Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 19 de septiembre de 2010

¿Cómo se reparten la marrana?

Colombia, un país con una gran cantidad de recursos naturales que jamás ha sabido aprovechar. Esta es una de las muchas frases cliché que se mencionan con el pecho henchido de un orgullo un tanto infantil, pero que a la vez parece dar ánimos a más de uno de un futuro mejor. Yo por mi parte considero que este exceso de recursos naturales puede ser uno de los causantes de que demos todo por sentado, y no sintamos la necesidad de trabajar duro por ganarnos las cosas, desde antes de la conquista la economía del pan coger ha sido bastante viable.

Traigo esta breve referencia a colación debido a la ya controversial reforma a las regalías, lo que en palabras llanas quiere decir una nueva repartición de los dineros obtenidos por la explotación de dichos recursos entre los distintos departamentos. Hasta ahora el 70 por ciento de las regalías se ve repartida en seis departamentos que solo suman el 12% de la población nacional [1]. Entonces la idea de tal repartición es que las otras regiones que no tienen recursos encuentren apoyo en las que sí, teniendo en cuenta el anunciado “boom” de explotación energética que se supone vendrá dentro de poco, para que así estos departamentos puedan lograr cierto desarrollo social y económico ¿suena familiar?

Ya de por sí la medida ha causado revuelo en el congreso, y dentro de las mismas bancadas hay división al haber congresistas queriendo defender sus intereses regionales [2]. Pero más allá de que se apruebe o no, y de los relajos en el Capitolio, hay que mirar que tan conveniente sería tal repartija. Lo primero que se me vino a la mente cuando vi la gráfica es ¿qué pasa con tales regalías? Bien podría decirse que no son de gran ayuda al ser Casanare, Arauca y La Guajira unos departamentos que dan la impresión de estar atrasados, sino es que en franco abandono.

No creo que se trate solamente del extremo centralismo que aún cunde por nuestro país, además de la siempre mencionada corrupción que de seguro se serrucha esos dineros. De por sí la explotación de materia prima no es realmente una gran generadora de competencia, o por lo menos de empleos, y menos tantos como se necesitan actualmente, y tengamos en cuenta que salvo por Ecopetrol, no contamos con mayor tecnología y medios para dicha explotación; e igual no refinamos y/o procesamos acá como para que tengan mayor valor agregado. Claramente lo que se logra aprovechar sale de una fuerte tasación que como mencioné, los pobladores no ven.

Ahora, de forma malmirada podría decirse que la búsqueda de esa repartición es para que las instituciones de otros departamentos también puedan serruchar de ahí. Y nada garantiza si reciben tales regalías los departamentos en cuestión que estos prosperen, cuando aquellos que reciben hoy en día la mayor parte de las regalías no lo han hecho en 15 años. Además, de forma también malmirada, el asunto me lleva a pensar que incluso si se le da un buen uso a esos dineros lo que se está generando es una dependencia de unos departamentos hacia otros ¿qué pasará cuando el “boom” pase? ¿se habrán generado las condiciones para que estos departamentos sean productivos y prósperos? Lo dudo mucho, tomando a consideración que el Estado ha demostrado repetidamente ser un mal administrador, y lo que más harían las administraciones departamentales es tapar huecos inmediatos.

Básicamente en este caso vislumbramos una vez más la inmediatez muy propia de nuestra mentalidad, y el creer en realidad que son aquellos en el Estado los que tienen la solución de todos los problemas. Si realmente quisieran acabar con la desigualdad y promover el desarrollo, estarían abriendo campo y estimulando para que la gente con su propia iniciativa cree su propia prosperidad, y no dependiendo de unos recursos finitos que no son más que un paño de agua tibia en el largo devenir de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario