Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 14 de julio de 2010

El peso de las ideas

He estado leyendo un excelente libro sobre ideologías políticas escrito por el politólogo inglés Andrew Heywood “POLITICAL IDEOLOGIES An Introduction”. El libro es recomendable no sólo porque con un lenguaje claro y varios recuadros comparativos explica bien los lineamientos generales de las principales ideologías políticas, sino que también sirve como piedra angular para una investigación más profunda sobre el tema, porque además de la información que presenta, el texto por supuesto incluye una sección bibliográfica. El tema de la teoría política me es de bastante interés, y una de las razones de este gusto por esa área de la ciencia política es la clara ignorancia que tenemos en Colombia sobre estos temas.

Digo esto último recalcando las palabras de un profesor que en plenas elecciones parlamentarias nos preguntó: “¿Cuál es la diferencia clara entre votar por el Partido de la U, el Conservador, y Cambio Radical?” La respuesta es: ¡Ninguna! Nuestros partidos políticos más que ser los vehículos de las ideas ciudadanas, siguen la tradición de caciques y encomenderos que no nos hemos podido quitar en 200 años, y en parte creo que se debe a que como ciudadanos no tenemos claro que es lo que queremos de nuestro gobierno, y por lo tanto no les exigimos a nuestros partidos que cumplan con la función de representarnos, llevando esto a los personalismos y a que votemos por el “más simpático” o el “menos peor”.

Supongo que para varios de mis lectores es claro que el presidente electo Juan Manuel Santos logró tal posicionamiento a pesar de un distanciamiento inicial, montándose en el impulso de la corriente uribista, la cual intenté estudiar en otro artículo. Ahora bien, aquellos que se quisieron hacer los sordos tal vez no notaron como durante su campaña Santos se declaraba de Tercera Vía (más que declararse uribista), argumento que ahora saca a flote en cada oportunidad, e incluso respalda con un libro de su autoría en el cual participa Tony Blair, considerado uno de los máximos representantes junto con Bill Clinton de la propuesta política y económica del británico Anthony Giddens.

Volviendo al libro de Heywood, curiosamente el autor sitúa a esta tendencia en el capítulo sobre socialismo, y la relaciona con otras como el Centro Radical o la Neue Mitte. Básicamente la idea es que el Estado respeta la actividad del mercado, pero interviene ahí donde siente que éste no tiene alcance para asegurar así igualdad de oportunidades entre toda la población ayudando exclusivamente a los que necesiten ayuda hasta que puedan ayudarse a sí mismos. La razón por la cual esta tendencia se encuentra en dicho capítulo, es porque el autor considera que esta tendencia es la evolución natural del socialismo moderado que en vez de buscar imponerse de forma violenta y hacer un cambio total, busca por vías democráticas instaurarse en el poder y hacer una transición paulatina entre capitalismo y socialismo, o por lo menos domesticar al primero.

Algo que el autor parece no mencionar es la parte diplomática de la Tercera Vía, que como pudimos ver con Clinton y Blair es que por lo menos de dientes para afuera tratan de mantener un tono conciliador, amistoso y hasta bonachón, como si invitaran a una fiesta. Por eso no me sorprende tanto que este futuro gobierno haya buscado colgarse a todos los demás partidos –que de por sí ya no sabemos que representan- y declarar un “Gobierno de Unión”. Y ahora menos me sorprende que el saliente presidente Uribe se encuentre bastante molesto con su sucesor porque éste invite al presidente Correa de Ecuador y al Gorila Rojo de Venezuela a su posesión, y parezca acercarse a ellos con intenciones pacíficas a pesar de las amenazas judicial del país en el sur, abandonando así el tono pugilista y finquero que caracterizó a la presidencia de estos últimos ocho años.

Hubiese sido increíble que alguien como Santos que ha estado dando lata en la política nacional desde la década de 1980, o antes, quede reducido voluntariamente a ser el títere o un guiñapo de un dirigente que tuvo una popularidad súbita; más bien vemos como ha aprovechado esto para impulsar su propia agenda. Algunos dicen que esos son embustes, que son ideas caducas, o que simplemente éstas ya no importan; honestamente no lo creo, posiblemente Santos no va a poder implementar las ideas de la Tercera Vía a un 100%, o adaptarlas a nuestra situación particular, pero por lo menos ya podemos ver que estas le dan cierto norte a sus acciones, y van a guiar sus decisiones como presidente.

1 comentario:

  1. Ayer terminé de leer un libro sobre la vida de Rafaél Uribe Uribe titulado 'Rafaél Uribe Uribe un líder político exepcional' de Hernando Roa Suarez del centro de publicaciones de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP)de edición Príncipe del 11 de noviembre de 1993, en la parte final del libro titulada ''reflexiones hacia el futuro'', se hablaba de cómo debía ser el próximo presidente (recordemos que después de Gaviria se posesionó Samper).

    Yo encontré una frase del presidente hoy electo de Colombia Juan Manuel Santos publicada en el diario El Tiempo en la sección Lecturas Dominicales del 11 de Abril de 1993 en la página 4 que es para analizar y tal ves tambien nos muestre la diferencia entre el hoy presidente Alvaro Uribe Vélez y Santos esta dice:

    ''Debe (refiriéndose al nuevo mandatario) entender los sentimientos de su pueblo, pero igualmente manejar las frías cifras que señalan el índice del desempleo o de crecimiento económico. Debe presisar la realización individual de sus gobernados y al mismo tiempo buscar soluciones masivas a los grandes problemas sociales''.

    Hoy por hoy Santos cumple ambas funciones en el programa de gobierno que propone para colombia ya que busca ''la unidad'', ''la justicia'', ''la paz en el país'', ''la creacion masiva de empleos''; pero tambien ''la dignificación de todos los trabajos'', ''la dignificación de las personas'', ect. Esto lo quiere el país despúes de ya tener seguridad que la dió el presidente Uribe, ahí esta la diferencia ya que Uribe buscó la solución masiva a los grandes problemas sociales (seguridad democrática que es ''en nombre de la democracia justifico la guerra'') pero no precisó la realizaión individual de sus gobernados y si me dicen que el TLC, es un ejemplo de que si la buscó es mentira ya que esta parte fué para la parte económica del país y no por la gente que podría o no beneficiarse de este método, mientras que Santos busca ambas cosas como la realización del individuo como la solución a los grandes problemas sociales lo cual lo demarcaría a él como una tercera vía y lo diferenciaría de Uribe para responderle a ud godopunk y los que lean este artículo entiendan de una vez por todas la diferencia entre estos 2 personajes.

    NOTA: YO SOY MOCUSISTA Y NO SANTISTA PERO HAY COSAS DE SANTOS BUENAS PARA EL PAIS PERO LE CRITICO TAMBIEN VARIAS COSAS.

    ResponderEliminar