Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Mirando las elecciones gringas

Finalmente no pasó. Luego de mucho bombo y carambombo, la propuesta 19 de California con la cual se quería legalizar el consumo de marihuana, finalmente no pasó. Y no es que la bulla alrededor fuese como tantas veces algo inane, y una forma de los medios de llamar la atención, la legalización de una droga, aun cuando sea “suave” o “blanda”, en uno de los estados de la unión hubiese tenido fuertes repercusiones en nuestra región en más de un aspecto. Y a pesar de esta negativa, el tema es aún vigente, principalmente porque ya se oye ruido de que la iniciativa no  termina ahí.

Lo primero a considerar es que era apenas obvio que dicha iniciativa se presentara en California, como tampoco sorprende mucho que se haya caído. California puede fácilmente ser el estado más contrastado de todo Estados Unidos. La legendaria “última frontera”, la tierra de las celebridades, donde hace sol todo el año, los hippies se reúnen en Hagiht-Ashbury en San Francisco, donde hay políticos abiertamente homosexuales, y algunos políticos son también celebridades. La tierra de los bloods, los crips y las maras centroamericanas; el nacimiento del hardcore; de los asesinatos de Manson, Ramírez y otros asesinos en serie; y donde un referendo aprobó el matrimonio homosexual, para revocarlo después de la primera unión. Estado importante al ser el que más puestos tiene en el colegio electoral (55), y donde a pesar de ser considerado bastión demócrata, se impulsó la carrera del presidente más conservador, Ronald Reagan. Por eso no sorprende que el último referendo no haya pasado.

Mi primera reacción cuando supe de la iniciativa fue esperar que se diera. Sigo firme en mi discurso al respecto, sobre el cual hace un exclente comentario Alfredo Rangel en su última columna (columnista con quien siento cierta afinidad, a pesar de su irredento uribismo):

“La libertad personal del individuo es intocable y llega hasta donde empieza la libertad y los derechos del otro, garantizados por la ley. En una democracia liberal el Estado no tiene ningún derecho a meterse en la vida privada de las personas, ni a tratar como infantes o minusválidos mentales a personas adultas y autónomas, a ciudadanos con capacidad de autodeterminación. El Estado no tiene ningún derecho a tutelar y castigar a un adulto libre por lo que haga o deje de hacer en su vida privada y con su propio cuerpo, que pertenece solamente a él, y no al Estado. Tampoco tiene derecho a proteger a un individuo de sí mismo, ni a establecer estándares de moral, ni de vida íntima virtuosa.”

Ahora bien, también está el plano económico, precisamente lo que hace lucrativo al narcotráfico es su carácter ilegal, y ahora la prensa hipócrita si trae a colación los aportes de lumbreras como Milton Friedman o Álvaro Gómez, quienes ya habían advertido sobre este problema antes que se saliera de proporción. Particularmente Gómez, quien advirtió en un discurso recopilado en su ideario (y publicado por dicha prensa) que el costo institucional de mantener la droga ilegal sería muchísimo mayor que el costo social, discurso pronunciado cuando los grandes carteles  empezaron a hacer su aparición en nuestra vida política. E infortunadamente su vaticinio fue cierto.

Ahora bien, no creo que de haberse legalizado la marihuana en California se detuviese a los grandes carteles de la droga que ahora abundan en México, pero se abastecen en nuestro país. Por lo menos hasta donde tengo entendido ellos dejaron de comerciar con marihuana hace rato, y comercian con drogas duras como cocaína y heroína. De hecho es en California donde se produce ampliamente esta hierba, y según dicen las malas lenguas, la de mejor calidad. Además, ahora que Obama logró pasar su medicina socializada, el incremento acelerado que suele darse luego de la legalización de un producto bien podría volverse un lastre para el erario y generar más controversias, ya que nadie querrá pagar las cuentas de unos drogadictos, que admitámoslo, en su mayoría no saben cuidar de sí mismos.

Aún así, me queda la sensación de que se perdió una oportunidad para pasar de la conjetura al hecho concreto.

Por otro lado, me encuentro muy feliz por la victoria republicana en las elecciones de ayer, además que se logró el cometido que era tomarse la Casa de Representantes. Esta victoria es importante porque es precisamente esta cámara por donde tienen que aprobarse la legislación federal, en particular aquellas que tienen que ver con materia fiscal, que es la naturaleza de la mayoría de medidas que ambiciona Obama, quien ahora tendrá que aprender a gobernar con un cuerpo legislativo en contra. Esto será bien interesante de observar, al ser haber llegado varios candidatos de la facción libertaria, y se espera que cumplan con las propuestas pronunciadas y apoyadas por los “Tea Parties”, para frenar los desmadres económicos que vienen desde Bush Jr. y Obama ha querido perpetuar, poniendo al gobierno federal por encima de los estados. Tienen una responsabilidad grande para demostrar cuál es la verdadera vía que se debe seguir, y espero que cumplan con las expectativas.

Otra razón por la cual era más la Casa de Representantes que el Senado el blanco principal de estas elecciones, es porque se necesita desde ya buscar por todos los medios el que Obama no repita presidencia. Por eso, además de tener que hacer un excelente trabajo por las razones aludidas anteriormente, y consolidar una buena fuerza republicana para 2012; la Casa tiene por responsabilidad elegir al nuevo presidente si en el Colegio Electoral ningún candidato gana por mayoría absoluta. Es cuestión de atacar por todos los flancos.

Finalmente la ciudadanía gringa le mostró a su actual presidente que la imagen no lo es todo en la política, y ésta sólo tiene gran relevancia durante las elecciones. Las posturas arrogantes de Obama y sus esbirros como Pelosi y Reid, quienes en su “inmaculada sapiencia” creen saber mejor que la misma ciudadanía lo que es bueno o no para ella, finalmente encontrarán un alto a sus pretensiones. Enhorabuena al partido republicano, y sólo espero que no desperdicien esta oportunidad dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada