Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Fisuras en las figuras

Existen términos o palabras en la actualidad cuyo uso y abuso a deformado su significado, y no se necesitó de una comisión del lenguaje como en la siempre genial obra ‘1984’ de George Orwell, fue el interés de quedar bien con todo el mundo lo que llevó a estas distorsiones. Es así que la palabra unión llega a significar hoy en día no una alianza, o un consenso, o concordia, para nada, la palabra unión tiene ahora el significado de una adhesión ciega a una causa. Pero una cosa es pensar que eso se da así, y otra muy distinta a lo que sucede en realidad.

Como era de esperarse la tan sonada Unidad Nacional ya está empezando a mostrar sus primeras grietas, y lo que es más interesante, ya salen a flote no sólo las diferencias ideológicas en un gobierno supuestamente tecnócrata, también se ven las diferencias en lo político, y por supuesto en los personalismos y vanidades que han guiado a nuestra política desde nuestra incepción como “nación republicana”. Miremos los detalles con más atención:

A pesar de supuestamente tener un pluripartidismo en nuestra democracia, es notorio para cualquiera que se moleste en observar la conformación de dichos partidos que no se trata de una nueva postura o propuesta ideológica para el país, sino de un político que no recibió el aval de su partido original para alcanzar el poder. En el caso actual se da más de antiguos miembros del Partido Liberal, sólo hay que ver los apellidos: SANTOS, Vargas LLERAS, GALÁN… Por eso no es de extrañarse que el actual gobierno muestre muchas simpatías por dicho partido, e incluso haya dado una voltereta luego de la posesión y sus primeras medidas vayan más en línea con las propuestas de éste, y no del presidente cuya popularidad aprovechó para llegar a Palacio.

Obviamente esto no es muy del agrado del séquito uribista, quienes no sólo no se ven representados satisfactoriamente en las cuotas burocráticas que hacen parte de toda coalición, sino que ya ven como algunas de las medidas del actual gobierno va en contravía de aquellas propuestas por su mentor. Cabe recordar que el mencionado ex presidente tiene comunicación directa con varios de los congresistas del Partido de la U, aún más en la era del chat y el Blackberry; y además, tales congresistas son los que actualmente tienen mayor número de curules.

Por lo tanto, al presidente Santos le tocará andarse pisando huevos, y a su ministro del interior le seguirá toda una temporada de volteretas para mantener contento a todo el mundo, las que lleva hasta el momento son puro calentamiento; todo esto con tal de no tener al partido mayoritario, y que para más piedra fue el que le dio el aval, en su contra y llevar un gobierno trancado, donde todas estas medidas con las que pretende hacer honor a su apellido queden como siempre en veremos.

Todo esto se debe a las ganas tienen muchas personas de estar siempre en el lado “ganador”, incluso teniendo en cuenta que particularmente en nuestra sociedad siempre ha sido mal visto aquel que lleve la contraria. Y con la satanización perpetrada en el gobierno pasado, ahora menos, sólo algunos que dependen de ese estatus de “rebeldes” hacen lo que sean por mantenerse ahí. Pero como rezan los adagios populares “no hay cama pa tanta gente”, y “uno no es monedita de oro pa caerle bien a todo el mundo”. El pretender llevar una unión a toda costa, y no reconocer que puede haber posiciones encontradas lo que hace es causar más dolores de cabeza que solucionarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario