópica, particularmente entre aquellos que se hacen llamar progresistas, basada en el sistema mixto entre capitalismo y socialismo de esos países, y donde todos gozan de bienestar, salud, seguro de desempleo, educación y demás beneficios todos pagados por el Estado. Lo que no le cuentan a uno es la alta cantidad de impuestos que se deben pagar en estos países, tanto así, que ya existe el dicho que “aquí el que gana más, gana menos”. Tal vez Hayek fue apresurado al asegurar que los países escandinavos terminarían siendo estados totalitarios, pero Thatcher acertó en señalar que la economía de dichos países se está estancando.

Además de ello, el tan celebrado seguro social sueco puede ser a larga un dolor de cabeza. Contaba mi amigo como su hermano luego de la universidad no lograba encontrar trabajo y fue a pedir su seguro social el cual le fue denegado y básicamente le dijeron “¿para qué se puso a estudiar?”. Por otro lado sé de gente que migra a estos países con la fina intención de recibir estos beneficios, de hecho conozco a alguien que logró que el Estado Sueco le mantuviese su banda de rock (tremendo rebelde subsidiado por el Estado), y hasta donde tengo entendido, no son pocos los que hacen maniobras como esta. También supe que en algunos eventos públicos no se toca el himno nacional porque “algunos de los asistentes no hablan sueco” (¿al fin y al cabo en qué país están?). No por nada, son casos como estos lo que hace que broten sentimientos xenófobos entre los escandinavos, cosa que puede llevar a extremos violentos inexcusables, pero no se extrañen porque el partido Demócratas Suecos (Sverigedemokraterna), con un programa de un nacionalismo extremo y que está rodeado de escándalos, ganó 20 escaños en el Riksdag en las elecciones pasadas.

Y ya que vuelvo al tema de los partidos, creo que sobra aclarar que en mis investigaciones sobre este país  que busqué cual era el partido más afín con este blog. Ese sería el caso del partido Moderado (Moderaterna), que en sus inicios a principios de siglo XX fue uno de los partidos urbanos de corte tradicionalista, pero en los años 20 se acogió a los principios de la nueva derecha liberal-conservadora. Vale anotar que a pesar de no haber tenido mayores éxitos durante el siglo pasado, dada la dominación del partido Socialdemócrata (Socialdemokraterna), durante la década del 40 cuando eran el Partido de la Derecha (Högerpartiet), su publicidad (la imagen a la derecha) mencionaba como el comunismo y el nazismo tenían el mismo espíritu y eran hostiles a la sociedad, argumento certero que no ha cambiado en todos estos años. Eso sí, durante el largo periodo socialdemócrata, los moderados siempre advirtieron de los riesgos de una economía centralizada y el aumento desmedido de impuestos.

Desde 2006 son gobierno con Fredrik Reinfeldt a la cabeza, siendo este el gobierno más popular de este partido. Lo curioso es que se dice que con Reinfeldt el partido tiende ahora más al centro, al abandonar la vieja crítica al Estado de Bienestar, la cual dio avances en el gobierno de Carl Bildt a inicios de los 90 pero fue frenada por los electores debido al radicalismo de Bo Lundgren, y más bien mirar como afinarlo y hacerlo funcionar mejor. Me llama particularmente la atención el hecho que Reinfeldt continua con las políticas de su partido de cortar impuestos, pero en vez de cortar por lo alto corta por lo bajo además de ir quitando de a pocos el seguro a desempleo para así hacer que la gente salga a buscar trabajo. Esta medida me parece que es conservadora en el sentido en que no pretende hacer cambios radicales sino hacerlo poco a poco, además de hacer que la gente se haga responsable de sí misma, y de llegar a funcionar podría llevar a mayor liberalización a un paso temperado. Esperemos a ver los resultados.

Fue mucho lo que se habló en esa reunión como para resumirlo en unas cuantas líneas de un artículo en línea, pero gracias a ella se me despertó aun más mi curiosidad latente por ese país, el cual si bien tiene cosas buenas, aquellas que lo hacen vender como un “paraíso terrenal” son en realidad medidas que a largo plazo pueden ser muy nocivas. En otros apartes comentaré sobre Dinamarca y Noruega (habiendo ya hablado sobre Islandia), hasta entonces, no se dejen congelar.

1 comentario: