Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 19 de julio de 2010

Reflexiones previas al bicentenario

No voy a ser yo el aguafiestas quien se tire la fiesta del bicentenario mañana, que si bien estoy de acuerdo que hay cosas por revisar y preguntarnos, y que además como era de esperarse los anuncios festivos se pasan de ridículos y cursis, mañana tenemos que pensar en lo bueno que tenemos, y mejor aún, pensar que podemos empezar a hacer para mejorar. Por este motivo publico el presente artículo hoy y no mañana.

Empiezo por la discusión que existe por la verdadera fecha del bicentenario, ya que hay quienes dicen que el verdadero bicentenario se celebrará el 7 de agosto de 2019, doscientos años después de la Batalla de Boyacá. Recordemos que esa batalla se dio porque los españoles aprovecharon los conflictos internos de la Patria Boba y mandaron a Pablo Morillo “El Pacificador” a la reconquista de la Nueva Granada. Y es que los conflictos internos se dieron porque las provincias unidas nunca se pusieron de acuerdo si utilizarían un modelo federal como los gringos, o uno centralista como los franceses. De hecho, algunas de las ciudades aún le eran leales a España, y por eso se les llamaban bobas, como fue el caso de Pasto.

Y no crean que esto terminó ahí, el mal chiste de la temporada dice: “si no nos hubiésemos independizado, hoy seríamos campeones del mundo”, lo que demuestra la actitud de muchos hacia la “Madre Patria”. Empecemos por ahí, ese remoquete que acabo de mencionar para referirse a España demuestra que si bien las fuerzas independistas ganaron, a la larga nunca se rompió del todo el cordón umbilical. Recordemos que en la Rebelión de los Comuneros la consigna era: “¡Viva el Rey! ¡Abajo el mal Gobierno!”, y que posteriormente lo que se buscaba era una representación ante la corona, y no una independencia como tal. No por nada los noticieros siguen pendientes de los chismes de la realeza ibérica, y cuando viene el Rey Juan Carlos en condición de Jefe de Estado de su país, no faltan los que literalmente le hacen la venia.

Y es que algo que permaneció en el país a pesar de la independencia, fueron las estructuras sociales impuestas por los españoles. Aún hoy en día nos parece perfectamente natural que exista algo como la estratificación de los servicios, y al que procede de los estratos más bajos se le trata de “igualado” o “advenedizo”, ofensas que sólo existen acá porque en otros lugares se celebra a las personas que se hacen a sí mismas. Precisamente las cosas aún se mueven como lo hacían 200 años o más cuando existía la encomienda, y aún hablamos de caciques, y creemos que hay gente que naturalmente nace para servir y no puede cambiar su “destino”.

Además que las viejas provincias nunca lograron realmente unirse del todo. Aún permanecen los regionalismos por encima del patriotismo, y cada una de las regiones cree que es la verdadera representante del país. No sorprende que la mejor forma de contar nuestra historia sea estudiando a nuestros dos partidos tradicionales, el Conservador y el Liberal. De hecho esa pelea por la identidad ha hecho que en vez de adaptar lo que aprendemos de afuera, lo copiamos sin vergüenza alguna, y por eso alguna vez llegamos a ser más federales que los mismos gringos casi creando nueve naciones nuevas, para pasar a un centralismo que nos hizo perder a Panamá.

Y desde que Bolívar nos mostró el ejemplo con sus ideas de la presidencia vitalicia y la fortaleza del ejecutivo, tenemos que hay muchos que han creído que son los más idóneos para detentar el poder y deben tenerlo a toda costa, cosa que nos ha mantenido en guerra desde la independencia, a veces más cruenta, a veces no tanto, pero si nos queda siempre ese grato pensamiento que aquel que no piensa como nosotros es un enemigo que hay que acabar. Por eso hasta el día de hoy sólo un partido se considera el adecuado para hacer gobierno, ya sea de frente o con una “unidad nacional”, la oposición es mal vista y siempre se muestra a sí misma como si tuviera lepra, y que existieran las viejas guerrillas partidistas, germen de los actuales grupos subversivos.

Son cosas que permanecen después de tanto tiempo y que valdría la pena reevaluar si queremos mirar con optimismo de aquí en adelante a nuestro país. Pero porque hayan sido cosas que han estado durante toda nuestra historia no quiere decir que estemos forzadas a seguirlas replicando, al contrario, podemos empezarlas a cambiar, y como todo cambio para el país, debe comenzar por nosotros mismos.

2 comentarios:

  1. la verdad no celebro esta fecha para nada, es rendirle un homenaje a un Guerrillero de la fecha, es como si en 100 años, le rindan homenaje a Marulanda (o bueno en Colombia, por que en Venezuela ya lo hicieron :S )

    ResponderEliminar
  2. Ya decia yo que lo de no querer aguar la fecha sonaba raro... entonces más bien los comentarios son hoy.
    Y bueno, hay que decir que algunos le hacen la venia a la realeza española, británica, oriental, occidental, del norte, del sur, de belleza... y a cualquiera al que uno se le pueda agachar... será cuestión de actitud.
    Yo si celebro una fecha como esta porque, de no ser así, me pregunto cómo estaríamos... no será el ideal que se quiere, pero hay que decir que se han construido cosas y que hay más por construir. Celebro la fecha mañana y el 7 de agosto =)

    ResponderEliminar