Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

viernes, 16 de julio de 2010

Vuelve la burra al trigo

Después de estar sumidos en nuestras elecciones presidenciales y estar absortos en el mundial de fútbol, parecía que no íbamos a tener mayores sorpresas, y que atravesaríamos con calma el cambio de mandato. Las noticias en política giraban más en torno a cómo se conformaría el congreso este 20 de Julio, cómo Santos prepara el terreno internacional para su próxima presidencia, y el tono más pragmático y conciliador de él hacia los mandatarios vecinos, cosa que le disgusta al saliente presidente Uribe. Pues no era sino cuestión de tiempo para que algo estallara.

Ya es bien sabido que una vez más existen indicios de la presencia de un líder guerrillero en Venezuela, cosa que otra vez se haya alborotado el avispero. No es algo nuevo el que hayan guerrilleros refugiándose en los países vecinos, recordemos que a Simón Trinidad lo capturaron en Ecuador; pero con ese ejemplo también tengamos en cuenta que antes de Rafael Correa, y en especial antes de Hugo Chávez, los gobiernos vecinos sin importar su orientaciones políticas consideraban a los grupos guerrilleros como lo que son, bandas de criminales, y estaban dispuestos a ayudarnos en su captura y disolución.

Esto no ha sido así desde que el Gorila Rojo llegó con sus ideas de izquierda trasnochada y totalitaria, donde se les ve a estos personajes como unos héroes románticos y no como los asesinos que son, llevando consigo las adhesiones de Correa, Mel Zelaya, Daniel Ortega y ReferEvo; ya no da la impresión de que los terroristas se esconden en los países, sino que son asilados por sus dirigentes. Aunque Correa, al parecer presionado por los estamentos de poder en su país, ha mermado su posición y se muestra más pacífico, no podemos decir lo mismo de Chávez, quien se agarró todos o casi todos los estamentos de poder del suyo. Y si bien Correa podría alegar lo de la invasión a su territorio y que su indignación es justa; el Gorila con sus antecedentes de pedir estatus de beligerancia a las FARC, y el haberle hecho un monumento a Tirofijo, la verdad no es que sea de mucho fiar.

Y si algo ha demostrado el actual gobierno venezolano en su modus operandi de los últimos años son dos características: la primera es que le encanta meterse en tropeles, por eso a Chávez le gusta decir cada baladronada en vivo así no la sostenga en privado, y la va a hacer mucha falta el presidente Uribe, quien también gusta de ser metepleitos, y claramente esos dos la tenían casada y gustaban de echarse afrentas. Por eso tal vez el Gorila ha estado un tanto desconcertado con el estilo altamente patricio de Santos.

La segunda característica es que al gobierno de Chávez se regodea de tirar la piedra y esconder la mano, y siempre salir diciendo “yo no fui”. Y precisamente es lo que el presidente Uribe acaba de darles la oportunidad para hacer una vez más, al salir tan de frente en las acusaciones por la aparición de “Grannobles” en Apure; ahora sale el canciller venezolano diciendo que todo es un montaje de Uribe para dañar las conversaciones de paz entre las dos naciones, y que de haber alguna guerra será por culpa de Colombia y no de Venezuela (sin importar que estén comprando juguetes bélicos y hablando de revoluciones).

Sabemos que Chávez no es ningún angelito, y claro que se tienen que investigar los casos de guerrilleros en países vecinos. Pero acá más bien parece que además de las vigencias futuras, y la hilarante metáfora de los tres huevos, Uribe quiere asegurarse a toda costa de que su estilo de gobierno se mantenga de la forma que sea y sin un solo cambio, y por eso parece querer que la relación tensa con el vecino país se mantenga; y ahora lo vemos más bien nervioso, porque el que se supone que es su sucesor cada vez más nos revela su agenda propia.

3 comentarios:

  1. De acuerdo; ahora Chávez debe estar nervioso, pues Uribe es el némesis gracias al cual puede justificar su compra de armas (aunque el enemigo sea el Imperio, Uribe es el vecino peligroso para la revolución) y al llegar un gobernante con ánimo conciliador sus acciones no se veran tan bien justificadas. Y asimismo la otra cara de la moneda: Uribe, quien también necesita de su vecino enemigo para darle fuerza a la Seguridad democrática.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con los 2, y una prueba más de lo que comente el otro día cuando se hizo la pregunta de “que es el Uribismo?” es cierto, no es un movimiento político, es un grupo para ayudas publicitarias sin agenda propia.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo con los tres. ¿Por qué? Sencillamente porque Chávez es un corrupto que se alza como usurpador de las ideas socialistas. La prueba es que Venezuela es ahora más pobre que antes de Chávez, a pesar de los altos precios del petroleo que disfrutó durante tres años. Chávez no hizo más que robar y enriquecerse, par heredar alta posición social.

    Igual que los honorables congresistas, presidentes y ministros que enorgullecen a los godos y los liberales de este país. Y ya no los salva ni la ilusión de tener, en camio, congresistas honorables.

    HAY QUE CERRAR EL CONGRESO Y LANZAR LA CONSTITUYENTE POPULAR. A pesar del pataleo de los clasemediosos de todos los pelajes. Lástima que ustedes tres nunca alcanzarán una conciencia de clase proletaria.

    nupalom

    ResponderEliminar