Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 17 de mayo de 2010

No hagan olas

Acabo de ver la película alemana “Die Welle” (La Ola), una excelente producción cinematográfica que considero no debe pasar inadvertida, especialmente por aquellos interesados siquiera superficialmente en la política. La obra está basada en un experimento que se llevó a cabo en una escuela californiana a fines de los 60, pero adaptada a la Alemania contemporánea. En ella vemos como un profesor para intentar explicarles a sus alumnos cómo funciona la autocracia, comienza un experimento con ellos en donde poco a poco, con muestras de respeto y verticalidad, e imponiendo la unidad del grupo sobre la individualidad.

La película muestra claramente como aquellos que no están de acuerdo con estas prácticas son excluidos, como también aquellos que alegan como unos se van a beneficiar a costa del trabajo del resto sin hacer ningún esfuerzo; así mismo aquellos que antes se sentían excluidos, se hacen los más fervientes seguidores al no tener ya que relucir por sus propios méritos. Las formas de exclusión son al principio suaves, pero después se hacen cada vez más coercitivas, e incluso se llega a la violencia física.

Dirán que soy un exagerado y que se trata sólo de una película, pero aquí se reflejan claramente los peligros del colectivismo y sus varias corrientes: nazismo, comunismo, fascismo, etc. Para que el colectivismo funcione los elementos disidentes deben ser eliminados, toda voluntad debe ser renunciada al grupo, y la identidad se pierde. Esa es la gran panacea que nos venden desde la izquierda, una felicidad impostada y maquinada ¿Quién necesita proyectos personales, ganas de superarse, cuando lo tenemos todo, cuando no nos diferenciamos en ningún aspecto relevante?

Es cierto que en equipo las cosas pueden funcionar mejor, y que es necesario ayudarnos los unos a los otros. Pero no se debe confundir el trabajo en equipo y la ayuda voluntaria, con la coerción y la pérdida de la identidad. Los mejores equipos son aquellos que saben aprovechar las virtudes de cada uno de sus componentes y curvar sus deficiencias, ejemplos abundan. Toda ola de donde venga tiende a ser nociva, y la mejor forma de igualar a los seres humanos es hacerlos igual de mediocres.

3 comentarios:

  1. el nacionalismo, el patriotismo y demás son fenómenos psicóticos inexplicables pero que hay estan es la fase más loca del ser político(que somos todos),además en la película, se evidencia que se conforma una unida familia(estudiantes) por una causa e ideología común pero esta hace perder de toda nocón de realidad a la gente y la fanatiza. Yo creo en cambio que se puede llegar a una colectividad pero donde el individuo sea libre de elegir lo suyo, además creo también que esa colectividad puede llegar a convivir sin pelear por más violenta que sea la naturaleza del hombre, donde el credo, raza, o demás no importe nada por que somos humanos y por ese simple principio nos debemos respetar or ser una misma raza.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. una película excelente, nos demuestra que el poder tiene una faceta sumamente negativa y que la mente humana sucumbe con facilidad a un líder que incluso era metafórico.

    ResponderEliminar