Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 12 de julio de 2010

¡Feliz Día Naranja!

Hoy 12 de Julio se celebra la victoria de Guillermo de Orange III, príncipe de Holanda, sobre Jacobo II en la Batalla del Boyne por la corona británica, hecho culminante de la Revolución Gloriosa. El hecho es significativo ya que el Rey Jacobo II, apoyado tácitamente por el rey francés Luís XIV, la corona española, y el papado romano, pretendía devolver a las islas al oscurantismo y al feudalismo; mientras quienes apoyaban al príncipe, las mayorías protestantes inspiradas en las ideas de John Locke, le pusieron como condición a éste la firma del Bill of Rights.

Algunos académicos consideran a los Estados Unidos como el primer Estado moderno, o por lo menos el primer Estado liberal, yo considero (y tal vez de forma atrevida) que más bien fue ahí donde se consolidaron esos principios, ya que existen los antecedentes de la República de los Siete Países Bajos Unidos de los siglos XVI al XVIII, y el Reino Unido de Guillermo de Orange III cuya influencia persiste hasta el día de hoy, que fueron una clara influencia en la revolución norteamericana y sus pensadores. No por nada a las diez enmiendas originales de la Constitución Estadounidense se les conoce como el Bill of Rights.

El Bill of Rights de 1689 fue el primer contrato entre el soberano y el pueblo también soberano, dónde se enumeran los derechos reconocidos desde 1215, y en su primer artículo se establece que la ley está por encima del rey acabando así con el concepto del derecho divino en Inglaterra. En el Bill of Rights se establece el derecho de petición, el derecho de votar libremente, garantías judiciales y la protección de sus libertades individuales; posteriormente se otorgaría la libertad de culto a los protestantes. Con este documento quedaría establecido de una buena vez el parlamentarismo británico.

Hoy en día algunos atacan este día al traer a flote viejas confrontaciones religiosas entre protestantes y católicos, más teniendo en cuenta que dicha batalla se dio en territorio irlandés, lugar del mundo donde aún causan estragos estos conflictos, que van más allá de una situación religiosa, ya que también se enfrentan la independencia irlandesa y el unionismo británico. Prefiero hacer caso omiso de estos aspectos negativos, al tenerlos toda festividad pública, y celebrar como protestante y liberal conservador uno de los días claves en que se dio el avance del individuo sobre las oscuras fuerzas del absolutismo.

¡Feliz día naranja a todos los protestantes y liberales (de todo el espectro actual) del mundo!

3 comentarios:

  1. Igualmente, felicidades, no sabía que era usted también protestante y liberal. Bueno, creo que una cosa lleva a la otra.

    ¡Saludos protestantes y liberales desde España!

    ResponderEliminar
  2. Esto está bien interesante... hasta ahora me entero! Sin embargo, en cuanto al caso concreto de la ley que también somete al gobernante, habría que buscar el primer ejemplo en la Roma antigua, justo después de la expulsión de Tarquino el soberbio. Tito Livio, describiendo el funcionamiento de Roma después de eso, escribió: "Voy a exponer a partir de ahora la historia política y militar del pueblo romano LIBRE, sus magistraturas anuales, y el imperio de las leyes, más fuerte que el de los hombres". (A comienzo del libro II)
    "Libertad" entendida como sujeción a leyes que, por someter al soberano también, lo liberan a uno de los caprichos del soberano. Esa es la que más me gusta. Sospecho que a sumercé le gustarán tanto como a mí los dos primeros libros de la Historia de Roma desde su fundación.

    Por otra parte, si no tuviera de otra que escoger entre católicos y protestantes, yo también me quedo con los protestantes. A que no adivina cuál de los dos grupos apoyó más activamente la caída de la RDA y Erich Honecker. Aunque este es un contexto bien diferente, siempre me sigue pareciendo que los protestantes se adaptan a los tiempos con mayor sentido común que los católicos.

    Salve, parce. Un saludo clonero!
    Felipe

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto Felipe, los primeros libros de Roma son geniales, por eso me considero un republicano y no un demócrata.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar