Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 6 de junio de 2010

La cultura "Anti-" y la situación en Israel

En estos tiempos postmodernos donde todo es relativo, es interesante ver como toda “rebeldía” y “oposición” no están basadas en ideas claras, por no decir coherentes; todo lo contrario, hoy en día es bastante claro que aquellos que promueven un “cambio” y/o una “sociedad nueva” basan sus acciones en una anti-ideología.
El primer paso para estos grupos es establecer quien tiene la culpa de sus propias infelicidad y frustración, sea el gobierno, la sociedad en general, o la sumatoria de estos y otros factores. No es que estos sean perfectos, pero en la mente de estos personajes constituyen todo lo que está mal en el mundo, y por ende son la causa de su miseria. Paso seguido se suman a cualquier teoría de la conspiración que antiguamente se encontraba en un panfleto o fanzine, y hoy en día el internet les provee tal información. Finalmente, toman cualquier acción que sienten está respaldada y excusada por esta ideología, y con la que pretenden pasar por encima de los demás.

Por eso no sorprende que esta cultura del “anti-”, sujeta a lo que sus adversarios crean, digan y actúen, crea que los palestinos son unas pobres víctimas de los verdugos judíos (tanto así, que varios han dado el salto de fe y son abiertamente antisemitas). Parecen ignorar que los palestinos no buscan una coexistencia pacífica o una salida pacífica, que Hamas no es un grupo marginal de locos con poco apoyo entre la población. La verdad es que Hamas no descansará hasta ver erradicado al pueblo judío, y no sólo es un sentimiento compartido por los palestinos, sino también por los demás Estados musulmanes que rodean a Israel. No es de extrañarse entonces de las medidas que le ha tocado imponer a Israel para defenderse, que podrán parecer extremas, pero razonables entendiendo el contexto.

Pero claro, están los de la cultura “anti-“, aquellos que al ver que Israel es una sociedad más avanzada que sus vecinos, y por lo tanto los ven como los enemigos y causantes de sus propias falencias. No veo nada de malo en querer ayudar a aquellos que necesitan ayuda, o que parecen necesitarla, de hecho me parece una actividad noble. Si en realidad la intención de la “Flotilla de la Libertad” hubiese sido entregar ayuda humanitaria a los refugiados en Gaza, hubiese ido al puerto de Ashdod, pasado por las inspecciones sin problema, y la ayuda hubiese llegado a su destino ¿cómo esperar que una nación con conflicto armado no haga inspecciones a lo que entra a ella? Pero no, la mal llamada “Flotilla de la Libertad” buscaba retar a las autoridades israelíes, además de creerse intocables al abrazar una “noble causa”. Finalmente las IDF tuvieron que interceptar dicha flotilla que se negaba a tomar rumbo a Ashdod, y los soldados fueron recibidos con ataques por parte de los pacifistas ¿El resultado? Ya la prensa se ha encargado de cubrirlo.

Una vez más la estupidez agravada de unos “anti-” se les estalla en la cara, y además causa muertos. Ahora muchos se rasgan las vestiduras y se unen a la moda de culpar a Israel por todo lo que pasa en Medio Oriente, y hacen un escándalo inimaginable porque unos pendejos se les ocurrió desafiar a una autoridad militar (¡buena esa tigre!). Lo peor del caso es que quieren llevar esto a un escenario geopolítico, donde el gran líder “anti-“, Hugo Chávez, ya cacarea proclamas contra Israel, y el blandengue presidente estadounidense, Barack Obama, empeñado en hacerle morisquetas a los enemigos de su país y espantar a sus amigos, ha actuado consecuentemente condenando a Israel.

Es triste ver que ahora se celebran las acciones idiotas de un grupo de gente que no tiene el cerebro para crear sus propias ideas o buscarlas, y siente la necesidad de definirse siendo la antítesis de aquello que los rodea. Hay formas más inteligentes de hacer oposición con aquello con lo que no se está de acuerdo, pero acciones estúpidas por las puras ganas de joder, y que además son aplaudidas por el resto del mundo, muestran la triste situación en la que estamos.

2 comentarios:

  1. Lo gracioso es ver a los ultraizquierdistas hablar de un "imperio sionista" que lo controla todo.

    ResponderEliminar
  2. Lo gracioso es ver que hay gente que tilda de ultraizquierdistas a todos aquellos, incluyendo judios que estan en contra de la ocupacion, y que niegan la influencia del sionismo en la creacion de la ocupacion de las tierras Palestinas.
    Que ignorantes!!

    ResponderEliminar