Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Digan lo que quieran

Una lección que al parecer no hemos aprendido los humanos es que la represión causa héroes. Digo esto porque a pesar de ser la libertad de expresión uno de los muchos logros que tenemos los occidentales, persistimos en la idea de considerar al otro como un agente peligroso cuya retórica desencadenará el caos entre las masas o cosas similares, entonces se recurre desde el insulto y la acusación sin fundamentos hasta las desapariciones forzosas. Tal posición solo es una muestra de temor y debilidad por parte de los represores, los cuales para compensarla recurren al matoneo en toda forma como expresé antes.

Digo debilidad porque no ven la forma de debatir a la tan odiada retórica y argumentación, no sé si por falta de labia, convicción o educación. Lo que sí es cierto es que con las acciones violentas y coercitivas no logran acallar dichas voces, todo lo contrario, aquellos que son reprimidos suelen sentirse validados y crean héroes y mártires de aquellos que son inmolados. De hecho, si no estoy mal, uno de los sindicalistas muertos el 1ro de Mayo en Chicago predijo que con su ejecución se perpetuarían sus palabras en el tiempo. Es más, ¿cuántas camisetas y demás merchandising se vende del Cliché Guevara? ¿Cuántos que usan su efigie realmente saben de sus propuestas?

Si algo me ha enseñado la experiencia es que la mejor política es dejar que hablen. Muchos de los militantes fanáticos no logran perpetuar sus ideas porque suelen caer en la contradicción, al basarse ellos del mero idealismo y el “deber ser”, o no tratarse más de quejidos y lloriqueos, con los cuales cualquier persona con dos dedos de frente no se deja convencer tan fácilmente. Por supuesto habrá algunos buenos oradores, que más que silenciar nos ayudan a enfrentarnos a nosotros mismos con nuestras ideas, y por ende nos obligan a buscar la forma de reforzarlas, cosa que se logra estudiando y reflexionando, y tenemos el valor agregado de cultivarnos más.

Es por este motivo que aplaudo la intervención en el congreso del ministro del interior, Germán Vargas Lleras, donde solicita que no se evada la discusión sobre las garantías a la oposición. Una vez más recalco la importancia que tiene para un régimen democrático la existencia de una oposición, una real y efectiva que busque el debate y no el sabotaje, sobre todo teniendo en cuenta que es una posición a la que se puede llegar, y creo que estaremos ahí más pronto de lo que parece.

Va a ser genial, si resultan ciertas estas garantías, el que los senadores del Polo puedan expresarse y no se les tilde de “terroristas” o de “enemigos del Estado”, y no teman por sus vidas (derecho fundamental para todo ser humano); porque así en vez de darles un tinte heroico, podemos convencernos de una buena vez que su plataforma es una vana utopía, cuya implementación no solo es inviable, sino dañina al largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada