Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Mi partido y yo

Un recurso frecuentemente desaprovechado en las instituciones educativas son los mismos profesores. Muchas veces los estudiantes nos limitamos a conformarnos con lo que dicen los profesores en clase, y ni nos tomamos la molestia de preguntarles, consultarles, controvertirles, e incluso enfrentarles. Pueda que algunos sean empleados mediocres, pero varios de ellos están en ese lugar precisamente porque tienen un amplio conocimiento y experiencia en la materia que manejan, y una buena forma de aprender y sentar una posición, es acercarse a ellos. Por eso, dispuesto a no quedarme como un analfabeto útil, aproveché cierto evento reciente para finalmente enfrentar a uno de mis profesores.

Hace poco el presidente saliente del Partido Conservador Fernando Araujo concedió una entrevista, donde quedé algo sorprendido con sus respuestas, de las cuales voy a citar dos:

(Sobre las ideas conservadoras) “…iniciativas típicamente conservadoras basadas en la existencia de un Estado ceñido a la Constitución, pero pequeño, eficiente y firme. Un Estado que promueva el desarrollo de la iniciativa privada y las políticas de seguridad democrática.”

(Sobre el uribismo) “siempre hay algunos, que los periodistas llaman "furibistas", que tienen ese tipo de propuestas y que difieren de los conservadores que somos más institucionales...”

Estas dos declaraciones, principalmente la primera, fueron realmente un sacudón para mí, más teniendo en cuenta que son las ideas que precisamente yo he defendido, y defiendo en este blog. Y que son precisamente esas ideas sobre estado pequeño pero fuerte y defensa a la propiedad privada las que me llevaron a un choque con un profesor, que luego ratificó mi posición como el conservador orejano. Sumado a eso, algo en lo que he sido muy crítico con mi partido ha sido esa fuerte adhesión a Uribe, que si bien en algunos aspectos ha impulsado ideas conservadoras, por lo menos tuvo varias intentonas de echar al traste con la institucionalidad colombiana, y permanecer indefinidamente en el poder.

Por esta razón, decidí a acercarme a Álvaro Rendón, un profesor con mucha mayor jerarquía y tradición dentro del partido que el profesor de la semana pasada, quien de hecho fue el secretario general del partido durante el resurgimiento de éste bajo la presidencia de Holguín Sardi, y enfrentarlo con el artículo para de una vez tener clara mi permanencia dentro de éste, o si más bien sería mejor que quedara yo como un ermitaño político. Yo puse las cartas sobre la mesa frente a él, y una vez más argumenté mi influencia anglo-sajona tanto familiar como intelectual en mi posición política, y como no me siento cómodo con los movimientos carlistas y/o cuasi-fascistas dentro de éste, para así poder dejar en claro el interrogante anterior.

El profesor, una persona de gran paciencia y que sabe escuchar, tomó en cuenta mis apreciaciones y tuvimos una edificante discusión, o por lo menos para mí.  Lo primero que anotó el profesor fue el hecho que la entrevista se tomó dos páginas de publicación impresa, cuando antes el partido apenas salía en los confidenciales. Acto seguido, me manifestó sobre su labor junto con Holguín para recuperar al Partido Conservador, el cual en ese entonces era un ancianato anquilosado, el cual se dedicaba exclusivamente a hacer actas y tenía olvidados a sus electores. Por su relato, pude concluir que gracias al trabajo hecho por ellos dos y sus colaboradores, fue que los godos recuperaron fuerza en el ámbito político del país, y de cuyo trabajo aun quedan secuelas, al ser ahora en el segundo partido en el congreso, y finalmente haber mandado un candidato presidencial (así fuera Noemí).

Luego de eso, me preguntó si me era familiar el manifiesto original de Ospina & Caro de 1849, y le recordé que no sólo lo había reseñado en el blog, sino que se lo incluí en el trabajo que le presenté sobre los partidos políticos. Además de ese manifiesto, el cual insisto va muy en línea con mi concepción de lo que son los valores conservadores, le comenté al profesor que fue gracias al Ideario de Álvaro Gómez que decidí militar en el partido azul, por las mismas razones por las cuales he citado al manifiesto azul.

Habiendo dicho esto al profesor Rendón, él me confirmó que si bien mis ideales y principios responden a una tendencia particular, esta no se aleja de los principios conservadores, de hecho es algo que enriquece al partido (cosa que yo he creído desde un principio). Si bien se admitió que se sufre de caciquismo y demás males de nuestra política dentro del partido, es de notar que éste bajo la batuta de Holguín le dijo a Uribe que el apoyo lo recibiría de éste mientras se apegara a las instituciones, pero si seguía con su cuento de cerrar el congreso y demás aspiraciones dictatoriales, serían los azules los primeros en pasarle factura. Además, no soy el único azul que ve a Uribe como un semidios (cosa que es un alivio). Por lo tanto, los ideales están, es cuestión de hacerlos valer.

La cuestión del partido ahora es como bien ahora reza el título de la entrevista: se necesitan líderes. La mejor forma de lograr un partido fuerte, y que cumpla con sus votantes, es trabajando desde adentro. Así que siguiendo con la metáfora de Wolverine, parece que encontré a mi Profesor X. Es por eso, que más que quitarme de en medio lo cual sería muy fácil y débil, sentí un impulso para seguir con mi labor como representante de una tendencia conservadora en nuestro país, buscando más enriquecer que fragmentar, pero sin perder ni olvidar el espíritu orejano que he construido y me ha caracterizado.

2 comentarios:

  1. La pregunta que viene a colación es ¿como el partido conservador con trayectoria filosófica, ideológica y política en el paí, cae en manos de un movimiento uribista que fundamenta todo en un programa de seguridad democrática? .Ahora doy paso a una reflexión, se mueren los ideólogos y se mueren los partidos, se murió Alfonso López y se murió el partido liberal; asesinaron a Álvaro Gómez y se murió el partido conservador me atrevo a pensar que las ideologías son más un tema personal que filosófico esto quiere decir que más adelante se morirá el señor Uribe y por lo tanto morirá el uribismo.

    Rodrigo Martínez.

    ResponderEliminar
  2. Rodrigo: Es algo que se ha venido diciendo por este medio, el uribismo depende exclusivamente de la figura del Ubérrimo. Precisamente algo en lo que a los partidos les ha faltado disciplina (entre muchas cosas) es en mantener una coherencia ideológica y dar continuidad a los aportes de los grandes pensadores. Pero eso no quiere decir que uno tenga que esperar sentado a que nazca un nuevo pensador.

    ResponderEliminar