Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

jueves, 21 de octubre de 2010

Se acabaron las vacaciones

Aquello que nuestros mediocres medios de comunicación llaman “Luna de Miel” se acabó, y con ella nuestras vacaciones políticas luego de las elecciones. Ya el presidente Santos lleva más de tres meses en el cargo, y a unos pocos días del recuento de los “100 primeros días”, salen a flote cualquier cantidad de cosas, entre esas el que ya Uribe y sus seguidores no se muestran ya muy contentos con la labor de su sucesor y supuesto ungido. Así mismo, ya el otro año tenemos elecciones para alcaldes, concejales, y JAL en varias ciudades y municipios, y ya se oye el crujir, pero no de dientes sino de las fichas de ajedrez.

Principalmente esto significa que por fin tenemos los bogotanos una nueva oportunidad para sacar a Samuel Moreno de la alcaldía de nuestra ciudad, que lo único bueno en su balance junto con la alcaldía anterior es que tendremos que ser muy brutos para darle al Polo una nueva oportunidad para arruinar nuestra ciudad. Y ahora menos cuando estallan los escándalos por corrupción desde adentro del mismo partido, y ya está siendo esta alcaldía tratada literalmente como un leproso [1] [2]. Claro, ahora que esta de salida, y además con estos líos, ahora sí nadie hace parte de la coalición distrital y fue cosa de ellos, cuando en un principio no le hicieron miramientos siquiera al hecho que podía tratarse de un partido con una ideología distinta a la de ellos.

Pero ya dejemos que Samuel y el Polo se laman sus heridas, y vamos a la antesala de la pugna por las alcaldías que se está presentando. Por un lado, gracias a que Juan Manuel Santos resultó siendo un topo del Partido Liberal dentro del uribismo, haciendo que los políticos abiertamente militantes de dicho partido hayan pasado de ser una cruenta oposición, a ocupar buenos lugares en el congreso, por ejemplo. Además de eso, ya se les sienten altas ínfulas de triunfalismo, y todo parece indicar que van a mandar  un grupo sólido de candidatos en varios municipios, dando así pie al retorno del liberalismo rojo que se esconde tras la fachada de la unión nacional.

Por otro lado, el uribismo no es que esté quieto, y menos cuando su líder natural ha vuelto al país y claramente está moviendo a sus alfiles, quienes desde ya juegan su mejor carta: el propio Uribe. Basados en la popularidad del ex presidente y en el notorio gusto por el poder de éste, como lo reseñé en la línea anterior, parece que su idea es lanzarlo a la alcaldía de la capital. Algunos pensaran que esto muestra la fortaleza de Uribe, e incluso ya se movió el avispero [3], pero yo lo veo como todo lo contrario, más bien esto es una clara muestra de su debilidad. Me explico, con esto demuestran claramente que el uribismo no es más que un personalismo y no un conjunto de ideas claras, al ser el mismo Uribe el único capaz de llevarlo a cabalidad, y no alguno de sus adeptos.

Concluyo desde ya que tenemos que ponernos las pilas nuevamente. Tal vez estas elecciones no sean tan apasionantes como aquellas que se dan en circunscripción nacional, pero como dije anteriormente, ya arrancó la partida y es nuestra obligación como ciudadanos estar pendientes de saber qué bando nos conviene, o si nos toca mirar otras alternativas. La alcaldía de Bogotá es una presea muy codiciada, y veremos nuevamente juego político de alto turmequé. Lo curioso en este caso es que usualmente la usan de trampolín para llegar a la presidencia, y no como colchón de amortiguación luego de haber salido de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada