Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 7 de julio de 2010

La importancia de la actitud

Con la política congelada después de las elecciones, los presidentes del vecindario comportándose como comadres de vecindario, y la tan sonada unión fragmentándose antes de posesionarse como bien se advirtió en este blog, ha sido difícil encontrar inspiración para escribir. Y no hay que hacerse tonto para darse cuenta que toda la atención está en el mundial de fútbol en Sudáfrica, y como admití en una entrada anterior a mí me da la bobada futbolera cada cuatro años –el fútbol por el fútbol me aburre-, y soy fan de la selección de Holanda (la cual admito que la actual no es tan brillante como selecciones pasadas), así me quieran tildar de “anti-latino”. Digo esto porque si algo se nos ha embutido en la cabeza es que supuestamente los otros equipos suramericanos nos representan, así los hayamos llenado de madrazos en la eliminatoria, y el no estar de acuerdo con eso es casi un acto de traición.

Algo que sí me parece curioso de este deporte más allá del juego como tal es todo lo que se mueve alrededor de éste, no por nada hay volúmenes enteros en ciencias sociales alrededor del evento. Y considero que los ahora eliminados equipos de Brasil y Argentina si bien no nos representan enteramente, sí hay cosas comunes que vale la pena resaltar. Lo primero que debo señalar son las pasiones que mueve el juego, y que si algo nos ha caracterizado como latinos a lo largo de la historia es que somos muy pasionales, al que queremos lo tratamos a cuerpo de rey, y al que odiamos no le perdonamos la vida, ni siquiera somos capaces de señalar lo bueno o positivo que pueda tener.

Brasil y Argentina llegaron con excelentes jugadores en sus escuadras, y era apenas obvio que estuvieran entre los favoritos para llevarse la copa, pero lo que vimos es que ambos equipos fueron eliminados en cuartos de final, y que Argentina sufrió una apabullante derrota. Precisamente las pasiones entraron en juego porque ya ambos equipos se creían a sí mismos invencibles, y basaron su juego más en el talento de unos cuantos que en el trabajo de equipo. Por eso ante la primera eventualidad la moral se les cayó al piso, el deslucido Brasil del segundo tiempo ante Holanda no era la misma aplanadora que les había anotado un gol en el primer tiempo.

Es triste decirlo, pero esas muestras de triunfalismo y luego desespero ante el primer obstáculo existen acá en casa y no hablo solamente en el fútbol. Recuerden como en las pasadas elecciones como la ola verde se dejó llevar por el fatalismo cuando se dio cuenta que no movía tanta gente como creía, en vez de ver la forma de aprovechar lo que tenía para seguir adelante. Y el santismo y su padre, el uribismo, también pecan de ello, no por nada las fallas que puedan tener no son reconocidas y corregidas, siempre se les presenta una excusa aludiendo a una causa de fuera como la suerte o algún otro elemento aislado, nunca es responsabilidad propia. Y ejemplos así abundan en nuestra historia, y de todo lado del espectro social y político. Algún profesor comento que en nuestro caso particular algo que ha subrayado tal actitud fue la cultura del dinero fácil en la era de los grandes carteles de la droga, ya no consideramos el ganar dinero con esfuerzo sino que queremos hacernos ricos de la noche a la mañana, aún poniendo nuestra vida en riesgo.

Dejando a un lado la bobada, no creo que sea una actitud exclusiva de una región del mundo y que sólo nos afecte a los latinos; volviendo a los ejemplos futbolísticos Uruguay peleó hasta el último minuto en el partido de ayer, y Holanda perdió la final del 74 por sobrada; y estoy seguro que en otros aspectos de la vida encontrarán varios ejemplos en cualquier lugar del mundo. Si bien es cierto que el no ser tan fríos es una ventaja ya que nos lleva a un mayor compromiso con lo que hacemos, tenemos que cuidarnos de los excesos de pasión y euforia que nos llevan a derrotarnos a nosotros mismos antes de tiempo. Comprendamos que las cosas que valen la pena se logran con esfuerzo, y no se dan por sí solas, y que de todo rival se puede aprender algo.

1 comentario:

  1. Siempre pienso que ver las cosas bajo un solo punto de vista no es buena ACTITUD .Alguien algun dia me pregunto y a que equipo de futbol usted le va y yo le respondi al mejor futbol la etiqueta es lo menos... latinos europeos asiaticos o africanos es una verdad evidente el futbol es una adiccion del planeta y hay que verla como tal estupidos fans si me gusta mi santafesito del alma y grito sus goles con berraquera pero si el chico u otro hace un buen gol hay que reconocerlo

    ResponderEliminar