Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

¿Revolucionario yo? ¡Por supuesto!

Recientemente me encontraba conversando con una amiga luego de observar algunos videos que había editado yo sobre ultras de fútbol y otras tribus urbanas; tema el cual he encontrado fascinante desde la adolescencia. Además, para nuestros estudios en ciencias sociales son un excelente referente para demostrar como aún en un mundo que se dice globalizado y sin fronteras todavía persisten los tribalismos, entre otros muchos elementos. Sin embargo, ese no es el tema que quiero tratar acá. Debido a la mencionada fascinación, era de esperarse que yo me apropiara de varios elementos de estos grupos, como el gusto por la música violenta, ciertas prendas, y algunos códigos de comunicación; no por nada el título de este blog es “godopunk”. A la luz de esto mi amiga me dijo: “tú a pesar de todo tienes algo de revolucionario” ¿Revolucionario yo? ¡Por supuesto!

Claro, hoy en día se entiende por revolucionario a aquel que promueve ideas de izquierda trasnochada, o un anarquismo idealista, o simplemente alguien que quiere acabar con “el sistema” a pesar de no tener idea alguna de que es “el sistema” y de qué hacer si logran tumbar a éste. Olvidan muchos que de las tres revoluciones relevantes en la historia mundial, la norteamericana, la francesa, y la rusa, sólo la última tuvo un componente marxista, tanto la gringa como la francesa tenían un fuerte componente liberal. Pueda que por un lado se inclinaron más en las libertades individuales y la propiedad privada propuestas por Locke, y los otros pusieron a la igualdad como máximo valor al estilo rousseano, y de ahí podríamos decir que a grandes rasgos surgieron la derecha y la izquierda modernas respectivamente. Pero en definitiva fueron revoluciones liberales.

Por otro lado, muchos me preguntan como yo que en mi adolescencia fui punk, y promulgaba la anarquía a viva voz, en todos lados, y en cada oportunidad, hoy en día milite en una ideología la derecha. Bueno, yo con el tiempo me di cuenta que la anarquía es un ideal utópico, y que de esta nacen los grandes dictadores. Pero así mismo, también me di cuenta que es posible una sociedad donde el Estado interviene sólo en sus funciones básicas (orden, seguridad, justicia), y promueve que sus individuos logren ser autosuficientes en la manera en que cada uno considere más adecuada, mientras estos sean responsables de sus actos. Comparado con una sociedad mantenida por un Estado gigantesco, que interviene en las interacciones de sus individuos cada vez que lo considera necesario “por el bien de ellos mismos”, yo pregunto ¿cuál se acerca más a esa idealizada anarquía?

Y es claro que el tipo de ideas que promuevo en este blog son revolucionarias, así yo no promueva la violencia, prefiera los cambios paulatinos a los radicales, y no ande haciéndome el bohemio “mansito”; porque en un país que no cortó del todo su cordón umbilical con el imperio que lo dominaba (y llega a cosas tan ridículas como el que incluso los punkeros locales se sientan españoles), donde se mantuvieron las clases que imperaban antes de la independencia, aún se tiene un concepto del poder individual sobre el de las leyes, y la gente aún es capaz de sacrificar su integridad con tal de ser mantenida por el Estado, es de esperarse que mis ideas se vean como “revolucionarias”.

Precisamente cuando me defino a mí mismo como un conservador, una de las razones que abogo es la de conservar los principios que impulsaron las revoluciones liberales. Aquí tuvimos varios intentos de ello, pero o no los supieron adaptar al nuevo país, o el radicalismo los agotó, y primaron los personalismos que hasta el día de hoy hacen que creamos que la democracia consiste en elegir a nuestros propios verdugos y no a nuestros representantes.

1 comentario:

  1. Uffff! Hace poco en una charla con una amiga del MOIR me preguntaba ella que como “ex anarquista” se convierte en Godo y mi respuesta fue muy similar a lo que escribes aca, le dije que lo mas similar y no utópico que he podido encontrar es el conservatismo, el debate se centro en que mi amiga afirmaba que la izquierda es mas cercana a la anarquía que la derecha, yo de una le conteste y expuse las teorías de la mano invisible, del dejar hacer dejar pasar etc, del “liberalismo” (que ella asumió liberalismo con el partido liberal jaja) y en fin después de varias horas de charla y varias cervezas ella decidió renunciar al MOIR y ahora es una Goda jajajaja
    Fernando Ch.

    ResponderEliminar