Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

jueves, 10 de junio de 2010

Retorno al naranja

Un término que ha sonado en los debates presidenciales es la "Enfermedad Holandesa", término económico para referirse a los problemas que se generan cuando se le pone mucho énfasis a la explotación de los recursos naturales de un país, descuidando gravemente el sector industrial. Aunque en Colombia si estamos teniendo avances en el sector minero, y si es algo que debe ser tenido en cuenta, la mención de dicha enfermedad no fue más que una bravata intelectual por parte de Juan Manuel Santos para corchar a sus rivales (particularmente a Noemí Sanín).

Mucho hablar de Holanda, además que en tiempos mundialistas suele ser uno de los equipos favoritos (por mi parte sí, además que soy admirador de Cruijff y del fútbol naranja desde hace más de 20 años), pero poco nos damos cuenta que ayer miércoles se celebraron elecciones parlamentarias en la tierra de los tulipanes, y una de las más comprometidas con las libertades individuales. Estas elecciones llaman la atención porque al igual que las pasadas elecciones en el Reino Unido, y las del año anterior en Alemania, muestran una fuerte inclinación hacia la derecha en tiempos de crisis económica, además que en el caso neerlandés se pueden ver otras sorpresas.

Hasta el día de ayer Holanda era gobernada por el primer ministro Jan Peter Balkenende en lo que se llamaba Balkenende-IV, al ser el cuarto gabinete del mandatario. No se trataba precisamente de un gobierno izquierdista, ya que el premier era miembro del partido Cristiano Demócrata CDA, un partido que si bien es estricto en lo social, en lo económico suele ser más proteccionista, además de su fuerte adhesión al centro político (sí, aquel centro que aquí se tragó a toda ideología), y en particular durante Balkenende-IV que a diferencia de los tres gabinetes anteriores donde participaban todos los partidos de derecha, éste estaba basado en una coalición con el zurdo Partido Laborista PvdA, y otros partidos en la línea de centro del partido principal.

Después de las elecciones, el CDA que ha sido el partido que más gabinetes ha tenido desde 1945 quedó en cuarto lugar con 21 escaños, haciendo que Balkenende aceptara públicamente su responsabilidad con los malos resultados, y renunciara no solo a su cargo sino también a la vida política. Los ganadores por un voto de diferencia contra el PvdA fueron los aliados naturales del CDA, los neo-liberales VVD liderados por Mark Rutte, con 31 escaños. Este resultado demuestra lo fraccionados que están los votantes neerlandeses, pero que cada vez son más conscientes (allá y en el resto del mundo) que para salir de las crisis se necesita un gobierno austero, y que permita a la empresa privada producir.

Otro de los partidos ganadores fue el Partido por la Libertad PVV, disidencia del VVD conocido ya a nivel mundial por su controvertido líder Geert Wilders, quien plantea una postura radicalmente anti-islam, subiendo de 9 a 24 escaños. Claramente el problema musulmán se está saliendo de proporción en Europa, ya que no es el primer país donde este tipo de partidos van ganando cada vez más y más popularidad. Si bien el islamismo va en contravía con las libertades individuales, me atemoriza un poco que por protegerlas las terminemos perdiendo.

Holanda ha vuelto al estandarte naranja, particularmente por ser el color del VVD y tener un verdadero significado (no como cierto candidato local que sin ton ni son lo fue agarrando, y le celebraron cuando lo dejó). Aún falta por saber como se va a armar la coalición, pero Mark Rutte se perfila como un buen primer ministro, y tiene el reto de mejorar la economía de su país, además de demostrar en el primer gobierno con el VVD a la cabeza de qué está hecho ese partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario