Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Paciencia... ¿Hasta cuándo? (Elecciones en Venezuela)

Se puede decir que todo el día de ayer (desde las 4:00 hrs hasta las 18:00 hrs) los venezolanos tuvieron la oportunidad de elegir a sus nuevos parlamentarios. Elecciones claves, teniendo en cuenta que desde 1999 Venezuela ha estado bajo el mando de Hugo Chávez, quien ha hecho hasta lo imposible por mantenerse en el poder, sometiendo a su país al hambre, a la censura, y a la inseguridad. No contento con esto, también ha mostrado abierta simpatía por los principales jefes terroristas colombianos, llegando incluso a sospecharse que los resguarda en su territorio. Estas elecciones tienen un fuerte aire a plebiscito por la popularidad del mandatario, incluso el mismo Chávez las promovió como tal.

Ya se oyen algunas voces de angustia con los resultados parciales que se tienen, hasta el momento el Partido Socialista de Venezuela (el chavista), PSUV, tiene 96 curules de 165 posibles. La oposición, la cual al parecer finalmente logró zanjar sus diferencias y presentarse como un solo bloque, logró 61, y el partido independiente 2 (un socialismo no chavista), quedando así seis puestos por definir (en el momento que escribo el presente artículo). Aunque en apariencia parece haber ganado el chavismo nuevamente, los resultados pueden interpretarse de diversas maneras.

Algo que ha caracterizado al mandato de Chávez es su forma tan olímpica de pasarse por encima de las instituciones y modificarlas a su antojo, pero suponiendo que los independientes se arrepientan de su escisión y hagan coalición, y que además los seis puestos restantes los ganen esos dos partidos, o sólo el PSUV, ya tales manipulaciones no serán posibles. Para poder hacer cambios orgánicos en Venezuela, es decir, que afecten al ordenamiento y funcionamiento de sus instituciones, se necesita que dos terceras (2/3) partes de la asamblea aprueben dichos cambios, y esas son 110 curules, con lo que por el momento se puede decir que por pura aritmética no se verían más cambios acomodaticios en el funcionamiento del Estado Venezolano en un futuro. Ahora bien, el problema radica en que si el PSUV de algún modo obtiene tres curules más. Con la aprobación de tres quintas (3/5) partes de la Asamblea (99 curules), Chávez puede obtener una ley habilitante, queriendo decir esto que puede gobernar  por decreto como lo ha venido haciendo desde hace un buen tiempo. Los colombianos con más de 30 años podrán recordar esto como el famoso Estado de Sitio de tiempos anteriores a 1991.

Teniendo en cuenta estos números la oposición no puede caer en la depresión o en sentimientos derrotistas, al contrario, ahora más que nunca debe mostrar una verdadera disciplina de coalición opositora, no sólo poniéndole dificultades a los planes de Chávez, sino también empezando a proponer desde ya una rectificación a todos los daños causados durante su mandato, y lograr llevar a cabo medidas que le restablezcan el rumbo a su país. Es posible que se esperaran más curules, incluso una mayoría absoluta, yo mismo esperaba un número mayor por parte de la oposición, pero hay que tener un par de cosas en cuenta. Primero, el pan y circo del socialismo es aún capaz de jalar varios votos de incautos capaces de sacrificar varias cosas valiosas con tal de recibir una “justicia social”, que básicamente se trata de ver a los demás siendo igual de miserables por dentro y por fuera que ellos mismos.

En segundo lugar, el derrotar al populismo por la vía institucional no es algo inmediato precisamente por las razones expuestas, ahora tengamos en cuenta que si ya hay un logro quitándole dos terceras partes del parlamento al chavismo, éste ha creado elementos marginales como las milicias bolivarianas y otros grupos armados por fuera del Estado. Queriendo decir con esto que incluso si la oposición hubiese ganado por amplia mayoría, y que ganase las futuras elecciones presidenciales, quedarán componentes nocivos dentro de Venezuela, los cuales infortunadamente harán que la desaparición del chavismo vaya para largo, y de forma difícil.

Al Gorila Rojo le quedan tres meses con su parlamento mayoritario, y es posible que lo aproveche para llevar a cabo más de sus planes para consolidar “el socialismo del siglo XXI”, así que le corresponde a la ciudadanía venezolana opositora y a sus representantes estar muy avizores. Ya se están dando pasos importantes para sacar a Chávez del poder, pero por ello no se puede aflojar en la marcha, al contrario se debe demostrar por todos los medios que para tener una verdadera democracia en Venezuela, no se puede caer en el absolutismo chavista.

1 comentario:

  1. Desde mi nacionalismo he pasado por muchas emociones desde la mñanana de ayer, la primera de ellas la impotencia de no haber votado y estar lejos de mi gente, de la fuerza opositora claro está, o los llamados por el GORILA ROJO: "imperialistas". Segundo, la ansiedad de esperar con toda mi gente hasta la madrugada de hoy para escuchar un primer boletin del CNE, sin poder tener acceso a una verdad medianamente verdad, asustados por los antecedentes de fraude y dejando siempre espacio para dudas que generan muchas hipótesis. Sin embargo, la alegria de saber que dimos un paso gigante y que formamos gran parte de las riendas de nuestro país, no tiene precio. Yo también esperaba más...pero allí vamos..abriendo camino a nuevos mapas impregnados de fuerza y esperanza.
    ...Excelente punto de vista futuro politólogo!!crítico....esa es!!!

    ResponderEliminar