Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

jueves, 12 de agosto de 2010

Un reto a futuro

A semana y media de haber comenzado el semestre ya me tienen partido en todas las materias, y equilibrar estudio y trabajo ha sido agotador. Un tema que voy a estar tratando todo este semestre son los partidos políticos en Colombia, tema que me resulta altamente interesante y apasionante, aún más en estos tiempos de indefinición e ignorancia política rampante, incluso entre aquellos que se dicen cultos o educados; y partidos desdibujados sin ideología alguna. Es más, recuerdo uno de los primeros propósitos al iniciar este espacio de opinión, lograr que los lectores se den cuenta en qué posición del espectro se encuentran.

Mi primera exposición sobre el tema la di ayer en la mañana, en la cual presenté una breve reseña histórica sobre el inicio de los partidos tradicionales en 1849. No era la primera vez que me enfrentaba al reto de buscar literatura y/o documentos relacionados con este tema, así que no fue mucha mi sorpresa al saber que no contaba con muchos libros sobre ideas políticas en Colombia en la biblioteca, y entre ellos el más reciente era de 1985 y el resto fueron impresos en años cercanos, todos eran libros de reserva, y curiosamente todos eran de la misma editorial, la cual hay que decirlo, hizo un trabajo deficiente, ya que los libros se rompían y deshojaban con solo abrirlos.

Por suerte la exposición se trataba de algo histórico y no actual, ahí sí que me hubiera visto en figurillas; y eventualmente me va a tocar abordar la coyuntura actual. Comprendo que después de las reformas que se dieron para la conformación de partidos con la Constitución de 1991, las operaciones “avispa” de esa década, y al pluripartidismo moderado al que afortunadamente nos ha llevado el Acto Legislativo 1 de 2003, donde aún no se distinguen los partidos entre sí; no exista mayor interés por hacer un análisis sobre nuestros partidos políticos y sus posibles posiciones y propuestas ideológicas. Que lo comprenda no quiere decir que me agrade, porque precisamente eso refleja los grandes huecos en nuestra comprensión política, y una de las causas por las cuales la ciudadanía no sienta mayores diferencias entre un dirigente y el siguiente con sus posibles excepciones.

Cuando escribí mi artículo sobre el uribismo, advertí que es un tema que bien puede requerir de un estudio más profundo, y que podría incluso dar para una publicación más extensa. Jamás me imaginé mientras lo escribía que no sólo en esa corriente, sino en las ideas políticas actuales existe ese gran vacío, y probablemente sea porque nuestros dirigentes lo han sabido aprovechar; aunque eso me suena a teoría paranoide entonces prefiero no tenerla muy en cuenta.

Ahora el afán que me llega es terminar esta carrera para poder tener las bases cognitivas y así poder producir publicaciones serias y académicas sobre nuestra actualidad ideológica, y con esto ayudar a desenmarañar la confusión y desenmascarar a más de uno. Es una empresa grande y ambiciosa, pero no soy de los que esperan que del cielo caigan las cosas, y me da un aliciente más para seguir en mi batalla personal, y practicar escribiendo en este blog. Nos veremos en las editoriales en unos años.

1 comentario:

  1. ¡Nos veremos! Y aunque desde referentes distintos puede ser que logremos algo :)

    ResponderEliminar